Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Por mosquear

17. septiembre 2018 | Por | Categoria: COMOUSTÉ

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por COMOUSTÉ
Los que estamos jubilados, cuando vienen obreros a reparar algo, lo mejor es que hagamos mutis por el foro.
El señor perro, un labrador cachorrito cuando me lo trajo Santa Claus, es una máquina de destruir todo lo que esté a su alcance o se le deje casualmente cerca que él se esmerará y lo agarrará y lo destrozará.

 

Cuando lo llevé a vacunar a la veterinaria, llegó una señora con un labrador viejo y para saber en que me había metido Santa, le pregunté cuando se había hecho perro tranquilo, la dama me dijo que ahora, que era viejo, ya no se zambullía más en la piscina.
Las cuerdas para secar la ropa siempre son bajas, porque el bicho salta y se da maña para para agarrar lo que está colgado romper todos los palillos y de paso deshacer lo que sea, una sábana, una camisa, lo que sea, todo le sirve.
La doña, la que lo eligió y me lo regaló, me echa las culpas a mi de todos los desastres del bebé perruno.

Lo que esté enterrado lo desenterrará y lo que esté en la superficie lo enterrará.
Una pelota inflable le puede durar un minuto y una de pura goma, la entierra y ni el mismo se acuerda donde.
El juguete predilecto son los envases descartables de plástico de seis litros a los cuales los plancha a mordiscones y los deja por ahí.
Mi teoría es que mientras rompe eso no rompe otra cosa y no me cuestan un peso, pero la madre del nene dice que hace mugre, pienso yo, pero por las dudas no lo digo, si una sábana hecha añicos no es mugre también y mucho más cara?.
No estoy exagerando en lo más mínimo.
El portón de entrada de los vehículos, de reja, con motor eléctrico para abrirlo y cerrarlo, este sujeto, desenterró los cables y los cortó a diente, ni siquiera se electrocutó el muy desgraciado.
Vino el electricista, para hacer una nueva instalación y evitar que los dientes de este condenado lo dejaran fuera de servicio otra vez y para realizar la tarea tuvieron que sacar el portón de los rieles y descalzarlo dejándolo en el aire.

Cuando vienen obreros, los que estamos jubilados ociosos, no ponemos al lado de los trabajadores, no se si por un gesto de solidaridad, o volviendo a nuestra niñez en que poníamos el cerebro a disposición del aprendizaje y nos pegábamos a los pobres hombres los cuales soportaban nuestros insólitos interrogatorios, en mérito a que nuestro padre era el que les pagaba.
En la tercera edad gozamos de la misma curiosidad y nos arrimamos bien al hombre que está cumpliendo su función.
Los electricistas para cumplir mejor su función desenterraron todos los cables, sacaron los portones de su riel y lo soltaron de ambos extremos, en una palabra el portón quedó en el aire.

El perro atado en el fondo para evitar cualquier fechoría canina.
Lo probaban y lo volvían a probar, lo calzaban y lo volvían a descalzar y de ahí en más no me acuerdo de más nada.
Me contaron los obreros que el portón se me cayó arriba, golpeándome en la espalda, la reja en la nuca y la frente contra el balasto del piso.
Recuerdo sí que me preguntaban y a mi se me había borrado todo para atrás, vino la ambulancia y marchó conmigo para el sanatorio, donde quedé internado unas horas con el amigo electricista y otro amigo más.

La casa quedó a cargo de un peón cubano del electricista.
Me hicieron una tomografía de la cabeza y no encontraron nada, pero el dolor de nuca lo tengo todavía.
No pude escribir por un par de semanas porque no encontraba tema alguno que me sirviera y me reintegro en este número narrando mi incursión entre los tipos que no tienen nada que hacer y molestan a los obreros cuando trabajan y a la primera de cambio se llevan un portonazo en la cabeza.
El amigo electricista me daba por muerto y yo llegué a la conclusión de que soy duro de matar, pero cuando vengan obreros a casa, me encerraré en el dormitorio con llave para no tentarme y acompañarlos para ver como se desempeñan en su tarea.
Y me pondré el equipo que adjunto para evitar cualquier otro problema similar.

Que todo sea para bien…

Un partido de casin muy especial

La vida es un viaje en tren

Vayan pelando las chauchas…

Tengo miedo

El síndrome de Eróstrato

Vicios sociales

Mafalda II

El “Loco” Ramón

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos con tus comentarios. Gracias¡Hola! ¿Te gustó el artículo? Valoramos tu comentario. ¡Gracias!

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. Los rompebolas somos esa quien no metio la mano en el auto cuando el meanico esta reparando el auto aparte de engrasarte lastimarse o recibir una decarga de letrica de la bujia recibis la puteada del mecanico. Pero el golpe cuando es traicionero como tu caso te pudo haber matado , veo que tenes perro pero tenes una vida de menos de gato.
    Saludos y en la prox sali con casco.

Deje su comentario