Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Argentina barranca abajo

30. Enero 2014 | Por | Categoria: Entretenimiento

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Lorenzo Olivera
Cuando ellos tosen nosotros nos agarramos una regia pulmonía, con la experiencia adquirida espero que esta vez hagamos solamente algunos quintitos de fiebre. En el espacio de 13 años, Argentina se hunde en una nueva crisis entre otras cosas de divisas, debido a una sucesión de errores, incluso evidentes en la política económica de este periodo, la mayor parte de los cuales está dominado por el kirchnerismo, la cadena populista del peronismo hegemónico en el programa de la pareja Néstor y Cristina comienzan a perder fuerza, incluso a la luz de la crisis que los dos cabezas de serie.

argen_1_435x326Néstor, el sucesor de Eduardo Duhalde, sobre el cual cayó la responsabilidad del país comenzará a recuperarse después de otra tragedia, la explosión del tipo de cambio fijo en diciembre de 2001 se embarcó en el populismo abrazó con entusiasmo por su esposa, su sucesor, la senadora Cristina Kirchner.
Con el país se deshizo del mercado financiero mundial, debido al no pago de la deuda, ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo con todos los acreedores afectados por los datos por defecto porque el final de la inflexibilidad del tipo de cambio, la pareja Kirchner dejó de heterodoxias conocidos.

Tipos de cambio subvaluados, tipos de interés bajos, el gasto gubernamental en alta, una de las maneras más eficaces de hacer estallar la inflación.
Cuando ella aceleró los precios, el gobierno de Cristina fue a practicar la “contabilidad mentirosa”, pero sin la sutileza con la que se aplica en Brasil en las cuentas públicas.
Intervenidas en el cálculo del índice oficial, presentó que en el 10%, incluso eficaz que hoy la tasa es cercana al 30 %, con un interés en dar certeza a los inversionistas, con la economía creciente pérdida de competitividad, también en línea con la inflación, pista de gobierno hacia el dólar ganó velocidad, ya que el pueblo argentino nunca confió plenamente en peso.
Las medidas adoptadas por la Casa Rosada en los últimos días vinculadas al dólar generaron desconcierto en diversos sectores puertas adentro.

Pero también fue una sorpresa para los países limítrofes.
Uruguay y Brasil, principales aliados comerciales de la Argentina, siguen con atención por estas horas la situación ante el posible impacto en sus economías.
“El Banco Central no estima pertinente realizar comentarios sobre el tema por el momento.
Como es habitual se está monitoreando la situación de toda la economía y mercados, incluida la Argentina”.
Mientras el gobierno de José Mujica, quien podría reunirse con Cristina Kirchner durante su estadía en Cuba, se cuida de hacer apreciaciones que puedan deteriorar todavía más la relación bilateral, especialistas en economía de ese país advierten las dificultades que representa la falta de certezas sobre los cambios.
“Hay mucha incertidumbre por las dudas respecto a otras medidas que puedan acompañar estos anuncios, por ejemplo, en el frente fiscal y monetario”.
De todos modos, “con lo anunciado hasta ahora, no se proyecta un gran cambio en el escenario de deterioro adicional previsto”.

Los anuncios del gobierno argentino “son un poco contradictorios”, porque “permiten por un lado que el tipo de cambio acelere su aumento para corregir un poco el desequilibrio del sector externo”, pero al mismo tiempo el Banco Central de Argentina “vuelve a intervenir” para frenar la suba de la divisa.
También “hay que ver cómo se termina de definir la regulación” de la compra de dólares que se abrirá el lunes.
“Si llega a ser un procedimiento complejo, eso hace que la flexibilización pierda un poco de fuerza.
En función de cómo se termine de instrumentar y regular eso, se verá cuán beneficioso será para Uruguay”, indicó.
“Por un lado se anuncia más flexibilidad para comprar dólares, pero por el otro el tipo de cambio está subiendo.

