Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Retorno sorpresa

11. octubre 2013 | Por | Categoria: Insólito

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Niquita Nipone
Los españoles después de haber tirado manteca al techo están un poco peleados c on el mundo o con la vida. Nadie quiere asumir culpas propias y trata de imputárselas a los ajenos. España desde la conquista hasta ahora ha sido una pésima administradora.carabelas_453x340strong>

Se dejó robar un continente, hoy llamado Brasil, por los portugueses que se equivocaron de rumbo y “sin querer” tomaron posesión en nombre de Portugal y España no se enteró.
Con los Reyes Católicos y su interpretación de la vida, había oficios basos e viles (bajos y viles), que no podían ser desempeñados por hijosdalgos, en consecuencia trabajar la tierra no era oficio para señoritos, sino tarea de moros, colocar el dinero a interés, era un oficio vil, propio de judíos y no de señoritos.

Los hijos de las familias el primogénito heredaba, el segundo era cura y los restantes a pelear, eran lo que hoy podríamos llamar carne de cañón.
Holanda proporcionaba a cambio de oro, papas o patatas, como les gusta llamarlas a ellos, a España y ahí se les fueron bergantines llenos de oro para los pobres holandeses que se tenían que agachar para plantar papas.
Se endeudaron con los judíos y al no poderles o no quererles pagar los expulsaron de España, y ahí crearon una lengua nueva, el ladino (un español antiguo que hablan aún hoy en día) que fue y es lo que hablaban los judíos en Turquía que fue donde fueron a parar, parte de los judíos españoles.
Los sefaraditas crearon otra cultura judía que fue volviendo y gran parte de ella llegó a América, otros conversos al catolicismo llamados despectivamente “marranos” por los “piadosos” cristianos españoles y los judíos a ellos los llamaban “gentiles”.

De los saqueos a América creo que les quedó el idioma americanizado como lengua en gran parte de nuestro continente, excepto en el usurpado Brasil y ni siquiera en otros territorios usurpados donde pasó a hablarse directamente el inglés, claro que el español va recuperando territorios con la emigración latinoamericana, como en la Florida, Nuevo México, Texas, California y también las Filipinas, fueron desordenados hasta para perder las colonias.
Con el tema de la emigración en los tiempos modernos tenemos a la generación de nuestros abuelos para atrás y hasta los años 1960 en que se cortó la corriente.
Los hijos se venían a hacer la América con la esperanza de enriquecerse rápidamente y volver a su tierra o traer a los suyos, claro está que la despedida de los inmigrantes, era algo así como enterrar en vida a la familia.

La inmensa mayoría no iban a volver a ver a los suyos y si hacían dinero suficiente por haber formado familia, acá era romper otra vez las raíces nuevas para juntarse con las raíces secas de Europa y tampoco traer viejos que no soportarían el trasplante.
Como las comunicaciones eran muy precarias, sin perjuicio que el arte de escribir tampoco era un don muy expandido, se perdían los parientes americanos, como los llamaban los europeos a los de estas tierras.
También se perdían entre hermanos en nuestra tierra, recuerdo una vez siendo niño, que agarré a una tía abuela mía y le mostré la foto de mi bisabuela rodeada de todos sus hijos o sea mis tíos abuelos y le señalé a uno en especial y me dijo, ese es José, se fue para afuera y no supimos más de él.
La alternativa era clara o murió en algún lío de tierra adentro mal encarado por un tipo del asfalto o dio lugar a una familia con nuestro apellido que no es común, pero escrito con V en lugar de B y como eran semi o analfabetos del todo, se perdió totalmente la comunicación.
Los emigrantes del mundo actual, con las comunicaciones, que han cambiado los días de barco por la misma cantidad de horas de avión o el correo que llegaba tarde mal y nunca por la velocidad de los mails que si el destinatario está al lado del procesador lo contesta de inmediato.
En España al darse vuelta la torta han sacado un video de la vuelta a casa de emigrantes españoles que han titulado La Sorpresa, una cosa muy emotiva, sobre emigrados que vuelven a su casa por sorpresa.

Escrito bien a la española, entre lágrimas, risas, quejas y palabrotas.
Este vídeo tiene un poco del mítico anuncio de “vuelve a casa, vuelve por Navidad”; un poco del discurso viral contra los políticos y empresarios corruptos, la situación de los jóvenes españoles y los casos de emigración ‘forzosa’, y mucha emotividad.
Cualquiera que viva lejos de sus padres les dejará con la boca abierta si se presenta por sorpresa en casa, pero la sorpresa es mayor aún si te has ido a trabajar a otro continente y te imaginaban al otro lado del océano.
“Por fin vamos a regresar.

Hoy queremos regalar a todos los que salisteis y al los que os quedasteis para luchar por el cambio, la emoción de una madre cuando vuelve a abrazar a su hijo”, explica una voz en off en el vídeo LA SORPRESA: Dedicado a todos los que están lejos.

