Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

A todos los padres

13. julio 2017 | Por | Categoria: COMOUSTÉ

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por COMOUSTÉ
El domingo mis nietos de 5 y 3 añitos, sin saber mucho como es la cosa, sin fondos propios, subsidiados por su madre, le rendirán tributo a su padre, es un día comercial, pero los niños lo encararán en materia de regalos como una especie de cumpleaños, pero sin torta.

Colonia Lavalleja

Hablemos claro

La necesidad innecesaria de cambiar

Adolescencia en el balneario

Esperando la primavera

Eran otros hombres

El día de las madres

Jactancia de la ignorancia

Ellos, puro nervio, encararán la situación con la solemnidad que les gusta que les tributen a ellos en sus días, porque nos llevan bastante ventaja en la materia, el día del niño, reyes, cumpleaños y nochebuena, cuatro regalos al año contra uno para el día del padre, claro que ellos nos regalan permanentemente la vida con su presencia.

Nosotros abuelos, padres de padres, con mucho uso, estamos para consentirlos y malcriarlos, para educarlos están los padres.
Por haber llegado tarde a la película de la vida, estaba recontra empezada cuando aparecí, no conocí a ninguno de mis abuelos, eso pasa por ser el quinto hijo de la séptima hija menor de mis abuelos.
Pero tuve un gran padre que me consentía y lo disfruté mientras lo tuve porque, a mis 19 años recién cumplidos, un silencioso infarto se lo llevó.

Parecía que él por su vida de huérfano, quería tener todo ordenado en lo que a mi persona se refería, a los 14 años me llevó a sacar la Credencial Cívica, porque para las siguientes elecciones ya tendría 18 años.
Me hizo sacar la libreta de chofer a los 21 días de haber cumplido los 18 años, edad mínima para obtener licencia de conducir y profesional, lo primero para evitar cualquier malandanza por mi parte y lo segundo, por si tenía que ganarme la vida como chofer.
El tiempo que lo tuve lo disfruté, claro que después no fue lo mismo, pero en casa nos prepararon a todos para la vida, mis hermanos mayores cumplieron con la función yacente paterna, sin hacerse notar, colaborando con mi madre.
En verano, vacaciones escolares, nada de andar vagoneteando en la calle corriendo atrás de una pelota de trapo, que además de ser un patadura con la guinda, estaba el guardiacivil de la esquina, lo que ocasionaba problemas.

No existía el mal usado y jactancioso de la ignorancia el criterio de la formación en “la universidad de la calle” o “del boliche”, la universidad era la única, la Universidad Mayor de la República y para llegar a ella había que terminar la escuela, el liceo, preparatorios e ir a la que según decía mi vieja, si sos burro, por más que vayas a esa magna casa, no se te acortarán las orejas.
En resumidas cuentas a los 10 años a la Pitman a aprender a escribir a máquina, con aquellos monumentos de puro fierro que eran las Remington, las Underwoodd y las Smith Corona.
Las livianitas eran las europeas las Hermes (suizas), las Olivetti (italianas) y tantas otras marcas.
En casa había una máquina portátil Royal, con el acento (la tilde) en un lugar distinto a las otras y yo automáticamente tenía que mandar el meñique, a una fila de teclas más arriba y ahora no me acuerdo si tenía que pegarle primero a la tecla de la letra o a la de la tilde o al revés, pero algo de eso había.
Sé que la de casa era distinta, pero con el tema del keyboard de la computadora de hoy en día, se me entreveraron las teclas y las recuerdo.

Hoy se mira la pantalla, pero antes mirar el papel o el teclado era motivo de rezongo por la señora Baccino en la Pitman de 18 de Julio y Yi y te ponía una especie de caja de zapatos de cartón, con espacio solamente para meter las manos, lo cual no dejaba ver el teclado y si uno le erraba a la línea de teclas escribía cualquier cosa y había que copiar la lección nuevamente.
Claro que cuando uno era un chiquilín aprendía rápidamente y debo de haber ido a unas 15 clases y después con otros nos hacíamos la rabona y nos íbamos a jugar al futbolito en un local que había en la calle Yi, a metros de la Jefatura de Policía, la FBYí que le decíamos en aquella época.

