Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Agarrate Catalina

21. Noviembre 2013 | Por | Categoria: Butaca Polémica

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por El corsario Negro

¿De dónde salen los dichos?. Algunos son tan antiguos que pueden estar pasados de modas, pero en sus conceptos o palabras siguen llegando con su mensaje y siendo vigentes. Aquí veremos ‘dichos’ muy conocidos y otros no tanto, como la famosa ‘agárrate Catalina’…Recibimos y publicamos.

agarrat-1_435x326Catalina pertenecía a una familia de trapecistas que trabajaban en un circo recorriendo los barrios porteños en los años cuarenta.
Su bisabuela, su abuela y su madre habían muerto durante diversas actuaciones circenses.
La gente, que conocía su historia, a modo de cábala y antes de cada función le decía “¡Agárrate bien, Catalina!”.

Con el correr del tiempo la frase se fue deformando hasta llegar al conocido “Agarrate, Catalina”.
Antes de cada actuación, alguien del circo gritaba “Agarrate Catalina”.
Hasta que una vez la persona que debía pronunciar la frase no estaba presente.
Así fue como la pobre Catalina terminó muriendo a los 25 años durante una función del circo en el barrio de San Telmo.

Se emplea para avisar que se debe estar alerta, ante una situación que no pinta fácil.
Acá le dio el nombre a una murga de la cual es fanático del Presidente de la República José Mujica.
Conocí un episodio en la vida circense, en que una trapecista Alcira, en el trapecio volante en el cual hace contorsiones y se termina sujetándose de los talones, Alcira no tuvo suerte y se le zafaron los talones y cayó sobre los palcos.

La dueña del circo, una brasileña vieja, decía que eso servía, que era mucho mejor que todos los avisos que tenían que poner en la prensa y pagarlos.

NO QUIERE MÁS LOLA
Frase Argentina.
Lola era el nombre de una galleta sin aditivos que a principios del siglo XX integraba la dieta de hospital.
Por eso, cuando alguien moría, se decía: “Este no quiere más Lola”.
Y desde entonces se aplica a quien no quiere seguir intentando lo imposible.
Acá recuerdo que decían, eufemísticamente, “Este no toma más Coca Cola.

HASTA QUE LAS VELAS NO ARDAN
Se originó en los prostíbulos, en épocas en que no existía la luz eléctrica y los relojes eran objetos de lujo.
La madama le entregaba al cliente una o varias velas, según lo pagado.
Cuando se consumían, el turno había concluido, esto es, había sexo “hasta que las velas no ardan”.
PONER LOS CUERNOS
De el “derecho de pernada” que se dice le asistía al señor feudal en la Edad Media, derivó lo de “poner los cuernos”.
Antes de acostarse con la novia, el caballero feudal colgaba en la puerta una cornamenta de ciervo para advertir que nadie entrara so pena de ser decapitado por haber interrumpido el placer del noble.
Mientras tanto, el marido llamaba orgulloso a sus vecinos para mostrar que su señor feudal le había hecho el honor de “ponerle los cuernos”.
Otra costumbre en el sur de Italia consistía con colgar del balcón las sábanas ensangrentadas de la noche de bodas para que el pueblo viera que la novia había ido al tálamo nupcial siendo doncella.

VIVA LA PEPA
Contra lo que pudiese creerse, “viva la Pepa ” no es el grito de alegría de un buscador de oro, sino el que usaban los liberales españoles en adhesión a la Constitución de Cádiz, promulgada el 19 de marzo de 1812, en la festividad de San José Obrero, en la época en que era rey de España, José Bonaparte, hermano de Napoleón, a quien le llamaban Pepe Botella por su afición a las bebidas espirituosas.
Como a los José se los apoda Pepe, en vez de decir “viva la Constitución ” – lo que conllevaba llegar a ser reprimidos – los liberales gritaban “viva la Pepa “.

Hoy, su significado se ha desvirtuado y más bien se parece a “piedra libre” o “vale todo”.

ATAR LOS BÁRTULOS
“Atar los bártulos” alude a Bártulo de Sasso-Ferrato, jurisconsulto de la Edad Media , profesor de Derecho en Pisa, Bolonia y Padua, cuyas obras -contenidas en trece volúmenes- sirvieron de base de estudio durante tres siglos.
Los estudiantes tomaban nota de ellas y luego ataban esos apuntes, a los que llamaban bártulos, para que las hojas no se les perdieran.
Hoy la expresión alude a preparar una mudanza.

ATORRANTES
Lo de “atorrantes” viene de cuando a principios del siglo pasado depositaron unos grandes caños de desagüe en la costanera del Río de la Plata , frente a la Casa Rosada, en lo que hoy es Puerto Madero.
Estos caños tenían la leyenda “A. Torrant et Cie.” (nombre de la fundición) escrito en letras grandes a lo largo de cada segmento de caño.
Estos caños estuvieron mucho tiempo depositados en el lugar antes que los colocaran.
Durante ese tiempo, muchos bichicomes y sujetos de avería que rondaban por la zona los utilizaron para esconderse, dormir y hasta vivir en ellos.
Surgió así el “se fue a vivir a los caños”, que con el tiempo evolucionó hasta quedar en “se fue a los caños”.
Y a los que hicieron de los caños un hogar se los llamó “atorrantes” y por extensión se utiliza para referirse a toda persona pendenciera, de mal comportamiento, etc.

CROTO
Lo de “croto” viene del José Camilo Crotto, que en 1918 fue elegido gobernador de la Provincia de Buenos Aires.
Durante su gobierno sancionó el Decreto 3/1920 que autorizaba y permitía a los peones rurales a viajar gratis en los trenes cargueros, a los que comenzó a llamarse “crotos”.
Con el tiempo la palabra se usó para referirse a las personas sin hogar, mal vestidas, o cuya apariencia denota un estado de indigencia.
Este desagradable término, despectivo por suerte no cruzó el Río de la Plata, no lo usamos, pero lo entendemos.
Interesante ¿no?
Saludos hasta la próxima.
¿Te gustó el artículo? Ayúdanos con tus comentarios. Gracias¡Hola! ¿Te gustó el artículo? Valoramos tus comentarios y nos ayudan. ¡Gracias!

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. impeca lo de los atorrantes ahora stoy tranquilo x q se que estan del otro lado del rio

Deje su comentario