Promocione su empresa por Internet

Chris Namus y sus guantes

9. septiembre 2011 | Por | Categoria: COMOUSTÉ

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por COMOUSTÉ

Regresan Chris Namus y Cecilia Comenales

Mi formación era de la época en que el boxeo era un deporte o profesión masculina.
Cuando me sorprendió la aparición de una jovencita de la belleza, con la figura y el porte de Chris Namús.
Además no sabía cuantas peleas había tenido, la cual estaba un tanto patrocinada por el “no a las drogas” que pregonaba el gobierno.
Estando a sus biografías publicadas tenía una buena escolaridad, abanderada en su escuela, hasta que la situación económica familiar la llevó a buscar rumbos más productivos que cultivarse en el liceo.

Cuando tuvo que optar lo hizo por el boxeo, pudiendo perfectamente haber seguido otras profesiones como ser la de modelo, aunque ella se consideraba gordita y se sacó 12 kilogramos de encima.
Podría haber trabajado en una oficina o en una tienda o en un supermercado como cajera, pero la carrera de los guantes, bien llevada, tiene otros resultados más redituables, que un empleo común pero también tiene otros riesgos, tanto físicos como las diversas vicisitudes de tener una hinchada o pagar por pelear.

Hizo su carrera rápidamente hasta que llegó a coronarse y después empezaron los sinsabores.
El boxeo me apasionó toda la vida, desde muchacho que tenía que ponerme un pilot de mi hermano mayor para aparentar mayor tamaño e irme al Palacio Peñarol a ver los miércoles de noche, cuatro o cinco peleas, salteando cualquier eventualidad policial por minoridad.
Mi ídolo nacional era el querido Dogomar Martínez, el “Gallego”, guapo, técnico, sacrificado, con su entrenador Panchito Constanzo.
Me iba hasta el Boston, un cine que estaba a la vuelta del Mercado del Puerto, al que adaptaban para los espectáculos de boxeo y veía al querido Gallego entrenarse y era una máquina.

Saltando la cuerda ésta no se veía por la velocidad que le daba.
Para fortalecer los músculos de cuello, al efecto de aguantar los golpes noqueadores, se ponía a girar la cabeza rápidamente que de verlo me mareaba.
Disfrutaba cuando lo tiraban, se levantaba colorado de caliente y era una máquina de pelear.
Era un profesional en serio que vivía entrenándose no se cuantas horas por día y como buen gaita, alguna más por las dudas.
También recuerdo a Pilar Bastidas, que terminó siendo taxista y creo que Dogomar no le pudo ganar y Pilar terminó de taxista y en un episodio confuso lo mataron.

El Pocholo Burgues, desprolijo para cuidar su físico, pero con una agilidad de un gato y un golpe de vista no común, que por más que se regalara con las noches de vino y juerga, en el rincón hacía la bicicleta, cubriéndose una mejilla y protegiéndose la otra, en forma descoordinada con el atacante, hasta que calculaba mal y en los últimos segundos del round o de la pelea, terminaba oyendo la cuenta.
Eulogio “Siki” Caballero del Cerro, puro músculo, con una pegada brutal, pero si le aguantaban el primer round sin que los noqueara se le complicaba la pelea y terminaba por puntos.

Los Pereyra, Adán, Aniceto y Néstor grandes técnicos en el ring.
Dogomar era empleado de la Impositiva, cuando estaba en el Palacio Salvo, en el primer piso, donde había sido un cabaret y siendo un mequetrefe, me arrimaba al campeón y le decía Dogo, “me pagas” y él, bueno como el pan, daba la vuelta el mostrador y pagaba por el lado de atrás y las colas eran para los que no se animaban a pedirle la gauchada al hombre que le aguantó toda la pelea al gran Archie Moore.
Archie Moore tenía un record de haber ganado por nocaut 141 en 228 peleas y se retiró a los 50 años de edad.
Recuerdo el revuelo de la pelea de Dogomar con Moore, pero ahora repasando las cosas en el material escrito, llego a entenderlo del todo porque era muy chiquilín para saber como era la cosa

El boxeo estaba en el río de la Plata monopolizado por los que manejaban el Luna Park de Buenos Aires y cuando la época de Perón para viajar a Buenos Aires había que sacar certificado de buena conducta.
La demanda fue tal que Perón, incentivado por los promotores. levantó la exigencia para que pudieran asistir los fanáticos de Dogomar, a ver esa pelea que la aguantó como un león, con vergüenza y la perdió por puntos con un gigante como era el negro estadounidense.
José Lectoure entre otros eran los que tenían el casi monopolio del boxeo en el Luna Park y mandaban al Palacio Peñarol los que estaban ahí, en el negocio de ellos.

No todo era muy limpio, los boxeadores que venían de Buenos Aires eran por lo general los que estaban entrando en el metié y acá hacías sus armas.
No creo que se digitaran las peleas pero el negocio era un negocio para muchos, no para los boxeadores, a ellos les tocaba una tajada bien finita.
No era una mafia, pero tampoco era muy claro el manejo de los pupilos y los resultados.

Una noche vino el campeón argentino de los pesos pesados Ansalone a pelear con Sosa, un marinero como muy buen físico, poca técnica y creo que era campeón uruguayo, porque no había otro con su peso, recuerdo que entrenaba en el Boxing Club Palermo cuando cuajaba y llegaba de uniforme.
Empieza la pelea y cuando les dan la orden de comenzar el argentino, le pega una trompada a lo camionero a Sosa, en el medio de la cara, el cual cae a lo largo en el ring y ahí terminó la cosa, ni una finta hubo.

