Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

El mito de Narciso

16. Noviembre 2012 | Por | Categoria: Los mitos y la historia

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Caronte
En la mitología griega, Narciso hijo de la ninfa azul llamada Liríope, bella como el amanecer, el que se crió amado por su madre como pocos seres han sido amados, era un joven conocido por su gran belleza.

La madre queriendo saber el destino de su hijo, consultó al adivino Tiresias, ser dotado de una especial sensibilidad, por haber sido mujer y luego hombre, conservando las aptitudes de ambos géneros, el que tenía ese poder de adivinación, consultado por la madre si iba a ser feliz, le contestó el predictor “si, si no llega a conocerse”, la madre creyendo que efectivamente y a la ligera que iba a ser feliz, no se ocupó más del tema.

Las doncellas se enamoraban de Narciso a causa de su hermosura, mas él las rechazaba.
Entre las jóvenes heridas por su amor estaba laninfaEco, quien había disgustado a Hera y por ello ésta le había condenado a repetir las últimas palabras de aquello que se le dijera.
Cuando el preguntó se hizo el siguiente diálogo entre Narciso y la ninfa Eco, fue, por tanto, incapaz de hablarle a Narciso de su amor, pero un día, cuando él estaba caminando por el bosque, acabó apartándose de sus compañeros. Cuando él preguntó
Narciso: “¿Está alguien por aquí?”

Eco: “¡Aquí!”
Narciso: “¡Ven!”
Eco: “¡Ven!”
Narciso: “¿Por qué me eludes?”
Eco: “¿Por qué me eludes?
Narciso: “¡Unámonos aquí!”
Eco: “¡Unámonos aquí!”
Narciso: ¡“Moriré antes de que puedas yacer conmigo!”
Eco: “Yacer conmigo”
Narciso cruelmente se negó a aceptar su amor, por lo que la ninfa, desolada, se ocultó en una cueva y allí se consumió hasta que sólo quedó su voz.
Para castigar a Narciso por su honestidad, Némesis, la diosa de la justa cólera o de la venganza, hizo que se enamorara de su propia imagen reflejada en una fuente.
En una contemplación absorta, incapaz de apartarse de su imagen, acabó arrojándose a las aguas y nunca nadie encontró su cuerpo.
En el sitio donde su cuerpo había caído, creció una hermosaflor, que hizo honor al nombre y la memoria de Narciso.

OTRA VERSION
Se trata de una historia moral en la que el orgulloso e insensible Narciso es castigado por los dioses por haber rechazado a sus pretendientes masculinos.
Se sabe que en Grecia había costumbre de relaciones sexuales entre hombres mayores y adolescentes.
Se cree que es una historia moralizante dirigida a los adolescentes griegos de la época.

Hasta hace poco la única fuente de esta versión era un fragmento de Pausanias (9.31.7), 150 años posterior a Ovidio.
En la historia helénica el joven Ameinias ama a Narciso pero es rechazado cruelmente por él.
Como una forma de burlarse de Ameinias, Narciso le entrega una espada, que Ameinias utiliza para suicidarse ante las puertas de la casa de Narciso, mientras reza a la diosaNémesispidiéndole que Narciso un día conozca el dolor del amor no correspondido.
Esta maldición se cumple cuando Narciso se enamora de su propia imagen reflejada en un estanque e intenta seducir al hermoso joven sin darse cuenta de que se trata de él mismo hasta que intenta besarlo.

Entristecido de dolor, Narciso se suicida con su espada y su cuerpo se convierte en una flor, la cual se le llamó Narciso.

OTRA VERSION
En la versión contada por Ovidio, la ninfaEco se enamora de un vanidoso joven llamado Narciso, hijo de la ninfa Liríope de Tespia.
Preocupada por el bienestar de su hijo, Liríope decidió consultar al vidente Tiresías sobre el futuro de su hijo.
Tiresías le dijo a la ninfa que Narciso viviría hasta una edad avanzada mientras nunca se conociera a sí mismo.
Un día, mientras Narciso estaba cazando ciervos, la ninfa Eco siguió sigilosamente al hermoso joven a través de los bosques, ansiando dirigirse a él pero siendo incapaz de hablar primero, ya que la diosa Hera la había maldecido a solo poder repetir lo que otros decían.

