Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Casas de botellas

9. noviembre 2012 | Por | Categoria: Galería

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Iara Bermúdez
Fotos Waldemar Garcia

Yendo por el camino Maldonado, detrás de la Escuela de Policía, se encuentra el barrio Vista Linda. Un barrio en pleno desarrollo, con muchas casas en construcción, otras a medio terminar y algunas pocas ya terminadas. Entre las casas en construcción nos encontramos con una muy peculiar y que llama la atención porque no vemos ni ladrillos, ni ticholos, ni bloques; lo que vemos son botellas.

La época que nos ha tocado vivir está marcada, entre otras cosas, por el consumismo, por la gran cantidad de residuos que generamos cada día, residuos muchos de ellos que tardan décadas en desintegrarse y que mientras tanto contaminan el medio ambiente y que no hemos encontrado la manera de reciclarlos, salvo algunas pocas empresas, fundamentalmente porque el reciclaje exige una rentabilidad que es la base de cualquier empresa que se emprenda hoy en día.
El Reporte se acercó a conversar con los responsables de la construcción de esta casa de botellas sobre todo porque nos pareció una muy buena forma de reciclar, obteniendo además una gran rentabilidad, pero nos encontramos con una realidad mucho más interesante, nos encontramos con un grupo de jóvenes solidarios, realizando un trabajo voluntario para ayudar a una familia a tener una vivienda digna.

Hablamos con Eduardo, ingeniero eléctrico y con Andrés, técnico meteorólogo, aunque ambos realmente dan la impresión de ser avezados albañiles. Nos contaron que forman parte de una asociación civil llamada OMIS (Organización Multidisciplinaria para la Integración Social).

LOS COMIENZOS
Eduardo nos relata cómo comenzaron: “Nosotros, la mayoría de los integrantes, nos conocemos desde hace muchos años, desde el liceo y siempre tuvimos una motivación especial, un interés en ayudar. Siempre tuvimos la intención de hacer algo y a partir de ahí, de buscar, surgió la posibilidad del contacto con Ingrid Vaca Diez, que es una abogada boliviana que hace estas casas de botellas. Ha hecho estas construcciones en Bolivia, ha ayudado a hacerlas en Argentina, en México también. La conocimos a través de Internet y la contactamos, ella vino a Montevideo a enseñarnos como se hacen las casas, también dio una conferencia en la Facultad de Ciencias Sociales. A partir de ahí fue que nosotros nos enganchamos con este proyecto, después por razones legales tuvimos que crear una O.N.G. para respaldar este proyecto, para realizar todo tipo de trámites, ante la Intendencia, ante el B.P.S. La ONG nace entonces para este proyecto pero es algo que nosotros siempre teníamos presente y queríamos hacer algo de este tipo”.
-¿Quién hizo el proyecto, hay algún arquitecto en la ONG? Nos contesta Andrés: “Al principio cuando vino Ingrid, estuvo Washington, un estudiante de arquitectura dándonos una mano, pero a mitad de camino apareció CSI que es una consultora en ingeniería y hemos tenido respaldo de ellos en todas las etapas, porque como hay que presentar planos tiene que haber unos estudios que sean avalados por una consultora”. Eduardo acota: “El arquitecto junto con la familia y todos nosotros participamos en el diseño de la casa, que tenía que reunir ciertas condiciones de área edificada, son 3 dormitorios, baño, cocina, tiene que ser algo en donde la familia se sienta cómoda, que mejoren su situación actual, que se sienta integrada en la sociedad”. “El arquitecto nos ayudó a diseñar la forma de la casa y después con CSI pudimos hacer la parte estructural, los cimientos, las vigas, el tamaño de las varillas, y fue todo gratis, una colaboración”.

El proyecto comienza su andadura en marzo del 2010 con la obtención del terreno que cede la Intendencia de Montevideo dentro del Plan LOTE. Este plan de la Intendencia consiste en ceder terrenos en un área destinada a la creación de un barrio y ayudar con crédito a largo plazo la compra de los materiales. Para conseguir todos los beneficios que les podía brindar la Intendencia hubo que crear la ONG ya que para realizar todos los trámites y solicitar todos los permisos en el BPS y en la propia Intendencia se necesitaba una entidad con personería jurídica.

