Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

El número uno en lápices

14. Septiembre 2012 | Por | Categoria: Galería

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Iara Bermúdez
Más de 14 mil incluyendo el del presidente Obama, presenta el coleccionista más grande del mundo en su museo. “Ella me da dos, uno para la colección y otro para escribir”. Su maestra hace 53 años atrás contribuyó para que obtuviera hoy el 5to. record mundial Guinness.

Nos trasladamos al km 167 de la ruta 1 a un museo muy curioso para entrevistar a su dueño, un empresario uruguayo que también es uno de los coleccionistas más grandes del mundo y el número uno de los lápices; Emilio Arenas.

Descendiente de suizos, su padre comenzó en 1949 a hacer dulce de mandarina y durazno en un tacho de cobre traído de Suiza por su suegro y con azúcar prestada por un comerciante amigo de la región. Los ingresos obtenidos por la venta de estos dulces, después de pagar el azúcar, servían para poder cubrir el presupuesto de una familia numerosa que contaba con 3 hijos ya en ese entonces. Lentamente y con mucho esfuerzo fue creciendo económicamente como también su familia con la llegada de 3 nuevos retoños.

Los mayores ayudaban en el trabajo familiar repartiendo leche puerta por puerta. Con el excedente de la leche comenzaron a hacer dulce de leche también para la venta.
Emilio Arenas, un hombre sencillo, simpático, humilde, es el segundo de los 6 hermanos. Se levantaba a las 5 de la mañana para poder entregar, junto a su madre y hermano mayor, la leche, antes de ir a la escuela que comenzaba a las 10 hs. Los vecinos lo conocían por su apelativo: “el Lecherito”, y muchos de ellos ni siquiera conocían su nombre.

El niño coleccionista
Tenía 11 años cuando comenzó la colección de lápices. Emilio nos cuenta:”Le fui a sacar punta al lápiz y me di cuenta que otro como ese no iba a tener. Le pido prestado uno a la maestra y le digo que voy a comenzar una colección y ella me da dos, uno para la colección y otro para escribir.
Los años fueron pasando… en 1969 Emilio se casó con Reina Nidegger, una joven de 17 años descendiente de suizos.

“Tuvimos que lucharla y mucho, ordeñábamos vacas, aprendimos como hacer el grano de la cuajada para el queso con la mano y con el pie mover el cochecito de los hijitos”. En 1980 su padre Eduardo Arenas falleció y Emilio se hizo cargo de la granja. Con mucho esfuerzo compró la parte de su madre y de sus 5 hermanos. “Compramos después de la sucesión una pequeña caldera a leña y 2 pailas de cobre de 300 kgs. cada una que con el tiempo se transformaron en 6 de entre 300 y 800 kgs. Hoy día continuamos elaborando productos artesanales como lo hizo en un comienzo mi padre”.

Una disciplina de 53 años
Hoy Emilio con 64 años, transformó su pasión de coleccionista en un museo de “curiosidades”. Considerado uno de los más grandes coleccionistas del mundo, tiene en su haber varios records Guiness.
53 años hace que Emilio colecciona lápices, reuniendo más de 14000 unidades actualmente. En el año 2002 con 5500 lápices consiguió su primer récord Guiness. En el mismo año fue invitado por la empresa Faber-Castell a recorrer su planta en Alemania. Y en el 2011 lograría el 5to Guinness con 14.552 lápices en su colección.
-¿Qué nos puede decir sobre eso?.

–“Me llevaron a Alemania y fue un orgullo visitar la fábrica en Nürenberg, fui recibido por el conde Anton Wolfgang von Faber-Castell quien me hizo un montón de obsequios y me atendió a cuerpo de rey. Me hizo sacar una foto publicitaria y me dijo: “Esta foto va a recorrer el mundo y ud. va a recibir muchos lápices”. Nunca imaginé que me llegaran tantos lápices. Llegan de todas partes del mundo; el conde tenía razón, en solo 5 años la colección se duplicó. En el año 2005 como la colección de lápices había crecido bastante me presento nuevamente y también obtengo el récord Guinness”.

