Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Desmemoriados II

2. Abril 2010 | Por | Categoria: COMOUSTÉ

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por: COMUSTÉ

Cuando hice una columna sobre Paco Espínola, en el acto conmemorativo del Grito de Asencio, nombré a Luis Alberto Fayol (1904 –1965). (Véase Mano a mano con Paco Espínola).

Para ubicarnos bien en el hombre, por favor no confundir con aquel candidato auto propuesto Fadol cuyo nombre aparecía preferente en los baños públicos y en alguna pared (Fadol 47) – era una especie de Domingo Tortorelli pero sin los dineros de Anatolia Manrupe- En unas elecciones nacionales sacó 35 votos, con lista propia. No lo votaron, ni los que le prestaron sus nombres, para llenar los cargos.

Nuestro Fayol fue un artista plástico que cursó estudios conjuntamente con figuras como Héctor Sgarbi, Manuel Carvajal Victorica, María Rosa de Ferrari, su hermana Soledad Fayol, Alfredo de Simone, Amalia Nieto, Alberto Savio, José Pedro Costigliolo, Germán Cabrera, entre muchos otros, claro está que no con todos juntos y en una misma aula o taller.

En la sucursal del Banco Comercial que está en Montecaseros y Garibaldi, tenía una puerta de bronce de dos hojas, con bajorrelieves de Alberto Savio. Un arquitecto o decorador mal informado la cambió por una puerta similar pero de vidrio blindado (que a gusto del diseñador debe ser preciosa) y nadie puede dar noticias de las obras de arte que se sacaron. No quiero pensar mal pero sólo hay dos caminos o deben estar perfectamente fundidas o decorando calladamente la colección de un no desapercibido (esto último sería lo mejor porque algún día puede volver a circular la obra de arte, dado que fundida nunca más). Esto me trae a la memoria un libro de Herbert Read que se llamaba “Al diablo con la cultura” (To hell with culture – 1941)

Volviendo a Fayol hay constancias de la pensión graciable que le concedieron después de muchísimo tiempo a su viuda Fifina (Josefina Bentos Pereira de Fayol – Ley 16091 de 1989), se tomaron nada más que veinticuatro años para votarla, eso si, en el medio hubo varios intentos que no se concretaron no se por qué pitos ni por que flautas.

Siendo muchachos participábamos, puro oídos, de unas peñas culturales de primer orden y que abarcaban múltiples materias como ser arqueología, donde un señor Campá Soler pasaba diapositivas propias, estando a sus dichos, de los palacios aztecas, mayas y eran comentados, desde el punto de vista plástico, por Fayol y otros participantes.

Claro que para uno, profano en la materia, se sentía como flotando en el aire y haciendo fuerza para poder ponerse a rueda. El nivel era muy alto y uno volaba a ras del suelo.

No se tomaba café, como los intelectuales del Sorocabana, sino vino, claro que nosotros vivíamos la época de Teluria, Altamar (de la calle Soriano), donde la negra Mercedes Sosa exiliada de algún gobierno argentino de turno, cantaba por el placer de cantar y el cachet era el vino.

Era un ambiente de bohemia total, nada era por interés a nada excepto a la cultura. Íbamos forjando nuestra educación con nuestras limitaciones con los grandes en el más amplio sentido de la palabra, los cuales no se daban el pisto de tales, porque eran de verdad y no precisaban abrir la cola como el pavo real.

Cuando terminábamos allá en Punta Gorda (René y Palmas y Ombúes), pendientes del 142 para llegar a nuestras casas, Fayol nos decía:

¿Lo pasaste bien? ¿a gusto?

Por supuesto que lo pasamos muy bien.

“Entonces volvé cuando quieras” era su respuesta. “Y si no estuviste a gusto o lo pasaste mal – no vuelvas”. Clarito.

Hay cosas que pasan en este país que no las arreglamos con fitina (un producto que se tomaba para la memoria – claro que habría que acordarse de tomarla).

En el país de la mala memoria hay una frase que todo el mundo dice y repite sin saber nada de Fayol.

“Es como el carro del Chaná – Fuera de concurso”. Este famoso carro alegórico que patrocinaba la empresa vendedora de café, no podía competir en los concursos de la Intendencia Municipal de Montevideo, porque los había ganado todos y para que tuvieran chance los otros se le distinguió con esta distinción y exclusión ad vitam.

Este señor que vivió su vida de la docencia y de algún cuadro que alguien le compró era nada más ni nada menos que el que diseñaba el Carro del Chaná.

Busqué en Google y encontré infinidad de entradas referentes al carro, al fuera de concurso, pero eso sí, ninguna lo vincula al autor con su obra.

Somos un pueblo con muy mala memoria pero los que lo conocimos a Luis Alberto Fayol sabemos muy bien que, él en sí, era un fuera de concurso.