MANOS A LA OBRA
“En el verano de 2011 comenzamos la construcción, en pleno enero y febrero con más de 30º, a pico y pala haciendo las zanjas para los cimientos”, nos cuentan entre risas al recordar lo duro que fue. A finales del 2011 se comenzaron a levantar las paredes. Hay que tener en cuenta que los que trabajan son solo los miembros de la asociación y la familia, que solo pueden ir los sábados y domingos, que hemos tenido un invierno muy lluvioso y que muchos fines de semana no pudieron trabajar.
-“Es un trabajo voluntario, – nos dicen – a veces vienen colegios a ayudar sobre todo para rellenar botellas o algunos grupos que se dedican al voluntariado, pero vienen uno o dos fines de semana nada más, los que estamos siempre somos un grupo de 10 personas más o menos que va variando, pero que venimos siempre cada fin de semana. Ninguno de nosotros sabía levantar paredes, eso se fue aprendiendo sobre la marcha”.

BOTELLAS Y MÁS BOTELLAS
Verónica Martínez es la beneficiaria de este proyecto, ella y su familia irán a vivir a la casa de botellas. Verónica nos cuenta: “Diego me llevó la idea, me dijo que tenía una propuesta para hacerme, me dijo que habían averiguado para hacer la casa y si yo estaba dispuesta a aceptar el proyecto y yo le dije que sí, porque nosotros estamos viviendo en un asentamiento ahora pero que va en desalojo. A mi marido y a mí nos pareció buena la idea, nos mostró fotos y nos pareció bien”.
La familia está muy agradecida a la Asociación porque ellos se han ocupado de todos los trámites y de momento no han tenido que desembolsar casi nada de dinero porque la Intendencia les ha facilitado gran parte de los materiales, ANCAP ha hecho una donación de Portland y el terreno podrán pagarlo después poco a poco para que al final la casa sea totalmente de su propiedad. -“Al principio cuando no teníamos todavía el terreno iba poniendo las botellas en mi casa, pero ya no teníamos donde poner. Los de la asociación contactaban con gente por Facebook e internet e iban a buscarlas en sus autos y las llevaban para mi casa, todo para mi casa, todo para mi casa”, nos cuenta. “A veces vienen los vecinos y nos dan botellas, ahora ya sobran”.

Para el relleno de las botellas, que es uno de los trabajos más laboriosos, necesitan arena o tierra. Muchas veces paran camiones que van con escombro y consiguen que se los dejen en el terreno, luego se debe tamizar para que quede lo suficientemente fina, rellenar las botellas y apisonarla para que quede bien firme.
Con bastante amargura nos cuentan que últimamente han sufrido los embates del vandalismo, botellas rotas, un corral de madera donde guardaban las botellas ha desaparecido, materiales que luego se han tenido que volver a comprar, incluso les han robado 2 pilares recién hechos, un tejido que también desapareció. Lo peor es que se sabe adónde va a parar todo ese material…a alguna casa también en construcción.
Diego se suma al diálogo y hace su aportación: -“Hay un grupo de jóvenes, que somos nosotros, que somos estudiantes, que no tenemos financiación externa, que ponemos de nuestro bolsillo, que salimos a golpear puertas para hacer algo y no se valora. Acá la gente se queja que en el Uruguay ya no existe la solidaridad, que la gente no colabora, que los jóvenes no se comprometen, pero cuando ven que hay gente que hace cosas tampoco se les apoya. En la Intendencia ha sido en el único sitio que se nos ha apoyado y siempre que vamos tienen sus puertas abiertas”. Diego se refiere al sector Tierras y Viviendas que es el Departamento que tiene a su cargo el Plan Lote.

-“Nosotros no pedimos cosas extravagantes, -sigue diciendo-, ni pedimos millonadas de pesos, simplemente que se nos ayude en la organización, que se nos brinden los materiales, pero al gobierno lo único que le importó fue su plan “Juntos”, y sabiendo que estábamos nosotros nadie nos dio cabida, lo único que quisieron fue meter este proyecto dentro del plan Juntos; viviendas sociales, más baratas, reciclado, todos los fundamentos que tenemos nosotros lo ponían ellos en su plan y les salía bárbaro, pero nadie dijo, -muchachos vengan que vamos a apoyarlos-, no, lo único que querían era que les diéramos el proyecto para ellos implementarlo. Un político en concreto con el que fuimos a hablar al Palacio Legislativo, nos dijo: “alguien se tiene que hacer cargo para que este proyecto salga adelante”. Los que nos han dado la mano han sido la Intendencia, ANCAP y algunas empresas privadas, CSI, SIKA que nos donó los impermeabilizantes”.
Faltan manos voluntarias para acabar pronto con este proyecto, -“Si todos los que ponen “me gusta” en nuestra página de Facebook vinieran uno o dos fines de semana a ayudar sería fantástico, pero la mayoría no pasa del “me gusta” y se necesitan manos”

