Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Se agotó la maruja en Paysandú

20. julio 2017 | Por | Categoria: COMOUSTÉ

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por COMOUSTÉ
No creo que hayan sido solo los sanduceros, sino que los de Colón cruzaron el puente. Prohibiciones absurdas siguen vigentes en el mundo. Hace poco se conoció una noticia como para no creer.

Colonia Lavalleja

Hablemos claro

La necesidad innecesaria de cambiar

Adolescencia en el balneario

Esperando la primavera

Eran otros hombres

El día de las madres

Jactancia de la ignorancia

En un país de medio oriente instalaron un dispositivo que presuntamente detecta si entra algún turista con tendencias homosexuales, para luego poder expulsarlo.
La idea está en periodo de prueba en estos momentos pero parece querer ser copiada por otras naciones.
La restricción parece absurda, además de valerse de un método duramente cuestionado por científicos en todo el mundo.
Sin embargo no ha sido la única idea que ha tenido un gobierno para castigar conductas o actividades que para el resto del planeta son totalmente válidas.
Conozca a continuación las prohibiciones más absurdas que tienen vigencia en varias naciones del mundo.

Kuwait: prohibido entrar como turista, si eres gay.
Desde diciembre entró en vigencia una controversial prohibición que se aplica en el aeropuerto internacional de Kuwait. Hay una orden de poner a prueba un dispositivo médico para hacer un filtro a los viajeros, no en busca de drogas, ni de armas, tampoco de delincuentes o de mercancía de contrabando: busca homosexuales.
La máquina entró en pruebas hace pocas semanas y consiste en un dispositivo que se conecta a algunas partes del cuerpo del hombre, zona genital, pecho y brazos, para medir variaciones en ritmo cardiaco, sudoración e incluso eventuales erecciones.
El sujeto es expuesto a una serie de imágenes de hombres semidesnudos, y si hay algún rastro de excitación, el extranjero será deportado.
La idea es un piloto que se está implementando, aunque hasta ahora no se ha denunciado que algún turista haya sido sometido a él. Se sabe que de funcionar, algunos otros países árabes con leyes homofóbicas podrían implementarlo.
En Kuwait esta tendencia sexual es castigada con pena de hasta diez años de prisión.
Singapur, aún sin venta ni consumo de chicles
Desde 1992 el país asiático prohíbe la importación, fabricación y venta de chicles.
El origen de esta restricción contra las gomas de mascar es básicamente el “bienestar público” y un asunto de “salud”.

Hasta entonces, las calles permanecían sucias por desechos de chicles masticados y algunos jóvenes solían pegarlos en las puertas automáticas de los sistemas de transporte público, afectando su funcionamiento.
Las autoridades mantienen vigente la restricción como medida para evitar daños en los dientes de los menores, en especial quienes tienen dificultad para acceder a servicios odontológicos.
Pero desde hace algunos años en determinadas farmacias hay autorización para tener algunas clases de gomas de mascar, que tiene fin terapéutico como las que combaten la adicción a la nicotina.
El consumidor debe presentar la receta médica si quiere adquirirla y dejar registro de su compra.

En el caso de los turistas, se exige declarar la cantidad de chicles que se intentan ingresar, y no pueden ser cantidades considerables, pues serán confiscadas.
En Suiza hay prohibición para orinar tarde en la noche.
Una de las más curiosas restricciones en Europa ha sido popularizada en el mundo, pero al tiempo, es exagerada.

Es una restricción aplicada en complejos de viviendas (edificios de apartamentos), y solamente en ciudades suizas de gran densidad poblacional como Berna.
La prohibición consiste en que después de las diez de la noche no se debe tirar de la cadena del inodoro pues su ruido puede ser molesto para los vecinos; incluso se recomienda a los hombres no orinar de pie pues esto perturba la tranquilidad de la noche.
Prohibido morir en el Palacio de Westminster
Según confirma la BBC de Londres, aún continúa vigente una curiosa ley que prohíbe a las personas morirse dentro del Parlamento Británico.
En 2007, el diario The Times llegó a calificar esta prohibición como anacrónica.
Resulta que el Palacio de Westminster tiene estatus de edificio de la familia real, así que quien fallezca en su interior debería ser enterrada con todos los honores de la nobleza.
Es tanta la formalidad al interior del legislativo que quienes lo visitan no podrían llamar a otra persona por su nombre sino con frases como “mi amigo honorable”, “honorable caballero” o “honorable lord”.