Más artículos en esta Sección:

8 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Aún se dice lo de “estas como el Carro del Chaná” y ahora se quien lo construyó, esa parte me gusta para cuando hable con algún desmemoriado. Hay otros dichos populares cono “Clavau dijo cañete 14 y 2 son17” -por ejemplo que tampoco nunca supe que quiere decir ni de donde salio. Y los que lo dicen, que ya quedan menos, tampoco tienen idea. Saludos

  2. Ahora quien ponga Fayol en google, va saber quien diseñó el Carro el Chaná. Después de todo era un ganador. Por eso no lo dejaban competir en el desfile de carros alegóricos.Creo que el artista se merecía este reconocimiento. Con Fayol ya no vamos a estar “Desmemoriados”.

  3. hola, tarde pero llegué. Soy nieta de Savio, y me gustaría saber cómo conocés su obra, dado que está muy poco difundida.

  4. Comprometido en difundir y apoyar, por suerte afiín con ciiterio de Arqtos. portuarios, Mural de LUIS FAYOL, – PRESENCIÉ SU INICIO AÑO 60 construido en “cor nisamiento”pesado, transversal del corredor enbarque de pasajeros de anteriior recepción por muelle de ultramar, gemelo a 100 m. del de cabotaje: monta a caballo longitudianlmente dicho muelle. Observaba bosquejo en tríptico de 2m,. busqué años atrás esa mini joyita, por todos los rincones por demolición reforma del edificio Por tal motivo fue necesario repararlo de algunas heridas, hará unos quince años, por un pintor encargado de mantenimiento en el área. Regresó a Bs. As. hace tiempo. Se recuerda su apellido Zalayeta. Parece que coincide con el mismo que pinta los murales de la Adm. de Puertos de Montevideo? . Agradezco la iniciativa y posibilidad de ampliar trayecto vivencial y hombría de la planta, y no puede ser menor la poisibilidad de encontrarnos para cobijar un patrimonio identificatorio de nuestras raices. Prof. Juan Carlos Silvestri. Docente en Exp.Plástica, mención en Salón de Otoño de San José, alumno de Dumas Oroño, Ex director del Liceo Dptal. de Colonia. Nota: promoveré, invitaré a plásticos, instituc. educativas,alumnos, a través de Paseo Guiado (actualte. soy G. de Turismo) y el martes hare un comentario por Fm Claridad 9090 hora 9.30 un rescate del arte mural de Colonia del Sacramento.partiendo del tema que nos ocupa..A vuestras gratas órdenes.amigos de El Reporte-Radio Online.. La semana próxma. estaré por Capital.// Dom: Manuel Lobo 430. Colonia del Sacramento- tel 4522-4304. Móvil:

  5. Corrijo parcial error sobre el pintor que “retocó Mural de Luis A. Fayol (1904-1964/5)en su contorno, por reforma del corredor pasaje de turistas, en el primer edificio creado en Colonia, por el Ministeriode Transporte y Obras Públicas(1959) como estrategia de promoción turística, donde se inicia o incrementa la folletería en ese pasaje que mayormente continuaba a P. del Este. – El pintor Zalayeta, ejecutor en los muros del hall del edificio portuario de Montevideo, estuvo en el puerto de Colonia, pero el Mural de Fayol se conservaba intacto, como expresara antes, restaurado anteriormente por un pintor que hacía mantenimiento en el Puerto de Colonia; no recordamos su nombre, allá por los años setenta. luego emigró a la Argentina. No es imposible saber de su paradero, quizás asociado al destino del tríptico que practicara Fayol como “guía” de su obra. Me atrevo a opinar, como artista plástico y ex docente en Historia del Arte, que este mural merece considerarse como gran obra plástica moderna, conjugando la impronta de la 2da.mitad del S.XX,y apuntar a declararle Patrimonio Nacional o Dptal., y por el tratamiento de planos superpuestos, traslúcidos, ritmos lineales oblicuos, tan genialmente ordenados en un sentido cósmico por las curvas en limites laterales (12 m. de longitud) que permiten recuperar a cierta distancia, el espacio, racional o emotivamente integrado. En.simbología la espada del conquistador y las cruces en velamen del navío. asociados al campanario en vacío que deja la curva de avisador aborigen, titilan en original alegoría que invita a la contemplación, tenga sol del este, del oeste, o en día nublado, porque se trata ni más ni menos que del origen de nuestras raíces, de las pérdidas culturales aborígenes, o la presencia de un imperio. Clasificaría tal obra alegórica, que por temática, no elude la repre-
    sentación de la figura humana, inperdible la expresión de la indígena que protege a hijo en
    brazos, figurativa cubo futurista(dinámismo incorporado). Sería tremendamente importante, hoy
    ante tanto parecer individualista, falta de comunicación y ensayo tribal, plantear diferentes criterios con alumnos, docentes, artistas-artesanos, en una rueda de “Teluria”, recordando a la Negra Mercedes Sosa, y como cachet, acompañando el buen humos con un tintillo . Juan Carlos. Los espero en Colonia del Sacramento, soy medio burgués, pero las pasé todas .
    Tengo 75 pirulos.

