Promocione su empresa por Internet

Non Sancto

27. Septiembre 2013 | Por | Categoria: Entretenimiento

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Lorenzo Olivera
Desde que me conozco y tengo uso de razón he sentido muchas malas palabras referidas a MONSANTO. En lo que me es personal no defiendo a Monstanto, pero no dejo de reconocer un montón de cosas como lo fue oportunamente, por nombrar alguna, la sacarina para los diabéticos y oportunamente el menos nocivo pero también útil Aspartamo.

monsa-2-145x170Claro que muchos que vituperan a Monsanto están importando ese bagre feo de Viertnam y comercializándolo en las grandes superficies, en detrimento de la pesca nacional, por un tema de pingües ganancias por la mano de obra barata y todo ello sin un hálito de pudor o rubor en las mejillas, ni una somera advertencia en grado mínimo de que en Vietnam se bombardeó durante la fuera con el agente naranja de Monsanto con los efectos humanos que veremos más adelante.
Japón con la radiación producida por las centrales atómicas casi y no tan casi destruidas por aquel brutal terremoto y el siguiente tsunami, que están contaminando con millones de litros de agua oceánica radioactiva toda la zona de influencia, y sin perjuicio de ello, comenzaron la pesca en dichas aguas.

No sospecho, sino simplemente estoy seguro que dicha captura será servida en los platos de los japoneses y si cuaja y hay compradores lo exportarán para el consumo de otros mercados.
El DDT, que no he encontrado que sea culpa de Monsanto, pero no me atrevo a afirmar nada, insecticida que tanta mala fama se le hizo y tiene, fue fundamental como piojicida en la II Guerra Mundial, con todas las pestes que transmitían dichos insectos.
En los grandes supermercados serios porque venden sin una sonrisa el aceite de canola, el cual luce muy orondo en las góndolas, sin que se advierta que es la famosa colza modificada transgénicamente con los malos efectos de antes, tal vez, digo tal vez y no afirmo nada positivo, de los efectos tóxicos de la colza, que daba un aceite industrial no alimenticio y hoy algunos médicos recomiendan su consumo, sin base científica alguna, más que la publicidad de los malos comerciantes, indicando que no produce colesterol malo y la gente esquiva la rama y se da contra el tronco, pues es o era cancerígeno y tóxico, para uso industrial como lubricante o base de pinturas.

Estimado lector ha notado que cada vez hay menos abejas, se está importando miel de Maple, ese árbol canadiense cuya hoja está en la parte blanca de la bandera de dicho país y de nuestras mieles naturales de abejas bien gracias y la cera cada día es más platico con color.
Los insecticidas y las plantas transgénicas que tienen componentes anti insectos, han achicado en forma muy importante la dotación de abejas.
Pensar que antes en nuestros campos, en los tambos pagaban a los productores de miel para que rodearan sus praderas con colmenas para que se regenerara más tiempo la costosa pradera.
La ley de protección a Monsanto en EE.UU. a punto de expirar, y no se prorrogará su vigencia, según un comunicado emitido el martes la oficina de prensa del Senador Jeff Merkley (demócrata de Oregon).

Los republicanos de la Cámara a principios de este mes lanzaron un proyecto de ley que incluía una prórroga de la medida para que Monsanto pudiera continuar.
La llamada medida escudos de protección a los vendedores de semillas modificadas genéticamente son requeridas, aunque los cultivos resultantes causan daño.
Merkley dirigió una petición en línea para oponerse a la prórroga y sin éxito, ofreció una enmienda con la intención de matar el proyecto de ley agrícola a lo que los opositores han bautizado como la Ley de Protección de Monsanto.
Monsanto es la compañía de semillas más grande del mundo.
Merkley trabajó con los líderes legislativos para garantizar la protección expiraría antes de que pudiera extenderse el plazo.

