Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Pancho Villas el jefe

25. noviembre 2010 | Por | Categoria: Los mitos y la historia

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Nico Medes

José Doroteo Arango Arámbula, más conocido como Francisco Villa o Pancho Villa. Fue uno de los jefes de la revolución mexicana, cuya actuación militar fue decisiva para la derrota del régimen del entonces presidente Victoriano Huerta.

Originario de Durango nació el 5 de junio de 1878 y murió asesinado en una emboscada en Hidalgo del Parral (Chihuahua) el 20 de julio de 1923, de la misma suerte que lo fueron Emiliano Zapata y Augusto C. Sandino.

Era una forma de terminar con los rebeldes y las ideas antiimperialistas de la época, hoy los métodos para los que molestan al poder son más sofisticados.
Fue conocido como “El Centauro del Norte”.

Comandante de la División del Norte, fue caudillo del estado norteño de Chihuahua, el cual, debido a su tamaño, riquezas, y la proximidad a los EEUU, le proporcionó cuantiosos recursos y grandes dolores de cabeza también.
Villa fue gobernador de Chihuahua en 1913 y 1914.

Hasta 20 años después de su muerte, su memoria era mala palabra, en su tierra y en zonas de influencia del imperio y afines.
Villa y sus seguidores, confiscaron las tierras de los hacendados para distribuirlas a los campesinos y soldados.

Emitió dinero impreso, para pagar por su causa.
El dominio de Villa al norte de México se rompió en 1915, por varias derrotas que sufrió en manos de Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles.
Después del ataque de Villa a Columbus, en 1915, el General John J. Pershing trató infructuosamente de capturar a Villa durante un año.
Un poco después, dicho General, fue el comandante de las tropas norteamericanas en la Primera Guerra Mundial.

Villa se retiró en 1920 y se le dio una gran propiedad que él convirtió en una “colonia militar” para sus ex soldados.

En 1923 decidió volver a involucrarse en la política mexicana y como resultado fue asesinado, probablemente por órdenes de Obregón.
Si bien Pancho Villa, hijo de Agustín Arango y Micaela Arámbula, fue uno de los principales líderes y generales de la revolución mexicana entre 1911 y 1920, no ha podido determinarse verdaderamente cuál fue su origen.

El accionar revolucionario de Villa se dio durante sus primeros años principalmente en el estado de Chihuahua, en el norte de México, donde su ideal consistió en frenar el abuso que ejercían los terratenientes sobre los campesinos y en derrocar a los grupos establecidos en el poder público.

Al igual que a muchos de los libertadores fue calificado de bandido, condición que también le cayó en su momento a Artigas, a quien lo calificaron, entre otras cosas, de contrabandista.
El problema de Villa era que no podía pedirles certificado de buena conducta a sus seguidores, sino que necesitaba mano de obra y la de los llamados malhechores, era mano de obra calificada. La forma de recibirla era no revisar antecedentes para reclutar gente para las tropas.

Ernesto Navas Villas el último hijo vivo de Pancho

Sus enemigos tampoco utilizaban carmelitas descalzos para enfrentarlo.
En 1910 se unió al movimiento maderista.

En ese entonces Villa era un guerrillero sin causa; sin embargo al conocer a Abraham González, representante político de Francisco I. Madero en Chihuahua, recibió de éste la educación básica que le hizo abrir los ojos al mundo político y cambiar su visión sobre su propia vida y su relación con los que estaban en el poder.
La revolución maderista comenzó a revelar el ingenio militar y la capacidad estratégica de Pancho Villa.

En el Tecolote, engañó a las fuerzas del general Navarro poniendo sombreros sobre estacas para simular un contingente mayor, viéndose obligado al general Navarro, por temor a una deshonrosa retirada. Picardía similar a la de Fructuoso Rivera en la batalla del Rincón (de las gallinas), contra las tropas imperialistas lusitanas.
Después de tomar Torreón por unos momentos, Villa se hace de los primeros trenes para sus fuerzas, que después servirían para transportar grandes contingentes de la División Norte.

