Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Ni un real de lástima

10. enero 2014 | Por | Categoria: Entretenimiento

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Lorenzo Olivera
Ronnie Biggs, uno de los responsables del atraco a un tren inglés en 1963, falleció a los 84 años. El atracador más conocido del célebre ataque al tren postal Glasgow-Londres, el británico Ronnie Biggs, falleció el miércoles a los 84 años de edad, según la prensa, británica.

Cuando murió, Biggs estaba recibiendo atención médica, tras haber sufrido varias apoplejías en los últimos años, según las misma fuentes.

Ronnie1_435x326En la noche que iba del 7 al 8 de agosto de 1963, el conductor de un tren postal, que unía Glasgow (Escocia) y la estación Euston (Londres), se detuvo en un punto aislado a la altura de Ledburn, al noroeste de Londres.
Una señal roja en la vía le ordenó detenerse, si bien fue una trampa preparada los asaltantes golpearon al tren, le desengancharon la locomotora y los dos primeros vagones, y tuvieron la ardua tarea de descargar 120 sacos que contenían 2,5 toneladas de dinero en efectivo.
Todo ello, sin que los custodias que se encontraba en otros vagones se diera cuenta de la maniobra.
Sumó del botín: el equivalente a 52 millones de euros actuales (69 millones de dólares).
En 1965, un año después de su condena, Biggs consiguió escapar de la prisión londinense de Wandsworth, situada en el barrio al sur, cercano al Tamesis, al escalar el muro y huir posteriormente en una camioneta.

La fuga que lo llevó por Bélgica, Francia e incluso Australia, y al fin Biggs se exilió en Brasil, donde consiguió huir de la policía gracias a documentación falsa y a varias cirugías faciales.
Poco antes del 50 aniversario del asalto, Ronnie Biggs declaró: “Si me quieren preguntar si lamento haber intervenido en el golpe, mi respuesta es no”.
El asaltante del tren se llamaba Ronald Arthur Biggs, nació en Londres, el 8 de agosto de 1929 y murió en la misma el 18 de diciembre de 2013, pero era conocido por el nombre de Ronnie Biggs, y su fama fue de ser un ladrón británico, participante en el robo del tren postal en el que obtuvo varios millones de libras esterlinas.
Por ello fue condenado en 2001 a treinta años de prisión.
Biggs se hizo famoso tras el gran asalto al tren de 1963, su escape posterior de la cárcel y por ser fugitivo durante muchos años.
Vivió como un bon vivant mientras pudo desde el asalto hasta su muerte de unos fondos que nadie sabía cómo le llegaban a los distintos puntos del orbe donde vivió.
Vivió en Brasil durante 31 años, pero regresó voluntariamente al Reino Unido en 2001.
Pienso que acosado un poco por el avidez del hampa brasileña por su dinero, en busca de la seguridad de una cárcel británica, donde pensaba que todo se había olvidado con el tiempo y sería juzgado con mayor benignidad, en su vejez y la enfermedad, tal vez a los 72 años no pensaba que iba a sobrevivir hasta los 84 años.

Pasó varios años en prisión, donde su estado de salud se agravó rápidamente.
El 6 de agosto de 2009, se anunció que Biggs sería indultado y puesto en libertad de la cárcel por “motivos humanitarios”.
Biggs nació en Lambeth, el mismo barrio de la cárcel desde la que se fugó.
En 1947, a los dieciocho años, se unió a la Royal Air Force pero fue dado de baja en 1949 por desertor.
En 1960 se casó con Brent Charmian, con quien tuvo tres hijos.
Biggs junto con otros miembros de la banda que integraba, robó 2,6 millones de libras esterlinas de un tren de correo.
Después de ser condenado y encarcelado, se escapó de la prisión HM Wandsworth el 7 de julio de 1965 tras escalar la pared usando una escalera de cuerdas.
Vista el día de hoy, salvo que la hayan transformado en un museo, luce con adornos florales en su entrada, muy coqueta ella.