En un comunicado la noche del martes, el senador elogió a aquellos que le ayudaron a descartar la extensión del plazo.
Esta es una victoria para todos aquellos que piensan que los intereses particulares no deben recibir ofertas especiales.
Esta cláusula secreta , que se introdujo en una ley de presupuesto, instruyó al Secretario de Agricultura para que los cultivos transgénicos que se cultivan y se venden incluso cuando nuestros tribunales han encontrado que plantean un riesgo potencial para los agricultores de cultivos cercanos, el medio ambiente y la salud humana.
Aplaudo a los cientos de miles de estadounidenses que han trabajado duro para poner fin a esta disposición diabólica.

La protección está a punto de expirar a fin del mes.
Monsanto es una empresa proveedora de productos para la agricultura.
Es conocida por producir el glifosato, un popular herbicida, bajo la marca Roundup.
También es productor de semillas genéticamente modificadas transgénicas.
A lo largo de su historia, Monsanto ha ido evolucionando en sus negocios.
En sus inicios, en 1901 distribuían sacarina, para 1938 tenían negocios químicos como plásticos y resinas, en 1976 incursionaron en el negocio de los herbicidas y en 1981 se sumaron a la carrera biotecnológica.
En el año 2000 contribuyó a descifrar el código genético del arroz, y anunció que la información obtenida en la investigación sería compartida con la comunidad científica mundial.
Monsanto fue fundada en San Luis, Misuri, en 1901.
Su fundador, John Francis Queeny, un químico veterano de la industria farmacéutica, fundó la compañía con capital propio.
Dio a la compañía el nombre de soltera de su esposa Olga Méndez Monsanto.
Monsanto se dedica en la actualidad principalmente a la producción de herbicidas y de semillas genéticamente modificadas, alimentos transgénicos.
En sus primeros años, Monsanto distribuyó sacarina.
También proveyó de edulcorantes a Coca Cola, haciéndose uno de sus principales proveedores.
En la década de 1920, la Monsanto expandió sus negocios para la química industrial, como por ejemplo ácido sulfúrico.

En la década de 1940 fabricaba plásticos, incluyendo poliestireno y fibras sintéticas.
En 1938 Monsanto adquirió a Fiberloid Corp y el 50% de Shawinigan Resins, empresas que fabricaban plásticos y resinas.
Desde entonces tuvieron negocios relacionados con Searle, quien fabricaba aspartamo (Nutra Sweet) pero en el 2000 Monsanto vendió ese negocio.
También tuvieron un negocio enfocado a la somatotropina bovina, que fue luego vendido en 2008.
Monsanto sintetizó la hormona somatotropina bovina.
Existen diversos puntos de vista respecto a este producto, ahora propiedad de Eli Lilly.
En Europa, los alimentos transgénicos, principal actividad actual de Monsanto, encuentran gran resistencia entre la población y los agricultores, que no consideran probada su seguridad para la salud humana.
Debido a esto y tras varios intentos fallidos Monsanto anunció en 2013 su retirada del mercado europeo salvo de tres países: España, Portugal y República Checa.
El cultivo de dichos alimentos transgénicos es prácticamente inexistente en el territorio de la Unión Europea con la única excepción de España y Rumania.

Monsanto ha sido y sigue siendo una de las empresas que ha creado más controversia a nivel mundial debido al peligro potencial y real de sus productos sobre la salud humana, animales, plantas y sobre el medio ambiente en general.
En la década de los 60 Dow Chemical, Uniroyal, Hercules, Diamond Shamrock, Thompson chemical, TH y Monsanto fueron contratadas por el gobierno de Estados Unidos para producir un herbicida llamado agente naranja utilizado en la guerra de Vietnam con el fin de destruir la selva vietnamita y las cosechas privando a los vietnamitas de alimento y de vegetación donde esconderse.

