Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Reapertura de vetusta planta de celulosa. Ambientalistas y Asambleístas ¡Nada!

13. Octubre 2009 | Por | Categoria: Portada

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

planta_parana_portDoble discurso de los ‘piqueteros’ y Gobierno argentino. Cuando se debate en la Corte de la Haya el diferendo por la empresa Botnia y los ambientalistas de Gualeguaychú levantan los cortes de ruta por un partido de fútbol, Cristina Fernández autorizó a reabrir una vetusta planta sobre el Paraná clausurada en dos oportunidades por contaminación ambiental.

Por el fútbol vale
Parece que es la consigna de los ambientalistas argentinos. Pues el corte impuesto del lado de la vecina orilla de puente Fray Bentos será levantado completamente para permitir el paso de los hinchas que vienen el miércoles con el objetivo de alentar a su selección. Los asambleistas levantaran los cortes entre las 0 horas a las 17 horas dejarán pasar solamente a los argentinos para el partido que se juega en Montevideo.

Cierren las pasteras!!! Pero las del lado argentino…¡No!
Recordemos que la planta que ahora reabren, es la vetusta y contaminante Benfide SA. La misma que ha sido clausurada en dos oportunidades por el propio Ministerio de la provincia de Misiones por comprobar su agresividad con el medio ambiente. Que sus residuos tóxicos se vuelcan sobre el arroyo Bonito, afluente del Río Paraná y que su vez desemboca en el Río Uruguay. Que para levantar la primera la clausura, la empresa se comprometía a cumplir un cronograma de obra que según las autoridades de la provincia, nunca cumplieron, lo que motivó su nueva clausura.
La explotación ahora de la planta de celulosa recae sobre una cooperativa conformada por 197 ex – operarios de la misma y presidida por Mario Escurra, Secretario General del sindicato papelero. Ya tienen su personería jurídica y una generosa suma aportada por el Gobierno argentino de 3 millones de pesos para la puesta en marcha. El objetivo es la fabricación de aproximadamente 700 tonelada de pasta de celulosa, para ello, aparte del subsidio referido, la cooperativa cuenta con los insumos y maderas que quedaron sin procesar en la gestión anterior bajo la dirección de Benfide SA.

Las declaraciones del presidente de la cooperativa Escurra sobre la probable contaminación de la planta, no son muy halagüeñas para la provincia y deja en falsa escuadra al Ministerio Ecológico de Misiones. Se considera que la vetusta planta podrá reducir solo un 60 por ciento de la contaminación por la cual fue clausurada en dos oportunidades.

¡De no creer! Al mismo tiempo que se procesa ante la Corte de Justicia de La Haya una denuncia de Argentina contra Uruguay, por la instalación de la planta de Botnia, el Gobierno de Cristina de Kirchner autorizó la reapertura de la vetusta y contaminante planta de celulosa sobre el río Paraná en la provincia de Misiones, frente a Paraguay.

Según informó el último fin de semana el diario porteño La Nación, la autorización fue dada “sin que, en este caso, el declamado celo ambientalista haya impedido esa decisión, que puede resultar lamentable”.

Para el ambientalista de Gualeguaychú, José Pouler, esa decisión del Gobierno argentino no afecta el juicio que tramitan ante la Corte Internacional, que es por violación del estatuto del río Uruguay. “En este caso (el de Piray) Paraguay debe accionar contra Argentina para evitar que ocurran estas cosas, sería lo más lógico“, afirmó.

Pouler tampoco considera que esta reapertura debilite la posición del piquete que se realiza frente a Fray Bentos, ya que “nosotros estamos afectados por Botnia y vamos a pelear por lo nuestro. No tenemos los medios o los recursos para estar viajando para todos lados. Nosotros estamos cuidando Gualeguaychú“, dijo.

Si bien los asambleístas se oponen a la reapertura de una planta que no reúne condición alguna de seguridad laboral y cuidado del medio ambiente, es un problema de la gente que vive en esa zona, que está siendo afectada. “Tiene que haber una protesta de quienes se están viendo afectados“, explicó Pouler a el País digital. “Todo eso es porque los gobierno son frágiles y no responden. Si lo hicieran como deberían, no hubiera ocurrido la apertura de Botnia y no ocurriría la reapertura de esta empresa“, finalizó.

Más artículos en esta Sección:

Deje su comentario