Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Mandela: Un héroe de dos siglos

28. Junio 2013 | Por | Categoria: Los mitos y la historia

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Nico Medes
En 1994, fue investido como el primer presidente negro de Sudáfrica y luego su cumpleaños fue declarado Día de Mandela para promover la paz mundial y celebrar el legado del líder sudafricano.

mandela1_280x210Este artículo no quiere ser una necrológica. Lo vengo elaborando desde hace larga data y es de una complejidad no común, por la cantidad de años de actividad del líder, su vida tan prolongada en prisión y un elemento que complica sobremanera a un hispanoparlante son los nombres, tanto de personas como de localidades o de los propios movimientos sociales o políticos, que no siguen las reglas de nuestro idioma y nos complican la vida desde el punto de vista nemotécnico.

Una cosa es clarísima, este viejito de hoy, bonachón fue un hombre total, un libertador del pueblo negro en el continente negro sojuzgado por un racismo blanco explotador y recupero a su pueblo con el ser nacional.
Luchó contra dictadores y gracias a esta gran salud que lo tiene peleando con la muerte victoriosamente, desde hace muchos años, parecería que estaría por perder la última batalla, que en estas circunstancias no hay revancha y siempre es la última, pero todavía a pesar de los pronósticos pesimistas el sigue en la brega.

Hay infinidad de escritos necrológicos de Mandela escritos desde hace años, y el gran negro sigue en pie como Johnnie Walker.
Nuestro Presidente, que al igual que Mandela, pasó de la cárcel a la presidencia, quiere acompañarlo a su última morada.

Mandela así como lo vemos, dulce, apacible, tuvo además una vida amatoria muy fructífera y dejó una estirpe de medios hermanos por doquier y cada uno en estas circunstancias hace los pronósticos de sobrevida, porque algo tienen que decirle a la prensa, para ocupar un minuto en la historia, al contrario que su padre ocupó casi cien años en la historia de la lucha contra el apartheid sudafricano.

La mayor gloria de estos descendientes del gran Mandela es haber sido hijos y nietos de este gran hombre.
Gran luchador Nelson Mandela quede esta forma está librando su última gran batalla y le deseo las mayores fuerzas para dar lo más de sí por superar esta etapa, estamos ante un ser sumamente querible.

Escribir un artículo sobre Mandela es prácticamente imposible, porque sobre él tiene que ser un libro muy extenso, lo nuestro será una breve y amigable reseña.
Nelson Mandela nació el 18 de julio de 1918 en Mveso, Transkei, Sudáfrica.
En su juventud se convirtió en un activo participante en el movimiento anti-apartheid.
A los 20 años, Mandela se unió al Congreso Nacional Africano en el año 1942.
Durante 20 años, dirigió una campaña de paz, desafío no violenta contra el gobierno de Sudáfrica y sus políticas racistas.

En el año 1993, dijo: “No me gusta la discriminación racial con mayor intensidad y en todas sus manifestaciones que he luchado durante toda mi vida.
“Lucho ahora, y así lo haré hasta el final de mis días.”
Mandela y el presidente sudafricano FW de Klerk recibieron conjuntamente el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos para desmantelar el sistema de apartheid del país.
En 1994, Mandela fue investido como el primer presidente negro de Sudáfrica. En 2009, el cumpleaños de Mandela, el 18 de julio, fue declarado Día de Mandela para promover la paz mundial y celebrar el legado del líder sudafricano.
Nelson Mandela nació Rolihlahla el 18 de julio de 1918, en el pequeño pueblo de Mvezo, a orillas del río Mbashe en Transkei, Sudáfrica.
“Rolihlahla” en la lengua Xhosa, literalmente, significa “tirar de la rama de un árbol”, pero más comúnmente se traduce como “perturbador”.

