Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Nuevas Lolitas

20. Enero 2011 | Por | Categoria: Insólito

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Niquita Nipone

La vida es dura y el dinero seduce, muchas veces, las más, por necesidad y otras por ambición a más.

El hombre tiene tres enemigos, uno es la ignorancia, otro es la mentira y el otro la ambición.
A través de El Reporte hemos visto artículos, donde los hijos son explotados por sus padres, como el caso de Michael Jackson, Macaulay Culkin (Mi pobre Angelito), Gary Coleman (Arnold) que le tuvieron que iniciar juicios a sus padres legítimos o adoptivos, por la administración de los emolumentos percibidos durante su época de actores y recuperar algo, como el infeliz caso de Arnold que terminó trabajando en un estacionamiento de automóviles para sobrevivir.

Tuvimos casos que terminaron más o menos bien o no nos dimos cuenta que terminaran tan mal como Elizabeth Taylor, Shirley Temple (Embajadora de EEUU ante las Naciones Unidas), y la que produjo dos víctimas en dos generaciones la explotación de Juddy Garland, (la inolvidable del Mago de Oz) que terminó en suicidio y su hija Liza Minelli que terminó en las drogas, con algún intento de autoeliminación.
Todo ello sin perjuicio que la actividad en el estrellato y la fama no es la más saludable, en la moral o en los vicios sociales, de los casos de alcoholismo y drogas podríamos escribir en otra oportunidad.

También podemos llevar una estadística de matrimonios y divorcios como índice de que en el celuloide, no es todo como parece.
En estos casos los padres por ignorancia o ambición, por medio de la mentira les estropearon la vida a sus hijos.
En la vecina orilla tuvimos casos que la precocidad les llevó al mundo del espectáculo y el tiempo lo dirá, como Andrea del Bocca, entre otros.
Estalló una bomba en el primer mundo, claro que con la cantidad de dinero que hay en danza y en los promotores de la explosión, puede que esta haga más o menos ruido que un petardo de los de antes.

La revista francesa Vogue sacó una serie de fotografías de niñas de siete años maquilladas, vestidas provocativamente y en actitudes de femmes fatales.
Todos en la vida cotidiana, hemos visto, hasta el cansancio, niñas que le roban el esmalte de uñas o el lápiz de labios a la madre y juegan a ser mayores o simplemente a copiarlas.

Pasa lo mismo con los zapatos de taco alto con los cuales andan chancleteando por la casa, pero todo a nivel de juego y sin dinero de por medio.
Pero cosa muy grave es que una publicación del nivel y los medios de que dispone, como Vogue, que en los 90, su editora Carina Toitfeld y el diseñador Tom Ford relanzaron la marca Gucci, asociándola a la tendencia porno chic, inventadas por la primera.

Ahora utilizaron a tres pequeñas modelos Thylene, Lea y Prune, de siete años de edad, como protagonistas de las páginas centrales vestidas de Versace o Lanvin y luciendo joyas de Bulgari o Boucheron, vestidas como mujeres fatales, con ropa ajustada y maquilladas y en poses provocativas.
La editora, Toitfeld, con este baturrillo, renunció para dedicarse a proyectos privados, que tenía en mente, todo para sacarle el tufillo a despido con una gran aroma a arreglo de “tú te vas callada y acá no pasó nada y te doy tanto” y tomaron en su lugar a Emmanuelle Alt a partir del primero de febrero, pero la anterior ya había cesado un mes antes.

Nada fue por casualidad
La reacción de los lectores fue variopinta.
Algunos se quieren comer crudos a los padres de las niñas por llamarlo, eufemísticamente, de alguna forma.
Otros agarraron lisa y llanamente para el lado de la pedofilia, aunque a mi criterio están hablando de pedofilia sin pedófilos a la vista, porque para que haya tal hecho se necesita un activo y un pasivo.

Por comprar una revista, podríamos llamarlo de otra forma, como podría ser onanismo por parte del lector o utilizando términos más modernos o más amplios voyeurismo.
Todo esto muy traído de los pelos.
Algún padre de todo corazón, les reprocha, haberles hecho peder a las niñas, una cosa que no recuperarán más, la inocencia.
Tampoco lo veo por ese lado, lo veo por un lado peor, que las niñas tienen una vida social, escolar, de amiguitos, y los niños son muy crueles en el momento de juzgar o de decir y dicen fuerte.
Ahí sí que está el haberles machucado la inocencia o la vida social y alguna será carne de psicólogo de por vida.

