Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Las nuevas bibliotecas

16. Diciembre 2010 | Por | Categoria: COMOUSTÉ

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por COMOUSTÉ

Con un amigo, en un jeep 4 X4, hacíamos nuestras incursiones en el Cerro Verde de Santa Teresa, colectando morteros, percutores, puntas de flecha y él que peludeaba con el vehículo un día me dijo que no sabía, si lo hacía como colector de materiales indígenas o porque le gustaba manejar en las arenas sueltas del cerro lo cual era un auténtico desafío.

En el día de ayer una querida amiga me hizo llegar por internet a mi PC un libro de unas 240 páginas, libro que si hubiera sido por mí no lo hubiera comprado, pero versa sobre un tema que me interesa profundamente, como son los Kirchner, moraleja le voy a ir metiendo diente, con todas las dificultades que nos produce lo nuevo.
Este hecho me tiene como a mi amigo, soy bibliómano o bibliófilo, nunca tiraré un libro, prefiero que me regalen libros a cualquier otra cosa. Mi biblioteca está a triple libro por estante, sí, una fila adelante y otra atrás y otra atrás arriba, claro está si el tamaño del libro me lo permite.

Estoy como mi amigo, ¿me gusta más el soporte libro que el contenido libro?. ¿Actúo como coleccionista o como lector en busca de sabiduría?.
Mi actitud frente al libro digital es muy diferente a la que tengo con el libro convencional.

Me dificulta concentrarme leyendo en la pantalla del PC, claro que debe ser en gran parte un reflejo condicionado. Porque con una planilla de cálculo no me distraigo en lo más mínimo y me apasionan, claro que una cosa son los números y otra son las letras.
Uno de los argumentos que anda en la vuelta, es que seguimos leyendo a la misma velocidad que en el siglo XX o XIX, es cierto, pero en lo que me es personal, hice un curso de lectura veloz y llegué a leer 1300 palabras por minuto, con una comprensión lectora de un 85%.

El sistema es excelente para leer los periódicos y sobre todos los que utilizan columnas angostas, dado que se lee barriendo el texto, de arriba hacia abajo o en zigzag, siempre de arriba hacia abajo, también sirve para alguna revista de actualidades.

Pero para disfrutar un libro hay que leerlo a la antigua, rápido si, pero no tanto, disfrutando frase a frase o meditando frase a frase. La lectura veloz no sirve para estudiar, ni para cultivarse profundamente, simplemente sirve para leer cosas livianas.

Los libros demás está decirlo me apasionan, pero las letras sobre el papel no me desconcentran nunca.
A pesar de ser muy buen dactilógrafo los borradores de este artículo y de casi todos, los extiendo con lápiz grafo 7 mm. 2B o bolígrafo suave, sobre papel renglonado, con llamadas hacia arriba o hacia abajo, aunque por lo general escribo de corrido.
Luego lo paso a la computadora e imprimo una copia a la cual le agrego lo que anoté, corrijo la puntuación y después de corregir este segundo borrador queda el texto definitivo.

Algunos artículos los escribo directamente en el PC, sobre la base de un esquema conceptual estructurado previamente y le hago luego sobre el papel las correcciones de rigor y las paso al ordenador y ahí quedó el definitivo.
La tarea por este segundo sistema es más rápida, pero la escritura manuscrita es más lenta y permite una mayor meditación sobre el tema y las ideas vienen muy rápidamente y los dedos sobre el teclado también, pero si no se medita, se puede escribir cualquier disparate.

El tema venía por el libro digital y el libro convencional.
Un libro convencional lleva todo un trabajo, antes muy artesanal, hoy ya no tanto.
Está el editor, el distribuidor, el vendedor y el escritor.
El editor le pone el precio a la mercadería, de acuerdo a los costos de impresión, correctores, utilidades varias, etc. y su estudio de mercado de hasta cuánto se puede sacar por dicho bien.