Cuando finalmente Narciso escucha sus pasos detrás de él, pregunta: “¿Quién está ahí?”, a lo que Eco responde: “¿Quién está ahí?”.
Y continuaron hablando así, pues Eco únicamente podía repetir lo que otros decían, hasta que la ninfa se mostró e intentó abrazar a su amado.
Sin embargo, Narciso la rechazó y le dijo vanidosamente que le dejara en paz, y se marchó repudiándola.

Eco quedó desconsolada y pasó el resto de su vida en soledad, consumiéndose por el amor que nunca conocería, hasta que solamente permaneció su voz.
Por lo que se refiere a Narciso, un día sintió sed y se acercó a beber a un arroyo.
Al verlo, se fascinó por la belleza de su propio reflejo, sin atreverse a beber por miedo a dañarlo e incapaz de dejar de mirarlo.
Finalmente murió contemplando su reflejo y la flor que lleva su nombre creció en el lugar de su muerte.

En algunas versiones, sin duda influenciadas por la versión helénica, se dice que otra muchacha que también había sido rechazada por Narciso rezó a la diosa Némesis para que lo castigara por su vanidad.

En otras versiones se dice que Narciso es atormentado en el Inframundo contemplando un reflejo que no corresponde a su amor.

NARCISMO
Un héroe beocio cuyo mito precavía a los muchachos a evitar ser crueles con sus amantes.
Narcisismo es una alusión almito de Narciso, amor a la imagen de sí mismo. Amor que dirige el sujeto a sí mismo tomado como objeto.
Sigmund Freud introdujo dicho concepto en el área del psicoanálisis a través de su obra Introducción del narcisismo, noción que ya había utilizado con anterioridad en su obra, pero con una definición más difusa.

Si bien se puede aludir a una serie de rasgos propios de la personalidad normal, sin embargo el narcisismo puede también manifestarse como una forma patológica extrema en algunos desórdenes de la personalidad, como el trastorno narcisista de la personalidad, en que el paciente sobreestima sus habilidades y tiene una necesidad excesiva de admiración y afirmación.
Estos desórdenes pueden presentarse en un grado tal, que se vea severamente comprometida la habilidad de la persona para vivir una vida feliz o buena al manifestarse dichos rasgos en la forma de egoísmo agudo y desconsideración hacia las necesidades y sentimientos ajenos.

En su uso coloquial designa un enamoramiento de sí mismo o vanidad basado en la imagen propia o ego.
La palabra procede del antiguo mito griego sobre el joven Narciso, de especial hermosura, quien se enamoró insaciablemente de su propia imagen reflejada en el agua.

La psicología humanista considera que el narcisismo patológico coincide con autoestima baja o errónea.

Más artículos en esta Sección:

2 comentarios
Deja tu comentario »

  1. El narciso le pega mas para las mujeres que a los hombres, fijate cuanto demora en bañarse y arreglarse las mujeres y te vas a dar cuenta, se prueban todo el placar entero de ropa para quedarse con la que eligieron primero, compran ciento de productos para maquillarse todos repetidos, no se porque se le antoja que narciso era hombre.
    Tiene razón las historias griegas.

  2. Tienes toda la razón Alvaro, mi mujer pone el despertador a las 5:30 a.m. y empieza el tema. El cigarrillo en la cocina frente al extractor, desayuno light, con café on leche y u a tostada, operativo baño. operativo cambio de cartera, lleva más trabajo que un cambio de ministro, pinturas varias manos sin enduido, saliendo vuelve al baño para alguna extra. Horavde salida aproximada 8 u 8:30 a.m. El que venga atrás necesariamente llegará tarde.

Deje su comentario