El agente naranja fue un potente químico que causó entre la población vietnamita unos 400.000 muertos y unos 500.000 nacimientos de niños con malformaciones, además de las bajas en el propio ejército estadounidense.
Debido a que el artículo 38 de la Constitución de los Estados Unidos prohíbe a los veteranos de guerra demandar al gobierno por lesiones sufridas en la guerra, muchos afectados han intentado demandar a las compañías químicas, quienes en un inicio fabricaron el agente naranja como un herbicida de uso agronómico y no bélico.
El gobierno de Estados Unidos ha tratado de evadir su responsabilidad fijándola en las empresas a quienes ellos utilizaron para producir este químico.
El problema era que la prisa por estas empresas por producir rápidamente el herbicida y con unos costes mínimos hizo que el producto final contuviera grandes cantidades de la dioxina tetraclorodibenzodioxina, un subproducto altamente cancerígeno que además provoca malformaciones en los fetos.

Esto unido a la gran capacidad del agente naranja de permanecer activo en el suelo ha provocado graves daños en las selvas de aquel país, así como generaciones de niños con malformaciones y problemas de cáncer.
Monsanto fue productor de la hormona sintética somatotropina bovina (o rGHB recombinante).
Existen estudios científicos que prueban que la hormona provoca cambios significativos en la biología de las vacas (mastitis, esterilidad, y un aumento de la hormona del crecimiento y de otras hormonas en la leche producida) y también existen estudios que tratan de probar lo contrario, que la hormona es inocua.
Debido a esta divergencia de opiniones, la leche de vacas tratadas con rGHB está permitida para su comercialización en Estados Unidos, México, Brasil, Rusia, Corea, Colombia, Egipto, Costa Rica, Emiratos Árabes Unidos, Israel, Honduras, Kenia, Jamaica, Perú, Namibia, Eslovaquia, Turquía, Sudáfrica y Zimbabue, pero está prohibida en Canadá y la Unión Europea, quienes afirman que la hormona puede causar daños no sólo por los problemas ya citados, sino por la dosis extra de antibióticos que contiene la leche de las vacas tratadas con esta hormona suministrados para el tratamiento de las mastitis (infección de las ubres).

Grupos de protección al consumidor en Estados Unidos pidieron que se pudiera etiquetar la leche de vacas tratadas, sin embargo el gobierno de los Estados Unidos denegó la petición en un inicio y grupos de activistas atribuyeron esto a políticas de Monsanto, quien habla sobre esto en un comunicado.
La negativa del gobierno a esta iniciativa no permitía al consumidor distinguir entre una u otra leche.

Después de crecientes peticiones por grupos activistas de protección al consumidor se permitió el etiquetaje de la leche de vacas no tratadas, con la condición de añadir en la etiqueta la información obtenida por los científicos de la Food and Drug Administration (FDA) quienes llegaron a la conclusión de que “la leche de vacas no tratadas con la rGHB no muestra diferencias significativas con la leche de vacas tratadas”, aunque no habla de los problemas de salud derivados por la ingesta de antibióticos junto con la leche.

En el año 2007 Monsanto fue multado por anunciar que su herbicida Roundup era biodegradable y no tóxico para los animales domésticos y los niños, y la Unión Europea ha clasificado al herbicida de Monsanto como no biodegradable aunque, Estados Unidos a través de la directiva 1999/45/EC lo clasifica como “no peligroso”, existen numerosos estudios que prueban que el glifosato (nombre del herbicida conocido comercialmete como Roundup) es altamente persistente en el suelo, por lo que en ningún caso debió ser considerado como biodegradable.
Monsanto tuvo que retirar la palabra Biodegradable de su producto y cambiar su publicidad, para poder continuar comercializándolo. Dos trabajos realizados por la CNRS en el 2004 y 2005 demostraron que el compuesto activo del herbicida Roundup estaba relacionado con el cáncer causando desregulaciones en el ciclo celular.

Las concentraciones usadas en campos de cultivo son entre 500 y 4000 veces más elevadas que la concentración mínima necesaria para causar alteraciones en el ciclo celular.
En 1935 Monsanto absorbió a la empresa que comercializaba policloruro de bifenilo (PCB) desde 1927, Swann Chemical Company.
En su época, el PCB fue un producto útil que tenía gran estabilidad térmica biológica y química, así como una elevada constante dieléctrica.

