Promocione su empresa por Internet

La Fontana

18. Enero 2013 | Por | Categoria: COMOUSTÉ

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por COMOUSTÉ

Iba hace muchos, pero muchos años tenía un Fiat 600 R, que llegaba alegre por esa misión que tienen los fititos que caminan hasta morir. Si era de aquellos que tenían el motor atrás, que calentaban más que “china en baile”.

dotto-surf-280x210Era en la época en que no se hablaba ni de boya petrolera, ni del “jet set”, íbamos al galpón, que se había transformado en un dormitorio grande y había otro separado más chico que oficiaba de ordeñadero.

De un lado de la carretera, hoy ruta 10, estaba el campo, que oficiaba de pastoreo y del otro había quedado el casco, en una fracción y en otra los galpones antes mencionados, que daban sobre unas barrancas y vegetación arbustiva silvestre y algunas acacias de las llamadas trinervis que alguien las había plantado para sujetar por un lado las arenas y por otro la erosión, algunos pinos y algún otro árbol venido por generación espontánea porque la mano del hombre había faltado con aviso.

El casco muy bien conservado debía ser de principios del siglo XX, tenía algunos paraísos, hortensias y recuerdo el piso de mosaicos bien brillantes por su limpieza.

En él había recuerdos testimoniales que no vienen al caso y materiales que habían dejado los náufragos de un barco, creo que italiano, en una pared había una bandera del barco que no era la italiana, como también algunos trozos de lo que había sido el barco.
Sobre la playa quedaba todavía el corazón de la caldera del mismo que siempre es lo último en destruirse por el mar de los restos de un barco.

La playa era un berberechal, que al romper la ola, dichos moluscos presurosos, trataban de ponerse a salvo bajo la arena, eso creo, porque de la vida de los berberechos no tengo la más pálida idea, salvo que los como crudos en la orilla y siempre termino con acidez estomacal.
Lo hago desde niño, cuando en la rambla sur se podían juntar y comer crudos los mejillones y siempre que veo mejillones y berberechos me tiento y la quedo.
Ni qué decir del arroz con berberechos del Cabo Polonio, en lo de la rubia.

Esos bichos son la única cosa que logra darme acidez, inclusive después de cocinados también.

Me olvidaba también me daban acidez los Richmond sin filtro, pero ya fueron ellos y mi relación con los puchos ya fue.
La playa de Manantiales, que está después del Chorro y actualmente, antes de la boya petrolera, famosa por la fuerza de las olas e inclusive los lugareños decían que es, de los pocos lugares, donde los perros si se meten en el agua se ahogan y ellos, los cristianos, se metían atados con una cuerda a la cintura que la sujetaban dos o tres personas desde el arena seca.

Me he metido hasta donde rompe la ola, antes del escalón y me ha levantado con tal violencia, que me dejó, una vez enhorquetado, en el pescuezo de un grandote, querido gran amigo que ya no está.
Ni me enteré de la distancia recorrida, ni mi víctima me vio venir.
Una vuelta una muchacha cosechó dos baldes, de esos de limpieza, llenos de berberechos y los hizo a la provenzal, al segundo plato tuve que plantar porque se me acalambraron los brazos, de hacer tantos viajes, del plato a la boca, para dejar una magra porción de bicho.

Las almejas navaja son más difíciles de colectar y tienen una cáscara muy débil que se rompe y hay que purgarlas en agua de mar para que pierdan la arena, bastante tiempo e igual al comerlas uno mastica arena permanentemente.

Fui unas cuantas veces al galpón, con el tiempo agarré para otros rumbos, pero siempre me quedó el recuerdo de ese casco de un viejo tambo que vendía leche, creo que para San Carlos, y que en aquel entonces, era una estancia bastante grande.
Con el tiempo el casco fue arrendado unas cuantas veces a Pancho Dotto, un argentino oriundo de Trelew, que había sido modelo, pero se hizo famoso, no como modelo, sino por lanzar a la fama a jóvenes que pretendían entrar en el jet set.

Las más conocidas de las Dottogirls fueron Araceli González, Valeria Mazza, Daniela Urzi, Carolina “Pampita” Ardohain, Inés Rivero, Yamil Día Rahi, Cinthia Garrido, Bárbara Durand, Liz Solari, Carolina Pelleriti, entre muchas otras.

Nunca me crucé con ninguna de ellas ni con el Sr. Dotto y si lo hice no me di cuenta de quién o quiénes eran.

Últimamente, después de haber frecuentado el ruido y amenizado las fiestas de Punta del Este y aledaños, durante más de 15 años, el Casco es conocido como La Fontana, por el apellido de sus dueños originarios y ya no es tambo, ni estancia, sino conocido como chacra y se lo disputan varios managers de eventos.

