Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

La piloto de la sonda Cassini

11. Mayo 2017 | Por | Categoria: Portada

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

El rascacielos del espacio

Diseño de modas

Se aproxima un gigante

Bombas de agua y prevención de incendios

Oscuridad en la NASA

La caminata espacial

Primeras imágenes de la NASA

Estudios sobre impacto de asteroide

Tania Vaquero, es quien tiene la difícil tarea de pilotear la nave Cassini y atravesar los peligrosos anillos de Saturno hasta su etapa final.

Tania Mar Vaquero, oriunda de Gran Canarias, tiene 32 años y es ingeniero aeroespacial. En el 2013 ingresa en la Nasa y la ponen al frente de los sistemas de navegaciones. Su labor consiste en tomar el control de las naves, una vez que están en el espacio exterior.

En la actualidad está al frente de los mandos de la nave Cassini, que actualmente la nave está sobre el cielo de Saturno y ella explica en que consiste la misión.

“Mi trabajo es volar la nave, hacer las maniobras necesarias para devolverla a su trayectoria de referencia, que es la que necesitan los científicos para estudiar el planeta y asegurarme de que está siempre en el sitio adecuado en el momento adecuado”, explica al teléfono desde el Laboratorio de Propulsión a Chorro, en Pasadena, donde está el centro de control de la misión.

El miércoles pasado, Cassini se convirtió en la nave que más cerca ha volado de Saturno. Pasó entre el anillo interno y las nubes en las capas externas de la atmósfera, una región de unos 3.000 kilómetros de ancho totalmente inexplorada hasta ahora. La nave la cruzó y fotografió sin sufrir daños por partículas de hielo u otros imprevistos que podría echar a perder el Gran Final que la NASA ha planeado para la misión, una vez haya completado otras 21 órbitas similares.

“En cada maniobra siempre hay un margen de incertidumbre”, explica Vaquero. “No sabemos exactamente cuál es la masa del planeta ni de sus lunas, así que siempre hay un margen de error de cuál es su localización exacta. La navegación ha mejorado muchísimo desde que llegamos a Saturno [en 2004]. Al principio el margen de error era de varios kilómetros, pero ahora se ha reducido a unos cientos de metros”, explica. El combustible de Cassini se está agotando y cada uno de los encendidos de los propulsores que realiza el equipo del que forma parte Vaquero, compuesto por seis ingenieros de vuelo que se van turnando en el puesto de control, consume un poco más.

“Cassini fue creada con unos objetivos determinados, pero su trayectoria fue diseñada de forma tan tan eficiente que al final de la misión original [2008] le quedaba aún bastante combustible”, explica Katherine Howell, profesora de aeronáutica y astronáutica en Purdue y supervisora de la tesis de Vaquero. Los ingenieros y científicos volvieron a analizar las posibilidades y trazaron una segunda misión. Y después de esta quedó suficiente combustible para una tercera, la actual. Gracias a esto Cassini se ha convertido en la nave que más y mejor ha explorado Saturno, sus anillos y sus lunas. También la que ha realizado la trayectoria con asistencia gravitatoria más compleja de la Historia de la exploración espacial, según un estudio publicado por el Instituto de Aeronáutica y Astronáutica de EE UU. “Cassini está haciendo algo que nunca se pensó que pudiera hacer, algo para lo que no fue diseñada. Mar es el tipo de persona que puede hacer algo así, en este tipo de situaciones en las que hay que adaptarse a los recursos disponibles es muy buena aportando ideas originales que van más allá de lo que se había pensado originalmente”, señala Howell.

Misión Cassini y el final
“Yo diseñé la trayectoria que llevó a Cassini desde Titán a Encélado y luego de vuelta a Titán”, explica Vaquero. Gracias a aquel vuelo rasante la Cassini ha confirmado que esa luna helada puede albergar vida. “La maniobra tenía que ser muy precisa para tomar los datos. Los resultados científicos son increíbles”, explica la ingeniera.

El 11 de septiembre Cassini realizará su último acercamiento a Titán. Pasará a 118.745 kilómetros de la luna, una distancia suficiente como para que su gravedad desvíe su rumbo hacia la atmósfera de Saturno, a la que llegará cuatro días después, y todo si usar los motores, explica Vaquero. Se espera que pueda transmitir datos a la Tierra durante uno o dos minutos antes de quedar destrozada. El día después, Vaquero comenzará a trabajar en su próximo proyecto, diseñar la ruta más eficiente para llevar un robot de exploración a la superficie de Europa, la luna de Júpiter donde también es posible que haya vida extraterrestre.

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. No tiene gracia saber que el Cassini es un drone espacial ja ja eso ya lo sabemos todos pero no se maneja igual que un drone comun porque los movimientos tienen un retardo de tiempo importante y nada se puede esquivar en tiempo real.
    La pilota espacial tiene que tener otras habilidades para proteger la nave a miles de distancia de la Tierra.

Deje su comentario