Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

La donación de órganos

9. diciembre 2010 | Por | Categoria: COMOUSTÉ

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por COMOUSTÉ

Haremos una pequeña introducción y profana, porque no somos médicos, para luego entrar en el tema que realmente nos ocupa y preocupa.

El trasplante es un tratamiento médico complejo el cual permite que órganos, tejidos o células sanas de una persona puedan reemplazar órganos, tejidos o células enfermos de otra persona.

En bastantes casos este acto médico sirve para salvar la vida, en otros para mejorar la calidad de vida o ambas cosas.
El trasplante pueden ofrecer muchas ventajas y también sus inconvenientes, como ser desde la cura de una enfermedad, pero también existen inconvenientes a tener en cuenta: como ser el obtener elementos compatibles que no generen rechazo.
Otro elemento muy serio en la materia es el acto medico y todo su entorno que pueden ser muy costosos y con todos los riesgos que conlleva una intervención quirúrgica.

Claro está, que en los trasplantes al paciente le va la vida o la calidad de vida y muchos otros se hacen cirugía, pour la galerie, por el aspecto estético y a otra cosa.
Claro que el que se hace la cirugía estética, presumo que debe estar al tanto de los riesgos que corre, salvo que caiga en manos inescrupulosas y asimismo dicha persona puede levantar su autoestima con un procedimiento quirúrgico, que para muchos es prescindible.

Tenemos trasplantes entre humanos, tenemos trasplantes de seres de otras especies, (como por ejemplo el cerdo), tenemos la sustitución de un órgano que no funciona correctamente por otro que si lo hace y tenemos la agregación de otro órgano sin eliminar el órgano problemático (se suele dar en el trasplante de riñón el que muchas veces se deja el riñón que no funciona o que funciona precariamente y se agrega otro riñón, por lo general en la parte delantera del vientre, por cualquier eventualidad de rechazo o falla del nuevo).

Los trasplantes más comunes son: Córnea, Hueso, Válvula cardíaca, Piel, Pelo, Uñas, Corazón, Hígado, Riñón, Pulmón, Páncreas, y Colon, por ahora, porque la ciencia no se detiene nunca.
Hay dos clases de donantes el que está vivo y consisten en un fluido, tejido renovable o células (ejemplo, sangre, piel, médula ósea), de un órgano (ejemplo, riñón) o parte de un órgano que tiene capacidad de regeneración (hígado).

Y el otro es un individuo fallecido con muerte encefálica, en el cual los órganos a trasplantar, son mantenidos por lo general en forma artificial, con vida hasta el trasplante, mediante técnicas de ventilación artificial y drogas específicas para ello, que permiten que el corazón siga latiendo e irrigando los órganos a ser trasplantados.
Pero el tema nuestro no está en el aspecto médico sino en otros variados temas.
1. Tenemos el comercio de órganos absolutamente prohibido.
2. Tenemos el tráfico de órganos en malas manos y también absolutamente prohibido.

3. La manipulación de órganos, que si bien no es claramente el tráfico de órganos, puede darse el tráfico de influencias y un lugar en la lista de espera puede significar la vida o la muerte.
4. Problemas religiosos porque hay religiones que no permiten la donación de órganos.

5. El régimen burocrático del manejo de la voluntad de los donantes.
Todos al día de hoy están prohibidos o regulados en forma rigurosa por la ley.
Las religiones se han ido adaptando al mundo moderno y las que lo veían como el vilipendio de cadáveres hoy lo ven como un acto de caridad póstuma.
El islam y el budismo depende de las tendencias lo prohíben o no. También tenemos religiones que son minorías en todo sentido que prohíben hasta las vacunas, de trasplantes ni hablar.

El cristianismo pasó de la prohibición a la admisión y el judaísmo tiene sus dudas, pero también lo está aceptando últimamente.
Lo peor y más retrógrado es la legislación en la materia, porque para evitar el tráfico pone un montón de trabas que pueden significar pérdidas de órganos útiles, lo cual significa dos muertes inútiles, la inevitable del eventual donante y la futura del recipiendario.

La ley debería ser absolutamente al revés de lo que es actualmente.
Para donar en estos momentos hay que haber hecho en vida una declaración de la voluntad de donar los órganos o tal órgano.
Lo cual inicia un trámite burocrático de los controles de los donantes y como por lo general los órganos utilizables pertenecen a gente joven, este eventual donante el dilema de la muerte no se lo ha planteado ni por las tapas.
Ahí estamos a la buena voluntad de los parientes doloridos, que muchas veces por ignorancia omiten la donación o por prejuicios se niegan a ella.
Con la proliferación de accidentes hay infinidad de órganos que corren el riesgo de perderse.

Una ley cortita y sin muchas vueltas sería muy útil y daría una agilidad absoluta en la materia.
La misma debe establecer, que a partir de los 14 años, aquellos que no sean partidarios de la donación de sus órganos lo hagan saber en forma idónea, que se reglamentará y en caso de no hacerlo se los considera donantes en el más amplio sentido del término.
Con esta disposición nos sacamos varios problemas, el religioso que si el declarante pertenece a una religión contraria a la donación lo hace saber oportunamente y a otra cosa.

También nos evitamos el dolor de los deudos en el momento sorpresivo del accidente inesperado, si no hubo declaración en contrario todos los órganos útiles están disponibles.
La burocracia no interviene para nada, salvo que salte la declaración efectuada oportunamente por el fallecido.

No atenta, que yo crea, contra principios de la Constitución y obtendríamos órganos para la sociedad, sin que por tonteras o papeleos terminarían siendo pasto de la descomposición del cadáver.
Algo que simplifica no está mal y ponerle freno de mano a los que manipulan con la desgracia ajena mejor, porque al haber disponibilidad de órganos no habrá posibilidades de tejes y manejes.

Más artículos en esta Sección:

2 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Estoy muy de acuerdo con lo que dice este articulo. Hay que terminar con las listas kilometricas para conseguir el transplante porque eso solo lo que hace es aumentar la especulación en los mercados negros del trafico de órganos. Uno de los casos mas sonados no se si alguien lo recuerda fue el del cantante disco Berry White que estuvo creo que 2 años esperando su transplante de riñon y se murio porque nunca le llegó.
    Saludos

  2. escrivo este mensaje para preguntar donde se puede donar organos en pasto porque etoy muy interesado en eso

Deje su comentario