Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Prendas y costumbres

4. noviembre 2010 | Por | Categoria: COMOUSTÉ

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por; COMOUSTÉ

Pelucas y capas
En escenas de películas, las cortes de justicia inglesas, por ser a las que más comúnmente acceden nuestros medios, vemos al juez, al fiscal y al defensor utilizando pelucas blancas.
Pareciera, que actualmente, dicha costumbre o norma quedó vigente solo para algunas sedes y fue derogadas para otras civiles en Gales e Inglaterra.
También en dichas cortes dejarán de llevar las capas rojas y comenzarán a vestir túnicas negras simples.

Por el no uso, de las capas rojas, el erario público tendrá un ahorro de 600.000 dólares anuales, pareciera que el de las pelucas significaría otro tanto.
Las excepciones a estas normas serán los jueces distritales o de las cortes reales, las que seguirán llevando las pelucas blancas y las capas rojas.
Lo de las pelucas no fue un capricho desinteresado de la Reina Victoria I, hace más de 300 años porque ella fuera habitué a las pelucas, debido a que a medida que pasaba el tiempo, su hábito era una necesidad estética, por una calvicie que avanzaba, ensanchándole cada vez más la frente y ante la fuga de sus cabellos, por hobby, condenó a todos los jueces, fiscales, defensores y demás curiales a llevar un pelego de gato en la cabeza.

Los jueces penales seguirán usando peluca para mantener la “dignidad” de los magistrados y dificultar su identificación fuera de los estrados o en lugares más comprometidos.
En una palabra, un juez sin peluca se puede tomar un whisky tranquilo, en el mostrador de algún pub y conversar a alguna concurrente del sexo femenino, que no perderá por ello la dignidad, la cual, pensando pronto y ligero quedaba guardada en el perchero con la toga del color que fuere.

Aunque Berlusconi no está amparado por esta costumbre porque no es inglés y lo suyo fue como si tuviera un complejo de impotencia y ancianidad y lo publicó pagándole a prostitutas vip a diestra y siniestra.
Los jueces de la corte suprema también dejarán de usar las capas rojas y doradas y caerán en la negra común y corriente.
Pareciera que en el Reino Unido existe arraigada convicción de que el hábito hace al monje.

La corbata y otros afeites
Hablando de hábitos, la corbata, últimamente tan resistida, en forma injusta, tiene sus orígenes por el año 1660 y viene de los pañuelos de colores que los jinetes del ejército croata usaban al cuello. De croata deriva la palabra crovatta o corvatta.
La gente de antes o sea de fines del siglo XIX y hasta fines del siglo XX, se pueden ver fotografías de época, donde toda la gente, si era verano, estaba con un sombrero Panamá y si era en las estaciones destempladas, con sombreros de fieltro para que no se les enfriaran las ideas.
Pensar que hoy el ex presidente Julio María Sanguinetti usa en verano sobrero Panamá y el presidente José Mujica a gatas lograron hacerle poner el saco, o chamarra o americana como le dicen en otros lados, pero con la corbata no ha transado, por ahora.
Claro que tanto don Julio María como el Pepe, su belleza no se arregla con un sombrero o una corbata.

El sombrero de Panamá, se llama así no por el país, sino por una paja peruana con la que se confecciona dicha prenda.
Volviendo a las usanzas de antes, uno puede ver en las fotografías, que los que usaban el traje, el sombrero y la corbata tanto de moño como la común, no eran ricos ni pobres, estaban todos mezclados obreros, empleados, patronos.
No había diferencias ostensibles, podría estar en la calidad de las telas o de la hechura, pero era más igualitaria esa costumbre. La diferencia muy probablemente estaría en el calzado, la polaina, la galera, el alfiler de corbata, los gemelos, el reloj de bolsillo, más bien el reloj en general, porque era una prenda que no estaba al acceso de todo público, hasta que los japoneses y luego los chinos le sacaron el oligopolio a los suizos.
Con un traje de regular calidad, una camisa de poliéster y una corbata se está decentemente vestido y el costo es menor que la ropa sport que hoy funciona como uniforme de la gente e integra la guerra de las grifas, pagando royalties a troche y moche.