Ciudad italiana prohíbe el bikini para las feas
En Tropea, suroeste de Italia, hay una controversial norma que prohíbe que las mujeres gordas y feas usen bikini en la playa pública.
Según la norma, las mujeres cuya belleza permita glorificar el cuerpo femenino son quienes tendrían este derecho.
La norma busca justificarse en la exclusividad del escenario turístico. La ley se ha flexibilizado por asuntos de edad, pues antes solo autorizaba a mujeres jóvenes.
Lugares donde es prohibido besar
No más besos de despedidas en la estación del tren
En Reino Unido hay una ley que no ha sido derogada por su utilidad.
En la estación Warrington Bank Quay (condado de Cheshire, occidente de Inglaterra), hay una norma desde 1910 que prohíbe los besos de despedida en la estación del tren, pues estas expresiones de cariño causan retrasos en la salida de los trenes. Según The Telegraph, la singular restricción fue sugerida por la dirección ejecutiva de la Cámara de Comercio de Warrington, debido a las complicaciones económicas que las demoras por despedida estaban causando.

Varios usuarios, seguramente que no recibieron una cariñosa despedida, se quejaron y propulsaron la norma.
Prohibido peinarse así
La República Islámica de Irán, en un esfuerzo por oponerse a la cultura occidental y fortalecer la tradición persa, prohibió desde 2010 los “peinados occidentales decadentes”.
Es una manera de hacer resistencia a las modas extranjeras, entre ellas, crestas con colores, cola de caballo, pelos en punta o estilos tipo punk.
Violentar esa norma hará que el infractor se gane una multa en las primeras dos oportunidades en que sea castigado.
La tercera vez, podría ir a la cárcel.
En China: sin viajes en el tiempo y sin reencarnación
El gigante asiático sorprendió en 2011 cuando prohibió los viajes en el tiempo y toda propaganda que haga alusión a ellos, porque regresar al pasado “va en contra del patrimonio chino”.

Tal como reportó en su momento CNN, Pekín ordenó reducir las campañas en radio, tv y cine que contengan mensajes de “fantasía, viajes en el tiempo, compilaciones al azar de historias místicas, tramas bizarros, técnicas absurdas e incluso la propaganda de supersticiones feudales, fatalismo y reencarnación, lecciones moralmente ambiguas, y falta de pensamiento positivo.”
Además se ensañaron contra la reencarnación.
La Administración de Asuntos Religiosos prohibió esta creencia sin previo permiso para evitar el regreso a esta vida del Dalái Lama, cuando éste muera.
En el resto del mundo la exigencia fue calificada como el acto de autoritarismo más absurdo de la historia.
Prohibido tener intenciones criminales sin notificar a las autoridades
Así como lo lee.

En el estado de Washington, Estados Unidos, hay una ley que exige a los conductores que visiten esta región “y que tenga intenciones criminales, (que) deben detenerse en los límites de cualquiera de las ciudades y comunicar dichas intenciones por teléfono al jefe de la policía”.
Desde luego, aunque la ley goza de vigencia, no deja de quedar en el papel pues desde que entró en vigor jamás un criminal ha querido notificar a las autoridades sus planes delincuenciales.
El ayuntamiento de la ciudad de Burlington (Washington) informó que la ley fue creada para frenar las crecientes tasas de criminalidad, pero “debido a su estupidez, es necesario decir que la ley no ha hecho efecto alguno”.
Prohibido tener senos pequeños si quiere ser actriz porno
En Australia determinaron las reglas físicas para quienes quieran pertenecer a la industria del entretenimiento para adultos.

A inicios de 2010, autoridades australianas emitieron una ley que prohíbe “producir y exhibir” pornografía que contenga imágenes de mujeres con senos pequeños.
La regla está justificada en que aunque la actriz sea mayor de edad, esa característica física podría hacerla parecer menor de edad, según reportó la cadena de noticias chilena ADN.
Para los australianos, este tipo de imágenes “fomenta la pedofilia en los consumidores” de este tipo de productos.
La decisión fue reglamentada por la Junta de Clasificación Australiana, que de paso prohibió escenas de eyaculación femenina.
Este tipo de prohibiciones causaron protestas políticos y de activistas cibernéticos.
Los nombres prohibidos en Nueva Zelanda
El país de Oceanía publicó a inicios de este año una lista con nombres permitidos, no permitidos y otros en estudio, para que los padres consulten al gobierno la identidad que quieren darles a sus hijos recién nacidos.

