Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Carlos Gardel y el “Indio”

23. junio 2010 | Por | Categoria: Entretenimiento

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

La catástrofe de Medellín en el día que murió mi abuela
Por Lorenzo Olivera

Que puedo decir de este hecho que no se haya dicho, que el mismo día murió mi abuela, a la cual no conocí, al igual que mis restantes abuelos, porque yo llegué a la vida con la película recontra empezada y soy el menor de todos.

Pero si el 24 de junio se cumplirán 75 años de la muerte del Mago, de Le Pera y de otros más. A otro uruguayo lo quieren meter finado en esa catástrofe, pero sobrevivió hecho pelota, pero sobrevivió, el guitarrista José María Aguilar (a) el “Indio”, hasta diciembre de 1951 en que lo atropelló un auto, estuvo internado unos días y murió de edema pulmonar.

José María Aguilar a la izquierda de Carlos Gardel

El apodo del “Indio” lo tenía bien merecido. Recién en enero de 1936 estuvo en condiciones de volver a Buenos Aires y se ganó la vida enseñando guitarra y patrocinando cantores de segunda. Algunas publicaciones lo ponen como muerto en la Catástrofe de Medellín.

No vamos a entrar en la discusión de si el Mago era uruguayo o francés, pero eso sí, ante todas las dudas que se plantean y los documentos que hay en la vuelta, es una verdad a gritos, que los argentinos prefieren que Gardel sea francés antes que uruguayo. Esa tripa no se la pueden tragar ni con fariña.

En ese sentido soy mucho más generoso y menos fanático y agradezco al ser superior que sea, que haya creado a un ser humano de la nacionalidad que fuere, cuya vida fue muy castigada y con su voz y su esfuerzo salió del conventillo a la fama.

En la época en que no existían los equipos de sonido actuales, a puro pulmón y garganta no preguntaba, si el local era sordo, si era grande o era chico, si estaba lleno o vacío, a él lo sentías de todos lados. Además daba el changüí de cantar con una bala en el pulmón izquierdo, porque su vida no había sido entre algodones.

Tuve la suerte de ver a la “Tana” Rinaldi, hace muchos años en el Solís y en el palco 9 había una consola de sonido del tamaño de un escritorio de ministro, llena de botones, lucecitas y un montón de chirimbolos y un genio que manejaba todos esos aparatos, presumo que bien porque no me di cuenta.

Frecuentó bastante, entre muchos otros, el Royal Pigalle (en Montevideo), que con la crisis se transformó en el Cine Hindú, donde daban “shorts filmes picarescos” que hoy los pasarían en horario infantil, el cual después de la demolición terminó siendo el estacionamiento de los juzgados penales de la calle Bartolomé Mitre.

Si calculamos los viajes que hizo a Europa en la época en que se iba en barco y el viaje duraba 14 o 15 días para acá y viceversa, con suerte y tenemos en cuenta que en 1902 era tramoyista en el teatro La Victoria (ahí fue donde se agarró el virus de los escenarios como muchos otros) y tuvo zarzuela y ópera Titta Ruffo y Sagi Barba (el padre de Sagi Bela).

Carlos Gardel y José Razzano

En 1911 se mandó un duelo musical con José Razzano (ese era uruguayo y no lo pudieron reempadronar) y de ahí en más arrancó el dúo Gardel-Razzano (durante 15 años).
Después Razzano pasó a las tareas empresariales y Gardel a Europa, sin descuidar Argentina y Uruguay, tanto capitales, como el interior, EEUU y Latinoamérica (aunque esta última quedó incompleta por el accidente).

Acá en Montevideo hubo un belinún yerno de uno de los Salvo, que lo mando a matar a su suegro, como buen financista apresurado, no podía esperar el decurso del tiempo se llevara al viejito y con parte de la plata mal habida, que manoteó, le regaló al Mago una casa en Carrasco en la calle Potosí que todavía existe.

