Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

A partir de un virus un fármaco detiene avance del cáncer

20. Mayo 2010 | Por | Categoria: Los mitos y la historia

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Estudios realizados en Inglaterra a 14 pacientes que pasaron por la quimioterapia sin éxito, mediante inyecciones del fármaco, los tumores se encogieron o no continuaron creciendo.

Un virus inofensivo para los humanos podría convertirse en una nueva ayuda para quienes luchan día a día contra el cáncer. Así lo indica un reciente estudio publicado en la revista Clinical Cancer Research, que revela cómo un medicamento preparado a partir de un reovirus -suministrado a pacientes que padecen diversos tipos de cáncer en estado avanzado- logró estancar y disminuir la enfermedad.

El reovirus es un virus con forma circular que tiene la capacidad de infiltrarse y transcribir su información genética en el núcleo de la célula huésped. Habitualmente contagia a los humanos, alojándose en el sistema digestivo y en las vías respiratorias. Su principal diferencia con otros virus es que el reovirus no ha sido asociado a ninguna enfermedad y sólo genera de modo ocasional síntomas menores como fiebre.

¿Cómo puede a-yudar a una persona a recuperarse de una enfermedad no transmisible como el cáncer?
Investigaciones in vitro han mostrado que el reovirus es capaz infectar de manera selectiva a las células cancerígenas y promover su destrucción al activar los mecanismos del sistema inmune que impiden la proliferación del cáncer. Todo sin dañar a las células sanas.

Esos datos llevaron a un grupo de 27 científicos de seis países a realizar una serie de investigaciones para probar su eficacia en el combate contra el cáncer, sobre todo en aquellas personas en las que las quimioterapias ya no tenían efectos positivos y sólo les restaba tratarse con radioterapia intensa.

Volumen del tumor
En este grupo están los investigadores del Royal Marsden Hospital de Londres, que seleccionó a 14 pacientes enfermos de diversos tipos de cáncer, entre ellos pulmonar, de colon, páncreas, esófago, ovario y piel, para probar el fármaco llamado RT3D. Los enfermos fueron divididos en tres grupos: al primero se le administraron dos dosis del medicamento, al segundo grupo, cuatro, y al tercero, seis dosis. La droga fue inyectada directamente en el tumor. Luego los pacientes fueron sometidos a sus tratamientos de radioterapia agendados, pero con una salvedad. Esta fue en bajas dosis y, por lo tanto, fue menos invasiva.

Tres meses después de iniciado el procedimiento, los investigadores constataron que en siete pacientes la enfermedad se estancó. Uno de ellos sufre un melanoma maligno con metástasis en su rostro y permanece vivo 17 meses después de realizado el tratamiento.

Más sorprendente fue el resultado en los otros siete pacientes, en los cuales la enfermedad no sólo se detuvo, sino que, además, retrocedió. Este es el caso de una persona que sufría un cáncer de esófago y que logró reducir en un 15% el volumen de su tumor.

Una nueva opción
Pese a que este estudio se encuentra recién en la fase I y aún faltan dos pruebas más en humanos, sus resultados llegan a respaldar los datos arrojados por un estudio de 2009 en el cual se testeó una droga específica contra el cáncer de próstata fabricada con el reovirus. “Esperamos que este estudio demuestre claramente que la combinación de radiación de baja dosis y Reolysin es bien tolerado y genera altas tasas de respuesta”, señaló Brad Thompson, presidente de Oncolytics Biotech, firma fabricante de la droga.

Más artículos en esta Sección:

Deje su comentario