Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Los “Dedos” de Rada

19. Septiembre 2013 | Por | Categoria: Historias de las estrellas

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Hubo una década que hasta el más guapo se rajaba. Sin embargo el líder de Tótem se aferró a sus ‘raíces’ para seguir alimentando las ‘orejas’ uruguayas con el ‘chas-chas-borocotó’ de su tambor. En el Uruguay, pocos han logrado hacer tan popular el sonido del tambor en la música (a excepción de las comparsas lubolas) como ‘el Negro Rada’.

casa-b-3-145x170kinto-145x170Recuerdo que en los años 70’, escuchábamos del propio Rada decir que cuando se refirieran a él no le dijeran, ‘Morocho’ o ‘muchacho de color’, o un grone, porque él era el ‘Negro Rada’. Y de allí quedó el apodo, como un jocoso cariño y sin un ‘pelito’ de discriminación. Fueron esos locos y alborotados años 70’, donde surgió un sonido diferente en cada rincón que se extendía en todo el país. Y este tremendo juglar de la música popular poco apoco instalaba un sello colectivo y generacional. Pues construyó una imagen mística dentro de la música uruguaya, aportando una identidad sonora en los boliches y clubes bailables: la innovadora fusión llamada ‘candome beat’. Un buen cóctel musical con un poco de sabor a jazz, una pizca de rock y una base de candombe. Esta fusión la debe en gran parte por el pasaje que hizo Rada en 1966 cuando ingresa a la banda ‘El Kinto’. Allí se relaciona con otros fenómenos del canto popular que fueron sin lugar a dudas Urbano Moraes, Daniel ‘Lobito’ Lagarde, Walter Cambón, Alfredo Vita y Eduardo Mateo. Muchos dicen que éste último fue el gran creador del sonido candombe beat. En el Kinto también había otro gran percusionista, nos referimos a Mario ‘Chichito’ Cabral, que luego estaría en Tótem en 1971, junto al ‘Lobito’ Lagarde.

A pesar que con ‘El Kinto’ Rada estuvo cuatro años, la innovadora música disparada de los tambores y las guitarras, sumadas a su voz, no fueron tan recordada, ni tuvo tanto éxito como los tres años que tuvo con Tótem.

Lamentablemente uno de los referentes de aquella fusión ‘candombe beat’, no la pudo transitar con el éxito que merecía. Sin embargo pensamos que Eduardo Mateo también fue feliz, pues vivió siempre a su manera.

ruben_1_145x170Volviendo a Rada, ‘Dedos’ fue una de las canciones que caracterizó mas al surgimiento de Tótem mostrando una realidad de convivencia en nuestro país, nos referimos a la cultura afro-descendiente. A igual que ‘Biafra’, tanto en su música como en el contenido de su letra, las canciones lograban identificar en gran medida una generación conmovida por las turbulencias filosóficas y políticas que bajaban desde el norte.

Lamentablemente para los intereses nuestros y de nuestros músicos, éstas corrientes foráneas lograron ganar robándose gran parte de nuestra idiosincrasia. Pues para los artistas, la dictadura que vivió el país generó un vacío de identidad provocando entre otras cosas, que la gran mayoría emigrara. Todos los que huían, lo hacía bajo la amenazante del nuevo orden que comenzaba a instalarse en el país. Quedarse significaba muchos cambios y uno de ellos sería moverse al convenientemente ‘son’ de una trompeta.

El comienzo de una nostalgia
Aunque la música que provenía del norte entre los 60’ y 80’, en su gran mayoría era buena y algunas sirvieron como inspiración de nuestros músicos de los 70’ (al propio Mateo le gustaban The Beatles, etc.), rápidamente ése sonido foráneo se apoderó de este pequeño pero entusiasta mercado. Mientras se ensanchaba el vacío que dejaban las voces de los artistas uruguayos, las ‘orejas’ de un país fueron succionadas por un lenguaje y modo de vida totalmente diferente al nuestro.