Hay una inversión de capital y algunos libros se venden como pan caliente y otros, los clavos, se venden al kilo y después se revenden a cualquier precio sobre caballetes en Punta del Este o Piriápolis, a los turistas que no tienen mucha idea de lo que están comprando y se guían por la ojeadita y si es barato se van más contentos.
El distribuidor se encarga de la publicidad, hacerlo llegar a los vendedores y tiene un margen de utilidades también, bastante importante, porque es el que conoce el mercado.
El precio, salvo los libros al kilo, es igualitario en todas las librerías y demás comercios del ramo.

Otra especie, son los vendedores a domicilio, verdaderos psicólogos de los gustos del comprador, que saben llevar el libro que al comprador le interesa, porque le conocen los gustos y esos tienen un margen más libre, en más o en menos, porque no pagan alquiler y algunos tributos, pero cargan todo el día con el bulto y con un resultado incierto, claro que si son del oficio, llevan los libros a consignación y hasta se dan el lujo de vender en cuotas.

El autor, bien gracias, cuando no lo pasa nadie, un 10%, porque a él le dicen que se editaron X ejemplares y puede ser una cantidad mayor o una segunda edición sin denunciar.

Claro que el escribir va desde ser un vicio, una necesidad de comunicación, un placer y un desafío.
El tema del libro virtual hay que legislarlo y reglamentarlo a fondo porque se presta desde el pirateo y a montones de cosas nuevas que para el libro convencional ya estaban recontra estudiadas.

A guisa de chanza, pero con algo en serio, Ud. ha pensado como se guardarían los libros digitales en una biblioteca.
¿Cómo simples CD o DVD?

Sería harto difícil encontrarlos, salvo que un bibliotecólogo nos hubiera hecho un programa de archivo y ni hablemos de encontrar el lugar de donde queremos extraer una cita o simplemente releer.
Lo del pirateo es un tema y de ahí se podrá distribuir la cultura o lo que contenga el libro a un costo mínimo y esto recién empieza.

Se creará una cultura nueva del libro virtual, por qué no.
Como decía el Prof. Emilio Oribe: “robar un libro no es robar, es sed de conocimiento”.

Más artículos en esta Sección:

3 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Digo…pienso….no sera que algunos aprendimos a leer solo lo que nos interesa de los libros? Y para eso son los iPad y los iPad e-book, las lap-top, etc tu organizas el libro por lo que te interesa…y los audio-libros? con ellos aprendes diferentes idiomas, mejoras tu bocabulario y hasta la pronunciación…las empresas te dan para que cargues los archivos de entrenamiento en el pendrive para que lo escuches en tu mp4, en tu PC o en el celular mientras vas manejando o en el omnibus. Chau carpeta de papel, marcadores y pesados libros!!!!!!
    Saludos

  2. Esta muy bueno. Creo que la mayoría comparte las dos cosas, es decir con las PC y tambien con el papel a travez de revistas, diarios y libros. cada una en lo suyo. los manuales de los electrodomésticos vienen de papel y hasta los de la PC vienen en papel. perfectamente conviven los sistemas sin ningún problema. personalmente tambien prefiero para leer uns novela el libro tradicional de papel. pero me parece que la gran mayoría así lo prefiere, ahora que esta tan de moda el libro de Harry Potter, se imaginan en versión digital bajada de internet….la escritora se hubiera muerto de hambre y antes que ella los que trabajan en la edición y las imprentas? Las PC todavía son incómodas para leer un libro!!!!!!!!!
    saludos

  3. Los cambios se hacen para quedarse. Antes te demoraba entre 15 y 30 días mandar una carta de (papel) a un familiar en europa y hoyes en el momento apretando unha tecla. Que es preferible? En unos años los libros tendran un lugar en los museos donde se exibiran como reliquias de antiguas formas de escribir que comenzó sobre la piedra, siguio con el papiro y termino en el papel y la imprenta……..el libro digital, no se estropea, no ocupa lugar, no lo perdes, ¿quien no tuvo que prestar alguna vez un libro? es un triunfo para que te lo devuelvan, lo lees en momentos libres……a mi me resulta comodo

Deje su comentario