Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Playa Seré

18. Enero 2013 | Por | Categoria: Galería

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Iara Bermúdez y Waldemar García

Cuando hablamos de playas del Uruguay casi siempre miramos para el Este, sin embargo al oeste también hay bonitas playas, playas tranquilas, con historia, en entornos inigualables.

carmel-280x210La playa Seré es un ejemplo de hermosa playa en un entorno fantástico. Situada en la margen izquierda de la desembocadura del Arroyo de las Vacas en el Río de la Plata, en la ciudad de Carmelo, Departamento de Colonia. Su fina arena, blanca y limpia, las aguas tranquilas del río de la Plata y del arroyo de Las Vacas propicias para los deportes náuticos, su ubicación justo frente al delta del Tigre con sus numerosas islas que conforman un bellísimo paisaje, sus hermosas puestas de sol sobre el río, el largo espigón que permite que muchos pescadores se reúnan a disfrutar de su deporte favorito, hacen de esta playa un lugar ideal para disfrutar del ocio, para el descanso vacacional, para excursiones culturales.

La playa que era propiedad de la familia Seré, es comprada en parte en 1926 y el resto es donada al Consejo de Administración Departamental de Colonia el 31 de octubre de 1939 por Antonio Seré Magré.

Estos 1.227 mts. de arenal a orillas del Río de la Plata habían sido compradas en 1907 para enviar arena a Buenos Aires para la industria de la construcción.
La familia Seré se instala en Montevideo en 1871 provenientes del sur de Francia. Se dedican a la industria del calzado y en poco tiempo consiguen hacer una fortuna que les permite dedicarse a otras actividades. Compran numerosos terrenos en Montevideo para edificar. Compran terrenos para la explotación agropecuaria en Tambores y también en diversas localidades argentinas. Entre las muchas inversiones que realizan se destaca la instalación de la primera usina eléctrica en Salto, la participación en la sociedad en la línea del Vapor de la Carrera que cubre la ruta entre Salto y Buenos Aires y la fundación con Luis Supervielle del Banco Francés del Río de la Plata, del que Máximo Seré Mondine (padre de Antonio Seré Magré) es el máximo accionista.

La ciudad de Carmelo fue fundada en 1816 por mandato del Gral. José Artigas, debiendo su nombre, según se dice, a la fuerte devoción de los lugareños por la Virgen del Carmen que se aparecía en el Monte Carmelo muy próximo a la ciudad. Nuestra Sra. Del Carmen es hoy la patrona de la ciudad. Los Carmelitanos se sienten orgullosos de vivir en la única ciudad fundada por nuestro prócer.

El lugar está lleno de historia, ya en 1527 se presume que Sebastián Gaboto fue aquí o en las proximidades, donde levantó el Fuerte San Lázaro. En 1611 Hernandarias hace un desembarco de cabezas de ganado en esta playa, de ahí el nombre del Arroyo de las Vacas que desemboca en el Río de la Plata en este punto. Situado en la Rambla Hernandarias, un monumento de piedra, con un busto y una placa en bronce del que fuera el primer gobernador del Río de la Plata nacido en América, homenajea a quien introdujera en nuestro país la principal fuente de riqueza y motor de nuestra economía.

También esta playa tiene una historia oscura: en 1711 se construyen unas “barracas” de madera para alojar temporalmente a los esclavos procedentes de Guinea, para alimentarlos y curarlos antes de venderlos en los mercados de esclavos de Montevideo y Buenos Aires.
En 1825, en plena guerra de la independencia, se libra el “Combate de las Vacas” que se salda con una heroica victoria de las fuerzas orientales frente al invasor portugués. No es esta la única acción militar que se registra en la zona, su cercanía con Buenos Aires hace que sea un lugar de paso entre ambas orillas, de embarques y desembarcos, lugar de encuentros y desencuentros.
En 1901 se presenta el proyecto para la construcción de un puente sobre el arroyo de Las Vacas, que finalmente se inaugura en 1912, siendo este el primer puente giratorio del país y uno de los primeros de América.

En 1933 se plantan los plátanos que sirven de marco al camino hacia la playa desde la carretera. Cinco años más tarde se instala un servicio de boteros para los bañistas y se construye el Hotel Casino Carmelo.

Hoy en día la zona cuenta con una hermosa rambla y un parque arbolado, zona para camping, restaurantes, hoteles, siendo uno de los paseos predilectos de los carmelitanos y de los turistas. Las reuniones de amigos al aire libre, para tomar mate, practicar deportes, caminar, son práctica corriente durante todo el año.

Al costado del Hotel Casino, la reserva de fauna autóctona es un paseo cultural y divertido frecuentado por numeroso público con gran regocijo por parte de los más pequeños que disfrutan mucho en sus instalaciones.
En la margen derecha del arroyo se encuentra el puerto de Carmelo que funciona desde principios del siglo XIX y que hoy tiene líneas regulares que unen la ciudad con Buenos Aires, Tigre o la isla Martín García, mientras que al costado de la playa en la margen izquierda está el atracadero de yates.

Carmelo cuenta además con otra playa en la costa del Río de la Plata pero en la margen derecha del arroyo de Las Vacas. Es una pequeña playa de poco más de 250 mts. de longitud al final de la calle Treinta Tres, llamada playa Vieja.
A 7 kms. de la ciudad hacia el norte se ubica el balneario Zagarzazú, que también cuenta con una hermosa playa de arena blanca y fina.
En las cercanías hay muchos lugares de interés turístico: la Calera de las Huérfanas, con las ruinas de la capilla, fundada por los jesuitas y que cuando estos fueron expulsados por Carlos III, pasó a depender del gobierno de Buenos Aires, que envió a administrarla a Don Juan de San Martín, padre del prócer argentino; la Capilla Narbona, el puente Castells, el paseo del vino, y la isla Martín García.

Es de destacar la hospitalidad de los carmelitanos, la limpieza que se ve en toda la ciudad, la belleza de sus plazas, lo bien cuidado que están sus edificios más emblemáticos. El visitante se siente muy a gusto y cuando se marcha, se va pensando en volver, como dice una leyenda: “el que cruza el puente regresa, siempre regresa”.

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. Máximo Seré, csado con Francine Magre, eran mis tatarabuelos. Quisiera mas información sobre ellos.
    Les agradecería mucho.
    Mateo

Deje su comentario