Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

El Huevo de Pascua

28. marzo 2013 | Por | Categoria: Galería

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

PorIara Bemúdez y Waldemar García

Estamos en Semana Santa o Semana de Turismo para los uruguayos, una semana que en todo el mundo se vive con mucha pasión aunque de formas totalmente diferentes.

mona-1_280x330Una de las tradiciones que se han ido extendiendo a lo largo de los años es la de comer huevos el domingo de Pascua. Vamos a bucear un poco en el origen de esta tradición y como llegó a hacerse tan popular en todo el mundo cristiano.
Muchas son las teorías aunque casi todas coinciden en que la causa que originó la tradición de comer huevos el domingo de Pascua fue la prohibición que hubo durante mucho tiempo de no consumirlos durante la cuaresma.

Podemos remontarnos a épocas muy remotas como comienzo de la tradición de comer huevos al comienzo de la primavera. Según dicen, durante el frío invierno septentrional las aves emigraban hacia el sur y no regresaban hasta el comienzo de la primavera para reproducirse. Para los pobladores de esas regiones el poder comer huevos otra vez era un festín ya que las provisiones al final del invierno escaseaban y todavía no había comenzado la temporada de caza y recolección. Indudablemente esto no tiene nada que ver con la tradición religiosa actual pero viene a demostrar que las tradiciones tienen siempre un origen lógico y muy relacionado con la naturaleza.

El origen de la Pascua se remonta al año 1513 A.C., año en que el pueblo judío emprende el éxodo desde Egipto en busca de la Tierra Prometida. A partir de esa fecha cada año los judíos celebran la liberación de su pueblo durante 8 días a partir del 14 de Nisán, que es el mes del calendario hebreo que coincide con marzo y abril.
Para los cristianos la Pascua es la conmemoración de la muerte de Jesús y su resurrección, ya que fue crucificado durante la celebración de la Pascua judía. Comienza con el domingo de Ramos que conmemora la entrada de Jesús al templo y termina el domingo de Pascua o de Resurrección o Pascua Florida. En algunos lugares también se celebra el lunes siguiente como el primer día después de la resurrección de Cristo y el comienzo del período que va hasta el Pentecostés que marca el final de la Pascua.

La tradición de la cuaresma se remonta al siglo IV de nuestra era aunque desde el siglo II ya se practicaba el ayuno los días previos a la celebración de la Pascua de Resurrección. Durante la Cuaresma los fieles habían de guardar ayuno (solo podían realizar una comida diaria) y no podían comer carne, huevos o lácteos.

La prohibición de comer huevos hacía que el primer día después de la cuaresma la gente sacara los huevos que había ido almacenando y los comieran en familia o se regalaran a familiares, vecinos, amigos. Para conservar los huevos se cocían y se dice que para diferenciarlos de los frescos se pintaban. Aunque en algunos países ya se acostumbraba a regalar huevos decorados para las fiestas de primavera.
La evolución propia de la humanidad, la interrelación de las diferentes culturas y religiones han ido modelando y cambiando las tradiciones y mezclando muchas veces tradiciones paganas con religiosas. Los huevos decorados han sido sustituidos por huevos de chocolate, en muchos países está presente el conejo de Pascua que esconde los huevos para que los más pequeños los encuentren.

El conejo de Pascua no es un invento moderno. Tiene su origen en las celebraciones por la llegada de la primavera anglo-sajonas. El conejo, por su fertilidad, era el símbolo terrenal de la diosa Eastre, diosa de la primavera, a quien se le dedicaba el mes de abril. El conejo, como símbolo de Pascua, parece tener sus orígenes en Alemania donde es mencionado por primera vez en unos textos del siglo XVI.

La iglesia católica ha ido a lo largo de los siglos asimilando algunos ritos paganos para convertirlos en cristianos y así cambiarles el significado. La incorporación del conejo como símbolo de la resurrección de Cristo viene dada a través de una leyenda que cuenta que en la cueva en que enterraron a Jesús había quedado encerrado un conejo que fue el único testigo de la resurrección y que para comunicar lo que había visto decidió, ya que no podía hablar, regalar huevos pintados como símbolo de la resurrección.

A partir del siglo XIX, en Alemania, se comienzan a fabricar los primeros huevos de azúcar y chocolate con regalos dentro, tal como los conocemos hoy.
En España, se regala la mona de Pascua, que es una torta decorada y adornada con huevos pintados. En Cataluña, la mona ha ido evolucionando y hoy conviven la mona tradicional de bizcochuelo con otras solo de chocolate. Estas monas de chocolate se han convertido en un reto para los “pastissers”, algunas son verdaderas obras de arte, esculturas casi monumentales.

En Bariloche, Argentina, se celebra la semana del chocolate y este año se elaborará un huevo de pascua de 9.000 kgs., que será el más grande que se haya elaborado.
En nuestro país, oficialmente, no existe la Semana Santa sin embargo es una semana festiva que recibe el nombre de Semana de Turismo, en la que medio país se paraliza y donde creyentes y no creyentes compran, regalan y comen huevos de Pascua como marca la tradición.

No se olviden el domingo de compartir un huevo de pascua con su familia o amigos.

Déjanos tu mensaje o síguenos ahora través de Twitter y Facebook.

carta_20x15ima-twit

Más artículos en esta Sección:

Deje su comentario