Es muy probable, que los uruguayos festejemos UNA NOCHE DE LA NOSTALGIA, una vez al año, en la cual nos enroscamos en las pistas de baile y revivimos AQUELLA MUSICA, con casi nada escrito y musicalizado en este país, en consecuencia a lo que consumíamos en aquel período ‘negro’ donde estaba casi ausente el artista uruguayo. Léase bien, esto no quiere decir que quienes conmemoremos los 24 de agosto, moviendo el esqueleto con música de otro país estemos apoyando golpes de Estados ni dictaduras. Como tampoco quiere decir lo contrario. Afirmar que alguien, porque no escucha The Beatles, The Rolling Stone, ABBA, etc., está en contra de la dictadura me parece también un gran disparate.

Sin embargo, en aquellos fríos inviernos de canto nacional, por momentos una velita se encendía con artistas como Ruben Rada, que se quedaron para remar. Y en la forma que pudieron, desafiaron la apatía que existía en aquellos difíciles días para la música uruguaya. Tal vez para algunos, ‘el negro’ no enfrentó el desafío filosófico como debiera, para otros quizás no haya sido firme en el aspecto político, (creo que Rada se enfrentó al problema a su modo).
– Pienso que con las herramientas que contaba, el creador de ‘Las Manzanas’ intentó mantenerse y conservar las ‘raíces’ de nuestra música. El artista que se quedó en el país en las décadas de los 70’ y 80’ tuvo que luchar de forma más desigual del común contra los medios. Pues para quienes estaban al frente de la difusión de la música, era mucho más redituable, menos peligroso y traía menos complicación difundir todo lo que viniera de afuera.

El ganador de un Grammy Latino por su trayectoria en el 2011, intentó por un tiempo ser un camaleón de la música, transitando por distintos género y versionando a otros reconocidos cantantes, incluyendo a él mismo ‘Richie Silver’. Sin embargo nunca perdió su norte ni su esencia. Hoy con 70 años de edad, Ruben Rada sigue subiendo a las tablas con la misma ilusión del primer día. Y en ese lugar donde lleva más de cinco décadas entonando su interminable voz, mientras el chas-chas-borocotó de su tambor sigue repiquetando los ritmos de reggaetón, blues, baladas, jazz, rock, salsa, tango, soul…y también su raíz, el sonido que nunca abandonó; el candombe.

Dedos
Dedos son dedos, días son días
Madres son madres, hijos son crías
Los pensamientos, son todos míos
pero mi lengua, ya no es tan mía

Si plantas rosas, crecen sandías
Si esperas coche, pasan tranvías
Así es mi tierra, que se resfría
y está engripada, de hace mil días

¿Cuándo sanará y caminará?
¿Cuándo cambiará y podrá cantar?

Yo sé que tú me dirás
ves, mira, cómo crecen rosas
y entonces yo te diré
sí, ya lo veo, sigue hermosa mi tierra.

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos con tus comentarios. Gracias¡Hola! ¿Te gustó el artículo? Valoramos tus comentarios y nos ayudan. ¡Gracias!

‘Dedos’ interpretado por Ruben Rada en una versión de estudios.

Más artículos en esta Sección:

2 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Lo que pasa que los demás que se fueron, o estaba acorralados por los milicos, o tocaban la musica que se escuchaba en todos lados. El candombe de Rada no era tan conocido y si se iba tenia que empesar a tocar otra cosa como hizo despues.
    Pero que bueno che, matizar a veces con cantantes uruguayos biene bien, bien de bien!!! del Jaime ,….no tenes nada???

  2. No nos olvidemos del paso de Rada por OPA. Fue poco el tiempo que estuvo en los EE.UU. Pero tannto él como los hermanos Fattoruso recibieron una gran influencia del jazz que marcó su trayectoria a partir de esa época.

Deje su comentario