Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Intrusos pero no el de Rial

2. septiembre 2010 | Por | Categoria: Entretenimiento

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Lorenzo Olivera

Estando a los dichos del infaltable Platón “el hombre es esclavo de sus palabras” y aplicando otro aforismo “quien calla otorga” me corresponde precisar que:

Sean Connery y Kim Basinger en James Bond (Nunca digas nunca jamás 1983)

El primero va por mi persona, respondiendo al llamado que hice al final del artículo pasado que fue acompañado por las Sras. Carmen y Rita y por Mongo y el segundo por los que no opinaron.

Empezamos descartando a Mongo que según su planeamiento le viene bien o mal cualquier cosa. La Sra. Carmen no tuvo en cuenta que, unas ediciones atrás, El Reporte tuvo un artículo sobre James Bond, en el cual se elogiaba largamente la persona de Sean Connery y volver a él en el artículo pasado no aportaría nada y sería superabundante.

El artículo en sí buscaba abarcar una parte del humor en el cine y tocó los dos extremos al gran Charles Chaplin y a los desastrosos “Tres Chiflados” que para desgracia no eran tres sino que fueron seis y abarcaron como 50 años la pantalla y todavía los siguen refritando.

En dicho artículo, como correspondía en su día, se homenajea a Sir Sean Connery por sus ochenta años de edad.

Cumpliendo con lo solicitado por la simpática Rita empezamos el tercer artículo sobre Sean Connery y en lo que refiere a su vida privada, sus deslices, sus conquistas.
Lo siento mucho, la vida privada de Sean Connery, estando a lo trascendido es casi tan inmaculada como la madre Teresa de Calcuta, con la diferencia de que ésta estaba rodeada de la miseria imperante en la India y él de las “Chicas Bond”.

El zorro siempre se va a portar mejor en el zoológico que en un gallinero.
El que lo odie más, puede agraviarlo o agraviarse, diciendo que en un reportaje que la Revista Variety publicó en 1993, reconoció no ver nada malo en pegarle a una mujer siempre y cuando sea como reprimenda o correctivo.

El gangster Johnny Stompanato junto a la (Diva) Lana Turner

Asimismo en 1958 en Londres fue amenazado por un hombre armado Johnny Stompanato, persona muy celosa, a quien Connery logró desarmarlo y expulsarlo del estudio. Stompanato era el amante o algo similar de Lana Turner, que fue asesinado por la hija de dicha actriz Cheryl Crane, quien a los 14 años lo apuñaló. Claro que los celos, como suelen ser enfermizos, tal vez no tuvieron nada que ver con un hombre de la talla de un Mr. Universo como Connery y Lana Turner, pero el episodio existió.

Reiteramos estamos hablando de un hombre que salió tercero en el Concurso de Mr. Universo, ocupó hasta que quiso el rol de James Bond, personaje que supo abandonar inteligentemente porque se estaba devorando al actor. Cuando imaginamos a Bond vemos necesariamente la cara de Sean Connery.

Por supuesto que muchísimos paparazzi habrán intentado pescarlo infraganti delicti y no lo lograron o no trascendió. Estar rodeado de las chicas Bond y que no haya una foto indiscreta es una cosa poco común, pero así fue.

Las fotos de su actual esposa, porque quedó viudo de su primer matrimonio, sin tener ni siquiera un divorcio con escándalo de por medio, lo muestran con Micheline Roquebrune, la cual es una señora de provecta edad, que la representa tal cual y sin ningún maquillaje y si lo tiene no le hizo efecto. Dicha señora le queda suficientemente chica en tamaño, podría ser una hermana mayor, al lado de un muy bien conservado octogenario, que luchó toda la vida con esa calvicie que ahora le voló las parruquetas de los tiempos de James Bond.

Si yo fuera Jorge Rial, el argentino de Intrusos, estaría fabricando un gallinero para que lo cuide el viejo zorro, pero Lorenzo Olivera no tiene ningún elemento de juicio para no decir que Sir Sean Connery es un auténtico caballero, de conducta intachable, aunque tampoco tendría nada que objetar si no hubiera llevado una vida tan recatada, porque sólo se vive una vez y no dos veces como el título de la película de James Bond.

Cambiando de tema y poniendo la tracción en las cuatro ruedas cambiaremos de personajes, tratando de no molestar a nadie, pero lo prometido es deuda y hay que saldarla lo más correctamente posible, con las limitaciones que nos da el tiempo y el espacio.

Cambiando los personajes tenemos dos actores que andaban a las trompadas en todas las matinées y ahora en los canales Retro.
Aclaro que tomo solamente dos, porque hay que ponerle límite a las cosas y de actrices nos encargaremos en otro artículo.

Los grandes estudios de Hollywood gastaban fortunas para evitar que trascendiera la promiscuidad de sus galanes o la delincuencia de los justicieros.

