Promocione su empresa por Internet

Curiosidades humanas

9. noviembre 2012 | Por | Categoria: Los mitos y la historia

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Caronte
Los hombres no serían hombres si no se preguntaran sobre el mundo que los rodea.Hace muchísimos miles de años, cuando se estaba en la edad prehistórica, el hombre, andaba con el garrote, como arma y ni siquiera dominaba el fuego, se guarecía en la caverna, con la mujer a cuestas.

Aunque se sabe que la mujer era la que hacía las labores más pesadas.
Se empezó a preguntar el origen de ese ruido espantoso que producía el rayo, que era lo que producía el viento y de donde caía el agua.

Después del verano venía el invierno, pasaba del calor al frío, de la juventud a la vejez, del nacimiento a la muerte.
El viento era el soplido de algún ser muy grande, muy fuerte e inmortal, porque el viento siempre estaba presente.
Lo que no podía explicarse por sí mismo y cuando le dio el cacumen, se lo entró a atribuir a dios y cuando las cosas fueron muchas a los dioses.

También había dioses buenos y dioses malos.
Los hombres se apareaban con las mujeres y nacían pequeños que después se transformaban en hombres.

Las semillas de las plantas caían a la tierra y germinaban con la lluvia y volvían a producir frutos que a su vez volvían a dar semillas.
Las plantas probablemente fueran hijas de un dios que habitaba en el cielo y el producto que salía del suelo fértil era una diosa.

Cada grupo de hombres se fue tejiendo sus leyendas, para ellos historias y se fueron transmitiendo de generación en generación, y de gen en gen, de clan en clan, de etnia en etnia y fueron formando algo de ser un conocimiento universal, con los matices, que muchas veces produce el efecto del teléfono descompuesto.

Cuando se juntaban distintos pueblos las leyendas y los mitos se iban transformando de acuerdo a las experiencias de cada uno de ellos.
Al día de hoy, tenemos por ejemplo, en culturas diversas como ser la judeocristiana, por intermedio de la Biblia y la griega por medio de los juglares que repetían las historias y que luego se plasmaron en libros cuando apareció la escritura y ambas tienen un diluvio.
La Biblia tiene el que obligó a Noé a confeccionar el arca para salvar a los animales, preservando un casal de cada especie y Zeus se enojó con los hombres y mandó a Neptuno que inundara todo y los humanos murieron ahogados, excepto un casal, que salvaron la especie y fue adrede para que le rindieran culto a los dioses.
Con estas cosas vemos como los dioses, por más dioses que sean tienen algo muy humano, como en este caso ser pagados de sí mismo y les gustaba la adoración de los mortales.
Todo tiene un origen similar, será porque las leyendas se transmiten de unos pueblos a otros o porque hubo un meteoro que produjo el diluvio universal.

También tenemos por el lado judeo cristiano a Adán y Eva y por el lado griego otra pareja.

El tema de la manzana, es posterior al tema bíblico, sino que era un fruto de un árbol que estaba en lo que llamamos el paraíso y contraviniendo las órdenes de Dios lo comieron.
Lo de la naturaleza del fruto, apareció posteriormente, o sea que aquello de cómete la manzana, está fuera del texto original.
Los griegos fueron una raza muy imaginativa y los mitos, en griego “cuento” o “historia”, se fueron haciendo carne y tenemos como fuente de mucho a Homero, el juglar que los cantaba de memoria, llegando hasta nosotros a través de la Ilíada y la Odisea y la Batracomiomaquia,

Las tragedias griegas son fuentes de mitos y de historia.
Las fábulas de Esopo y las obras históricas y filosóficas de griegos y romanos, van enriqueciendo el acervo cultural tanto helénico como itálico..
Las pictonisas del Oráculo de Delfos, hicieron historias e historia, porque a los que las consultaban les cantaban lo que iba a ocurrir.Los hombres con tal de que no ocurriera lo que les predecía la pictonisa, hacían todo lo posible para que tal niño no naciera o que muriera y este, por el “deuxest machina” los llevaba a cometer la tontera de que por tratar de evitar el hecho y después de un mntón de vueltas, terminaba la historia dándose toda la vuelta y se cumplía por una confusión de hombres, personas y personajes y terminaba cumpliéndose lo dicho por el oráculo
Un caso fácil y sencillo para demostrar cómo funcionaba la cosa, había un rey de nombre Layo, casado con Yocasta, al cual el oráculo le dijo que su hijo lo iba a matar.

Cuando Yocasta tiene familia, le entregan el niño a unos pastores para que lo críen, lejos del padre no vaya a ser que se cumpliera la predicción de la pictonisa.

Transcurre el tiempo y en una encrucijada de caminos, Layo tiene un problema con un caminante y termina el caminante, matando al rey Layo.

El caminante, Edipo, en ese episodio mata a su padre, sin saber que es su padre de sangre y las cosas se van dando.
Edipo se casa con Yocasta, y un hija Antígona y otros más, que carga con la impureza incestuosa de su origen, la cual también tiene un duro destino por delante.
Con el decurso del tiempo, se enteran por obra de un adivino, que tenía los dos sexos, llamado Tiresias, el que le dice a Layo que mató a su padre y en consecuencia está casado con su madre, Yocasta.

Se desencadena la tragedia de Edipo Rey, Yocasta con los broches de oro de su túnica se vacía los ojos y de ahí en más es el desastre total.
Seguiremos en el próximo número con otras fábulas y tragedias más concretas, para ir disfrutando el tema.
Las fábulas son una fuente de culturización muy importante, porque de sus mitos descubrimos el origen de muchas cosas.
Recién al vuelo y sin proponérnoslo vimos lo que los psicólogos y psiquiatras llaman el complejo de Edipo y se abre un mundo de conocimientos y el origen del conocimiento que nos sorprende.
El oráculo de Delfos y las pictonisas, son personajes de primera fila en casi todas las tragedias.

Zeus, era un Dios, pero con todos los vicios de los hombres, y por sus aventuras sexuales origina montones de tragedias y de ahí en más vamos descubriendo los nombres de las cosas y el por qué de las mismas.

Más artículos en esta Sección:

Deje su comentario