Conectando un poco los artículos, corresponde tener presente que en el artículo anterior sobre Emiliano Zapata aparecen los mismos personajes, con la diferencia que Zapata comandaba los ejércitos del Sur y hay que tener presente, además, las fechas porque los personajes van rotando, por traición o por causa de muerte.
Volviendo a Pancho Villa, después de intentar tomar Chihuahua y no poder hacerlo, logra su primer victoria: la toma de Ciudad Juárez.
A finales de 1911 dio muestras de su lealtad a Francisco I. Madero. Tomó las armas para defender al gobierno maderista.

Combatió en Chihuahua y Durango, y en Torreón se incorporó a las filas de la División del Norte Federal, que comandaba Victoriano Huerta.
Por su actuación militar fue ascendido a General Brigadier Honorario.
Huerta, receloso de su brillantez, a pesar de no ser militar de carrera y molesto por su independencia, con el pretexto del robo de una yegua, lo procesó por insubordinación y ordenó su fusilamiento.

El abigeato, se pagaba caro, cuando el mandamás odiaba al subordinado.
Madero le salvó la vida, como alternativa, fue enviado a la Ciudad de México y encarcelado.

En prisión conoció a Gilbardo Magaña Cerda, quién le instruyó y le puso al tanto de los propósitos e ideales del agrarismo.
A finales de 1912, Pancho Villa logró fugarse de prisión y logró llegar a El Paso, Texas.
Ante los asesinatos de Madero y Abraham González en febrero y marzo de 1913, decidió retomar las armas contra el gobierno de Huerta ante los llamados de los líderes militares del norte, encabezados Venustiano Carranza, que llamaban a levantarse contra el usurpador.
Cruzó la frontera y se internó en Chihuahua, con una fuerza de escasos nueve hombres, inició su participación en el movimiento constitucionalista.
No sé si será un mito, pero todos los movimientos se inician con muy poca gente. Nosotros tenemos el ejemplo de los 33 Orientales, claro que después había un pueblo atrás.

El 15 de noviembre de 1913, mientras los soldados y oficiales federales dormían en los cuarteles, una señal pequeña anunciaba el asalto de las tropas villistas que tomaban el cuartel, la jefatura de armas, los puentes internacionales, el hipódromo y las casas de juego.
Por lo acontecido se reunió con Madero en la Hacienda de Bustillos donde recibió el grado de Coronel.

En septiembre se constituyó la famosa División del Norte del Ejercito Constitucionalista, de la que Pancho Villa fue nombrado General en Jefe.
Como gobernante Villa mandó emitir diversos billetes, sustituyó a los comerciantes venales, llenó el mercado de ganados de las estancias en que intervenía; abarató los precios del maíz, fríjol y carne; asumió funciones federales en materia de telégrafos y ferrocarriles; reabrió el Instituto Científico y Literario y decretó el establecimiento del Banco del Estado.

Independientemente de Álvaro Obregón y Pablo González Garza. Villa reconoció a Venustiano Carranza, pero le impuso limitantes, como asumir la presidencia interina y convocar a una Convención de Generales y Gobernadores Revolucionarios para señalar la celebración de elecciones y formular un programa de gobierno.
Los acuerdos no fueron aceptados en su totalidad por ninguna de las dos partes.
Los ejércitos revolucionarios derrotaron a Huerta, quien firma su carta de renuncia el 15 de julio de 1914.

A pesar de la victoria, Villa estaba molesto con Carranza, quien lo despreciaba por su reputación de bandolero, cosa que se notaba dado que nunca le concedió a la División del Norte el grado de Ejército ni a Villa el grado de General de División.

