Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Momias en vida Sokushinbutsu

9. noviembre 2017 | Por | Categoria: Insólito

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Niquita Nione
Atentados o suicidios colectivos son una prueba de fe y de honor para los miembros de ciertas religiones. En este tipo de prácticas, algunos llegaron más lejos… Hasta hace seis siglos, un grupo de monjes budistas en la provincia japonesa de Yamagata practicaban el Sokushinbutsu o la momificación en vida.

Era un proceso que duraba en total tres mil días e incluía una alimentación muy reducida, el envenenamiento inducido y el enterramiento voluntario. Hoy puede ser interpretado como un lento y doloroso suicidio, que, sin embargo, para los monjes budistas era el máximo honor a que podían aspirar: creían que si su cuerpo se conservaba después de muerto, pasarían a ser adorados como dioses. En efecto, a través de la momificación los religiosos buscaban alcanzar un estado supremo de iluminación, con el cual llegarían a convertirse en Budas.
Parece ser que la macabra práctica de la automomificación era un secreto bien guardado en el país nipón, ya que recién durante los años ’60 algunos investigadores japoneses comenzaron a prestar atención a las historias susurradas a media voz que corrían sobre los extraños monjes budistas. Los científicos de la Universidad Waseda, de Tokio, pudieron comprobar que efectivamente el proceso de sokushinbutsu era real. Los órganos de los cadáveres encontrados estaban intactos, es decir, que no habían sido manipulados post mortem para su conservación.

Llegar a volverse un guía espiritual no era sencillo. El sokushinbutsu –voz que significa “consecución de la budeidad en vida”- consistía en un proceso complejo, derivado de una forma de budismo llamada Shugendō. La automomificación se atenía a reglas que habían sido establecidas cientos de años atrás y eran muy severas. El proceso debía durar en total tres mil días, divididos sistemáticamente en tres periodos de mil. El primero hacía foco en la alimentación: los monjes debían someterse a una dieta sumamente estricta. Se mantenían exclusivamente con semillas y frutos secos, con el objeto de reducir al máximo su porcentaje de grasa corporal ya que la grasa, al morir, entra en descomposición rápidamente.
En el segundo lapso de 1000 días, se llevaba a cabo una suerte de envenenamiento voluntario. Se debía ingerir un té tóxico derivado de un árbol llamado Urushi, de la familia de la hiedra. Este brebaje venenoso actuaba como un depurativo: provocaba vómitos en quien lo bebía, supuestamente eliminando así los gusanos del cuerpo. Además, el té hacía que la persona sudara y orinara más de lo normal; sumado al hecho de que no consumían agua, el cuerpo lentamente iba deshidratándose. En consecuencia la piel se agrietaba, pegándose a los huesos, que ya no tenían casi músculo. Poco a poco, el cuerpo se convertía en un cadáver viviente.
Tras este proceso de depuración física, el monje entraba a la tercera etapa, la más difícil: el comenzar a momificarse en vida. Para ello se introducía en una tumba de piedra vertical, cuyo su tamaño era solo un poco más grande que su cuerpo. El religioso debía entonar mantras y colocarse en la posición del loto, de la que no se movería hasta la muerte. Por lo general la cripta se encontraba unos tres metros bajo tierra, y una caña de bambú que atravesaba la tumba por un extremo servía para respirar. Para conectarse con el mundo exterior, el monje se valía de una campana que debía tañer una vez al día en señal de vida. Cuando los compañeros no escucharan el sonido, sabrían que el enterrado habría muerto. Entonces se sacaba la caña para respirar y se procedía a sellar la tumba.

Una vez cegada la cripta, los compañeros del momificado aguardaban mil días más antes de comprobar si la momificación había resultado exitosa. Entonces podían suceder dos cosas: si el cadáver estaba descompuesto, el monje era enterrado con honores, gracias a su valentía y sacrificio. En cambio, si la automomificación se había cumplido correctamente, el cuerpo era colocado en un templo para adorarlo como a un Buda. El honor de convertirse en casi un dios, alcanzando un estado supremo del espíritu, era una de las máximas aspiraciones de un budista. Así, el proceso de momificación en vida estaba reservado solo para unos pocos monjes.

Se supone que fueron varios cientos los monjes que llevaron adelante un proceso de automomificación; no obstante, al día de hoy solo han sido descubiertos alrededor de 20 cadáveres que acusan relación con el sokushinbutsu. En la actualidad está macabra manera de alcanzar la iluminación divina ya no se practica; los monjes budistas continúan intentándolo mediante silencio, rezos y meditación. Además, en 1909 el emperador Meiji prohibió el sokushinbutsu como parte del apoyo a la religión natural de Japón, el sintoísmo.
En la cultura popular moderna han quedado algunos vestigios del proceso. Por ejemplo, en la serie de animé japonés Inu Yasha, aparece un monje que ha pasado por un ritual de automomificación durante un periodo de guerra, convertido en un Buda viviente para proteger a su pueblo.

Cinco momias extraterrestres

Crisis migratoria europea

Kim Jong Un, elogia programa nuclear

Creación del gas mostaza

¿Sexo oral o fumar?

Esposas y amantes de Perón

El ‘Cacho’ mataba al azar

El asalto al Paganini

 

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. Costumbres muy extrañas estan saliendo a la luz y no se sabe para que porque esas cosas de momificar a la gente no esta bueno.

Deje su comentario