El director Howard Hawks hizo el siguiente comentario a propósito de la técnica de uno de ellos: “Si alguna vez le veía en compañía de alguna muchacha agraciada, arrastrando los pies, con aire muy tímido y con la mirada baja, me decía a mi mismo. Vaya la serpiente vuelve a atacar”. Su actitud de muchacho tímido le daba muy buenos resultados

A esta técnica yo la llamo la del pescador. Tira la carnada y caña en mano espera que el pez pique, si no pica, vuelve a encarnar el anzuelo y a esperar por otra mojarra. Es totalmente distinta a la del cazador, que carga el arma, apunta y dispara, si pega, pega y si erró a otra cosa.

Entre mis conocidos había uno feo como pisar caca descalzo, que le decíamos Vittorio, -por Vittorio Gassman, en aquella inolvidable película en que no dejaba títere con cabeza-, que en el tramos de la plaza Cagancha, del lado sur, de cordón a cordón, se trillaba a todas las que pasaba, en una hora podían ser 20, 50. Le reprochábamos la falta de respeto a sí mismo y su pérdida de tiempo como un gil y contestaba, “no importa, siempre alguna cae”.

La serpiente al acecho relacionada precedentemente era nada más, ni nada menos que el “en la pantalla” serio y sobrio, el de “A la hora señalada”, “El sargento York”, “Solo ante el peligro” y 92 películas más.

Gary Cooper junto a Helen Hayes en Farewell to arms (1932)

Algunos cínicos repiten como tontos o para justificar su inoperancia, “dónde se trabaja no se manipula”, lástima que no se lo dijeron en tiempo y forma a Gary Cooper.

Helen Hayes manifestó que hubiera abandonado a su marido si Cooper se lo hubiera pedido durante el rodaje de “Adiós a las armas”. Marlene Dietrich estuvo enamorada del hombre y el galán que tenía la abandonó y se casó con la bebida hasta la muerte.
La Warner Bros, no distribuyó durante dos años la película “La exótica”, por temor a las ardientes relaciones entre Ingrid Bergman y Cooper y que tal hecho diera lugar a un doble divorcio y al diablo con la taquilla de la película. Ingrid que en ese entonces estaba en su plenitud y era una bellaza no común, declaró: “Todas las mujeres que le conocían se enamoraban de Gary”.

Lupe Vélez “la fierecilla mexicana” duró menos de 24 horas en caer y paro de contar porque es más de lo mismo.
De las 95 películas debe de haber sacado un buen dividendo si las cosas eran como las cuentan las propias interesadas y conste que no dije víctimas.
La inocencia infantil, con la vieja al lado, nos llevaba a ver el personaje y no al actor, el guión y no la vida privada.

Otro que nos lo vendieron por bueno y era de lo peor fue Errol Flynn. Oriundo de Tasmania, al igual que el monstruo negro, peludo y pelado con el mundo, ese que se come todo.
En su juventud lo tuvieron preso unas cuantas veces y no fue pasto de los tiburones por esas cosas que tiene la vida.

Terminó la secundaria y se pasó los años siguientes viajando por los mares del Sur.
Robó algún que otro barco (velero) cargado de copra (materia prima para fabricar el aceite de coco).

Siempre fue un fugitivo y sumamente audaz.
Por las vueltas de la vida conoció al productor cinematográfico Charles A. Chauvel. Cuando dije audaz me quedé corto, firmó contrato para el papel de Fletcher Christian en “In the wake of de Bounty”. Él no tenía nada que perder.
De ahí en más firmó contrato con la Warner Bros y se pasó 15 años, interpretando el papel de héroe, en películas de acción y aventuras de ambiente marinero, de carácter histórico o de guerra.

Errol Flynn en Robin Hood

Flynn se interpretaba a sí mismo.
Hubo sospechas serias que colaboró con los nazis y con los japoneses en la II Guerra Mundial, pero no lo tomaremos en cuenta por estar en la época del macarthysmo.
En lo que respecta a sus amores, era jactancioso, cosa poco varonil, porque un hombre no debe contar sus aventuras sexuales en desmedro de una dama o de muchas.

Hay muchos psicólogos que pretenden justificar esta actitud. A mi criterio no hay interpretación psicológica que valga, se interpretaba a sí mismo, un tipo sin escrúpulos, con los valores un tanto o bastante tergiversados.
Sus extravagancias sexuales le servían tanto con mujeres, como con animales, hacerlo en privado o en público y participar de la promiscuidad propia o de otros y también en algunas oportunidades pasivo con muchachos jóvenes mexicanos por dinero, para lo cual cruzaba la frontera.

Le gustaban las menores de 16 y 17 años, como dicen en campaña, “al buey viejo pasto tierno”. Compañero de fechorías suyo fue David Niven.
Alguna denuncia por violación, aunque ese tipo de denuncias en Hollywood, no son violaciones, sino sexo consentido y vienen después los abogados o las familias dolidas a atacar la billetera y con unos dólares se terminó el problema del honor de la niña vejada. Es otra industria, aunque tampoco exclusiva de Hollywood.