En el neto, soy más pesimista que optimista (sobre los impactos en Uruguay)”.
Según los expertos el valor del dólar en Uruguay mantendrá una tendencia a la alza.
De todos modos, algunos piensan que “Uruguay está más vinculado a lo que pasa en Brasil, lo que no quiere decir que lo de Argentina no tenga impacto a nivel local”.
La preocupación que expresaron de los especialistas sigue a las señales de alarma que encendieron las medidas en el empresariado de Uruguay.
“Argentina está a la deriva y hay que apegarse a un socio que esté mejor ubicado, como Brasil, para no perder pie”.
La reacción en el sector privado de Brasil es similar. Sin embargo, la presidente Dilma Rousseff afirmó en el foro de Davos (Suiza) que su país está preservado de lo que ocurra en la Argentina.
Las medidas adoptadas por la Casa Rosada en los últimos días vinculadas al dólar generaron desconcierto en diversos sectores puertas adentro.

Pero también fue una sorpresa para los países limítrofes.
Uruguay y Brasil, principales aliados comerciales de la Argentina, siguen con atención por estas horas la situación ante el posible impacto en sus economías.
“El Banco Central afirmó que no estima pertinente realizar comentarios sobre el tema por el momento.
Como es habitual se está monitoreando la situación de toda la economía y mercados, incluida la Argentina”.
Entre otros opinadores Hebe de Bonafini, incondicional de Cristina Fernández, cargó con dureza contra aquellos que compran divisas extranjeras.
“Al pueblo no le interesan tanto los dólares”, sostuvo la titular de Madres de Plaza de Mayo.
Además, elogió al ministro de Economía Kicillof.
Luego de atravesar una seria complicación de salud que la llevó hasta el coma, Hebe de Bonafini, volvió a la carga y atacó a los compradores de dólares a quienes tildó de “especuladores”.
Consultada sobre si realizó operaciones con divisa extranjera, la titular de madres dijo de manera irónica: “¿Qué son los dólares?
Yo gracias que tengo los pesos que cobro con mis pensiones y mi jubilación, (es valor sabido que ha cobrado resarcimientos por daños y perjuicios por la muerte de su esposo y sus dos hijos, el esposo se había separado y murió por su cuenta en España y sus hijos se encuentran vivitos y coleando en París).

Creo que al pueblo no le interesan tanto los dólares.
¿Acaso van a ir a la carnicería a la verdulería con dólares?
Eso sólo le interesa a la gente que especula.”
Bonafini destacó al ministro de Economía Axel Kicillof tras las últimas medidas en torno al tipo de cambio y la flexibilización del cepo cambiario, y lo calificó de “inteligente”.
“Nos dio una clase, y a algunos les dio una lección”, sostuvo.
Acerca de las críticas contra el funcionario, planteó: “Ahora todos hablan.
¿Por qué no hicieron cuando estuvieron?
Todos saben.
Lo que hizo este Gobierno en diez años no lo hizo nadie.
Son golpes mediáticos.
No le podemos poner la mano en el bolsillo a los ricos”.
Hebe de Bonafini también opinó sobre la carrera presidencial hacia el 2015, y eligió a su candidato.
“A mí me gustan muchos los hombres que estudiaron, que son economistas, abogados.
Me encanta Aníbal Fernández.
Ese hombre es muy sabio, sabe de todo.

Tenemos mucha gente.
Tenemos al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que es un hombre que viene de una lucha de hace muchos años.
Hay muchos muy valiosos”.
Disparando como siempre hacia la polémica, la titular de Madres regresó de esta manera de su estado delicado de salud, que comenzó con un ataque de asma y luego se complicó luego de una mala praxis.
“Me curo más con la lucha que con los medicamentos”.
Durante la aparición pública, habló bien o mal, según su corazoncito también del papa Francisco, funcionarios y dirigentes políticos, como Mauricio Macri, Daniel Scioli, Sergio Massa, y Victoria Donda. También le dedicó unas palabras al cuestionado general César Milani, a quien lo volvió a defender.
“Es un hombre en quien confío.
Cambió.
Es otro Ejército.
Son otros hombres.
Nosotros tenemos que trabajar para que el pueblo los conozca, que son otros.
Cuando fui a Corea del Norte, allá no podían creer y entender que el Ejército había desaparecido a nuestros hijos”.
Esta mujer es de un cinismo total y absoluto, vieja pero sigue siendo tan taimada como cuando arrancó, simplemente la nombramos para que quede claro que gente apoya y trae el barco en Argentina.

