Promocione su empresa por Internet

Cibeles ya no es Cibeles

5. Enero 2012 | Por | Categoria: Modas

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Algunos críticos de moda piensan que el cambio de nombre responde a un tema más de fondo. En lo que todos están de acuerdo es que se baja una marca con mucho prestigio dentro del mundo del diseño y la moda. La cita de la moda madrileña cambia de nombre a Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.

Sus responsables aseguran que el patrocinio rebajará la inversión pública a “menos del 60%”

Adiós a una de las marcas más potentes de la moda española. Criticada y polémica, pero siempre reconocible. La Cibeles Madrid Fashion Week, la pasarela Cibeles, como todavía se la cita, pasará a llamarse Mercedes-Benz Fashion Week Madrid a partir de su próxima edición, la número 55, que se celebrará del 1 al 5 de febrero en el recinto ferial de la capital (Ifema).

La marca alemana de automoción ha firmado un acuerdo de colaboración con Ifema en virtud del cual se convierte en el principal patrocinador de la semana de moda madrileña y le da nombre. De igual forma que bautiza y participa económicamente en las pasarelas neoyorquina y berlinesa.

Aunque desde la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid no facilitan datos sobre cuánto dinero invertirá la firma alemana en el certamen, su directora, Leonor Pérez Pita, sí reconoce que manejan un presupuesto similar al de la última cita: tres millones de euros. Entonces, los 17 patrocinadores con los que contó la semana de la moda aportaron un 25% de esta cifra; el resto, un 75%, salió de las arcas de Ifema, un consorcio en el que participan la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio. “Para febrero esperamos que, gracias al acuerdo con Mercedes, la inversión de Ifema baje del 60%”, explica Pérez Pita.

El hecho de que un certamen subvencionado mayoritariamente con dinero público lleve el nombre de una entidad privada no supone ningún problema en opinión de Pérez Pita. “Es absurdo, el apoyo de Mercedes es lo relevante, doblemente relevante en estos momentos”.

La directora reconoce que sienten cierta pena al perder la marca Cibeles. “Pero lo importante es entrar en el circuito internacional de la mano de esta nueva marca y que la prensa extranjera diga: Mira, en Madrid hay otra Mercedes Fashion Week. Lo de Cibeles puede sonarles más local”, argumenta. Y recuerda que la semana de la moda de Nueva York se ha llamado New York Fashion Week, Chrysler Fashion Week, Olympus Fashion Week y, finalmente, Mercedes-Benz Fashion Week New York.

El objetivo de Mercedes, según informa Ifema, es “fortalecer en el mercado español la vinculación de la marca con la moda y las nuevas tendencias, como viene haciendo ya en el resto del mundo”.

Pocas novedades
Además del cambio de nombre y emblema, la pasarela Cibeles presentará pocas novedades más. El certamen durará cinco días, como en la pasada edición; contará con EL EGO, la pasarela de jóvenes diseñadores; y “prácticamente con los mismos diseñadores” que en septiembre, como revelan fuentes de la feria de Madrid. También se mantiene El Cibelespacio, el área que rodea a las pasarelas –Cibeles y Neptuno- propiamente dichas y en el que las marcas patrocinadoras desarrollan actividades de ocio para los visitantes, como sesiones de maquillaje gratuitas o ruletas de premios. La pregunta ahora es si mantendrá su nombre, o pasará también a rebautizarse como Mercesdespacio o algo similar.

Además de Mercedes-Benz, L’Oreal, Absolut Vodka, Burger King, Mahou y Movistar también patrocinan la próxima pasarela. En la pasada edición, la Cibeles Madrid Fashion Week batió su récord de ingresos por patrocinios con una cifra de 843.000 euros.

Cuarto nombre
Este es el cuarto nombre acuñado para la pasarela madrileña. Como recuerda Pérez Pita, entre febrero de 1985 y febrero de 1986 se llamó Pasarela de Diseñadores. Y en septiembre de 1986 pasó a denominarse Pasarela Cibeles, un sencillo emblema que llevó hasta septiembre de 2008, cuando fue rebautizada como Madrid Cibeles Fashion Week. Este cambio de emblema quería simbolizar un giro dentro de la semana de la moda, una búsqueda de una mayor proyección internacional. “No podemos quedarnos quietos. Con todo el sistema bancario en danza solo se puede seguir en permanente movimiento”, explicaba entonces a EL PAÍS el presidente de Ifema, Luis Eduardo Cortés, uno de los responsables de aquella transformación del certamen madrileño.

Más artículos en esta Sección:

Deje su comentario