  6. Quisiera obtener más información sobre obras de Frayol, y alguna referencia a esta que está ubicada en el puerto de Colonia y que no será demolida, si todo el mundo se entera. Le paso algo de lo que hemos publicado:
    ¿Y si salvamos el mural del puerto?
    No recuerdo cuánto tiempo hace ya de las primeras conversaciones que mantuvimos con mi siempre recordado Heroídes Artigas, acerca del mural que adornaba el ingreso de pasajeros en el edificio hasta entonces más nuevo del puerto, hacia el muelle llamado pretenciosamente, de ultramar. Confieso que no recuerdo el nombre del autor (ahora sé que es Luis Fayol) y menos aún del acertado funcionario que lo mandó a pintar. Es una de esas obras de arte que lo son –al menos a los ojos de los que tenemos una cultura regular- más por el afecto que por los valores, técnicas, uso de colores u alegorías, aspectos que sí pueden juzgar los especialistas.
    Como simple ciudadanos de Colonia, que crecí viéndolo y siento que es un elemento de nuestro patrimonio, no una propiedad de la Administración Nacional de Puertos. Recuerdo llegar a Colonia de algunas vacaciones y al pasar por aduana antes que mirar a la familia, voltear para darle una mirada, casi un “gracias” por la bienvenida, o por volverlo a ver allí.
    El tiempo pasó y las necesidades de la terminal portuaria también y al paso de las obras del nuevo edificio, inexorablemente llegaría la hora de decidir que hacer con el mural alegórico.
    Lo primero que se les ocurrió a los ingenieros fue tirarlo abajo. Pero esto no gustó en las autoridades locales que, al cabo, tienen la misma visión y si se quiere, igual sentimiento, que los demás colonienses.
    Así que lo que hay que hacer es desarmarlo, de la manera más prolija y delicada posible, gastar la pared anterior, cortarlo con sierras de alta velocidad y mantenerlos en el aire, seguros para evitar cualquier caída, para luego instalarlo en otra parte del puerto, reparando las pequeñas imperfecciones que surjan a la vista.
    Nos sumamos –aunque con Heroídes empezamos hace años- a todos quienes proponen algo parecido.
    Recordemos que en 1944, Torres García y sus alumnos pintaron 27 pinturas constructivistas en el hospital Sanit Bois; el tiempo hizo los suyo, la desidia de muchos también y varias obras se perdieron para siempre.
    Sin embargo, años atrás con la ayuda de la ingeniería, se encontró el modo de cortarlos, restaurarlos y exponerlos para la posteridad. Este mide 12 metros, pero la empresa no es imposible.
    Eso es lo que merece este mural, y Colonia por supuesto.
    Así que vamos a defenderlo ¡que no!

    Las fotos no se pueden cargar. Mi teléfono es 099 520 501
    Desde ya, gracias

  7. Al igual que con los Murales de Felipe Seade (Florida y Colonia Dl Sacramento) y Daymàn Antùnez (Rosario), que en el momento oportuno salimos al cruce para detener la mano necia que pretendìa borrar arte e historia, tambièn ahora nos uniremos para salvaguardar la imponente obra de Fayol. Estarìa bueno que supieran que gracias a la intervenciòn de un equipo de Tècnicos y docentes de la UPV (España) que acudiò a nuestra solicitud ante el inminente derrumbe del Mural de Seade cito en el Liceo Nº2 de Florida (por demoliciòn del edificio), la Comisiòn de Patrimonio de Mdeo enviò un arquitecto que no sòlo detuvo la obra sino que hizo quitar el lambriz de 15 mt que cubriò por màs de 20 años el mural y del cual nadie tenìa idea de existencia, o sea q lo iban a demoler asegurando que ya no quedaba mas nada de èl, Para el asombro de muchos la obra resurgiò majestuosamente a la vista de todos y fuè nombrada patrimonio, Eso me demostrò que nada es imposible si unimos voluntades y, aprovechando la oportunidad del regreso de dichos tècnicos a nuestra ciudad, quienes estàn haciendo un trabajo de catalogaciòn cientìfica y relevamiento del muralismo del S XIX y XX en todo el Uruguay. .
    Hoy, la restauraciòn,( en la medida que el deterioro de la obra lo permita), del Mural de la Casa de la Cultura serà posible, el arranque del de Florida quedarà planteado, quizàs, y tantos otros empezaràn a surgir a la luz de nuestra sensibilidad. Gracias.

  8. De acuerdo con vuestro criterio, que implica acción en favor de una cultura popular, en el sentido de llegar a la población de todas lass edades y prestarnos a jugar el papel de ENSEÑAR A VER (expresión del maestro Dumas Oroño), más allá de la sensibilidad de temperamentos que asimilan o perciben sólo imágenes que no le producen un desequilibrio a su rutina social. Buena, científica y constante tarea han realizado con murales en Centros de Enseñanza, Tenemos una deuda en general con la pintura mural,Por algo, Raul Dufy y Henri Matisse intentaron en los últimos años la gran decoración mural, desde un fauvismo evolucionado, demostrando haber comprendido la falta de vigencia del cuadro de caballete,¿Los habrá llevado un sentido decorativo del plano? o¿Está mal designado y sólo caben para aquellas que han perdido autonomía.? Gracias estimados amigos y colegas: estaremos haciendo fuerza en próximas convocaciiones…..Juan Carlos.

Deje su comentario