Obregón se trasladó a conferenciar con Pancho Villa, pero, tratando Obregón de atacar a las tropas Villistas por un lado y lograr una alianza por el otro, es descubierto por Villa quien manda a fusilarlo, pero Serrano y Raúl Madero evitan que Obregón sea fusilado aceptando las condiciones de Villa y firman un acuerdo, logrando escapar a Chihuahua.
A medio camino de la huida obregoncista, Villa recibe un telegrama de Carranza en donde éste rechaza el acuerdo haciendo que Villa persiga a Obregón sin lograr alcanzarlo, lo cual origina que rompa definitivamente con Carranza.

En 1914, Carranza citó a una convención de las fuerzas revolucionarias, para limar asperezas entre ellas, sin lograr su objetivo, pues Villa se fortaleció en la Convención de Aguascalientes.
Como resultado, Carranza y Obregón rompieron con la Convención. Villa tomó la Ciudad de México, a nombre del gobierno de la Convención, junto con su aliado Emiliano Zapata, en diciembre de 1914.

Se instaló en la Convención en la Ciudad de México, y el día 10 se trasladó a Aguascalientes. Tuvo entonces lugar el Pacto de Xochimilco, en el que Pancho Villa aceptó el Plan de Ayala en lo relativo al problema de la tierra y en el que convenían llevar a la presidencia a un civil identificado con la Revolución.
Durante 1915 Villa fue derrotado por Obregón y los constitucionalistas en la Batalla de Celaya, en la que Obregón logró derrotar a la División del Norte.
El poder de la caballería de Villa no fue efectivo para derrotar a las trincheras, la artillería y ametralladoras del ejército de Obregón.

Villa perdería después varias batallas en junio de 1915, por lo que tendría que replegarse otra vez hacia el norte del país.

Después de su derrota militar, Pancho Villa se replegó a Chihuahua, desde donde fraguó un golpe militar que le serviría para atacar a EE.UU. después de que este país optara por dar su apoyo a Carranza y en especial contra Woodrow Wilson por el uso que hizo Obregón de faros gigantes, alimentados con energía eléctrica estadounidense, para repeler el ataque nocturno de las tropas villistas al pueblo fronterizo de Agua Prieta, Sonora, el 1 de noviembre de 1915.

Hay cosas que nos hacen pensar que la ignorancia era sumamente audaz, porque Villa con unos jinetes mal armados quería nada más ni nada menos derrotar a Woodrow Wilson, con todos los EE.UU. a cuestas. No creo que fuera un problema de valentía en grado sumo, que no se la tengo a menos, pero de ahí a no medir las fuerzas del enemigo hay una gran distancia, lindera con la locura o el suicidio.

El 9 de marzo de 1916, un grupo de aproximadamente 1.500 hombres del ejército de Villa, atacó el pueblo de Columbus, Nuevo México, como represalia al reconocimiento oficial del régimen carrancista por parte de EE. UU.

Ante los hechos acontecidos en la batalla de Columbus, el presidente estadounidense Wilson enviaría el 14 de marzo de 1916, tropas encabezadas por el general Pershing (el mismo que comandaría las fuerzas estadounidenses en la Primera Guerra Mundial ) a la captura de Villa.

La búsqueda de Villa llevaría a las tropas estadounidenses finalmente unos 600 Km. dentro de territorio mexicano, llegando hasta la ciudad de Parral, donde, después de un conflicto encabezado por la maestra Elisa Griensen y donde participaron los niños del pueblo, habría de retroceder el ejército estadounidense a sus campamentos ubicados al norte de México.

Durante 11 meses, los 10.000 soldados de Pershing recorrieron los desiertos del inmenso estado de Chihuahua. Pershing logró dispersar a las fuerzas mexicanas que habían atacado a Columbus, pero Pancho Villa desapareció en el extenso territorio mexicano burlando a sus perseguidores.