Ahí un montón de años después me metieron preso por idiota.
Había una manifestación por 18 de Julio, pro Cuba calculo, porque en esa época eran casi a diario “Cuba sí yanquis no” y yo mirando desde el cordón de la vereda como se desarrollaban los acontecimientos, llegaron los coraceros, como yo no tenía nada que ver, no rajé, me torcieron un brazo por la espalda y entre dos caballos me llevaron para la Jefatura, mientras los manifestantes apedreaban a los policías que nos llevaban a varios, con muy buena puntería, porque a mí no me pegó ninguna piedra y sin comerla ni beberla, me metieron en el calabozo número 45, calabozo pelado según la jerga policial, ni cucheta, ni silla, ni un banco.
En pleno invierno, de traje liviano, a esa edad la ropa era para todo el año, sin distinción de estaciones y unos chorros de otros calabozos, nos gritaron que nos pusiéramos los pulóveres debajo de la camisa para que abrigaran más.

No sé cómo se enteraban porque yo no tenía la menor sospecha de cómo era el lugar donde yo estaba y los presos, presumo que habituales, conocían todos los movimientos.
No se veía nada, gritaban “llavero”, el policía de las llaves preguntaba el número del calabozo, venía abría la puerta y nos llevaba hasta el baño, que era el único lugar iluminado y donde se podía ver gente, fueran presos o policías.
Con el frío los riñones funcionaban mucho más rápido, había que llamar al llavero bastante seguido y era la única forma de ver a otro ser humano con prohibición absoluta de hablar, pero es lo que había.

Cayeron “unos pungas” antepasados prácticamente extinguidos de los actuales “rapiñeros” que hacían el mismo trabajo pero con habilidad y sin violencia, el Canario Grande y el Canario Chico, por lo que sentimos que gritaban los presos, y estos baqueanos, se pasaron de “listos” y llamaron “llavero” y este preguntó quién para saber el número del calabozo y le contestaron “en el culo tenés un agujero”.

De ahí en más, no hubo más idas al baño, inclusive un señor mayor tuvo un percance y se orinó en el calabozo y no sé qué lío se armó.
Nos pasaron a Juez y un policía me identificó como uno de los agresores, en la oscuridad y mirando por la mirilla, a lo que me di cuenta y dije que yo no era, que usaba lentes y ahí me los habían sacado.

Abrieron la puerta, de cuerpo entero, con luz y de traje, el policía se retractó.
Nos detuvieron a las 8 o 9 de la noche, nos llevaron al Juzgado de la calle Canelones como a las 2 de la tarde y cuando nos largaron a las 9 de la noche y el comisario u oficial (nunca supe distinguir lo de los galones para saber los rangos) que nos largaba, nos decía con sorna “Uds. no van a volver nunca más”, dicho y hecho, cuando veía venir una manifestación me iba lo más lejos posible.
Al día siguiente el diario El País publicó los nombres de todos los detenidos y ni siquiera hubo un procesado y titularon la noticia con caracteres bien grandes “INOCENTES CON CACHIPORRA”.

Por supuesto había que vender el diario y nosotros que éramos nadie, fuimos noticia sin ser noticia, para el vago de cronista que llenó el espacio y vendieran el papel con letras.
Eso no me cambió para nada la vida, gracias a la educación familiar y a la pública de entonces, que me dio todo, escuela, liceo, preparatorios y Universidad de la República.
El concepto de familia lo tuvo muy claro mi padre a pesar de ser huérfano de madre a los dos años y de padre a los doce, pero a pesar de haber sido criado por su abuela y una tía, sabía lo que era poner papel de diario debajo de las cobijas para parar el frío y a los 14 años ya andaba pintando paredes con la brocha gorda, sin haber tenido ningún padre como referente.
Justo este domingo es el día del padre, como lo son todos los días del año y no ese día comercial, aunque este año tengo un sentimiento encontrado, porque ya estoy acostumbrado a no tener padre después de tantos años, pero me mortifica mucho esos niñitos, hijos del policía asesinado en la pizzería, el Agente Wilson Coronel, que desgraciadamente fue noticia y en forma malamente encarada, porque salió el subsecretario del Ministerio del Interior a decir que estaba trabajando en negro, como si un policía cuando se saca el uniforme dejara de ser policía, el funcionario es funcionario todo el tiempo y esté donde esté sigue siendo policía y la cosa se politizó y hasta una senadora no votó el minuto de silencio que se hizo en el parlamento por la muerte del policía.

Una muerte siempre es una muerte, sea de un policía en acto de servicio o haciendo una changa para llevarle un plato de comida a su familia, con el magro sueldo de un agente de policía, y hasta algún requeche de la pizzería le serviría para llevar a la casa.
El asesino suelto, gatillo fácil y puntería, porque vi desgraciadamente el video y el error del policía fue sacar el arma y no pegarle un tiro al malandra y le garroneó el otro y cayó fulminado, ni estertores tuvo.