Recuerdo que se armó un lío entre el público y contra el aire porque lo único que les quedaba era gritar era “tongo!!!…. tongo….”
Atrás de un boxeador siempre hay un equipo y si estamos hablando de una campeona mundial, que perdió su última pelea de muy mala forma y ahí sí que daba para gritar “tongo… tongo…” porque le dieron una paliza, los jurados fallaron al revés, la dieron triunfadora a ella y el juez la sostuvo varias veces para que pasaran los segundos finales de la pelea.

Sus peleas fueron la mayoría de locataria y cuando apareció una peleadora en serio se derrumbo la estantería y la Federación tuvo que anular el fallo.
No se la ve hacer peleas, no se habla del futuro, sino simplemente que no se le cobren los tributos y demás cargas por el desempeño de su profesión.
Dogomar con sus jóvenes 82 años hizo 57 peleas, de las cuales triunfó en 49 y 21 por nocaut, sufrió 3 derrotas y 5 empates.
Esta hermosa joven se quiere retirar a los 21 años porque se retira su manager, con unas pocas peleas en su haber y la última muy discutida.
Pero no obstante ello de los 43 boxeadores profesionales uruguayos hay 11 mujeres.

El público femenino incluye empresarias como Laetitia D’Arenberg y Graciela Rompani y políticas como Daisy Tourné y Verónica Alonso, entre otras.
Graciela Rompan no practica el deporte, pero hace aparatos en el Boxing Club Palermo, en el gimnasio de al lado donde no hay bolsa ni putching ball, no en vano es la viuda de Pacheco Areco que tiraba los guantes en sus años mozos.

Más artículos en esta Sección:

6 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Buena historia y por lo que cuenta tienen unos cuantos años de ver boxeo. Hay una gran diferencia, Chris Namus con un par de peleas es campeona mundial y creo que no llega a las 10 peleas y se quiere retirar. Alguien tiene la culpa, porque la chica de paysandu Comenares tanbien se quiere rajar. Pero parece que pelean de vuelta.Tenemos que tener en cuenta a la hora de matarlas que esta son pibas de 20 años que ni si quiera rompueron el cascarón y estan llenas de buitres alrededor!!!
    Buen articulo este.

  2. En los años del gallego Dogo no habían manager eran arregladores de apuestas, las veladas eran de pocas peleas y habían que hacerlas a varios raund. No era bien visto el boxeador pegador, ese que te reventaba en los primeros raund porque no contribuía para el espectáculo. De todas formas la plata grande se movía apostando en el raund que un boxeador mandaba a la lona al otro…jajajaja….algunos dicen que en aquellos días hasta el arbitro cuando un boxeador tenia que perder y caía, le decía QUEDATE AHI QUIETITO…ahora la televisión hace todo mas dificil, pero en la pelea de Chris con la gallega, se vio alguna mano negra, pero creo que Chris fue la mas inocente de todo ese bochorno, después en la revancha creo que le gano bien y la galleguita no se quedaba atras porque era bastante sucia para pelear.
    Saludos

  3. era todo arreglar los numeritos de manager para que le siga pagando el sueldo a los boxeadores que representa, para mi chris hizo de cabecita de turco como le dicen a los que van al frente
    es un macana que esta bonita chica le deba tanto a un tipo que dice que hace esto porque es su negocio
    me parece que no va a ser lo mismo ahora para la gente, por lo menos no es para mi

  4. Del artículo surge que hay 43 boxeadores profesionales de los cuales 11 son mujeres, por lo tanto y como se maneja el nivel de la timba en nuesto país, los capos de ese negocio tendrían que aprender a tocar la guitarra y manguear en los ómnibus, porque de la coima del boxeo se morirían lisa y llanamente de hambre. El boxeo estaba manejado por los argentinos cuando Cudgesa o algo parecido organizaba las veladas en el Palacio Peñarol, pero como terminaron todos nuestros grandes, el tongo no era negocio. Boxeadores no faltarían si fuera rediturable el negocio y para que sea redituable tiene que haber promotores. Uno ve a cada crudo pelear por televisión y los Pereyra eran maestros en el arte de los puños, Dogo era otra cosa era un pelador constante y siempre entrenando. Los que no estén dispuestos a las 14 horas diarias no pueden calzar los guantes.

  5. Para mi es un poco lo que dice Alvaro y otro poco lo que dice Ramón, dijera el viejo Damiani “tormenta con matraca”, es puro marketin y puede ser tambien un poco de apriete frente a la opinión publica sobre alguien del gobierno, pero como Namus con 8 peleas se va a ir? Tiene para sacar jugo todavia y los que estan arededor inclusive el gobierno y la federacion de box tambien. Pero con lo que dice e erticulo es lo que pasa en todos los demas deportes, el basquet no es lo que era antes, el fútbol menos, desde que entraron a tercializarlo con promotores y empresas privadas, son los numeros lo que mandan y no el crecimiento del deportista o el deporte en si, es lo que creo, sino miren el circo que se armo con la selecció y la cantidad de publicidad del estado inclusive que hacen algunos jugadores- hubiera pasado lo mismo si se hubieran venido en la primera fase de africa?

  6. Por la vida de Chris Namus pasaron varios del negocio del boxeo , hasta la argentina tigresa Acuña la representaba y organizo contrincantes. A la sanducera la representa otro de la rosca del boxeo que es marquez. La otra cosa es que si hay una federacion de boxeo para que sirven sino pueden organizar peleas porque si las peleas son organizadas por la gente que esta en el negocio vamos atener que acostumbrarnos a ver cosas raras como las que les pasa a otros países.
    Saludos

Deje su comentario