Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Se descubrió el palacio del Rey Salomón

5. Marzo 2010 | Por | Categoria: Los mitos y la historia

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Generalmente fue conocido como símbolo de la sabiduría. Según la Biblia fue encomendado por el propio Dios para construir su Templo Sagrado. En Jerusalén la arqueóloga Eilat Mazar de la Universidad Hebrea habría logrado este gran hallazgo arqueológico.

Jerusalén no deja de sorprender. Bien lo sabe quien llega de visita a la ciudad. Pero ello no se limita a quien la ve hoy sino que es válido también para quien la recorre hacia abajo y hacia atrás en el tiempo.

Y esto es precisamente lo que le sucedió nuevamente, a la Dra. Eilat Mazar, destacada arqueóloga de la Universidad Hebrea de Jerusalén, quien encabezó en los últimos meses las excavaciones aledañas a la así llamada Ciudad de David. En el trabajo, llevado a cabo como proyecto especial, con la Autoridad de Antigüedades de Israel y la Dirección de Parques Nacionales, descubrió importantes restos arqueológicos que datan del Siglo X AC. Se encontró una línea de fortificaciones muy bien preservadas, de 70 metros de largo y 6 de altura, una torre y varios elementos que acompañan estas estructuras.

Según la Mazar, todo indica que ésto data del reinado del Rey Salomón. Podrían ser, inclusive, restos de su propio palacio fortificado.

El Rey Salomón, conocido en general como símbolo de sabiduría, fue uno de los monarcas antiguos de Israel que reinó durante más tiempo, 40 años, en la segunda mitad del siglo X AC. Gobernó dos años más que su padre, el rey David.

Fue a él, según la Biblia, que Dios encomendó la construcción del Templo Sagrado de Israel, que existió hasta el año 586 AC, cuando lo destruyeron los babilonios. En las excavaciones, se hallaron, en distintas capas, tanto restos del siglo X, cuando el reinado de Salomón, como del año de la destrucción.

Sobre este aspecto y sobre la importancia de lo hallado, la Dra. Mazar conversó con lanacion.com:

-La Universidad Hebrea de Jerusalén publicó que se encontraron restos de fortificaciones del siglo X A.C., numerosas cerámicas del siglo VIII A.C. y elementos de otras épocas. ¿De qué se trata?

-Encontramos restos claros de la destrucción de esas fortificaciones, a manos de los babilonios, en el año 586 A.C.

-Ese fue el año de la destrucción del Primer Templo. Cuando se destruyó el primer Templo sagrado de Salomón, se destruyó también todo lo que estaba alrededor.¿Usted encontró ahora pruebas arqueológicas de ello?

-Así es. Todo fue destruido en un incendio gigantesco. Descubrimos los restos del incendio dentro de las estructuras, todo estaba totalmente negro, despedazado. Fue un incendio imponente. Había baldosas ennegrecidas totalmente, columnas de madera quemadas. Se lo podía ver claramente. Y en medio de todo, en distintas capas, encontramos cerámicas de todos los períodos que iban entre la construcción del lugar y su destrucción siglos después.

-Además de la determinación del período del que datan estas estructuras, en gran medida en base a métodos conocidos de identificación de cerámicas, ¿qué otros elementos fortalecen la casi certeza de que se trata aquí de algo construido por el Rey Salomón?

-Quien construyó estas estructuras lo hizo mostrando una gran capacidad, tanto para planificar como para poner en práctica los planes. La construcción es magnífica, de muy alto nivel, el que lo hizo sabía bien qué estaba haciendo, lidiando con el gran desafío de construir sobre roca empinada, logrando “pegarse” a la roca e instalarse sobre ella. Es indudable que esta construcción refleja una gran capacidad de gobierno y es algo que no se hace en un día ni en dos. Debe ser un gobierno suficientemente estable y fuerte, con capacidad de actuar en forma prolongada como para poder hacer algo así. Además, tiene que ser un gobierno que está asentado e instalado bien en su sitio, ya que no se rodea con murallas un vacío en el que no hay nada.
Hallan en Jerusalén lo que habría sido el palacio del Rey SalomónEliat Mazar en el lugar del hallazgo arqueológico Foto: Sasson Tiram, para Universidad Hebrea de Jerusalem.

-Lo que encontraron ¿puede que sea parte del palacio mismo del Rey Salomón?

-Nosotros sabemos por la Biblia, que Salomón se construyó un palacio. Lo más lógico era pensar que no lo construiría en ningún lado que no fuera el espacio libre entre la ciudad antigua y el Templo Sagrado. Y el hecho que ya en esos tiempos rodeaban la ciudad con una muralla, indica que lo más probable es que la parte habitada haya sido justamente ésta, la que encontramos ahora.

-¿Hay algo en lo que hallaron, que le haya sorprendido?

¡Sí, todo! ¡Todo el tiempo! Por más que se conozca bien la descripción bíblica, nunca podemos tener en base a eso, indicativo alguno respecto a cómo se habría preservado todo bajo tierra.

-¿Qué importancia tienen sus hallazgos en lo relativo a una nueva confirmación arqueológica del vínculo histórico entre el pueblo judío y la tierra de Israel?

-Hay numerosos hallazgos que muestran un vínculo muy claro de la historia judía, de Israel, en esta zona, inclusive mediante el idioma hebreo, directamente. Están las inscripciones hebreas en diferentes elementos encontrados en las excavaciones. También ahora encontramos muchas de ellas. Hasta en las asideras de las vasijas de cerámica que encontramos, había palabras escritas en hebreo. Ese vínculo es fortísimo, muy evidente en el terreno.

-¿Cuán atrás se llegó en el tiempo en los hallazgos arqueológicos en Jerusalén? ¿Cómo están los de ahora, de la época de Salomón, en relación a los más antiguos descubiertos hasta ahora?

Más artículos en esta Sección:

Deje su comentario