El pueblo se encuentra en un valle verde, estrecho, no había carreteras, sólo senderos del pie que unían los pastos donde el ganado pastaba.
La familia vivía en chozas y comió lo que se cosechaba localmente de maíz, el sorgo, la calabaza y el frijol, y ese era todo el lujo que podían permitirse.
El agua provenía de manantiales y arroyos y la cocción se realiza al aire libre.
A propuesta de uno de los amigos de su padre, Mandela fue bautizado en la Iglesia Metodista.
Luego pasó a convertirse en la primera familia en asistir a la escuela.
Como era costumbre en la época, y probablemente debido a la polarización del sistema educativo británico en África del Sur, el maestro de Mandela le dijo que su nuevo nombre sería Nelson.
Cuando Mandela tenía 9 años, su padre murió haciendo que su vida cambiara radicalmente.
Fue adoptado por el Jefe JongintabaDalindyebo, un gesto hecho como en honor a su padre, que, años antes, había recomendado aJongintaba hacerse jefe.

Mandela posteriormente dejó la vida sin preocupaciones que conocía en Qunu, por temor a que no volvería a ver a su pueblo de nuevo.
Viajó por el automóvil a Mqhekezweni, la capital provincial de Thembuland, para residencia real del jefe.
A pesar de que no había olvidado a su amada aldea de Qunu, se adaptó rápidamente a los nuevos entornos más sofisticados, de Mqhekezweni.
Mandela se le dio la misma situación y las responsabilidades de otros dos hijos de la regente, su hijo y el niño mayor, la justicia, y la hija Nomafu.
Nelson Mandela fue encarcelado en la prisión de Robben Island, donde permaneció durante dieciocho de sus veintisiete años de presidio.
Mientras estuvo en la cárcel, su reputación creció y llegó a ser conocido como el líder negro más importante en Sudáfrica.

En prisión, él y otros realizaban trabajos forzados en una cantera de cal.
Las condiciones de reclusión eran muy rigurosas.
Los prisioneros eran segregados por raza y los negros recibían menos ración de comida.
Los presos políticos eran separados de los delincuentes comunes y tenían menos privilegios.
Mandela, como prisionero del grupo más bajo de la clasificación, sólo tenía permitido recibir una visita y una carta cada seis meses. Las cartas, si llegaban, eran a menudo retrasadas durante largos períodos y leídas por los censores de la prisión.
Mientras estuvo en la cárcel Mandela estudió por correspondencia a través del programa externo de la Universidad de Londres, obteniendo el grado de Licenciado en Derecho.
Fue nombrado para el cargo de Rector de la Universidad de Londres en las elecciones de 1981, pero ganó la Princesa Anne.

Uno de los aspectos menos conocidos de su cautiverio fue la falsa operación de fuga que el servicio secreto Sudafricano preparó en 1969.
El verdadero objetivo era asesinar a Mandela bajo la apariencia de una recaptura.
Pero el Servicio de Inteligencia Británico tuvo conocimiento del complot y frustró toda la operación.
El agente secreto inglés Gordon Winter lo narra en su libro de memorias “InsideBoss”, publicado en 1981.
En marzo de 1982 Mandela fue transferido de la isla de Robben a la prisión de Pollsmoor, junto con otros altos dirigentes del ANC: Walter Sisulu, Andrew Mlangeni, Ahmed Kathrada y Raymond Mhlaba.
Se ha especulado que se trataba de eliminar la influencia de estos líderes en la nueva generación de jóvenes activistas negros encarcelados en Robben Island.
Sin embargo, el Partido Nacional, por medio del ministro KobieCoetsee, dijo que la medida era para permitir un contacto discreto entre ellos y el Gobierno sudafricano.
En febrero de 1985 el Presidente Botha ofreció la liberación condicional de Mandela a cambio de renunciar a la lucha armada. Coetsee y otros ministros habían desaconsejado a Botha que tomara esta decisión, argumentando que Mandela nunca comprometería a su organización a abandonar la lucha armada a cambio de la libertad personal.
Mandela rechazó de hecho la oferta, haciendo un comunicado a través de su hija Zindzi diciendo: “¿Qué libertad se me ofrece, mientras sigue prohibida la organización de la gente?
Sólo los hombres libres pueden negociar.