Otros, atacan la hipocresía social, porque sin saber cuantas revistas se vendieron, sacan conclusiones de los que se deleitaron con tales fotos. Suposiciones a todo trapo.
En lo que me es personal las fotos me resultan absolutamente desagradables y fuera de lugar, innecesarias, porque sin perjuicio de que sean unas nenitas lindas disfrazadas de señoras de vida airada, lo que parecen, es que son unas enanas disfrazadas de ricas con vestidos y joyas.
Hay si dos culpables muy importantes, los señores padres, que por dinero, no sólo venden a sus hijas niñas, sino hasta la dignidad de ser padres.
El otro culpable visible es la gran empresa que con dinero compra la conciencia de padres, abuelos, jueces y quien sabe a cuantos más.

Los que se llenan la boca con el término pedofilia (porque lo aprendieron que con el tema de los curas desviados) no ven que estamos ante un caso de venta de la imagen, la personalidad actual y futura de las hijas, por unos euros miserables.
A la que hay que castigar duramente es a la productora, tanto la empresa como a sus autoridades y empleados vinculados al programa, porque de toda la producción de fotografías, vestuarios y alhajas cae una sola cabeza, cuando en el dulce estuvieron en equipo todos metidos y esos inmorales seguirán.
Por cierto el consejo editorial o de redacción o como le llamen en la empresa o los propios dueños no se pueden echar ellos mismos.

Esta revista al igual que la productora despedida son de una moral muy insana, aunque el término correcto sería podrida, primero hicieron el gran negocio con las anoréxicas y ahora, aborta, por ahora, el negocio con la pequeñas lolitas.

Si Nabocov viviera…

Más artículos en esta Sección:

6 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Me parece algo atroz la pornografía infantil y esos fotografos son mandados por los que saben que es lo que consumen los degenerados de siempre. Miro este artículo como denuncia y le creo a la sra Niquita Nipone, la cual sera madre y sabe de que estamos hablando. Pero se que traera a muchos que comenten con este tema y eso realmente no me gustara.

  2. Acompaño con mucho entusiasmo tu denuncia. Y si otros logran fama y plata con eso alguien los juzgará. Es muy fácil comunicar para gente que le gusta ver sangue y la oscuridad del hombre. En esas cosas todos se cuelgan y viene de la vecina orilla. Me extraña la revista Vogue, la cual siempre compro mi vieja, que haga estas cosas, cuestion de rating. Me extraña tambien que patrosinadores acompañen estas campañas. Pienso que todo previamente se discute..o aqui no discutimos siempre que se hace?
    Saludos colega Niquita Nipone de Oscar Alas

  3. Como dice el articulo no esta bien que se utlicen menores ni para la tv ni para el cine ni para las revistas y si estan modelando estan trabajando cosa que los menores no deberian hacer. Pero como es la gente? Hay mucha enfermedad , porque despues que fue denunciada ese numero y se armo lio en los quioscos se agoto enseguida, la gente salio enferma a comprar para ver a las lolitas……que enfermedad!!!!!!!!!!!!!
    saludos

  4. La verdad me parece innesesario, por no decir asqueante y degenerado, utilizar menores como si fueran mujeres con intenciones sensuales o sexuales. De muy mal gusto. O esta revista tiene inclinaciones pedófilas ( porque se trata justamente de esto ) o por seguir el ” gusto” de determinadas personas con inclinaciones perversas para obtener más ” rating” se vende al mejor postor. Este tipo de fotografías deben ser sancionadas penalmente, a los responsables de la revista y a los padres imbéciles y omisos.

  5. no tienen verguenzas estos franchutes¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ desegura obligarian trabajar a sus propias hijas¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ a los que abria que meter presos es a los que compran esas porquerias van a ver que se acaba la jodita cuando nadie compre¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    saludos

  6. Pah! a mi tambien me parece de muy mal gusto y un golpe muy bajo la utilización de menores…y en este caso de 7 añitos…ya se pasaron de oscuro! yo lo tomo este articulo como una denuncia muy inteligente porque colgaron las mismas fotos que sensuran de la revista vogue…jajajajaja!!!!!!
    Saludos

Deje su comentario