Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Cincuenta años del asesinato

6. abril 2018 | Por | Categoria: Los mitos y la historia

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Del Dr. Martin Luther King Jr.
Por Nico Medes
En el Motel Lorraine, fue donde King fue asesinado, actualmente es el Museo Nacional de Derechos Civiles. A finales de marzo de 1968, para apoyar a los trabajadores afro-descendientes de los sanitarios públicos, 12 de marzo para lograr aumentar el sueldo de los afroamericanos y lograr un mejor trato. (Por ejemplo, los trabajadores afro-estadounidenses, a diferencia de los blancos, no se les pagaba cuando eran enviados a sus casas debido al mal tiempo.)

El 3 de abril, King regresó a Memphis y se dirigió a un conjunto de personas, dando el discurso titulado “He ido a la cima de la montaña”, en Mason Temple (Church of God in Christ, Inc.-World Headquarters). El avión de King se retrasó debido a que se hicieron amenazas de bombas en contra de él. En uno de sus últimos discursos antes de su asesinato, en referencia a la amenaza de bomba, King dijo lo siguiente:
Entonces llegué a Memphis. Y algunos comenzaron a proferir amenazas…. o a hablar sobre las amenazas que circulaban. ¿Qué me ocurriría por parte de algunos de nuestros hermanos blancos insanos?

Bien, no sé lo que ocurrirá. Tenemos unos días difíciles por delante. Pero ahora no me preocupa a mí. Porque yo he ido a la cima de la montaña [aplausos]. Y no me importa. Como cualquiera, me gustaría vivir una vida larga. La longevidad tiene su lugar. Pero no me preocupa eso ahora. Solo quiero realizar la voluntad de Dios. Y Él me ha permitido llegar a la cima de la montaña. Y he mirado desde allí. Y he visto la tierra prometida. Puede que no llegue allí con ustedes. Pero quiero que esta noche sepan, que nosotros, como pueblo, llegaremos a la tierra prometida [aplausos]. Estoy feliz esta noche. Nada me preocupa. No le temo a ningún hombre. ¡Mis ojos han visto la gloria de la venida del Señor!

Martin Luther King es abatido de un tiro en la cabeza por un francotirador mientras saluda a sus seguidores desde el balcón del motel Lorraine, acompañado por sus colaboradores entre los que se encuentra el reverendo Jesse Jackson. King, galardonado con el Premio Nobel de la Paz cuatro años antes por su labor en favor de la igualdad racial y los derechos civiles, tenía 39 años de edad. El atentado provoca estupefacción en la nación y es el inicio de graves desórdenes e incendios que se extienden a otros estados, lo que arroja un resultado de cerca de 50 muertos.
King fue hospedado en el cuarto 306 del Motel Lorraine, propiedad de Walter Bailey, en Memphis. El Reverendo Ralph Abernathy, un cercano amigo y colega de King que estuvo presente en el asesinato, juró bajo juramento ante el Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos que King y sus cercanos se hospedaron en el cuarto 306 en el Motel Lorraine conocido como el “King-Abernathy suite.”

De acuerdo al biógrafo Taylor Branch, la autopsia de King reveló que si bien él tenía 39 años de edad, su corazón era el de una persona de 60 años, evidenciando con ello el estrés que soportó durante 13 años en el movimiento de derechos civiles.

Después del asesinato la ciudad logró llegar rápidamente a un acuerdo favorable para terminar la huelga.

Captura y juicio de Ray
Dos meses después del asesinato de King, el convicto fugitivo James Earl Ray fue capturado en el Aeropuerto de Londres-Heathrow mientras intentaba partir del Reino Unido con un pasaporte canadiense falso bajo el nombre de Ramon George Sneyd. Ray fue expedítamente extraditado a Tennessee y acusado por el homicidio de King, confesando el asesinato el 10 de marzo de 1969 (aunque se retractó de su confesión tres días después). Siguiendo el consejo de su abogado Percy Foreman, Ray aceptó declararse culpable para evitar una condena en juicio y así la posibilidad de recibir la pena capital. Ray fue sentenciado a 99 años de prisión.
Ray despidió a su abogado Foreman (desde entonces llamándolo “Percy Fourflusher”) diciendo que conoció a un hombre en Montreal, Canadá con el alias “Raoul” que estaba involucrado, como también lo estaba su hermano Johnny, pero no el mismo, afirmando posteriormente que aunque el no había “disparado personalmente a King,” si podría haber sido “parcialmente responsable sin saberlo,” en la conspiración. Pasó el resto de su vida intentando (sin éxito) el retirar su declaración de culpable e intentando lograr un nuevo juicio que nunca obtuvo.

Fuga y vuelta a prisión

Ray junto a otros siete convictos escaparon de la prisión Brushy Mountain State Penitentiary en Petros, Tennessee el 10 de junio de 1977. Fueron recapturados el 13 de junio del mismo año y regresados a prisión. Se le agregó un año más a la condena anterior sumando un total de 100 años. Poco tiempo después, Ray testificó no ser el asesino de King ante el Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos.
Nuevo juicio
En 1998, el hijo de Martin Luther King, Dexter King se reunió con Ray y apoyó públicamente los esfuerzos de Ray para que obtuviera un nuevo juicio. Loyd Jowers, propietario de un restaurante en Memphis, fue llevado a la justicia civil y demandado por ser parte de una conspiración para asesinar a Martin Luther King; Jowers fue encontrado culpable, y a la familia King se le entregaron $100 dólares como indemnización, propuesto por ellos, para demostrar que su persecución no tiene que ver con una búsqueda de ganancias económicas.

