Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

No más pinchazos

22. Julio 2010 | Por | Categoria: Los mitos y la historia

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

El profesor Richard Compans de la Universidad de Emory

Olvídese de esa aguja amenazante y dolorosa porque la tecnología aplicada a la ciencia ha desarrollado la aguja microscópica que se disuelve en la piel. Ahora a través de un parche, usted recibirá las vacunas sin jeringas ni agujas.

Las agujas miden 650 micrómetros y se disuelven en la piel al hacer contacto.

Según los investigadores, el parche -que cuenta con cientos de agujas microscópicas que se disuelven en la piel- demostró mejorar la efectividad de inmunizaciones como la influenza.

Las pruebas llevadas a cabo con ratones mostraron que la tecnología puede producir una mejor respuesta inmune que una vacuna convencional.

Según los científicos, que publican el avance en la revista Nature Medicine, el parche podría eventualmente permitir que la gente se inocule a sí misma, lo cual podría ayudar a prevenir muchas enfermedades y salvar vidas.
Mejor inmunización

La tecnología, desarrollada por investigadores de la Universidad de Emory y el Instituto de Tecnología de Georgia, contiene 100 “microagujas” que miden solo 650 micrómetros (0.065 milímetros) de largo.

Éstas están diseñadas para penetrar las capas superiores de la piel disolviéndose al hacer contacto.

Para probar la tecnología los investigadores cargaron las agujas con una vacuna de influenza.

Un grupo de ratones recibió la inoculación utilizando agujas hipodérmicas tradicionales y otro grupo fue inoculado con el parche.

Imaginamos que la gente podrá obtener el parche por correo o en una farmacia y después autoadministrárselo en casa

Un tercer grupo de animales recibió un parche que no tenía compuesto activo.

Tres meses después, cuando los animales habían sido infectados con el virus de gripe, el equipo descubrió que el parche produjo una respuesta inmune más efectiva que la inoculación estándar.

“La piel es un sitio particularmente atractivo para la inmunización porque contiene una abundancia de tipos celulares que son importantes para generar una respuesta inmune a las vacunas”, explica el profesor Richard Compans, de la Universidad de Emory.

Según los científicos, si se demuestra que el parche es efectivo en las pruebas con humanos, esto podría significar el fin de la necesidad de entrenamiento médico para suministrar vacunas.

Además, la tecnología podría convertir a la inmunización en un procedimiento indoloro que la gente podría llevar a cabo sola.

También simplificaría los programas de vacunación a gran escala durante una pandemia y eliminaría los temores del uso estéril aguas hipodérmicas y el problema de su desecho.
Autoadministrada

“Otra ventaja de estas microagujas es que la vacuna está presente en una fórmula seca, lo cual mejora su estabilidad durante la distribución y almacenamiento”, dice la profesora Ioanna Skountzou, otra de las investigadoras.

El parche cuenta con agujas microscópicas que administran la vacuna en la piel.

Aunque el estudio sólo analizó la respuesta de una vacuna de influenza, se espera que la tecnología pueda ser utilizada también con otras inmunizaciones.

Y el parche no sería más costoso que las vacunas con agujas tradicionales.

“Imaginamos que la gente podrá obtener el parche por correo o en una farmacia y después autoadministrárselo en casa”, afirma el profesor Sean Sullivan quien dirigió el estudio en el Instituto de Tecnología de Georgia.

“Debido a que las microagujas del parche se disuelven en la piel no quedan restos peligrosos de agujas puntiagudas”, agrega.

Las microagujas están hechas de un material polímero, llamado polivinilpirrolidona o PVP, que se disuelve en el agua y que ha demostrado ser seguro para uso en el organismo humano.

Los investigadores creen que la tecnología podría ser una herramienta muy útil principalmente en los países en desarrollo donde la pobre infraestructura médica a menudo provoca la reutilización de agujas hipodérmicas, lo que contribuye a la propagación de enfermedades como VIH y hepatitis B.

Tal como explica el profesor Compans, la vacuna no tiene que penetrar profundamente en la piel porque las células inmunes están presentes justo debajo de la superficie.

Todavía, sin embargo, hace falta llevar a cabo más ensayos clínicos para demostrar la seguridad y efectividad de la tecnología en el ser humano.

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. Al fin…era hora de no sufrir!!!! Tiren la agujas que son antidiluvianas..ya pasaron a la historia!!!!!!

Deje su comentario