Huyó a París, donde adquirió nuevos documentos de identidad y se sometió a cirugía facial.
En ese mismo año, Biggs tomó un vuelo BOAC (British Overseas Airways Company) a Sídney donde vivió durante varios meses antes de trasladarse a Adelaida, en el sur de Australia en 1966.
Se sentía bien seguro, otro hubiera ido por Air France o por cualquier otro medio, pero el tenía esa virtud de esconderse donde lo pudiera ver todo el mundo.
Esa técnica la utilizaron muchos movimientos revolucionarios urbanos, de reunirse en una casa con las ventanas abiertas de par en par, a la vista de todo el que pasara.
Pronto se reunió con su esposa y dos hijos, otro elemento rastreable para que lo pesquisaran.
En 1967, justo después de nacer su tercer hijo, Biggs recibió una carta anónima de sus contactos londinenses procedente de Inglaterra diciéndole que Interpol sospechaba que estaba en Australia y que debía irse.

En mayo de 1967, la familia se trasladó a Melbourne, capital del estado de Victoria, donde alquiló una casa en el suburbio de North Blackburn.
En Melbourne, ejerció varios oficios antes de dedicarse al de tramoyista de escenarios en los Estudios de Televisión del Canal 9.
En octubre de 1969, un informe periodístico realizado por un corresponsal de Reuters afirmó que Biggs vivía en Melbourne, y que la policía lo tenía cercado.
La noticia fue la central del noticiero de las 6 en el Canal 9, y el rey de la fuga inmediatamente abandonó su casa y se perdió con amigos de la familia en las afueras de Melbourne.
Cinco meses después viajó solo en un barco de pasajeros con el pasaporte de uno de sus amigos y dejó a su familia en Australia.
Veinte días más tarde, el barco llegó a Panamá, un país de fácil tránsito.
Biggs desembarcó y dos semanas después marchó a Brasil.
En 1974, el reportero del Daily Express, Colin MacKenzie, recibió información de que Biggs se encontraba en Río de Janeiro, y un equipo compuesto por MacKenzie, el fotógrafo Bill Lovelace y el reportero Michael O’Flaherty confirmó esto y dieron la primicia.
Los detectives de Scotland Yard llegaron poco después, pero Biggs no podía ser extraditado porque el Reino Unido no tenía reciprocidad en materia de extradición con Brasil, una condición para el proceso brasileño de extradición.
Como resultado, Biggs fue capaz de vivir abiertamente en Brasil, completamente intocable por las autoridades británicas.

Su condición de canalla le impide a Biggs encontrar un trabajo, no había nada que evitase que se beneficiase de la mala suerte de Scotland Yard.
Como resultado tazas de café y camisetas “Ronnie Biggs” empezaron a aparecer en destinos turísticos a lo largo de Río.
Pasó los siguientes treinta años como un fugitivo y se convirtió en una celebridad, a pesar de haber sido un valor bastante menor en el robo en si, no fue el ideólogo, sino simplemente un peón prófugo.
Supuestamente, Biggs regresó a Inglaterra varias veces disfrazado, durante la realización de un documental sobre el gran robo de tren. “No one is innocent” grabado por Biggs fue lanzado en un disco simple en el Reino Unido y alcanzó el No. 6 en las listas de singles británicos.
La carátula muestra a un actor británico disfrazado del nazi Martin Bormann tocando el bajo con el grupo.
En 1981, Biggs fue secuestrado y llevado a Barbados.
Los secuestradores tenían la esperanza de cobrar una recompensa de la policía británica, pero Barbados no tenía ningún tratado de extradición con el Reino Unido y Biggs fue devuelto a Brasil.
En 2001, Biggs anunció que estaría dispuesto a regresar a Gran Bretaña.
Biggs era consciente de que sería detenido a su llegada en Inglaterra y regresó voluntariamente el 7 de mayo de ese mismo año y fue inmediatamente arrestado.
Su viaje a Inglaterra en un avión privado fue pagado por The Sun, que al parecer había pagado Michael Biggs 20,000£ además de otros gastos a cambio de los derechos exclusivos sobre la noticia. Ronald Biggs dejó 28 años de su sentencia para servir.
Desde su regreso tuvo algunos problemas de salud, incluyendo dos ataques al corazón.
Su hijo dijo en un comunicado de prensa que contrariamente a lo que alguna prensa informa, Biggs no ha regresado a Gran Bretaña simplemente para recibir atención sanitaria.
Biggs ha declarado que su deseo fue “caminar en un pub de Margate como un inglés y comprar una pinta de cerveza amarga”.