El dólar ya no importa: se viene la recesión, así opinó un comerciante argentino.
“¿Cómo que vale $7,14? ¡No puede ser!”.
Carlos escuchaba incrédulo lo que le decía un empleado acerca del dólar oficial.
Luego de confirmarlo, dio la orden: “Vendan asumiendo que en 30 días está a $7,50″.
Carlos es importador de productos electrónicos.
Tiene constantemente pedidos de supermercados y otros negocios. Como todos en la actividad, vende a plazos.
Esto quiere decir que cuando vende no cobra en el momento, sino usualmente en 60 días.
Pero como el gobierno sigue devaluando (y parece acelerar la devaluación), el tiene que intentar adivinar a qué precio estará dentro de 60 días para no perder plata.
“Si mañana el oficial vuelve a subir fuerte, no vendan más”.
Con esa orden Carlos dejó en evidencia que a pesar de estar luchando contra un sinnúmero de trabas para importar, tiene que ser malabarista y prefiere suspender la actividad antes que trabajar para comprar a un precio y terminar vendiendo por debajo del costo.
Es claro que historias como esta se repitieron en todo el país el día miércoles 22 de enero.
Mucho peores fueron al día siguiente, con el oficial en 8.

Pero no son sólo los importadores los que comienzan a verse perjudicados.
“Mis mejores clientes están tardando en pagarme porque a ellos no les están pagando”.
Así me explicaba Andrés su situación al frente de una distribuidora de alimentos.
Los clientes más grandes son empresas de catering industrial que le ofrecen el servicio de almuerzo a empresas de envergadura como automotrices y grandes fábricas.
Son estos últimos los que se están demorando con los pagos a las empresas de catering.
“La cadena de pagos se está tensando: mis proveedores que me daban crédito, ahora me dan menos y quieren que les pague antes. Y yo tengo que hacer lo mismo”.
No se sorprendan: se viene un aumento muy marcado en cheques rechazados.
Como remate, Andrés también compra atún.

Su proveedor no quiere entregarle “porque no sabe lo que vale” (al ser un producto con un costo en dólares y venderlo a plazo, no sabe a qué precio venderlo).
Cuando no sabemos lo que valen las cosas, es porque estamos en serios problemas.
La economía real es muy bien descrita por historias como la de Carlos y Andrés.
Son consecuencia del vertiginoso aumento en las expectativas de inflación y devaluación (esa misma devaluación que Cristina Kirchner aseguraba que nunca se vería en su gobierno).
Quienes dirigen la economía argentina son unos absolutos incompetentes que nos conducen hacia el iceberg.
No contentos con instrumentar medidas primitivas y equivocadas como el cepo, parecen refrendarla aún más con restricciones extra como el formulario 4550 para compras al exterior por Internet. Sumemos el total nivel de improvisación al anunciar que se dará marcha atrás con la baja del 35% al 20% por los cargos con tarjeta de crédito que se había comunicado el día viernes.
Necesitamos que el gobierno admita sus evidentes errores y ponga los motores en reversa. ¿Lo hará?

Muy improbable: la terquedad que han demostrado sólo nos impone ver “cómo minimizar nuestras heridas” cuando choquemos con el iceberg.
Incluso, la aparición de la presidente, negando por enésima vez la realidad e incluso anunciando más gastos con el plan “Progresar”, nos hace ver que no hay nadie manejando el barco.
El ministro de Economía, Axel Kicillof, confirmó que la medida “no será implementada este lunes”.
El viernes aseguró lo contrario.
El 20% será sólo para ahorro.
Consideró además que las redes sociales son “mecanismos de desinformación” y advirtió: “Si hubiera habido una inflación desbocada, los sectores de bajos ingresos no pensarían en comprar dólares”