Además de ir en cana, regalarle una casa a Gardel es como si yo le mando un dólar a Rockefeller.
Era mujeriego pero le tenía alergia a las libretas matrimoniales.
Tuvo algo en común con Perón, no políticamente, sino un amor llamado Isabel Martínez del Valle, pero se quedó en la largada.

En sus 700 grabaciones, hubo tangos, milongas, zambas, rancheras, tonadas, estilos (unos 30 géneros en total), fox-trots , canciones en francés, italiano y un tango en guaraní.

Pensar que hubo un trasnochado acá que le quiso poner su nombre al aeropuerto de Carrasco, qué ironía trágica ponerle el nombre a una víctima de otro aeropuerto.

Otro de los muertos en dicho accidente de gran carrera y corta vida, es Alfredo Le Pera, un argentino, nacido en Sao Paulo, Brasil (si, no me equivoqué a los paulistas no se les puede llamar rioplatenses y la dejamos por esa plata). Hijo de italianos, educado en la Argentina, y a pesar de su padre no se recibió de médico (abandonó en cuarto año) y tenía vocación de poeta, periodista, músico, escritor de teatro, de guiones, y también traducía las leyendas de las películas mudas y después libretos para el doblaje de películas parlantes.

Una galería de Carlos Gardel junto a una inmemorable interpretación

Le Pera, fue de esos personajes, que están entre bambalinas y gracias a ellos el show avanza. Sus obras en coautoría con otros autores, es muy prolífica y en su momento tuvo a un Manuel Sofovich. En 1931 ya está trabajando para la United Artist en París donde se codeó con grandes como René Clair, Alfred Hitchcock.

Letras de tanto para el Mago le hizo “El día que me quieras”, “Cuesta abajo”, “Soledad”, “Sus ojos se cerraron” y fue guionista de todas las películas de Gardel menos “Luces de Buenos Aires” y de una en inglés “The big broadcast of 1936” (en la cual si mal no recuerdo Gardel sale disfrazado de gaucho, claro que en Nueva York todo puede ser, dólares mediante).

Gardel se fue en lo mejor de la edad 45 años y Le Pera 35 años, pero ambos vivieron la vida de apuro, hicieron tanto que parece de locos con los medios que contaban en aquella época, que hayan hecho todo lo que hicieron.

Más artículos en esta Sección:

6 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Uy, al fin alguien reevindica al indio. Los argentinos lo trataron practicamente como asesino y no quiso tocar mas, pero tampoco cobro. Dicen que le debian 3 meses. Estoy contento con esto y ponganmen en la lista. Saludos de rober

  2. El mago CADA VEZ CANTA MEJOR muy bueno cheee

  3. muy bueno q se acuerden de los idolos de nuestros padres y tanbien nuestros. pero disculpe sr olivera pero Gardel mire q era uruguayo y de tacuarembo. despues lo demas muy lindo
    saludos

  4. UUUUUUUUUU. Sacarse el sombrero…..grandes entre los grandes es este señor. Y si nos importa que nacio en uruguay. Arriba la celeste mañana!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  5. de lujo, que bueno que ustedes se acordaron, porque entre tanta pelotita con las locuras del mundial, a mas se uno se le olvidó. Que buenas anecdotas y por lo que veo si Gardel era uruguayo junto con el indio aguilar y le pera nacio en brasil ¿?, les queda el que salia con la gorra a recojer la plata porteño (que buen0)….

  6. hola. Ves aca estoy con vos mauro…………A SACARSE EL SOBRERO…….GRANDES ENTRE LOS GRANDES….si viviera en esta epoca…….estaría entre los grandes también………no se si del tango, porque escucho a los mayores decir que el tango en aquellos momentos era la musica POP como la gomina y los zapatos con botamanga. Estaría bueno sabe lo que cantaría el zorzal criollo si fuera de esta generación. Queda planteado.
    Saludos Pilu

Deje su comentario