Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

El holocausto

9. septiembre 2011 | Por | Categoria: Los mitos y la historia

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Nico Medes
El Holocausto fue la persecución y el asesinato sistemático, organizado y auspiciado por el Estado Alemán de aproximadamente seis millones de judíos por parte del régimen nazi y sus colaboradores.

“Holocausto” es una palabra de origen griego que significa “sacrificio por fuego”.
Los nazis, que llegaron al poder en Alemania en enero de 1933, creían que los alemanes eran una “raza superior” y que los judíos, considerados “inferiores”, eran una amenaza extranjera para la llamada comunidad étnica alemana.

Durante el Holocausto, las autoridades alemanas persiguieron a otros grupos debido a su percibida “inferioridad racial”: los gitanos, los discapacitados y algunos pueblos eslavos polacos y rusos, entre otros.

Otros grupos fueron perseguidos por motivos políticos, ideológicos y de comportamiento, entre ellos los comunistas, los socialistas, los masones y los homosexuales.

En 1933, la población judía de Europa ascendía a más de nueve millones, y la mayoría de los judíos europeos vivía en países que la Alemania nazi ocuparía o dominaría durante la Segunda Guerra Mundial.
Para el año 1945, los alemanes y sus colaboradores habían asesinado aproximadamente a dos de cada tres judíos europeos como parte de la “Solución final”, la política nazi para asesinar a los judíos de Europa.
Si bien las principales víctimas del racismo nazi fueron los judíos, a quienes consideraban el mayor peligro para Alemania, entre las otras víctimas se incluyen 200 mil gitanos.

Como mínimo, 200 mil pacientes discapacitados física o mentalmente, en su mayoría alemanes y que vivían en instituciones, fueron asesinados en el marco del llamado Programa de Eutanasia.
A medida que la tiranía nazi se propagaba por Europa, los alemanes y sus colaboradores perseguían y asesinaban a millones de otras personas.

Entre dos y tres millones de prisioneros de guerra soviéticos fueron asesinados o murieron de inanición, enfermedades, negligencia o maltrato.

Los intelectuales polacos no judíos fueron perseguidos y asesinados por los alemanes.
Millones de civiles polacos y soviéticos fueron deportados para realizar trabajos forzados en Alemania o en la Polonia ocupada, donde generalmente trabajaban y muchas veces morían en condiciones deplorables.

Desde los primeros años del régimen nazi, las autoridades alemanas persiguieron a los homosexuales y a otras personas cuyos comportamientos no se ajustaban a las normas sociales prescritas.

Miles de oponentes políticos incluidos comunistas, socialistas y sindicalistas, así como disidentes religiosos o filosóficos como los masones, fueron perseguidos por oficiales de la policía alemana. Muchas de estas personas murieron como resultado de la cárcel y el maltrato.
En los primeros años del régimen nazi, el gobierno nacionalsocialista estableció campos de concentración para detener a oponentes políticos e ideológicos tanto reales como supuestos. En los años previos al estallido de la guerra, los oficiales de las SS y la policía encarcelaban en estos campos a cada vez más judíos, gitanos y otras víctimas del odio étnico y racial.

Para concentrar y controlar a la población judía y al mismo tiempo facilitar la deportación posterior de los judíos, los alemanes y sus colaboradores crearon ghettos, campos de tránsito y campos de trabajos forzados para los judíos durante los años de la guerra. Asimismo, las autoridades alemanas establecieron numerosos campos de trabajos forzados, tanto en el denominado Gran Reich Alemán como en territorios ocupados por los alemanes, para personas no judías a quienes los alemanes buscaban explotar laboralmente.

Después de la invasión de la Unión Soviética en junio de 1941, los Einsatzgruppen (equipos móviles de matanza) y más adelante, los batallones militarizados de oficiales de la Policía iban detrás de las líneas alemanas para llevar adelante operaciones de asesinato en masa de judíos, gitanos y oficiales del partido comunista y del estado soviético.

Las unidades alemanas de las SS y la policía, con el apoyo de unidades de la Wehrmacht y de la Waffen SS, asesinaron a más de un millón de hombres, mujeres y niños judíos junto con cientos de miles de otras personas.
Entre los años 1941 y 1944, las autoridades alemanas del régimen nazi deportaron a millones de judíos desde Alemania, los territorios ocupados y los países de muchos de sus aliados del Eje hacia los ghettos y los centros de exterminio, también llamados centros de la muerte, donde fueron asesinados en cámaras de gas diseñadas especialmente para tal fin.

Durante los últimos meses de la guerra, los guardias de las SS trasladaron a los prisioneros de los campos en tren o en marchas forzadas, también denominadas “marchas de la muerte”, en un intento por evitar que los Aliados liberaran a grandes cantidades de prisioneros.

A medida que las fuerzas aliadas se trasladaban por Europa en una serie de ofensivas contra Alemania, empezaron a encontrar y liberar a prisioneros de los campos de concentración, así como a los prisioneros que estaban en el camino en marchas forzadas desde un campo hacia otro.

Las marchas continuaron hasta el 7 de mayo de 1945, el día en que las fuerzas armadas alemanas se rindieron incondicionalmente a los Aliados.
Para los Aliados occidentales, la Segunda Guerra Mundial finalizó en Europa oficialmente al día siguiente, el 8 de mayo, mientras que las fuerzas soviéticas anunciaron su “día de la victoria” el 9 de mayo de 1945.

Después del Holocausto, muchos de los sobrevivientes encontraron refugio en los campos de refugiados que administraban las fuerzas aliadas.
Entre 1948 y 1951, casi 700 mil judíos emigraron a Israel, incluidos 136 mil judíos refugiados de Europa.
Otros judíos refugiados emigraron a Estados Unidos y a otros países.
El último campo de refugiados se cerró en 1957.

Los crímenes cometidos durante el Holocausto devastaron a la mayoría de las comunidades judías de Europa y eliminaron totalmente a cientos de comunidades judías de los territorios ocupados de Europa Oriental.

Más artículos en esta Sección:

2 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Al fin, era hora, faltó decir que buena parte de la “solucion final” el regimen de hitler la consiguió. La 2da guerra mundial no vino porque si; donde se vio una guerra mundial hacia un solo pais o regimen? la guerra fria fue para maquillar otra guerra mundial? fue esa la 3ra guerra mundial, y que me dicen la de japon? fue la 4ta guerra mundial y con los árabes? fueron todas las potencias europeas junto con EEUU…lo mas parecido a una guerra mundial y a lo que TU defines como genocidio “sacrificio por fuego”…si mueren 5 mil , 50 mil o 6 millones es un tema de números el genocidio? Pero si nos metemos mas atras, en siglos anteriores donde no había tanto sacrificio por fuego mas que las quemas de brujas, la barbarie en nombre del emperador de turno conquitaba territorios matando gente sin ningun ideal mas que la codicia.
    Buen articulo

  2. Estimado corresponsal:
    La II Guerra Mundial nunca terminó, porque con el mismo chiche vino Corea, Vietnam, y seguimos hasta ahora, porque a la fría la podemos incluir.
    El tema no termina, ni terminará.
    Un grande de nuestra política, refiriéndose a los homicidios durante la dictadura, dijo que el hombre es el único animal que mata por matar porque las bestias matan para comer.
    Estoy de acuerdo con que el holocausto es un problema de números, podemos irnos a 1912 y tenemos el que fueron víctimas los armenios y así podemos seguir.
    Atentamente.

Deje su comentario