El 14 de noviembre de 2001, Biggs pidió la libertad al alcaide de prisión Belmarsh por motivos compasivos basados en su mala salud. Había sido tratado cuatro veces en el Hospital Queen Elizabeth en Woolwich en menos de seis meses.
Su salud se deterioraba rápidamente y pidió que se acceda al cuidado de su hijo para sus días restantes.
La solicitud fue denegada.
El 10 de agosto de 2005, se informó de que Biggs había contraído el estafilococo resistente.
Sus representantes, buscando su liberación por razones de compasión, dicen que la muerte de su cliente es probable que sea inminente.
El 26 de octubre de 2005, el principal Secretario Charles Clarke descartó su solicitud dictaminando que su enfermedad no era terminal.
En 4 de julio de 2007, Biggs fue trasladado de la cárcel de Belmarsh a la prisión de Norwich en motivos piadosos.

En diciembre de 2007, Biggs hizo un llamamiento más, desde la cárcel de Norwich, pidió que se liberase de la cárcel para morir con su familia: “soy un hombre de edad y a menudo me pregunto si merezco realmente la magnitud de mi castigo.
Lo he aceptado y sólo quiero libertad para morir con mi familia y no en la cárcel.
Espero que el señor Straw decida permitirme hacer eso.
He estado en la cárcel durante mucho tiempo y quiero morir como un hombre libre.
Lo siento por lo que sucedió.
No ha sido un paseo fácil estos años.
Incluso en Brasil estaba preso de mis propias decisiones.”
Pareciera que Biggs no conociera el rígido temperamento británico.
Su hijo Michael Biggs también ha afirmado que la Junta de libertad condicional podría llevar adelante la fecha de libertad para julio de 2009.

El 13 de febrero de 2009, se informó de que Biggs se ha trasladado al hospital desde su celda en la prisión de Norwich.
Esto fue confirmado el día siguiente por su hijo Michael, quien que dijo Biggs tenía neumonía grave pero estaba estable.
El 23 de abril se afirmó que la Junta de libertad condicional había recomendado que Biggs fuese liberado el 4 de julio, tras haber cumplido sólo una tercera parte de su sentencia de 30 años.
Sin embargo, el 1º. de julio, Jack Straw no aceptó la recomendación de la Junta de Libertad Condicional y se negó a la libertad condicional, diciendo que era ‘totalmente impertinentes’ Biggs el 28 de julio de 2009, fue readmitidos a Norfolk y Norwich University Hospital con neumonía.
Había sido admitido en el mismo hospital, un mes antes con una infección de pecho y una cadera fracturada pero regresó a la cárcel el 17 de julio de 2009.
Su hijo Michael Biggs dijo, en otro de sus frecuentes comunicados de prensa: “es lo peor que ha tenido.

El 30 de julio de 2009, se pretendía por representantes de Biggs que se había dado”permisos” para impugnar la decisión de él se le niega la libertad condicional.
El 6 de agosto de 2009, se anunció que Biggs se liberaría de custodia el 7 de agosto, dos días antes de su cumpleaños, por “motivos compasivos”.
Falleció el 18 de diciembre de 2013 a los 84 años de edad debido a una apoplejía.
No han sido fáciles estos 84 años de este delincuente británico y que sepamos sin ninguna muerte en su haber.
¿Te gustó el artículo? Ayúdanos con tus comentarios. Gracias¡Hola! ¿Te gustó el artículo? Valoramos tus comentarios y nos ayudan. ¡Gracias!

Más artículos en esta Sección:

Deje su comentario