El tema es que se han alivianado tanto las penas y se ha complicado tanto lo de la defensa propia, que si el policía tira termina procesado, como no tiró terminó muerto.
La gente normal reaccionó apoyando al policía, pero las opiniones favorables no resucitan a los muertos, ni le dan un padre a los hijitos del policía.
Espero que haya un criterio y que las autoridades sean autoridades y no estén para especular con el 222 o no 222.

Leí que el 222 le cuesta al empresario $ 260.-, de los cuales $ 100.- van para la casa del policía que se juega la vida y $ 160.- para el Ministerio del Interior.
El cronista de El Observador me hizo acordar al de El País cuando yo era muchacho, más oficialista que el Viceministro.
Dijo la viuda de Wilson Coronel que él tenía vocación de policía, cosa que le costó la vida a él y a no tener padre sus hijos por el resto de sus vidas.
El gran Quino puso la tal verdad en boca de Mafalda muy claramente: “Paren el Mundo me quiero bajar”.

Que todo sea para bien.

Más artículos en esta Sección:

10 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Dia de la madre, dia del padre, dia del niño, dia del abuelo, parece joda como que hay que poner dia para que la familia se acuerde que tiene familia..

  2. Horrible el crimen de ese pobre policia. El perro vazquez dice que si el policia trabaja de otra cosa en horas libres no hay problema, pero los zapateros arreglan zapatosy no licuadoras, los mecanicos arreglan coches no zapatos %&$%%/(( si sos policia porqué trabajar de otra cosa?

    Yo me pregunto que pasa con los retirados militares y policiales que siguen trabajando de particular como guardias de seguridad?
    Me parece que es otro el problema. No podemos castigar a un tipo porque lo matan cuando estaba trabajando hay algo que esta mal.

  3. Sr. Comousté, hace tiempo que dejé de comentar artículos periodísticos pero creo que después de leer su nota, que dicho sea de paso, no se bien si se centra en el día del padre, en el asesinato del policía o en su autobiografía, merece que le de mi opinión. En primer lugar quiero decirle que si el hecho de haber sido arrestado por mirar una manifestación, haber estado detenido e incomunicado durante 24 hs. no le cambió la vida, y en lugar de luchar para cambiar eso uniéndose a las manifestaciones, huía cobardemente de ellas, habla muy mal de ud.
    En segundo lugar quiero decirle, y no lo hago por defender al viceministro, que es un cargo público y debe cargar con las consecuencias de sus palabras, sino por el solo hecho de no cambiar el significado de lo dicho. El tacho de que el policía estuviera trabajando en negro es muy importante y además pudo ser la causa de su asesinato. Que no se me entienda mal y quiero recalcar que el único responsable es el asesino, pero que las circunstancias pueden cambiar el rumbo de los acontecimientos. Al estar trabajando en negro, no tenía ningún tipo de apoyo o cobertura. Tal como ud. mismo dice, disparar primero podía llevarlo a la cárcel, pero además al identificarse pone al asesino en la disyuntiva de “su vida o la mía”, mientras que en la lógica del policía se trata de salvar las dos. Por eso es importante la aclaración,, porque para la opinión pública los policías andan regalados, y en estos días los cientos de artículos como el suyo abonan en esa tesis pero sin aclarar que el policía estaba incumpliendo una normativa. Pongo un ejemplo similar. Si un obrero un fin de semana se encuentra haciendo un trabajo de albañilería en negro y sin elementos de seguridad, sufre un accidente y muere. ¿Quiénes son los culpables? La empresa que lo contrata legal de lunes a viernes y le da los elementos de seguridad todos estaremos de acuerdo que no, En el caso del policía la empresa que lo contrata legal es el Ministerio del Interior.

  4. Odio los correctores automáticos de los celulares. Donde dice “el tacho de que el policía…” debe decir “el hecho de que el policía….