También existía la corbata de moña que en mi vida me la puse, ni siquiera en casamientos familiares y el nudo de dicha corbata no tengo la más pálida idea de cómo se hace.
El nudo de la corbata, acá se llamaba simple el de una sola vuelta o el porteño, el de dos pasadas, este último mucho más parejo y elegante y termina como un triángulo equilátero.

Con la Revolución Francesa, la corbata, se terminó por imponer en forma definitiva. El revolucionario la llevaba negra y el contrarrevolucionario blanca.
De ahí en más se utilizó de todas las formas finita y larga, ancha, tejida de lana y sin entretela, o de seda y de todos los sintéticos habidos y por haber.
Napoleón siempre usaba corbata negra con borde blanco y el 18 de junio de 1815, se la cambió por otra de otro diseño y perdió ese día la batalla de Waterloo. No sé si la usaba así por cábala y el cambio lo liquidó.

El por qué de los botones en la manga del saco
En las guerras, que nunca fueron pocas, sino que algunas se inventaban, para no pagar alguna deuda o para ampliar los dominios.
Ante la improvisación de tales eventos, se enfrentaba un grupo de campesinos que los había levado determinado conductor, por lo general un duque o un conde, con otro grupo de campesinos que había levado el oponente.

Instituto cruel la leva, porque por la fuerza, mandaban al frente a hombres ya fueran jóvenes, viejos o adolescentes, según las circunstancias.
Para evitar que se mataran entre ellos hubo que crear el uniforme, el cual podía ser de diversos colores, por lo general fuertes y con distintos criterios, como ser aparentar más volumen o mayor número, más discretos para que se confundieran con el terreno y fuera más difícil percibir el número a que aparentaban o pasar desapercibidos.
En nuestra historia patria tenemos varios ejemplos, uno de los cuales tiene como protagonista al caudillo Frutos Rivera, que en el Rincón de las Gallinas, departamento de Río Negro, juntó las caballadas y las mandó adelante levantando polvareda y los pocos efectivos con los que contaba iban arreando los caballos. El ejército brasileño huyó despavorido pensando que el número del ejercito adversario era muchísimo mayor y ante una cuasi segura derrota tocaron a retirada.

Los nuestros se distinguían unos de otros, usando lo que fueron las divisas, una cinta celeste, que perdió el color con el sol de la patria y quedó blanca y una tira colorada del forro del poncho bayeta, o sea un uniforme humilde, discreto y con pocas pretensiones como somos nosotros los uruguayos.

Los europeos en sus lares, al utilizar a los campesinos uniformados como soldados, tuvieron que encarar el tema de adaptar las costumbres a la vestimenta.
Una cosa era la ropa de trabajo en el campo para arar la tierra, para ordeñar una vaca o faenar un cerdo, pero las costumbres del vestir eran otras, para los señoritos dueños de las tierras, que después los pasaré también por la máquina de la verdad.
Cuando Napoleón vio a sus soldados, con los puños de los uniformes llenos de mocos, durante la campaña de Rusia, donde estaban todos resfriados por el principal enemigo del gran Corso, el frío, les hizo poner botones a las mangas, para que no se las pasaran por la nariz, a guisa de pañuelo.

De ahí en más heredamos los botones, dos, tres, cuatro, en la manga del saco. Los más finos con ojal y los menos finos con botón a secas.

Un consejo útil, si Ud. compra un saco sport de confección, mírele los botones y notará que el que hizo el saco ahorró en los botones, entonces vaya a una mercería y cómprese unos botones más aparentes y siempre alguno de más por cualquier pérdida, le costará unos pocos pesos más y vestirá mucho mejor el saco, se lo digo por experiencia.
Para la próxima deschavaremos las costumbres no tan refinadas de los señoritos que mandaban a los campesinos a la guerra.

O

Más artículos en esta Sección:

2 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Muy buena información, por ahora peluca no pienso ponerme pero uso el invento de los croatas. No se puede creeer!!!!

  2. Que interesante!!!!!! Como surge o de donde viene todo. creo que leí en algun lado y creo que fue aca que la aparicion del pantalones de las mujeres tambien fue cosa de la guerra en la 2da guerra y en el ejercito de mujeres soldados de hitler. Para andar de calle lo teníamos prohibido pero como era para defender la patria….y despues que estan puestos quien te los saca????
    Saludos

Deje su comentario