No habrá lugar para nombres como Lucifer, Cristo, Mecías, Justicia, Rey, Reina, Princesa, Príncipe, Duque, Alcalde, Majestad, Caballero, Superman, Emperador, Santo, Honorable, Ministro o Barón, son algunos de los registros restringidos y curiosos que emitió la oficina de registro de Wellington, conocida por CNN.
Entre los que aún están permitidos, pero de los que se evalúa su restricción, está Violencia y Google.
Ya nos dimos una vuelta por lares y tiempos remotos en la prensa de época porque el Reporte no tiene presupuesto.
En principio soy contrario a las prohibiciones, tienen un cierto tufillo a prepotencia, aunque digan que se establecen en bien general del individuo y de la sociedad.
Por ejemplo el cinturón de seguridad no me gusta nada, porque atarme a una cosa que va a determinada velocidad, me da la sensación de que me voy a hacer pelota entre todos los fierros. Si puedo elegir prefiero reventarme suelto (sin perjuicio de una mala experiencia que tuve, haciéndola corta, un chofer muerto, y el suscripto despedido al medio del campo con un par de costillas fisuradas, pérdida de conocimiento y heridas en la frente y otro acompañante con pérdida de conocimiento por un par de días).
El del avión es otra cosa, porque cuando uno sube al avión está jugado, llega o no llega y con un pozo de aire, el cuerpo o cualquier porquería que ande suelta por ahí, es un proyectil bastante peligroso y hasta mortal.

Pero viene a ser un peor es nada, porque si uno ve el asiento al cual se ata y el riel sobre el que corre, mejor sería ir a pie, pero los tiempos son los tiempos y ya no se va seis meses a Europa en un barco, que pone catorce días, bien comido, mejor bebido y dormido como un lord inglés.
Ahora 14 horas son demasiadas y si liga un sándwich y un refrigerio hay que tirar cohetes, sin perjuicio que orinar en tal retrete tan pequeño, forma parte de la odisea, como la humedad en los zapatos y en los pantalones en zonas álgidas.
De los precios ni que hablar, una cifra es la de la publicidad, otra que aparece abajo, en caracteres más pequeños, por algo vinculado al combustible, más la tasa de embarque y la mar en coche, costo total el doble.
Además hay que estar dos horas antes en el aeropuerto para el check in de las valijas, el avión despega y a los quince minutos está aterrizando en Buenos Aires, el vuelo más corto y más caro del mundo.

Empecemos el capítulo con una nota de humor, aunque sería realmente humorística si no la hubiera dicho en serio la protagonista. En una entrevista para una campaña federal antitabaco en 1998 la actriz Brooke Shields dijo:
“El fumar mata y si te mueres, has perdido una parte muy importante de tu vida”.
Lo del tabaco es una historia escrita con saña, porque le dieron fuerte y bien fuerte.
No sólo en los lugares de fumar, sino en las marcas, publicidad, forma y lugares de expendio, precios, impuestos, etc.
Creo que atenta contra mi derecho de no fumador la prohibición de que haya un lugar lleno de fumadores donde tenga que cortar el humo con un cuchillo para poder entrar y no puedo hacerlo porque dichos lugares no existen por la tan mentada prohibición.
Por qué se les coarta la libertad a los fumadores y no fumadores de compartir un lugar así.
En cuanto a los lugares mixtos, lo entiendo y lo justifico, que se fume en medio lugar o en un cuarto de lugar público.
Vendría a ser como si se permitiera orinar solamente en el cubo 6 de la piscina, a la corta o a la larga todos están disfrutando de un baño de pichí diluido pero pichí al fin.
Un partido de truco sin fumadores no es concebible.
Los campeonatos de truco van a tener que hacerlos de fumadores y no fumadores y el de fumadores a la intemperie (en una cancha de bochas para hacerlo más folclórico, por ejemplo).

