Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Revolución Trompiana

27. agosto 2009 | Por | Categoria: Editorial

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

trompo en mano interLo que antes era; ¿Vamos a jugar a la ‘boli’?. Hoy es; Vamos a chatear!!!!!
Podremos teñirnos las canas sin embargo el agua oxigenada no pasa para adentro del ‘mate’ y probablemente no nos olvidemos que en los primeros fasos, hemos fumado algún finito Oxibitue.

Y la culpa la tuvo la noche de los recuerdo o la nostalgia, que ya no se bien como se llama, porque a alguien se le ocurrió patentar un nombre y ahora se llama de varias formas. En definitiva quieren decir lo mismo, ‘el vivir los mágicos días del ayer’ en el cual teníamos más energía y andábamos con la piel estirada.

Ese día previo de la ‘Noche’, escuchando a Bob Dylan vinieron a mi memoria grandes momentos, que quizá usted siendo de la generación de los 60 o 70 también recordará. Por ejemplo; la ‘sangría’ de antes, la fruta no venía en un sobrecito, tampoco la hacíamos con licuadora, por eso en el vaso te quedaban los trocitos de fruta.

Los mas veteranos tienen un dicho; ‘el tiempo pasado fue mejor’. Pienso que algo de verdad en eso hay. En el ayer siempre había un campito para jugar a la pelota o en la propia calle se armaban grandes partidos entre solteros y casados. Hoy ya los pibes andan en ‘otra’. La agilidad no la tienen en la cintura y en las piernas sino en los dedos de las manos. La tienen clara en el fútbol, y conocen los jugadores más caros y muy pocos en lo local. Practican las grandes jugadas de Cristiano Ronaldo a través del Nintendo.

Había un dicho en el fútbol que difícilmente se pueda emplear hoy. Porque antes los ‘Pepe’ Sasías, los ‘Spencer’ y los ‘Artime’, no hacían teatrito en ‘la piscina’ como los ‘grandes’ jugadores de la liga europea de hoy. Y por otro lado, Don Títo Cherullo, era lento pa’ cobrar, ¿Se acuerdan del pegále en la cabeza que no renguea?.

Por ejemplo; los pibes de ahora no conocen el juego del Baleros, jamás escucharon del trompo, no tuvieron en las manos un yoyó (a no ser de chocolate), no chantaron nunca una bolita, ni que hablar de jugar a la rayuela y la arrimadita la cambiaron por matar a gente en los videos juegos. Y no menciono, porque es pedir mucho que conozcan a ‘Manuelita’ de María Elena Walsh o el ‘Portate bien’ de Pilán.

Yo no se si lo de antes era realmente mejor. Lo que tengo claro es que hoy los pibes de 14 y 15 ya beben alcohol, fuman, etc. Y no tienen grandes expectativas por llegar a los 18 ni en el futuro. En nuestra época la cosa era diferente. Quizás éramos menos despiertos que los pibes de ahora, porque a esa edad yo todavía jugaba y salía de noche solamente a los cumpleaños bailes lluvias. Y entre los 15 y 18 años era un tiempo interminable, recuerdo que esos años no pasaban más. Porque recién cuando llegara a los 18 años, nos empezaban a tratar algo como adultos. Y porque cuando llegaramos a esa edad, podíamos ir a ver a Don Roberto Barry, nos permitían entrar al cine Mogador, entrar a las discotecas, etc.

Proponemos desde aquí, recordar cada tanto aquellos días y quizás, nos remontemos como cometas en la primavera, en búsqueda de aquellos dichosos 60 y 70.
Hoy la nostalgia está impuesta ya por la música de la época. En nuestra época no había ni discman, ni aipod, ni walkman…solo la radio Spika. Recuerdo que los últimos Hits tanto de los cantantes como de las bandas, generalmente los escuchábamos en las discotecas. Y que los discjockey por lo general trabajaban en una Radio, conseguían todo lo último. Ellos tenían el poder para imponer los temas del momento. Tal vez por eso era tan importante para nuestra generación ir a la discoteca.

Si bien la música transporta a nuestro espíritu hacia aquella época, recordar en si solo la música, vestirte tal vez con los atuendos de la época, (cuellos grandes – pantalones Oxford) y bailar hasta causarle daños al esqueleto, tiene gusto a poco. Lo motivador para los nostalgiosos, sería en gran medida el lograr que los recuerdos nos trasporte a las vivencias de aquellos fantásticos días. Algo significativamente motivador sería, encontrar algún emblema que pueda reivindicar aquel estilo de vida que ejercíamos en los maravillosos 60 y 70 más allá de los momentos que cada uno pueda disfrutar con lo ya impuesto de la ‘Noche’. Probablemente si le ponemos un nombre bonito y una fecha a esos mencionados momentos, podremos conmemorar, aunque sea un día, ese estilo de vida todos los años. Escríbanme si están de acuerdo con la idea sugiriéndome sus recuerdos de aquella época, tal vez contado sus propias anécdotas y vivencias.

Por ejemplo: la eterna discusión después de algunos ‘tintos con Teem`; qué chocolate era mejor; el Águila o el Pernigotti.
¿Cuántas veces intentamos chiflar comiendo ‘gofio’?, por saber si era un mito nomás.
Si era más rica la pizza sola o a caballo.
Si ya probástes la húngaras de la Pasiva o el fainá con el balón de cerveza del ‘Nelson’ en el Parque Rodó.
Y al propósito del Parque Rodó, quien no recuerda los misterios del Castillito, los romances en las lanchitas del lago y las panzadas en el Rodelú…

Por ahí quedamos hoy. Seguiremos mas adelante con algunas anécdotas de la época del trompo. Se valoran aportes.

Más artículos en esta Sección:

Deje su comentario