Por sus características anti-inflamables, la mayoría de los aceites dieléctricos con PCB se usaron fundamentalmente en áreas con alto riesgo de incendio, tales como plantas industriales, en transporte colectivo de tracción eléctrica (tranvías) y en la industria petroquímica sin embargo, tras los avances de la ciencia, se prohibió el uso de PCB en 1970, tras descubrir que se trataba de un agente contaminante para el medio ambiente (según el programa de las Naciones Unidas, es uno de los doce contaminantes más nocivos fabricados por el ser humano).
Su uso en agricultura e industria junto con su gran capacidad de permanecer en el medio (incluso durante siglos) hizo que este agente llegara a la hidrosfera, donde se acumuló en sedimentos fluviales y marinos.

El agua es bebida por los animales, y el químico con ella; el PCB se almacena en el tejido graso animal, de peces principalmente, que luego servirán para el consumo humano.
Así el químico entra en nuestra alimentación.
Su toxicidad afecta a personas ya nacidas causando erupciones en la piel.
El mayor problema aparece en fetos, donde este agente afecta directamente al desarrollo del sistema nervioso y, como consecuencia, a la capacidad intelectual.
En EE. UU. y Canadá se ha estimado que el conjunto de población posterior a la difusión masiva de PCB ha podido nacer con entre un 5% y un 7% de disminución intelectual respecto a las generaciones anteriores, sobre todo en lo que afecta a la memoria.
El documental “El futuro de la comida” hace una crítica sobre las políticas de Monsanto.
Monsanto ha hablado sobre muchas de las situaciones que trata el documental y también ha expuesto su punto de vista.

También se exponen algunas críticas sobre Monsanto en el documental La guerra de los cultivos transgénicos (2004) y The Corporation, incluyendo la polémica de Monsanto y su poder sobre los medios.
En el documental y libro “El mundo según Monsanto” trata primero la historia judicial de Monsanto, especialmente lo relacionado al PCB, y luego se tratan los productos de Monsanto del agente naranja al Roundup (Glifosato) y los OGM.
Monsanto y gobiernos afines se han negado a publicar o garantizar el acceso público (Transparencia) a las distintas pruebas de campo realizadas en países europeos de sus hortalizas genéticamente modificadas.

Las pruebas de campo consideradas fallidas por los gobiernos y por la propia Monsanto han llevado a la compañía a retirar sus campañas de promoción y a acelerar su salida parcial de la mayor parte de los mercados europeos.
Los cables de los servicios diplomáticos americanos en Europa publicados por Wikileaks dieron a conocer como el gobierno de Estados Unidos presionaba a la comisión europea a favor de los intereses de Monsanto apoyados por el gobierno español del entonces presidente José Luís Rodríguez Zapatero.
En enero de 2005, Monsanto acordó pagar una multa de 1.5 millones de dólares por sobornar a un funcionario indonesio. Admitió que un alto directivo de la empresa ordenó a una compañía consultora indonesia dar un soborno de US$ 50.000.- a un funcionario de alto nivel en el Ministerio del Medioambiente de Indonesia en el 2002, a fin de evitar la evaluación del impacto ambiental sobre su algodón genéticamente modificado.
Monsanto ordenó a la compañía disfrazar una factura para el soborno como “costos de consultoría”.

Monsanto también ha admitido pagar sobornos a varios otros altos funcionarios indonesios entre 1997 y 2002.
La empresa hizo frente a cargas criminales y civiles del Ministerio de Justicia y la Comisión de Valores y Bolsas de Estados Unidos (SEC).
Se acordó pagar US$ 1:000.000.- al Ministerio de Justicia y US$ 500.000 al SEC para cumplir la multa de soborno y otras violaciones relacionadas.
El 5 de marzo de 2008 el acuerdo de procesamiento aplazado contra Monsanto fue negado con prejuicio (sin oposición por el Ministerio de Justicia) por la Corte de Distrito de los EE.UU. para el Distrito de Columbia, de tal modo indicando que Monsanto había conformado completamente con las condiciones del contrato. Actualmente es investigada la empresa por la corte de justicia de los EE.UU.