Los dejamos trabajando, unos haciendo arena y portland, otros cavando zanja para hacer un muro, otro levantando pared.
Hay más gente que los ha contactado para hacer su casa de botellas, pero se han visto superados por las dificultades aunque son perseverantes y trabajan con alegría. Desde aquí hacemos un llamado a la solidaridad para ayudar en esta casa y para recoger el testigo y continuar con nuevos proyectos similares.

Para saber más:
www.casasdebotellasuruguay.blogspot.com
En Facebook: “Casas de botellas Uruguay”

Más artículos en esta Sección:

6 comentarios
Deja tu comentario »

  1. que original (¡) me parece demas reciclar las botellas para costruir casas el tema es la durabilidad del plastico pero por algo es nocivo al medio ambiente, yerba mala nunca muere dicen.

  2. Que buena NOTA !!!!!!!!! y lo pongo con mayùscula porque realmente me impactò ya que habia escuchado y habìa visto esas casas en otros lados , pero no sabìa que se estaban haciendo acà en Uruguay .
    Es importante èsto, que se difunda , asì serà que facilitemos el trabajo de toda èsta gente tan desinteresada !!! Felicito a los que hacen èste trabajo y a el Reporte y a Iara por difundirlo .

  3. Muchas gracias al Reporte por difundir este tipo de proyecto. No conocía nada al respecto y me parece fantástico. Sobretodo el hecho que sin interés económico existan jóvenes con inquietudes de este tipo y tan solidarios.

  4. Yo también doy las ‘muchas gracias’ a ElReporte.com.uy por este muy original artículo. Yo supongo que, -aunque se necesite mucho esfuerzo físico y apoyo moral-, en la medida que en los diferentes niveles de gobierno ya estén instrumentados los planes destinados a facilitar el acceso a la vivienda ‘decorosa’ propia; no faltarán interesados y por ende, muchísimas familias se embarcarán en la obra. A lo que sí, no hemos encontrado respuesta, es a la siguiente pregunta:
    Si se utilizaran únicamente botellas de vidrio vacías, por supuesto que con algún tipo de tapa o tapón; …entonces: ¿el costo total final se vería incrementado de manera ‘demasiado’ significativa? ¿O no? …las paredes externas ofrecerían un inmejorable aislamiento tanto del frío, como del calor; lo cual aumentaría el confort reduciendo los costos de calefacción-ventilación; …además de acortar el tiempo de fabricación, al ser eliminado el ‘relleno’ de las botellas. Agradecería una respuesta.

  5. MUY ORIGINAL. OJALA LOS JÓVENES TOMEN EJEMPLO DE ESTOS MUCHACHOS EN HACER EL BIEN SIN PEDIR NADA A CAMBIO.

  6. Hola, en respuesta al comentario #4 de Tony Porchett:
    Nosotros también usamos botellas de vidrio en algunas paredes, tratamos de mezclar los dos tipos.
    Para nosotros el costo de las botellas utilizadas es cero, sean de plástico o de vidrio, ya que son desechos, es decir, que si nosotros no las utilizáramos terminarían en un vertedero o basural, por lo que el costo de la construcción no depende del material de la botella.
    Es verdad lo que dices del aislamiento y de evitar el rellenado de las botellas.
    El rellenado de las botellas de plástico sirve para darle la consistencia necesaria, pero también está pensado para generar actividades de integración entre las partes, tanto la familia que va a vivir en la casa como vecinos y la sociedad en general, ya que si bien es costoso en cuanto al tiempo que lleva, no es difícil de realizar, y permite que cualquier persona que quiera acercarse a ayudarnos pueda hacerlo desde el primer momento.
    Gracias a El Reporte por la nota y a todos los que comentaron.
    Parte de la solución a los problemas es su discusión.
    Grupo Casas de Botellas.

Deje su comentario