Pancho Villa acostumbraba hacerse acompañar de periodistas y de intelectuales, como el escritor estadounidense John Reed, el famoso El Rojo que en 1919 fundó el Partido Comunista en EE.UU. y que intervino en la Revolución Bolchevique en forma muy activa y Martín Luis Guzmán, autor de La sombra del caudillo, quien inclusive fungió como su secretario durante un tiempo.
Dio entrevistas constantemente, hizo un contrato con Hollywood, para filmar sus batallas e incluso sus tropas recibieron uniformes nuevos para rodar algunas escenas con una mejor imagen.

A mi entender estábamos a un palmo de la locura de Villa.
Poco a poco Villa regresó a su actividad guerrillera y también fue sufriendo la escasez de armas. Así se mantuvo de 1917 a 1920, salvo un período de resurgimiento, cuando Felipe Ángeles volvió al país para luchar a su lado.
De la Huerta, al asumir la presidencia interina de México, gestionó la rendición de Pancho Villa.

En 1920 Villa firmó los convenios de Sabinas, obligándose a deponer las armas y a retirarse a la Hacienda de Canutillo, Durango, que el gobierno le concedió en propiedad por servicios prestados a la revolución.
Obregón llegó a la presidencia de México y cuando hubo consolidado su posición, promovió o abiertamente toleró algunos planes para librarse de Pancho Villa. Durante la rebelión de la huertista que pretendía impedir la imposición del Gral. Calles, ante el temor de que Pancho Villa nuevamente se levantara en armas, se decide matarlo.
Mediante una emboscada, Villa fue asesinado la tarde del día 20 de julio de 1923 cuando se dirigía a una fiesta familiar en Parral.

No se sabe a ciencia cierta cuántas esposas tuvo, sin embargo, se dice que casó “por la ley” aproximadamente 75 veces, bastante enamorado el hombre, aunque estos números son ociosos porque para nada figuran las veces que tuvo sus amores y ni siquiera llegó a la promesa de esponsales.

Mujeres más o mujeres menos no cambian la cosa.
Villa fue un guerrillero, con una audacia no común, pero también tenemos que tener en cuenta cuantos campesinos luchando por la causa murieron, prácticamente sin saber en el fondo como era la causa.

Tuvo asesores políticos de vuelo, cosa que no pasó con Zapata o con Sandino, pero estos me da la impresión que eran mejores pensando que peleando y que no llevaron tanta gente a la sepultura por arranques poco meditados y sin influencias foráneas de especie alguna, que sepamos.

Hay una cosa que nos faltó incluir y es la canción revolucionaria mexicana que se cantaba hasta en las escuelas nuestras, La Cucaracha. Aquella que dice:

“La cucaracha, la cucaracha
ya no puede caminar
por que no tiene, por que le faltan
las dos patitas de atrás

Ya murió la cucaracha
ya la llevan a enterrar
entre cuatro zopilotes
y un ratón de sacristán”

Más artículos en esta Sección:

4 comentarios
Deja tu comentario »

  1. no lo podia creer….75 veces se casó……………..75 suegras y suegros…………….tenia los dias contados!!!!!!
    La cucaracha de la escuela no decian que le faltaba marihuana pa fumar…..se llama plagio…con quien hay que hablar???????????????????????????????

  2. Prece que todo fuera cortado con la misma tijera…no? derrocamientos…traiciones…pactos incumplidos y la gente seguimos siendo los reheenes de gente que piensa mas en la plata que en otra cosa…

  3. Gracias Nico porque esta muy bueno y objetivo lo que escribistes despues la gente leerá lo que quiera y entendera lo que quiera….

  4. Que quieres tu gringo! desafiante es lo que dice en la foto chiquita de Pancho Villas y es lo que cuenta en este artículo nuestro amigo Nico Medes a medias. xq a parte de decir que imprimio plata para comprar su casa y no para los demas ancianos del pueblo y estuvo con 75 mujeres, no dice mucho mas de este bandolero revolucionario de pacotiyas.
    Increiblemente encontraron la unica letra distinta de ‘la cucaracha’ que parece jodaaaaa! Ja ja ja
    Saludos

Deje su comentario