Promocione su empresa por Internet

Se nos fue Suárez

27. marzo 2014 | Por | Categoria: Los mitos y la historia

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Nico medes
Claro que a un uruguayo o a un español de hoy, se le hablan de Suárez, automáticamente va a pensar en Luis Suárez, el futbolista salteño, pero para la historia del mundo hubo un Suárez muy importante, Adolfo Suárez, que le tocó gobernar uno de los países más complicados del mundo, porque España, en la prosperidad o en la miseria, es un país muy difícil de dirigir.
Con fuertes etnias de las cuales cada una tira para sí, donde llegan al extremo de negarse a hablar el idioma español.

suarez-4_435x326A guisa de ejemplo, los catalanes cuando Francisco Franco, más conocido por Paco el Cabrón, prohibió en Cataluña hablar el catalán, así como también prohibieron su enseñanza en los colegios y su difusión en los medios.
El resultado fue que hoy en día con Franco bien muerto y sepultado en 1975 vienen las revanchas y ahora usan unas escarapelas bien visibles que dicen “Yo hablo catalán” y sabiendo el español se niegan a hablan dicho idioma con la gente del lugar del mundo que provenga, el único idioma que existe para ellos es el catalán.
Tenemos a los gallegos tirando para su lado, los asturianos para otro, los castellanos, los aragoneses, etc. etc. queriendo imponerse sobre las demás etnias que integran España, la que es difícil de entender dentro del concepto de nación, de nacionalidad, y si a ello les agregamos la xenofobia que les vino ahora con la crisis y sus odios a los latinoamericanos, a los que llaman despectivamente sudacas, cuando ellos fueron recibidos en nuestra tierra como nuestros iguales.
Pero este artículo es un homenaje a un gran hombre del siglo pasado, porque este siglo no lo vivió por el maldito alzheimer.

Adolfo Suárez fue hijo de republicano y miembro de la clase política franquista.
Como recuerda Reuters, a pesar de ser hijo y nieto de republicanos, “Suárez se convirtió en miembro del régimen de Franco”.
Durante la Dictadura, Adolfo Suárez fue viceministro del Movimiento y procurador en Cortes durante dos legislaturas. El dictador murió el 20 de noviembre de 1975 y Suárez fue nombrado por el Rey, elegido por el propio Franco como su sucesor, del Gobierno el 3 de julio de 1976.
En ese momento. Suárez tenía 44 años.
Nació en 1932 en la localidad de Cebreros (Ávila).
Licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca, este fue su currículum antes de ser presidente: – 1958/1964.- Presta servicios en la Delegación Nacional de Provincias y luego pasa a ser jefe del Gabinete Técnico de la Vicesecretaría General del Movimiento y director del Gabinete Jurídico de la Delegación Nacional de Juventudes.- 1964/1968.- Trabaja en TVE como secretario general, director de programación y director de la primera cadena, después de colaborar con Fernando Herrero Tejedor en el Gobierno Civil de Ávila.-
1968.- Gobernador civil de Segovia.-
1969/1973.- Director general de Televisión Española.
El PCE no fue legalizado hasta abril de 1977.
Suárez apoyó la legalidad pero cuando se hizo público le pidió a Carrillo que no le elogiase en público y ambos pactaron la primera declaración del líder comunista.
Yo no creo que el presidente Suárez sea un amigo de los comunistas.
“Le considero más bien un anticomunista, pero un anticomunista inteligente que ha comprendido que las ideas no se destruyen con represión e ilegalizaciones.
Y que está dispuesto a enfrentar a las nuestras, las suyas. Bien, ése es el terreno en el que deben dirimirse las divergencias.