Recibe donaciones de personas de todo el mundo, de Alaska, de Pekin, de los lugares más insólitos, nos dice, fue a diversas embajadas para que le tradujeran las cartas que le llegaban acompañando los lápices. Su colección incluye 1600 lápices de propagandas comerciales brasileños, varios con inscripciones de jeroglíficos egipcio, un lápiz de 17 mm. del que hay solo 10 en el mundo y los otros 9 están en poder de Faber; uno de 1,10 mts. de largo procedente de la ciudad brasileña de Itú en el estado de San Pablo. En la colección se encuentra también una caja de madera que en su interior tiene 36 lápices dedicado a los presidentes estadounidenses, de Washington a Kennedy, donados por una señora de Illinois, Estados Unidos.

“Hace muy poco recibí un lápiz del actual presidente estadounidense, Barak Obama, pudiendo así completar los lápices de los presidentes norteamericanos. Felipe, el príncipe de Asturias, también me mandó sus lápices”.
En el 2010 con 11800 lápices ganó su tercer Guinness.

Otras colecciones
En su granja, ubicada en el km. 167 de la ruta 1 en el departamento de Colonia, ha instalado un museo que impresiona a todo aquel que lo conoce, llaveros, lápices, latas de refrescos, frascos de perfume, ceniceros, cajas de fósforos, objetos antiguos como planchas, cajas registradoras, radios, y el primer tacho donde su padre hizo mermelada, son algunas de las muchas colecciones que se encuentran en este fantástico espacio.

La perseverancia y paciencia, junto a la obsesión, hizo a Emilio, hoy un abuelo feliz con su hazaña, ir un poco más lejos con sus colecciones. Actualmente posee más de 25.000 llaveros con los que en el año 2005 obtuvo otro récord Guinness. En seguida se presentó con 9.130 cajas de fósforos, y consiguió un nuevo récord Guinness.
Este año Emilio desea batir un récord nuevo, el séptimo, con sus más de 4.100 ceniceros.

El Reporte, le pregunta: ¿Aparte de la pasión por coleccionar, gana dinero por esto? “No en esto no se gana nada de dinero, no te envían dinero por obtener un récord, solo es la satisfacción personal. No hay ni exoneración de impuestos, no hay beneficios, solo decir tengo un récord Guinness. Y que te conozcan en todo el planeta. Los coleccionistas somos así, lo que se recibe es gratitud, esto es como un vicio que no hace daño”.

Una granja con mucho para ver
Declarada de Interés Turístico Nacional por el Ministerio de Turismo y de interés Departamental por la Intendencia de Colonia, la familia Arenas tiene aparte del museo, la degustación y venta de sus productos artesanales. Cuenta con una reserva de fauna autóctona y desde hace poco, han comenzado a coleccionar automóviles antiguos.
Un lugar excepcional, diferente, que encanta a todos, niños y grandes. Una pasión compartida, un esfuerzo sin límite que día a día aumenta y entusiasma.
¿Quién de nosotros en algún momento de la niñez no comenzó a coleccionar algo? Servilletas, figuritas, cajas de cigarrillos, autitos, muñecas, en fin algo…. y allí quedaron guardadas o exhibidos en nuestra casa o en nuestra memoria.

Finalmente al preguntarle a Emilio cual es su receta para el éxito, con una gran sonrisa dibujada en sus labios nos dice: “tener mucha paciencia, perseverancia, y ser obsesionado por esto (y nos apunta hacia los lápices), indispensables para el desarrollo cultural del mundo.
Localizada en el Departamento de Colonia por ruta 1 km.167 y a pocos kilómetros de Colonia de Sacramento, granja Arenas es sin duda un ejemplo más del esfuerzo, la perseverancia, el sacrificio y la tradición familiar. Hoyen día tienen el reconocimiento general por estas maravillosas colecciones estupendamente exhibidas, y por la difusión de nuestros quesos, dulces y nuestra tradición gastronómica.