Apenas horas antes de que empiecen a regir las modificaciones en el cepo cambiario, el gobierno nacional revisó la medida y anticipó que seguirá vigente el recargo de 35% que se cobra a los gastos con tarjeta de créditos para turismo y compras en el exterior.
“La compra de dólares para tenencia pagará un anticipo del Impuesto a las Ganancias equivalente al 20% de la operación.
En el caso de venta de divisas por turismo y para gastos con tarjeta en el exterior, el paso de 35% a 20% ciento no será implementado este lunes.
El turismo interno este año mejoró mucho y la gente que quiso viajar al exterior viajó.
Es gente de alto poder adquisitivo, que pudo gastar dólares sin límites en el exterior a través de su tarjeta de crédito”, indicó este domingo Axel Kicillof.
Aunque sus declaraciones dieron a entender que aún rige la posibilidad de reducir el porcentaje que el Estado cobra como anticipo de Ganancias, el ministro de Economía evitó poner fecha a la una eventual modificación.

El viernes, tanto él como el jefe de Gabinete de la Nación, Jorge Capitanich, habían indicado que la reducción al 20% regiría para la compra de dólares para atesoramiento así como para las operaciones en el exterior y la adquisición de pasajes aéreos.
Kicillof reiteró además que desde el lunes “las personas podrán ir nuevamente a un banco y adquirir dólares”, aunque aclaró que “su capacidad de compra va a estar asociada al nivel de ingreso normal que tengan”.
“Quien quiera acceder a la tenencia de dólares debe estar registrado en la AFIP y tener una capacidad proporcional a lo que quiere comprar.
Tienen que ser trabajadores registrados, en relación de dependencia, autónomos o monotributistas”, explicó.

Kicillof también señaló que “el mecanismo tendrá un sesgo hacia los que menos tienen.
La medida va a impedir que los dólares se los lleven quienes más tienen”.
“Con los sectores de menores ingresos se da una paradoja: buena parte de los economistas opositores afirma que en la Argentina existió un movimiento de precios implacable que los dejó al borde del precipicio.
Nosotros entendemos que eso no ocurrió.
Si hubiera habido una inflación desbocada, los sectores de bajos ingresos no estarían pensando en comprar dólares, ya que no llegarían a fin de mes, pero creemos que tienen un adicional para tenencia de dólares.

Cuando accedan al mercado de cambios, se van a desbaratar esas mentiras que no obedecen a una desorientación de quienes las dicen.
Responden a determinados intereses que permanentemente se dedican a señalar que todo está mal y va a ir peor”, evaluó.
“Si la gente presiona permanentemente para tener dólares, el valor de la divisa, además de estar asociado a factores de la economía real, tiene una presión cultural correspondiente a la voluntad de tenencia masiva de dólares.
Esta medida ataca esa cuestión”, afirmó.
En ese sentido, apuntó: “Entre agosto y septiembre de 2011 decían que el Gobierno iba a perder las elecciones, o que si las ganaba tomaría medidas desesperadas.
Me refiero a notas de diarios y otros mecanismos de desinformación como las redes sociales, que decían que se iba a instalar un corralito o avanzar con una pesificación de depósitos.
Incluso llegaron a decir que se estaban comprando aparatos de rayos X para abrir las cajas de seguridad.

Es en ese momento que se decidió inhabilitar paulatinamente la compra de dólares para tenencia de particulares”.
“Con un dólar a $13 habría un efecto devastador sobre la producción, el empleo, los salarios y no sabemos quién va a poder comprarlo después de la catástrofe. Nosotros creemos que un dólar a 8 pesos es un valor adecuado”, apuntó.
Por otro lado, informó que “el esquema formal lo va a dar a conocer el lunes el jefe de Gabinete, para no dar lugar con anticipación a la campaña que existe contra todas las medidas del Gobierno”, y que será “la AFIP la que permitirá una consulta web que habilitará la compra en entidades bancarias”.