Y que el pueblo, con su voto, decida”, dijo Carrillo.
Suárez también aprobó una Ley de Amnistía para presos políticos.
En las primeras elecciones democráticas tras la dictadura, celebradas el 15 de junio de 1977.
“Creo modestamente que en esta nueva hora de España y al pedirles su voto no traigo mis papeles en blanco ni soy una incógnita.
Prometimos devolverle la soberanía al pueblo español y mañana la ejerce (…).
Puedo prometer y prometo intentar elaborar una Constitución en colaboración con todos los grupos representados en las cortes cualquiera que sea su número de escaños”, decía.
La portada de Time del 27 de junio de 1977, en la que de Franco y vía el Rey se llega a un primer plano de Adolfo Suárez, llevaba por titular “España: la democracia gana”.
Así resume EFE su papel en la Transición: “Llevó a cabo la Ley Fundamental de Reforma Política que desmontó la dictadura y abrió el camino a la democracia, pactó con los dirigentes de la izquierda procedentes de la clandestinidad o el exilio, como Felipe González o Santiago Carrillo, para hacer posible el proceso democrático que se inició el 15 de junio de 1977 con las primeras elecciones libres”.
El 25 de octubre de 1977 los partidos políticos del momento firman una serie de acuerdos, fundamentalmente económicos y políticos, conocidos como Pactos de La Moncloa.
Los participantes de los mismos fueron: Enrique Tierno Galván, Santiago Carrillo, José María Triginer, Joan Raventós, Felipe González, Juan de Ajuriaguerra, Adolfo Suárez, Manuel Fraga, Leopoldo Calvo-Sotelo y Miquel Roca.

suarez-1_435x326“Durante su primer mandato, de 1977 a las elecciones del 1 de marzo de 1979, se consensuó y elaboró el texto de la Constitución que fue refrendado por los españoles el 6 de diciembre de 1978”.
“Ya como primer presidente constitucional de España, [comenzó] la etapa más difícil de su Gobierno, asediado por el terrorismo, la inflación y el creciente desempleo, una descentralización del poder del Estado que dio lugar a las autonomías y con una crisis ideológica en el seno de su propio partido”.
En 1980 superó una moción de censura presentada por los socialistas.
Maquillaje, retoque de corbata y acción.
Sí, hay políticos que dimiten y Suárez, que se había quedado sin apoyos, lo hizo con un discurso televisado el 29 de enero de 1981, días antes del golpe del 23F.
No se adoptó la actual bandera hasta octubre de ese mismo año, y el himno español sigue sin letra hasta el día de la fecha.
“Mi marcha es más beneficiosa para España que mi permanencia.
Yo no quiero que el sistema democrático de convivencia sea, una vez más, un paréntesis en la historia de España”, dijo. Suárez pide en el mensaje que su labor no se pierda y que continúe el proceso democrático.
Le sustituye Leopoldo Calvo-Sotelo.
“Hay momentos en la vida de todo hombre en los que se asoma un especial sentido de la responsabilidad”, comienza.

Se votaba la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como presidente del Gobierno.
De pronto se escucharon en el Congreso varios disparos y un “¡Se sienten, coño!”.
Y Adolfo Suárez, presidente en funciones y sentado en primera fila, fue uno de los pocos que no se escondió bajo su escaño.