Un preso no puede entrar en los contratos.”
La primera reunión entre Mandela y el Partido Nacional llegó en noviembre de 1985, cuando se reunió KobieCoetsee con Mandela en el Volks Hospital en Ciudad del Cabo, donde Mandela se estaba recuperando de una cirugía de próstata.
Durante los próximos cuatro años, tuvieron lugar una serie de reuniones que sentaron las bases para futuros contactos y negociaciones, pero se hicieron pocos avances reales.
En 1988 Mandela fue trasladado a la prisión Víctor Verster, permaneciendo allí hasta su liberación.
Diversas restricciones fueron levantadas y personas como Harry Schwarz pudieron visitarlo.
Schwarz, un amigo de Mandela, lo conocía desde la universidad cuando fueron compañeros de clase.
También fue un abogado defensor en el proceso de Rivonia y más tarde será embajador de Sudáfrica en Washington.

A lo largo del encarcelamiento de Mandela, las presiones locales e internacionales sobre el gobierno de Sudáfrica para dejar a Mandela en libertad, eran notorias y en 1989, Sudáfrica llegó a una encrucijada cuando el Presidente Botha sufrió un derrame cerebral y fue sustituido por FrederikWillem de Klerk.

De Klerk anunció la liberación de Mandela en febrero de 1990.
Desde hace unos años ha tenido diferentes problemas de salud, derivados principalmente de su estancia de 27 años en prisión y de su avanzada edad, siendo su última aparición pública se remonta a la ceremonia de clausura del Mundial de Fútbol de 2010 celebrado en Sudáfrica.
En febrero de 2011, fue hospitalizado brevemente con una infección respiratoria, atrayendo la atención internacional.
En diciembre de 2012 fue hospitalizado por sus problemas respiratorios hasta en cuatro ocasiones, contraídos durante su estancia las cárceles y para la eliminación de cálculos biliares.
Después de un que, a principios de marzo de 2013, se le realizara una operación quirúrgica con éxito, Mandela fue hospitalizado, en Pretoria en estado grave, el 8 de junio de 2013 por una infección pulmonar.
Después de cuatro días, se informó de que su estado se había estabilizado, estando en un “estado grave, pero estable”.

El 23 de junio se comunicaba que tiene paralizados el 50% del hígado y los riñones y CBS revelaba que Mandela estuvo 40 minutos en una carretera con un paro cardíaco por una avería en su ambulancia la noche de su último ingreso.
El estado del expresidente Nelson Mandela, que todavía está en un hospital en Pretoria, ha pasado a ser crítico.
Claro que hace tiempo que aves agoreras de todas las especies y familias viven anunciando su muerte, inclusive como que la misma se ocultara.
Claro está que no es un caso como el de Chávez porque el dejó un país caminando y nunca se perpetuó en el poder, claro que el pueblo, su pueblo, no se imagina a su país sin Mandela.
Cuando le toque como todo ser humano, ni un minuto antes, ni un minuto después, que en paz descanse y que la humanidad lo guarde en su memoria, como esos muertos que trascienden a su sepultura, y en el caso especial de su propia etnia, porque fue querido y admirado por negros y blancos.

Fue un héroe de dos siglos y para varias civilizaciones, y una larga vida, privada de la libertad, pero siempre en la lucha.
Déjanos tu mensaje o síguenos ahora través de Twitter y Facebook.

carta_20x15ima-twit

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. Mandela está muy viejo y enfermo y le deseamos todo lo mejor para él. Pero el mundo nunca olvidará a este verdadero idealista que paso mas tiempo preso que libre.Ni cuando le propusieron dejarlo en libertad a cambio de arriar algunas banderas el aceptó.
    En buen momento escriben este retrato de Mandela porque a la gente que vale la pena hay que homenajearlos en vida.

Deje su comentario