El Ministro de Economía además destacó que “va a existir una regla explícita de acceso a la compra.
“No vamos a hacer nada irresponsable que ponga en juego nuestro proyecto económico.
Vamos a implementarlo con muchísima responsabilidad y haremos un monitoreo permanente.
El sistema va a ser más transparente.
Al dar una regla de acceso, la ansiedad cultural bajará”.
Respecto de la posibilidad de usar la divisa para operaciones inmobiliarias, el funcionario reconoció que “al habilitar la compra de dólares para tenencia en forma legal se facilitarán las transacciones”.
En la misma línea, Kicillof volvió a explicar que “el Gobierno entiende que la cotización que alcanzó el dólar es una cotización de convergencia, razonable para la economía argentina”.
“Una vez que se habiliten las compras para particulares en base a sus ingresos, entendemos que la gente va a tomar la mejor decisión.
Con un límite por mes, pero con la posibilidad de comprar todos los meses, van a hacerlo donde corresponde”, agregó.

Finalmente, el ministro de Economía se refirió a la negociación de las paritarias, y reiteró que esta nueva medida no debería afectar el proceso.
“Ni los precios en la Argentina son en dólares ni los salarios son en dólares.
Si alguien me quiere explicar el mecanismo que hace que un cambio en el valor del dólar afecte de manera inmediata, directa y proporcional a todas las variables económicas que también me explique por qué la Argentina no es Estados Unidos”.
Al mismo tiempo, se mostró confiado con que la nueva medida va a generar una merma en el “mercado paralelo”, y reiteró que la devaluación no debería afectar los precios de los productos.
“El efecto de un cambio del valor de la divisa sobre los bienes producidos en el país no es ciento por ciento.
Nadie puede esperar que un cambio en el valor de la divisa impacte linealmente en los precios internos”, afirmó.

En tanto, dijo que el programa ‘Precios cuidados’ “sigue igual”.
“Por el momento, los precios no se van a modificar de ninguna manera.
Si algún proveedor tuvo un cambio en sus costos, lo puede demostrar y no tiene suficiente margen como para no traducir esos costos en precios, se discutirá y se consensuará un cambio de precios”.
“Vamos a ser durísimos con el mantenimiento de los precios. Vamos a exigir que nadie le mienta ni le robe a la gente porque la mayoría de los precios en la Argentina no dependen de la cotización del dólar y en los casos en que eso sucede es en una medida muy pequeña.
Los precios no están atados al dólar, aunque sí puede haber algunos que quieran sacar ventaja y utilizar esa excusa para remarcar.
En esos casos, el Estado nacional se va a hacer presente para poner las cosas en su lugar, pero también vamos a necesitar que los intendentes, las organizaciones sociales y los sindicatos nos ayuden a controlar que nadie se haga el vivo”, agregó.

Qué olor a fascismo tienen esos contralores por organismos no oficiales, sindicales, populares o populistas, mala fariña me da.
Uno de los países más ricos del mundo como lo es Argentina, con todos los climas, cuando hay seca en alguna parte hay buen riego en otras, con la pampa húmeda gran productora de alimentos tanto vegetales como cárnicos, está a la deriva con una capitana totalmente desnorteada, rodeada de seres como la Hebe Bonafini que candidatea a un Aníbal Fernández, todos gastando billones para dejar vintenes.

Espero que el sartenazo argentino no nos pegue muy fuerte.
¿Te gustó el artículo? Ayúdanos con tus comentarios. Gracias¡Hola! ¿Te gustó el artículo? Valoramos tus comentarios y nos ayudan. ¡Gracias!

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. Se dice que los hermanos argentinos tienen mas fuerza que nosotros como sosiedad, pero la mayoria de las cosas que bancan ellos nosotros no las bancamos como sosiedad por eso no las tenemos.
    Sabes el quilombo que podemos llegar a armar si nos dicen que no podemos cambiar en dólares y depues que solamente 100 pero solo si tenes una fortuna.
    No se si se dieron cuenta que en argentina tiene siclos porque cuando dan 2 pasos para adelante vuelven 5 para atras. Yo estoy convencido que los argentinos tiene todo como para ser un imperio en america pero le falta algo que los hace caer siempre. Y al enemigo que no los deja crecer no lo busquen afuera de Argentina.
    miguel el yorugua

Deje su comentario