“¡Explique qué locura es esta!”.
“¡Pare esto antes de que ocurra alguna tragedia, se lo ordeno!”. En la imagen, Suárez se levanta en auxilio del general Manuel Gutiérrez Mellado, vicepresidente del Gobierno y el militar de mayor rango entre los presentes. Mellado fue el primero en enfrentarse a los golpistas, que lo zarandearon y trataron de tirarlo al suelo.
Esa fotografía y los hechos de referencia los tengo muy presentes aún hoy en día, Adolfo Suárez y el Rey salvaron la democracia española.
“Don Juan Carlos fue muy importante.
Ganamos la libertad de expresión.
Yo legalicé los partidos políticos.
Se necesitaba el máximo nivel de comunicación.
El proceso tuvo muchas dificultades.
Hubo asesinatos y atentados.
Y, sin embargo, logramos crear una situación impensable unos años antes.
Creo que fue sobre todo un período de mucho sentido común”, dijo Suárez sobre la Transición.
Según EFE, “diseñó el espacio político del centro, que desde la disolución de UCD se han disputado los dos grandes partidos del país, PSOE y PP”.
Fue fundador de dos partidos políticos, la Unión del Centro Democrático (UCD) y, después de haber sido presidente, el Centro Democrático y Social (CDS).
En mayo de 1982 se negó a formar cartel electoral con el presidente Joaquín Calvo Sotelo en las elecciones generales. Por eso nació CDS.
Con éste partido, fundado en 1982, fue diputado en dos ocasiones.
Dimitió como presidente de la formación en 1991 y dejó entonces de la política activa.
Dejó la política y pasó a dedicarse en especial de su hija Marián y a su esposa, Amparo, ambas enfermas de cáncer. Su esposa falleció en 2001 y su hija en 2004.
“Para hacer frente a los gastos de las enfermedades de ambas, Suárez hipotecó su casa de Ávila y en abril de 1995 Banesto ejecutó la hipoteca al no poder hacer frente al pago. Sus únicos ingresos eran los procedentes de su despacho de abogado, ya que se había negado a recibir cualquier remuneración con cargo al Estado por su condición de exjefe del Gobierno”, recuerda EFE.
Adolfo Suárez y Amparo, tuvieron cinco hijos: Adolfo, Laura, Sonsoles y Javier y la fallecida Marián.
Amparo confesó en una entrevista a Hola que no fue demasiado feliz como mujer del presidente, y llegó a afirmar: “No creo que nadie sea feliz en La Moncloa”.
La hija mayor de Suárez, Marián, que falleció el 7 de marzo de 2004, a los 41 años, después de 11 peleando contra el cáncer y tres años después de que lo hiciera su madre.
Sus otras dos hijas, Sonsoles y Laura, también han tenido que batallar contra el cáncer de pecho.
Fue un hombre muy religioso.

“Ahora está en paz” y “en manos de Dios”, dijo su hijo Adolfo Suárez Yllana al anunciar la inminente muerte de Adolfo Suárez.
25 años después de su dimisión como presidente del Gobierno, Suárez recibió de manos del príncipe Felipe el premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1996 por su papel en la Transición.
Su última aparición pública tuvo lugar el 2 de mayo de 2003 en un mitin electoral de presentación de su hijo Adolfo Suárez Illana como candidato a la Presidencia de Castilla-La Mancha por el PP.
Al perder el hilo del discurso que pronunciaba, comenzaron los rumores sobre su enfermedad
No aparece en público desde 2003.
Hasta 2005 su familia no oficializó que Suárez sufría alzheimer.
El Rey fue a ver al expresidente para nombrarlo caballero de la Orden del Toisón de Oro.
Una enfermedad llevada en la intimidad de la familia y que la prensa ha respetado.

Según el diario Público, Adolfo Suárez-Yllana “pidió en 2009 al rey que le diera el título de duque de su padre y se lo quitara a su sobrina”, que lo heredaría de Marián Suárez, la hija del ex presidente fallecida de cáncer.
“El título de duque fue otorgado por el rey a Suárez el 25 de febrero de 1981 para premiar su ‘abnegación, tacto y prudencia, al servicio de la reconciliación de todos los españoles” en su etapa como presidente del Gobierno’ “, indica el mencionado diario.

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos con tus comentarios. Gracias¡Hola! ¿Te gustó el artículo? Valoramos tus comentarios y nos ayudan. ¡Gracias!

Más artículos en esta Sección:

6 comentarios
Deja tu comentario »

  1. el mundo esta obsesionado con ese apellido, o por lo menos lo vemos muy uruguayo estuvo bien el juego de apellidos. Arriba con ese español que saco a españa de las garras del frankismo