Es la vuelta a casa de Esther y Jorge, dos valencianos de 30 y 34 que llevaban fueran dos años y medio.
Es su vuelta a casa pero podría ser la de otros muchos: cada vez más jóvenes afirman que estarían dispuestos a cambiar de país por trabajo, lógico cuando el 56,13% de los menores de 25 años que quieren trabajar en España no encuentran empleo.
Y, junto a ellos, generaciones anteriores, como las de los mayores de 45 años que dejan el país porque aquí no tenían “ni presente ni futuro”. Casi 400.000 personas ha emigrado desde 2008.
Hay lágrimas de bienvenida y lágrimas de despedida, porque esta pareja que visitaba a sus respectivos padres en España tenía billete de vuelta a Puerto Morelos, México, un pueblo de la Península del Yucatán reconocible por su antiguo faro inclinado donde ella trabaja como gerente de calidad en un hotel de lujo y él, como freelance de vídeos.
Las últimas, esas “lágrimas amargas”, las dedican en el vídeo a “políticos, banqueros y empresarios especuladores han hecho que nuestro país no pueda darnos una oportunidad”.
Con el vídeo “queríamos regalar un poquito de aliento para aquellos que están en situación de seguro de paro o simplemente desocupados.

“No nos quedemos parados y compadeciéndonos de nosotros mismos.
Busquemos la solución, seamos valientes, mirémosle de frente y actuemos.
Si tenemos que salir del país salgamos, si tenemos que reunirnos cada día en las plazas hagámoslo.
Una frase que nos gusta mucho y que salió del 15M (Movimiento 15 de mayo de 2011) es: Si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir…”, añaden.
Esther trabaja unas 12 horas al día y franquea, “con suerte”, uno a la semana.
“El salario por supuesto da para vivir, pero ni de lejos hace justicia al trabajo desempeñado.
Jorge, después de un año y medio sigue ilegal.

La lucha por conseguir los papeles es intensa.
Engaños por parte de abogados y condiciones laborales difíciles por culpa de no tenerlos.
Pagos en aduanas por un sello, y miedo a la vuelta al por si no le permitían volver a entrar”, explican.
Esta parte de su vida en el extranjero comenzó en República Dominicana, continuó en Nicaragua, donde colaboraron con un centro de integración laboral y social de personas en situación de exclusión.

Luego llegó el turno de México.
Buscaban trabajo y pensaron en Cancún, pero ahora residen en Puerto Morelos.
Con su vida y su trabajo están “encantados”, “aprendiendo muchísimo y desarrollando a pasos agigantados nuestras respectivas carreras”, con “puestos de trabajo que no habríamos soñado nunca poder tener en España”.
¡Incluso nos estamos animando a montar nuestra propia empresa de video y fotografía!
“Claro que nos gustaría volver, pero tenemos miedo.
Es verdad que nosotros somos viajeros por excelencia, lo llevamos dentro y eso va a ser siempre, pero lo justo sería tener la posibilidad de hacerlo cuando uno lo decida.
De momento no es así”, afirman los protagonistas de este vídeo.
La grabación, dicen, también es parte de un compromiso de denuncia y cambio.
“Desde el primer minuto en el que explotó el 15M soñábamos con este momento, con poner nuestro granito de arena en la lucha.
No podemos permitir que ellos ganen.
No podemos quedarnos callados.

Es nuestra obligación luchar, un cambio es posible, pero nadie va a venir a hacerlo por nosotros”, escriben.
Todo eso en España, pero dio la casualidad que indirectamente viví una situación similar en nuestro Uruguay, la cual está documentada en un comercial que están pasando actualmente en televisión y que es verídico, no doy el nombre del mismo porque no le quiero pasar el aviso a dicha empresa, pero la situación de los protagonistas es otra en cuanto a los motivos de la emigración, pero muy real y una auténtica sorpresa de la que doy fe, el reencuentro y los besos y los abrazos.
Lo que me dejó cortado fue la coincidencia de ambos videos, uno en España y otro en Uruguay y el de acá bien cercano, por cierto, el mundo con las comunicaciones cada vez es más pequeño y nos deja unas interrogantes que podrían ser muy constructivas.
¿Eres emigrado y has sorprendido alguna vez a tu familia y amigos?
¿Dónde vives y qué sientes cuando vuelven o no vuelven tus parientes y amigos emigrados?
¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Puede dar lugar a muchos artículos, tantos como la vida de cada uno.
¿Te gustó el artículo? Ayúdanos con tus comentarios. Gracias¡Hola! ¿Te gustó el artículo? Valoramos tus comentarios y nos ayudan. ¡Gracias!

Más artículos en esta Sección:

2 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Una puntualización, los españoles que vinieron a América entre el 1936 y 1960 no venian a hacer dinero, venían primero escapando de la guerra y después del régimen fascista de Franco.

  2. Pedro, las generalizaciones no son buenas. Le voy a explicar a mi suegra, que le encantan los curas y cantar “De cara al sol” y a los hermanos. A mis cuñadas, ambas viudas de mis hermanos que nacieron en 1932 y para ellas la iglesia y el Paco Franco eran una cosa divina. Si también conocí al hijo de un maquí que el padre anduvo en los líos contra Franco y luego en Francia contra el régimen de Vichi. No se puede generalizar y la mayoría vinieron a hacer la América como mis abuelos, claro que ellos vinieron por 1890 y los trajo el hambre.

Deje su comentario