El campeón va a ser poseedor de un premio compartido “campeón de truco de fumadores” y “campeón de truco de no fumadores”.
En lo que me es personal fui un fumador empedernido de tres cajas o más, porque con el convite o el pechazo se pierde la noción de los puchos.
Viene un cliente y en son de paz se le convida con un café y un pucho, pero ahora no se puede fumar en el escritorio dado, que es un lugar afectado al uso público.
Esperemos que el superior gobierno nos subsidie la pérdida de clientes por falta de tal atención.
Dejé de fumar de un día para el otro. Hice un síncope y me agarraron los médicos y mientras probaban con un remedio y con otro, hice tres síncopes más, hasta que el último lo hice de pura suerte cuando estaba disfrutando de un cateterismo y vieron los médicos como era el tema.
Eso de que, cuando nos viene a conversar la huesuda con la guadaña, se ve una luz, allá en el fondo de un túnel, pindonga (DRAE: mujer callejera), no vi ningún túnel, ni el minón vestido de rosado amagando con dar el besito del adiós que te vaya bien y lo único que sentí es que se prende la lamparita y se respira fenómeno (lógico porque cuando se apagó la luz uno dejó de respirar).
Me destaparon una carótida que me tenía a punto de dejarme idiota del todo y a la pista.
No fumé nunca más, pero una hija mía, un día iba fumando por la calle, y para entrar a un comercio me dio su cigarrillo para que se lo cuidara afuera.
Sin ninguna intención, acto reflejo puro, le pegué una pitada y me di vuelta, creía que los pulmones me iban a salir por la boca, qué sensación espantosa, pienso todo lo que me costó acostumbrarme a fumar, para sufrir como sufrí para dejarlo en el post operatorio y el síndrome de abstinencia.
Pero valió la pena, desde la operación hasta ahora no fumé un solo cigarrillo, pero no me molestan los fumadores.

Quedé resabiado con el humo de segunda mano, ese que se siente cuando uno va por el centro y sale la gente de las oficinas y de los comercios y se mandan esa pitada a fondo y largan esa bocanada que uno se la papa todita y es la bien fulera.
Los entiendo, horas sin fumar y logran disfrutar ese “placer sensual”, como dice la letra del tango.
Eso si, aclarando que me gusta el tango “pero no espero al hombre que yo quiero” porque es para que lo cante una dama y cantado por Gardel queda medio amariconado con el perdón del Mago.
Encender el cigarrillo tiene una gran ventaja sobre todas las expectativas, en la parada el ómnibus no falla nunca, es prender el cigarrillo y el ómnibus nuestro llega y hasta con algún asiento desocupado.
No lo prenda y le saldrá verdín en la suela de los zapatos antes de que venga su transporte colectivo anhelado.

Qué derecho tengo yo, que apesté a toda una humanidad, fumando tres o cuatro cajillas por día, durante gran parte de mi vida, a decirle a alguien que me molesta el humo de su cigarrillo.
Un paisano amigo decía “no gracias, yo no quemo la salud, ni la plata” y lo mataron de un tiro por una terquedad propia.
Fue su opción de vida no fumar, no quemar plata y ser terco.
Cuando iba a Buenos Aires llevaba los cigarrillos de acá porque los de allá no me gustaban.
Cuando me iba para afuera marchaba con unos cartones de cigarrillos porque si bien allá había de la misma marca, afuera no se consumían y en el boliche estaban resecos o ardidos o yo que sé, en definitiva era todo por las dudas.
Si me llegaba a pasar lo de la serial “Lost” era candidato al suicidio, aunque en el sanatorio cuando aparecieron los muchachos del gorrito y el uniforme verde y me pusieron el chiripá verde para llevarme en la camilla al quirófano el que estaba “lost” era yo.

De ahí en más el cigarrillo ya fue para mí y no estoy arrepentido para nada, ni lo extraño, ni me molesta, excepto el humo ese de segunda mano que no me gusta al olfato, ni en la ropa del fumador.
En casa puse un cartelito en el living que dice:
“EN ESTA CASA SE FUMA UN DIA SI Y OTRO NO, HOY ES NO”
Que todo sea para bien…

La seguimos el viernes que viene continuando este tema.

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. La droga es algo mas complejo de solucionar porque esta metida en muchos hogares de todas las clases igual que el alcohol estaría bueno que alguien lo dejera. Tambien es un problema que nadie en ninguna parte del mundo le mete el diente a fondo, estaría bueno que eso también alguien lo dijera. Porque agarrar a dos o tres embarques y apresar algunos traficantes como chivos expiatorios no es hacer una campaña antidroga.
    Para hacer esa campaña hay que tener una lista de consumidores y esos son; tu mujer, tu marido, tus hijos, tus amigos a igual que si lo hacen con el alcohol de todos los p.politocos y a ellos nadie los quiere perjudicar…no se si soy clara.

Deje su comentario