  2. Lamentable artículo. Comienza con un ataque ridículo a Catalunya y los catalanes mostrando un total desconocimiento de la realidad catalana y española. En España no hay diferentes etnias, lo que hay son diferentes nacionalidades, lo cual no es lo mismo. Sería bueno que leyera un poco de historia de Europa entre los siglos V y XVIII para enterarse de como se formó España. Si hay problemas entre las diferentes autonomías (nada de etnias), uno de los grandes culpables es Adolfo Suárez, ya que el actual Estado de las Autonomías fue impulsado por el, aunque después sufriera cambios. Este artículo aparecido en La Vanguardia es bastante esclarecedor: http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20110123/54105053431/asi-empezo-el-cafe-para-todos.html.
    Otro de los grandes defectos que tuvo la transición impulsada por Suárez fue el olvido. Cualquier Estado que haya sufrido una dictadura cruel como la que padeció España, necesita recuperar la memoria, hacer justicia, juzgar a los violadores de los DD.HH. y la transición española ocultó todo lo ocurrido durante los 40 años del Régimen, dejando las heridas abiertas.
    Otro error grave en este artículo es el atribuir al rey una gran importancia en el fallido intento de golpe de estado de febrero de 1982. El rey se mantuvo a la espera y estaba con los que ganaran. Si el golpe fracasó no fue por la participación del rey sino por el error de los golpista de comenzar la cosa sin tener claro los apoyos. La mayoría de las FF.AA. no apoyaron el golpe y por eso fracasó. El rey fue la figura usada para tranquilizar al pueblo. Pero igual hubiera hecho el discurso si el golpe se hubiera concretado. El siguiente artículo puede iluminar un poquito sobre lo que pasó. No basta mirar la wikipedia para escribir un artículo: http://www.cuartopoder.es/tribuna/estaba-el-elefante-blanco-las-ordenes-del-rey/5522

  3. El expresidente del Gobierno Adolfo Suárez propuso al Rey don Juan Carlos que revocara su dimisión un día después del intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, según relata la periodista Pilar Urbano en una entrevista concedida al diario ‘El Mundo’ con motivo de la publicación de su libro ‘La gran desmemoria. Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere no recordar’. La obra, que pretende explicar cuál fue realmente el papel del Rey en el 23-F, saldrá a la venta este jueves.

    “El Rey nos salvó in extremis de un golpe que había puesto en marcha, no queriendo que fuera un golpe, queriendo que fuera una solución, pero Adolfo decía: ‘¡Esto es un golpe!'”, afirma Urbano en la entrevista. El libro desvela aspectos hasta ahora inéditos sobre Armada, Milans y Tejero y la reacción que tuvieron el recientemente fallecido Suárez y el monarca.

    “Para Suárez, estaba clarísimo que el alma de la Operación Armada era el Rey y que nace en Zarzuela”, afirma.

    El libro también desvela cómo habría sido el enfrentamiento entre Suárez y el Rey que les habría llevado a distanciarse. La siguiente conversación tuvo lugar en la Zarzuela el día después del golpe, según la periodista:

    Suárez: “Nos la has metido doblada…Alentando a Armada y a tantos otros, jaleándolos, dándoles la razón en sus críticas, diciéndoles lo que querían oír de boca del Rey, tú mismo alimentaste el malestar militar. Esta situación la has provocado tú”.

    “Uno de los dos sobra en este país. Y, como comprenderás, yo no pienso abdicar”, le dijo el Rey a Suárez

    El Rey: “¿De qué me hablas?….Me estás amenazando, so cabrón. Tú no puedes retirar tu dimisión como presidente…¿Todavía no te has enterado de que ha sido a ti a quien han dado el golpe?…Políticamente estás muerto. Tienes que saber punto y final a tu historia”

    Adolfo Suárez sobra

    El libro da a entender que el golpe de Armada contra Suárez se planeó en Zarzuela, y que el ‘elefante blanco’ habría sido el Rey.

    “En vísperas de la Pascua Militar de 1981, el Rey recibió en Baqueira a Alfonso Armada, que le volvió a comer la oreja sobre la situación límite que vivía España. Ese día insistió y le dio una <>”, relata Pilar Urbano. “Le plantea que ya tiene una solución, no un golpe de Estado sino un golpe de timón, un golpe de Gobierno”. Según narra el libro, el Rey no espera a volver a Madrid y cita a Suárez inmediatamente en Baqueira. El Rey le diche al presidente que si no hacen algo, los militares se le echarán encima. “No hubo insultos pero sí tuteos y aunque empezó sin crispación, poco a poco se fue calentando. Esa conversación sería el primer choque de una serie encadenada en las semanas siguientes”, explica.