  5. Pedro: Le agradezco que me califique de cobarde por no participar de las manifestaciones en aquella democracia democrática, cuando Ud o es un ignorante supino y ni siquiera estaba en las seminales paternas. Para los ignorantes la historia y los tiempos no van cambiando las cosas. Nuncs necesité que nadie pensara por mi, ni a los 18 años ni hoy y menos un sabio trasnochado que ignora todo y opina. No sabe que un médico es medico las 24 horas del día y que un policía no es full time en su empleo sino que gana por 8 horas pero si está mirando un partido de fútbol o esperando en una pizzería sin uniforme sigue siendo policia las 24 horas del día y ante cualquier ilícito debe intervenir. Eso lo ignora y yo lo sé, y también sé que por el 222 le cobran al contratante del servicio y al policia le tocan $ 100.- y $ 160.- van para el Ministerio. Eso tampoco lo sabe pero opina. Sabe que no es ilegal contratar a un custodia en negro, sino que se estaría defraudando a la Caja Policial y sabe que la obligatoriedad del 222 nacido en la dictadura caduco y lo ilegal serían las empresas dedicadas a prestar servicios de protección que no cumplan con las normas legales de seguridad. Claro que Ud sentado con el termo y el mate opina sin saber nada, pero yo trabajando tuve custodias de los que eran 222 formales y tuve uno que se dormía y tenía un arma larga, rifle y se le había saludo el lantalón del borceguí, por si no lo sabe vista su ignorancia es un zapato un poco más largo que no llega a ser bota y el hombre aburrido con la punta del arma trató de meter el pantalón donde tenía que ir y se le escapó un tiro que rebotó en el piso y volvió a través del zapato y siguió por la tibia (hueso de la canilla ) y se arrancó los testículos. Otro me fue a mostrar el revólver y se le volcó el tambor y se le cayeron todas las balas al piso, menos mal que no entró un asesino como el de la pizzeria porque nos mata a todos. Ud preguntó si escribí por el Día del padre o cantando sobre mi cobarde vida de comerme una calaboceada por estúpido. Piense un poco y dígale a la almohada quién es el estúpido. Yo soy como el carro del Chaná fuera de concurso y Ud opinólogo del termo y mate es el inteligente, el crack de la película hincha de los asesinos de policías padres de familia que no tendrán un Día del padre ni un día más de vida. Menos mal que Ud no es quien pero la ley pone al policia trabajador en negro como caído en acto de servicio, cosa que no se enteró el viceministro Vazquez hasta un par de días después o algún periodista que opinó por escrito y si yo fuera fuel del disrio

  6. …del diario lo hubiera echado. Antes de opinar pregunte. Tómese la pastilla para los nervios y tenga un buen fin de semana.

  7. Le recuerdo que el opinólogo, el que tiene una columna en un medio de prensa a través de la cual intenta influir en la opinión de la gente es ud. y no yo.
    UUd. tenía un 222 protegiéndolo según cuenta mientras yo estaba en el exilio por no haber agachado la cabeza como ud. Aplíquese su receta, si no sabe pregunté.
    No sé si considera a todos sus lectores ignorantes y estúpidos o solo a los que le criticamos, en todo caso puede que nos haya embrutecido leer sus artículos.
    Toda esa aclaración repitiendo el discurso del presidente de Cambadu sobre costos, no cambia nada.
    Le recomiendo que se de un buen baño de humildad para sacarse la costra de arrogancia que le cubre. Que tenga un feliz día del padre.

  8. Camarada Pedro, está todo dicho. A confesión de parte allanamiento de prueba. Ud fue y es de los que convirtieron un país modelo democrático el la Jauja que es de orden matar a un guardiacivil y se aplauden entre ustedes. Que tenga un buen día domingo, porque esto del Día del padre es un invento capitalista y burgués. Espero quedo tiene hijos lo disfruten no como los hijitos del agente Coronel que algún día estarán felices de saber que fueron hijos de un héroe que murió cumpliendo con su deber. Esto no da para más.

  9. Una última aclaración para que todo quede bien claro. Yo soy de los que defendieron la libertad para que hoy ud. me pueda insultar sin ser perseguido, mientras ud, miraba para otro lado o (probablemente) se beneficiaba mientras los suyos mataban, torturaban y desaparecían a todo el que pensaba diferente y a tenor de su talante veo que le caló hondo el sistema y es de los que piensan que hay que eliminar al contrario. Seguro que los miles de hijos huérfanos por la acción de la dictadura no le hicieron gastar ni una gota de tinta. Esos niños huérfanos dan mucha pena, pero ud. ha demostrado no ser alguien sensible sino que usa el poder de la retórica y la sensiblería para quedar bien. En su primera respuesta ud. trata a los policías que hacen guardias extras de ineptos e incompetentes y que no sirven para nada “Otro me fue a mostrar el revólver y se le volcó el tambor y se le cayeron todas las balas al piso, menos mal que no entró un asesino como el de la pizzeria porque nos mata a todos.”
    Lo dijo ud., no yo.

  10. Que complejo de inferioridad tiene don Pedro, es una foca empedernida y la sigue, es la primera foca que come cebolla, porque repite repite y sigue repitiendo. Si esto es lo que lo conforma con su vida, pobre hombre.

Deje su comentario