El Dr. William Pepper continuó siendo abogado de James Earl Ray hasta su muerte y luego continuó en nombre de la familia King. La familia King no cree que Ray tuviera algo que ver con el homicidio de Martin Luther King.

Ray falleció en prisión el 23 de abril de 1998 a la edad de 70 años debido a complicaciones relacionadas con un riñón, y contrajo hepatitis C probablemente como resultado de una transfusión de sangre realizada después de que lo apuñalaran en Brushy Mountain State Penitentiary. También se confirmó en la autopsia que falleció debido a un fallo en el hígado.
Alegatos sobre conspiración]

Algunos han especulado que Ray fue utilizado como un “señuelo” similar a lo que se ha dicho sobre el asesino de John F. Kennedy, Lee Harvey Oswald. Algunos de los argumentos que pretenden sostener tales acusaciones son:
• La confesión de Ray fue dada bajo presión, y lo habían amenazado con la pena de muerte.
• Ray era un ladrón y asaltante y no tenía registros policiales relacionados con crímenes violentos con armas.
Muchos sospechan en una conspiración en el asesinato ya que ninguna de las dos pruebas separadas de balística realizadas en la Remington Gamemaster concluyeron de forma determinante que Ray fuera el asesino o siquiera que esa fuera el arma homicida. Es más, los testigos que se encontraban alrededor de King al momento de su muerte dicen que el disparo provenía desde otro lugar, detrás de una gruesa “shrubbery” cerca del “rooming house”, y no desde la “rooming house shrubbery” (que fue cortada de una forma inexplicable en los días que siguieron al asesinato).

Tumba de Martin Luther King, ubicada en el King Center.
En una entrevista realizada de abril a junio de 1977 por James McKinley para la revista Playboy se le confrontó a que gastó en viajes casi 10.000 dólares y recorrió 20.000 millas en los dos meses posteriores al asesinato de King Jr. Ray declaró que era dinero de Raoul. Según Ray, Raoul sería un personaje de origen latinoamericano, sin definir de qué país provenía. El abogado de Ray, Percy Foreman, comentó que el personaje Raoul era una invención de Ray para alimentar las teorías de conspiración.

En los dos meses entre el asesinato de Martin Luther King y su captura viajó por diferentes países entre Canadá, Portugal, Sudáfrica. Fue capturado en aeropuerto Heathrow de Londres empleando un pasaporte canadiense falso, cuando se encontraba en camino a Rodesia (que entonces practicaba la segregación racial).
En 1977 en el marco de la entrevista para Playboy, Ray se sometió al detector de mentiras. En el intervalo había tratado de escapar de prisión, siendo recapturado. Para los expertos del análisis del polígrafo hecho a Ray, éste asesinó a King.

Acontecimientos recientes
Tumba de Martin Luther King & Coretta Scott King, ubicada en el King Center.
En 1997, el hijo de Martin Luther King, Dexter King se reunió con Ray y apoyó públicamente los esfuerzos de Ray para que obtuviera un nuevo juicio.

En 1999 la viuda de King, Coretta Scott King, junto al resto de la familia de King, ganaron un juicio civil por muerte equivocada contra Loyd Jowersy “otros co-conspiradores desconocidos”. Jowers afirma que recibió $100.000 para arreglar la muerte de King. El jurado, compuesto por seis blancos y seis negros encontró a Jowers culpable y que “agencias del gobierno formaron parte” en el plan de asesinato.

William F. Pepper representó a la familia King en el juicio.
El biógrafo de King, David Garrow, está en desacuerdo con las alegaciones de William F. Pepper, en las cuales el gobierno habría asesinado a King. Gerald Posner, escritor sobre el asesinato de King, apoya a Garrow.
En 2000, el Departamento de Justicia de Estados Unidos completó la investigación sobre las afirmaciones de Jowers, pero no encontró evidencia que respaldara las alegaciones sobre una conspiración. El informe de la investigación recomienda que no se hagan nuevas investigaciones a menos que se presenten nuevos hechos confiables.
El 6 de abril de 2002, el New York Times reportó que un ministro de una iglesia, el Rev. Ronald Denton Wilson, afirmaba que su padre, Henry Clay Wilson —y no James Earl Ray— era el asesino de Martin Luther King Jr. Declaró que: “No fue una cosa racista; él pensó que Martin Luther King estaba conectado con el comunismo, y quería quitarlo del camino.”

En 2004, Jesse Jackson, que se encontraba con King al momento de su muerte, dijo:
El hecho es que hubo saboteadores para interrumpir la marcha. [Y] dentro de nuestra propia organización, encontramos a una persona muy importante que estaba en la lista de pago del gobierno. Así que la infiltración interna, los saboteadores por afuera y el ataque de la prensa. …Yo nunca creeré que James Earl Ray tenía un motivo, el dinero y la movilidad para hacerlo él solo. Nuestro gobierno estaba muy involucrado para poner el escenario para ello y yo creo que la ruta de escape para James Earl Ray.

¿Quién es Michelle Obama?

La sombra negra de Artigas

La alquimia en la Europa medieval

Miguel de Cervantes Saavedra

La participación de Churchill en la segunda guerra mundial

Emiliano Zapata

Cuál es la religión más grande

Alquimia, el origen

Más artículos en esta Sección:

Deje su comentario