Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Amenaza desde el espacio

14. Junio 2012 | Por | Categoria: Portada

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

En la conferencia por los problemas de seguridad de San Petersburgo, el peligro que representan los asteroides y cometas fue el tema del informe de la Agencia Espacial Rusa.

La expresión “peligro de asteroides y cometas” es relativamente reciente. Las razones son varias. Los escépticos plantean que sobre esta amenaza exterior comenzaron a hablar para justificar de algún modo la necesidad de investigar y colonizar el cosmos. Los partidarios consideran que la humanidad simplemente ha tenido una suerte increíble durante los últimos milenios de que la Tierra no se haya interpuesto en el camino de un pedazo de roca de relativo tamaño, y que es necesario con urgencia tomar medidas, para descartar una posibilidad como esa en un futuro.

La observación de los cuerpos celestes tuvo un desarrollo real sólo en la época del registro automático y el procesamiento de datos. Con ayuda de potentes ordenadores, el ser humano pudo ver cuántos objetos celestes rodean la Tierra. De acuerdo con las últimas investigaciones, la cantidad de esos asteroides colindantes alcanza la cifra de los veinte mil. Especial peligro representan aquellos cuyas rutas se cruzan con la de la Tierra, lo cual puede terminar en un impacto. En realidad, definir si un asteroide chocará con nuestro planeta o no, resulta bastante difícil. Por ello, cuando se habla de asteroides potencialmente peligrosos, ello presupone un acercamiento demasiado cercano.

Según los cálculos, un asteroide de un tamaño de cien metros es suficiente para provocar daños regionales considerables (se supone que el diámetro del meteorito de Tunguska oscilaba entre los cincuenta y setenta y cinco metros), y uno que mida apenas entre uno y diez kilómetros puede ser suficiente para causar una catástrofe global.

Por suerte, en las inmediaciones de la Tierra son pocos los objetos con estas características. Por desgracia, son difíciles de observar e igualmente difícil resulta calcular sus órbitas: hay que medir no sólo sus trayectorias, sino también la interacción del campo gravitatorio de nuestro planeta. Esto, por cierto, resulta importante en el caso del asteroide Apophis, potencialmente peligroso (trescientos cincuenta metros de diámetro), que encabeza la lista de los cuerpos celestes más peligrosos. El primer acercamiento a la tierra de Apophis tendrá lugar en 2029, el segundo en 2036. De cómo transcurra el primer “encuentro” depende en mucho qué sucederá durante el segundo: pasará de lado o los terrícolas tendrán que buscar cómo esquivarlo.

El problema fundamental consiste en que ningún método de evitar este peligro ha sido comprobado en la práctica. Se suponen varias variantes para hacerlo. Por ejemplo, volar en pedazos el asteroide. No es un método muy efectivo, puesto que resulta más complicado establecer las posibles trayectorias de sus fragmentos, que predecir la trayectoria del cuerpo celeste íntegro. Otra idea consiste en pintar el objeto celeste peligroso, para variar sus características de reflexión. Luego, debido a la influencia de la luz solar, el asteroide variará su ruta inicial.

Hasta el momento todos estos proyectos en materia de seguridad cósmica pueden ser catalogados como estrategias “pasivas” de observación y cálculo de los objetos peligrosos. En estos momentos en el mundo existen cerca de diez proyectos de diversos países y organizaciones que han logrado identificar 1.311 asteroides potencialmente peligrosos (este término, en inglés PHA, potentially hazardous asteroids, incluye a los asteroides con determinados radios de órbita, que cruzan demasiado cerca de la órbita terrestre). En los cálculos participan tanto observatorios terrestres como cósmicos, por ejemplo, la nave de la NASA WISE (Wide-Field Infrared Survey Explorer, “Explorador Infrarrojo de Campo Ancho”). En Rusia actualmente labora el Grupo de Expertos en Amenazas Cósmicas del Consejo de la Academia de Ciencias de Rusia para el cosmos, que radica en el Instituto de Astronomía de la Academia de Ciencias. Sus principales direcciones de trabajo son la chatarra espacial y el peligro de asteroides y cometas. Uno de sus objetivos consiste en proyectar un programa de acción ante amenazas cósmicas. Es posible que a corto y medio plazo este tema ocupe un lugar preponderante en el programa cósmico de Rusia, según declaraciones del vice primer ministro Dmitri Rogozin.

Hasta el momento no existe ninguna misión establecida, en el marco de la cual esté planificado desarrollar un “contragolpe” al asteroide. La misión Apophis, que desarrolla la Unión Científico-Industrial “S. A. Lávochkin”, todavía no tiene plazos fijos establecidos para su realización (además del obvio plazo impuesto por el acercamiento del asteroide a la Tierra).

Es poco probable que las respuestas sean dadas en el encuentro de San Petersburgo. Lo que resulta digno de ser mencionado es que estos asuntos de interacción en el cosmos se debatan sin un contexto militar. Y más todavía, el hecho de que esto coincida en tiempo con iniciativas tales como investigar los asteroides para la prospección de materias primas. ¿Podremos afirmar que la exploración del espacio retoma una etapa de desarrollo, tras un período de estancamiento, o sólo se trata de otro tema entrado en moda? Está claro que la segunda variante parece más verosímil, pero la primera resulta, de cualquier modo, mucho más interesante.

El asteroide peligroso en tamaño Vesta, de 530 km de diámetros, capturado en imágenes por la sonda espacial de la NASA Dawn.

Más artículos en esta Sección:

2 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Lo de siempre, se tomaron unos whisky y tiraron la pelota pa delante. Estan esperando un alerta roja, hasta que no pase algo nadie pone los chanchos arriba de la mesa.
    Saludos

  2. … resulta interesante que se busque materias primas en un lugar ajeno al Planeta Tierra , ya que acá se ha explotado todo y se sigue explotando todo al máximo , hasta que llegue el día en que descubran que ya no hay mas nada para extraer. Se debe realizar en ámbitos civiles ( CIVIL = NO militar , NO gubernamental y NO religioso) es la única manera que se realicen las cosas para todos los seres humanos y no para un grupo selecto ,como sucede hasta ahora. Muchas gracias por el informe ,está muy bueno .-
    Jorgemota

Deje su comentario