El 25 de mayo de 2013 se realizaron marchas y protestas contra la mayor productora mundial de semillas transgénicas y a la vez contra compañías similares, en más de 40 países del mundo y cientos de ciudades en coordinación.
Los motivos fueron la falta de etiquetada de los productos transgénicos a pesar de las evidencias de que dañarían a la salud humana y el asfixio producido por la transnacional contra los agricultores.
Uniéndose a la jornada, el grupo de piratas informáticos Anonymous llamó a la sociedad a través de su cuenta en Twitter a no “alimentar a sus hijos con la basura de los productos modificados genéticamente”.
En lo que es mi posición mental no soy anti nada, pero tampoco soy pro nada.
No existen los milagros, a Monsanto hoy le sacan esa especie de monopolio legal, pero el gobierno de EE.UU. cuando necesitó a Monsanto para desfoliar Vietnam para tratar de ganar una guerra perdida, le pagó el mandado como lo había hecho anteriormente porque este concubinato viene desde 1901, y cuando necesiten algo inmoral lo volverán a comprar y si no está Monsanto, que nada indica que no va a estar, contará con Monsanto para lo que sea.
Es otro fabricante de armas más.

Pensar que en la época de Carlos Marx, o algo antes hubo un economista que dictó una ley con su nombre, la ley de bronce de Malthus, la cual indicaba que el hombre no podría sobrevivir a las hambrunas si se seguía reproduciendo a aquel nivel de 1850.
Claro que Malthus no tenía ni idea del arado y el tractor y mucho menos de los transgénicos.
Nadie se anima a parar la mano, pero viene pesada y el Presidente Mujica, en alguno de sus razonamientos tiene razón, el consumismo nos puede llevar a cualquier locura.
¿Te gustó el artículo? Ayúdanos con tus comentarios. Gracias¡Hola! ¿Te gustó el artículo? Valoramos tus comentarios y nos ayudan. ¡Gracias!

Más artículos en esta Sección:

3 comentarios
Deja tu comentario »

  1. todas esas porqueria las inventaron los gringo para que comamo nostros()%%%%?¿&&&
    si le servis esa imundicia a un gringo para comer te mata¿?)(&&&$$$$

  2. Muy bien Lorenzo. te pusiste las pilas para defender la ecología en un mundo quees mas importante lo que hace en sus exibiciones Madonna, si muestra el pito Justin Bieber, los lenntes nuevos de Mujica, la escasez de papel higienico en Venezuela o las calzas de Cristina Fernadez. dicen que la temperatura del mundo esta subiendo años tras año y eso me preocupa como también que nos estamos alimentando con esas porquerias de trangenicosaquímicos. la salud y el mundo empeora que reflexión mas profunda de un sábado.pero todo bien.
    Bss Rita

  3. Queridísima Rita: Ambos estamos de acuerdo en la terrajez de Madonna, en las gafas de nuestro presidente, en que K con calzas no deja de ser una vieja con un nuevo tipo de medias que se le meten por todos los intersticios fofos, como varón no doy un pito por el pito de Justin Bieber, pero debe ser como una isoca, como todos los que están inactivos, pero me preocupa sobre manera al igual que a ti, aue hablé personalmente con uno de los gerentes de piso y en razón de su cargo con referencia al aceite de colza y al pescadito Vietnamita y a pesar de ser el gerente de una cantidad importantísima de góndolas me dijo que no era tema de él, sino de otra gerencia. Envenena bien pero no mires a quien fue la conclusión comercial a la que concluí ante tal respuesta. De ahora en más solamente aceite de arroz y alguna pastillita para el colesterol mientras el cuerpo aguante y le entraré a corvinas, palometas y pejerreyes y cazón. Si me cantan un nombre que no me suena a otra cosa. Veo que sigues trasnochadora para tus comentarios, casi las dos de la matina. besos. tu admirador. Hoy Lorenzo.

Deje su comentario