También fueron víctimas de sus apetitos Tyrone Power, Truman Capote y tal vez Howard Hughes (que tanto miedo le tenía a los microbios).
Murió de un infarto a los 50 años en un yacht con una joven de 15 años de edad llamada Beverly Aaland, según otros bajo las mismas circunstancias pero en Vancouver, Columbia Británica.

No tuvimos necesidad de armar una filmofragía de los homenajeados en este artículo porque la vida de ellos fue una película protagonizada por ellos mismos.
Si quieren una versión light, de la vida de estos señores, sírvanse buscar en Wikipedia y me quedó en el tintero Clark Gable, no faltará oportunidad, si el tema es de interés. Claro está que era totalmente distinto a los dos relacionados en este artículo.

Espero no haber sido áspero, en demasía, con los héroes de nuestra infancia, pero los méritos los hicieron ellos y no los inventé.
Si se le cayó un ídolo a alguno de nuestros lectores, no se preocupe, porque tenía los pies de barro.

En el video vemos una recopilación de “relaciones blanqueadas” en la agitada vida de Errol Flynn

Más artículos en esta Sección:

11 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Son buenas algunas pelis retro del primer 007 !

  2. Que pinta tenia el mafioso que salia con lana turner¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ La verda es que les quedo muy bueno esto¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  3. Esta muy bien hecha. Mas de una veterana le va a dar algo con ese lado oscuro de Errol Flynn….yo los sigo desde que empezaron con los comic…saludos

  4. Mira que facha la de Sean al lado de esa rubia oxigenada y con cuerpito de Barby….que se vaya a hacer 9 semanas y media y nos deje tranquilo a Mr. Bond q lo vamos a atender bien. jajajaja
    pero cuando David Niven salia con Erro Flyn ya era medio viejo y le gustaban las gurisitas de 16 y 17??????.
    Esta bueno¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  5. El crack era Johnny Stompanato, sabes lo que es vivir temblando mirando atras del hombro! Porque los tipos esos no andan con chiquitas ni van de frente. Te garronean y chau…fuiste com dicen los pibes.
    Buena historia.

  6. Hay…………disculpeme sr. Lorenzo, leo tan mal que no me percaté que se dirigio al comienzo sobre mi comentario anterior sobre Mr. Bond. Yo recuerdo si que se hicieron otros articulos aqi pero para mi siempre es muy poco!!!!!!!¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Muchas gracias Lorenzo por tenernos en cuenta en sus artículos fue muy generoso.
    Muchos saludos

  7. Eran más o menos de la misma edad Errol Flynn con David Niven. Lo bravo eran las tendencias hacia los pares opuestos.

  8. Estimado Lorenzo;
    Le digo antes que nada que hizo muy buena nota. Y no le encuentro para nada algo parecido a lo que hace Jorge Rial. Por lo cual me parecio de muy mal gusto que se mencione a estas estrellas verdaderas y actores verdaderos y sus historias con algo tan frivolo como lo que hace este malicioso porteño. No se si el titulo lo puso usted o algun otro, yo le pondría simplemente historias de astros y estrellas porque es lo que son. Me quedo esperando lo que vendrá en el siguiente numero y el video de Errol Flynn´s mi nieta lo bajó para mi colección personal.
    Afectuosamente Ursula Von Lope

  9. Que tal Lorenzo…gracias por mencionarme en su columna. Primero me ha interesado todo lo que escribio sobre Sean, Gary y Errol, aunque yo hubiera preferido mas de lo que agrega Carmen de Mr. Bond. De todas formas, usted se arregla para contarnos cosas que nos encanta de personalidades que conocemos de nombres….
    Bsos Rita

  10. intrusos habian antes————–pero se ponian la gente en contra matando a los famosos————–y los famosos no les daban notas—————-y se jodian————-ahora son paparasis—————-pero les dan a los de ahora————-y esta bien que se haga algo de antes———-
    Flynn era u héroe y se fue a lo campion————–en su barco con una piba———-GRANDE¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  11. Sra. Ursula von Lope:
    El nombre del artículo es todo un tema. Hay nombres que dicen mucho y no son llamativos para los lectores. Por ejemplo “Una China sin muralla” es referente a nuestra querida China Zorrilla con detalles de su vida y de su ascendencia que la vinculan con los Batlle y los Artigas y lo leyeron dos. En este que lleva por título un mala palabra de todo lo que sea intelectual, tuvo diez lectores que se animaron a comentar, algunos en serio otros un poco menos. Hay un dicho en mi tierra que dice que para saber si la sandía está verde hay que calarla. Me alegro doblemente que le haya gustado porque escribo porque me gusta que los demás compartan el placer que me produce escribir. Nos volveremos a encontrar en algún otro artículo. Que tenga Ud. muy buenas noches.

Deje su comentario