Promocione su empresa por Internet

Rolls Royce espectacular

12. enero 2012 | Por | Categoria: Insólito

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Un informe dado a conocer por la agencia Bloomberg dice que en el lugar mundo donde viven 800 millones de indigentes, es donde esta marca inglesa vendió coches de super lujo.

De los 1.339.724.852 habitantes de la República Popular China (censo del 2010), más de 800 millones viven en la más absoluta pobreza. Pero esto no evita que en este país asiático, que ya es la segunda economía del mundo después de EE.UU., se vendan más automóviles de súper lujo Rolls Royce que en ninguna otra parte del mundo.

Es verdad que su crecimiento este año pasado no ha sido el que se esperaba y se ha quedado alrededor del 9 por ciento (cuantos quisieran) y que la inflación sigue sin estar controlada del todo. Pero todo apunta que en el año 2016 podría convertirse en la primera economía mundial superando a la estadounidense. En una buena parte, el éxito está motivado por una producción bastante alta con una mano de obra barata cercana a la esclavitud.

De acuerdo con Bloomberg, 2011 ha sido el año que se han vendido más coches Rolls Royce en China superando a los Estados Unidos, y las previsiones para este 2012 aun son más optimistas y se esperan vender más de 1.000 vehículos (no sabía que se fabricaran tantos), siendo la estrella el poderosísimo Rolls Royce Phantom cuyo montaje final, tanto interior como exterior, se completa al gusto de cada cliente en la planta de Rolls-Royce en Goodwood, West Sussex, Inglaterra. Y ya sabemos que los chinos ricos son muy sibaritas y caprichosos.

Y pueden serlo porque tienen hasta 44.000 colores de pintura a elegir, según dice la compañía. Algunas pinturas, como la Atlantic Chrome de color azul, se elaboran con un especial esmalte que utiliza nanotecnología. Y la característica figura del espíritu del éxtasis ahora se realiza, en vez de aluminio, con un material composite (Makrolon) que tiene una iluminación interior azul y que parece volar sobre el capó del coche. Todo muy al gusto del nuevo cliente chino que es exigente y muy refinado con el lujo.

Dios santo, qué forma tan peculiar de reparto de riqueza tienen algunos países comunistas.

Más artículos en esta Sección:

Deje su comentario