Este año había un tira y afloje entre Tinelli y Marcelo Viale y además la Intendencia de Maldonado y vecinos de la zona que se oponen a la realización de un gran evento con miles de personas y a un precio que le hace temblar las piernas al más curtido.
Las cifras de asistentes y los costos de las entradas son siderales, claro que no es mi problema y no me quita el sueño el no ir.
Claro que esa zona es como tierra de nadie, primero hacen la fiesta y después pagan la multa y a otra cosa.
A los vecinos lo más probable es que les digan que si no les gusta el ruido que se muden, porque la cosa es así en el mundo como lo quieren ellos.

Claro que debemos ser honestos, esa zona sin los argentinos y otros magnificadores de las cosas, sería como Rio de Janeiro sin los negros.
Normalmente distinta, como la de antes.

Si se van los argentinos y los brasileños que van a hacer con esas estructuras de hormigón armado que tienen a su vera sendas plumas para su terminación y los miles de metros cuadrados de construcción que autorizó la Intendencia de Maldonado.
Que será de los estancieros que compraron estancias de 100 Hás. en José Ignacio, 100 Hás. nunca fueron ni serán una estancia y las tierras de José Ignacio no son la pampa húmeda ni nada que se parezca.

Algunos les han plantado olivos, claro que para calcular la ecuación económica de la producción de olivas, o su aceite, los números no darán nunca por el altísimo costo de inversión en el valor tierra.
Ni qué hablar del costo del manejo y laboreo del olivar en tal zona.
Si le erran al conectar una descarga de petróleo en la boya a la flauta con toda la fauna marina, berberechos y almejas navaja nunca más.

Qué pasará con tamaña inversión, cuando el frívolo jet set decrete que José Ignacio no está más de moda y se vayan a meter ruido a otro lugar.
La realidad va a ser muy, pero muy dura, el lugar volverá a ser como cuando yo lo conocí.

Punta de Este seguirá siendo Punta del Este, un poco más viejo y menos renovado pero tiene vida para rato.
Todo esto me hace acordar a la Florida en la crisis del 30, cuando la mafia duplicaba la inversión varias veces al día, sobre terrenos que estaban debajo de los everglades, hasta que reventó todo y se fue al mismísimo cara…

El otro día cuando volvía, me topé con un piquete de la construcción, a la altura de Solanas, que estaban prendiendo fuego unos tablones y usando un tanque de 200 litros a guisa de tambor y un cartel que decía que la empresa “XX” no paga a los obreros y atrás de ellos estaba el esbozo de un pozo para una eventual futura construcción.

La reclamación si no les pagaban me parece muy justa, pero si no les pagaban antes, después del piquete, los inversores que habían puesto algún mango, frenarán y de seguro no seguirán cobrando los obreros de esa obra, porque tuvo su sepultura pública.
Los bancará el seguro de paro y después?
Cuando se junten las distintas realidades la cosa se pondrá muy dura, pero muy dura, porque tampoco se recaudará para pagar los seguros de paro.

Perdón por el balde de agua fría.
Que todo dure lo más posible y que todo sea para bien…

Más artículos en esta Sección:

4 comentarios
Deja tu comentario »

  1. panchos es un jake arabe siempre anda llenito de mujeres a mi no me jodan de que si un amigo le pide alguna prestada no se la pasa,
    el fitito era lo mas grande , un autito lindo chiquito y economico, andabas.adndabas y el tanque siempre lleno, la contra es lo que dicen aqui en veranos calentaba como CHINA EN BAILE. JAJAJA

  2. La historia del lugar paradisiaco juntos a las chicas esclavizadas por el magnate del negocio de las topmodel argentinas es muy bonita pero el mensaje final deja mucho que desear.
    Un inversos invierte porque vio un negocio, pero si ese negocio depende el no pagar lo que le corresponde a los obreros no le va a funcionar. Los clavitos solos no se clavan.
    para que compra los clavitos? nunca va a terminar una obra
    me parece que ese deberia ser tu mensaje final

  3. Los defiles de la playa estaban rebuenos y los picaditos de futbol que hacian las modelos eran re sexys, hace como 3 años venia de la barra y pare en montoya eran como las 7am y me quede a dormir como a las 9 me despierta un griterío la playa llena y vi a las super Top jugando con championes al futbol en la playa jajaja rebueno, seguian a la pelota esperaban que parar para pegarle y te matabas de la risa, muy buuenas todas….

  4. Tengo una muy querida amiga que fue de las Pancho Girls, fue y sigue siendo una belleza. No le pasa el tiempo.

Deje su comentario