Más artículos en esta Sección:

16 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Muy linda tu nota. No he estado nunca en esa granja-museo, pero cuando haga algún nuevo viajecito turístico por el oeste, voy a pasar a visitarla. –
    Gonzalo. –

  2. Indudablemente, un otro artículo absolutamente O R I G I N A L, …y por demás ilustrativo. Muchas gracias a vuestra periodista, pues ha logrado que yo, -a medida que avanzaba leyendo-, me sintiera transportado a mi infancia, período en que con verdadera devoción, intentáramos mantener y enriquecer cada vez más nuestra colección de estampillas de correo, pasión que luego, con los años, se fuera decantando, hasta perderse… no sin dejarnos algunos cuantos recuerdos imborrables. …y especiales felicitaciones al Sr. Arena y familia, por su paciencia y conducta ejemplares.
    Una vez de vuelta al Presente, me doy cuenta de la enorme cantidad de ”tesoros” subyacentes dentro y fuera de nuestras fronteras, aguardando la llegada de ser ‘hallados’ para ser exhibidos a todos nosotros por sus ”descubridores”; tal cual el caso de I. B., vuestra periodista.

  3. Que linda historia !! a pesar de conocer la Granja , a Don Emilio , un gran hombre y anfitriòn y la colecciòn , èste artìculo me emocionò por la forma en que la periodista narra la historia .
    Iara , mis felicitaciones para vos , porque con cada nota , nos hacès vivir las historias.
    A los que no conocen èstos lugares , sugiero que traten de ir .
    mis felicitaciones al Reporte y a Iara , por dar a conocer cosas tan lindas.

  4. que buen reportaje , de granja colonia o arenas , obra del coleccionista don emilio arenas
    entre esa coleccion se encuentra un lapiz que dono al coleccionista , muy pequeño y antiguo , esta en la vitrina donde se encuentra el que dono el conde faber de alemania al mayor coleccionista del mundo , un uruguayo ………un lugar carismatico , unico , lindo
    felicitaciones a la reportera muy bueno

  5. Re-interesante la información!! Está bueno, ya que no hay mucha difusión de los valores personales uruguayos. No sabía que existía algo semejante.
    Felicitaciones a la familia Arenas y a la periodista por dar a conocer este tipo de acontecimiento. Me encantó!

  6. Espectacular la nota y narrada tal cual como fué y es la vida del coleccionista.
    Felicitaciones a Iara, pues describió la historia de forma que el que no conoce el museo lo imagine.
    No se pierdan y vengan por Colonia, Patrimonio de la humanidad, donde además hay patrimonios culturales como éste museo a la vista del mundo.

  7. Excelente nota. Redactada de una forma atrapante. Casi un cuento. felicitaciones. Y un descubrimiento en cuanto al tema.

  8. Muy interesante el reportaje. Nos ha gustado mucho saber q en Uruguay hay personas q aun se interesan por hacer estas cosas. Felicitaciones a la reportera.

  9. Un agradable y original reportaje Iara, desconocía esa granja y sus tesoros escondidos. Cuando esté por Colonia voy a visitarla, Felicitaciones a la familia Arenas por su constancia y a la reportera por su reportaje

  10. Excelente nota, original y positiva. Gracias, a esta periodista que nos muestra cosas nuevas e interesantes. Muy buen reportaje. Adelante!

  11. Buenísima, Iara, me dieron ganas de volver!

  12. muy linda tu nota iarita y muy diferente,me encantaria visitar la granja de Don Emilio , nuevamente felicitaciones a la reportera 🙂

  13. VISITE LA GRANJA , EL JUEVES 14 DE FEBRERO DE 2013 , PORQUE UNA PERSONA ,LE SUJIRIO A MI ESPOSO , LE COMENTO DE EL MUSEO QUE ALLI SE ENCONTRABA , Y AHI FUIMOS CON NUESTRAS HIJAS . Y NOS ENCANTO ES UN BELLO LUGAR , ADEMAS COMPRAMOS DULCES , QUE ESTAN MAS QUE RICOS .

  14. Prosím ozvi se. Cjtěl bych s Tebou měnit tužky !!!
    Ahoj Vláďa
    sběratel tužek

  15. Emilio, para mí es usted un referente y un maestro, quiero felicitarle desde Sevilla España, mi gran ilusión es visitar su museo del lapiz.
    Por mi parte voy caminando con mi colección por Europa y disfrutando de este bonito mundo del coleccionismo.

  16. Stálejsi se neozval, prosím naprav to. Mám spoustu tužek na výměnu !!!

Deje su comentario