    El mensaje de Armada no dejaba lugar a dudas: “Suárez sobra y es urgente poner remedio a esta situación”. El General le pintó al Rey una situación de pregolpe y le informó de que con Suárez fuera del Gobierno podría armarse un gobierno de concentración nacional, al que estarían dispuestos a entrar desde Fraga a Felipe González, y que evitaría el golpe militar. “Por eso don Juan Carlos tiene urgencia para que Suárez visualice que sobra”, explica la autora del polémico libro, que recoge esta otra cita del Rey que tuvo lugar el 22 de enero de 1981 en La Zarzuela:

    El Rey: “Yo estoy aquí porque me ha puesto la Historia, con setecientos y pico año. Soy el heredero de 17 reyes de mi propia familia. La cosa está clara: uno de los dos sobra en este país. Y, como comprenderás, yo no pienso abdicar”.

  4. En España debió ocurrir lo que pasó en otros lados con aquellos que escriben la historia, eso de que “yo cuento lo que pasa según como me va en la feria”. Sin querer involucrarme en la polémica, les cuento que aquí pasó lo mismo con el apoyo a los comunicados de las FFAA, la transición, el pacto del club naval, etc. Las historias de unos y de otros son bastante diferentes y la prensa de unos y otros cuentan sucesos y realidades distintas incluso dentro de la misma filosofía política. Cada uno defiende su verdad como si fuera absoluta. Pero los hombres no pensamos igual y no somos perfectos, solo tomamos decisiones con la información que poseemos en el momento. Los que para unos pueden ser aciertos, para otros son errores. El que dijo “ya la historia me juzgará y me dará la razón” creo que también le erró como las peras. No conozco a ningún hombre y ni a ninguna mujer, por mas bueno/a y santo/a que sea, que no encuentre gente que la desapruebe. Desde Jesús de Nazareth, pasando por la Madre Teresa, Gandhi, etc. Y si esas personalidades de la historia tienen gente en contra, fundamentando otras verdades, por lo menos da que pensar que no somos perfectos. Y si no hay perfección, no hay verdades absolutas.
    Buen artículo.

  5. Ahora que veo, don Pedro patrocina libros que saldrán a la venta mañana, le deseo buenas ventas, de haberlo sabido antes…
    Hay gente que de puro ignorante para justificar sus dogmas y sectarismos no entiende ni utiliza razones, sino simplemente descalifica adjetivando goseramente, sin percatarse que el insulto no le da la razón, sino simplemente lo desahoga un poco, pero termina calentándolo más.
    Tanto podría haber atacado como lo hizo como defendiendo la posición contraria.
    “Lamentable artículo”… “ataque ridículo a Catalunya….” “… mostrando un total desconocimiento de la realidad catalana y española”.
    Apoya sus dichos citando dos periódicos españoles.
    Califica al autor diciendo “no basta mirar Wikipedia para escribir un artículo…”
    Ni siquiera me dejó la posibilidad de ser lector, sino simplemente mirador, bah… un vulgar analfabeto que ni siguiera tengo capacidad lectora.
    Toda esta sarta de disparates lo único que me hacen notar es la poca capacidad intelectual y moral, honestidad y ética, del descalificador sui generis.
    Se emborracha con términos raza, etnias, nacionalidad, hoy claramente definidos y entendidos por tales por cualquier sociólogo aficionado con buena intención.
    La raza humana es una sola, estimado defenestrador de muertos indefensos.
    Suárez, fue un componedor de una España falagista a una España con hasta un partido comunista legalizado.
    Cuando las cosas no dieron parfa mejor, dio un paso al costado y se fue con una mano atrás y otra adelante, sin una peseta, con una familia que se fue diezmando por el cáncer, lo cual le consumió préstamos bancarios, que terminaron con la ejecución hipotecaria de su casa por parte de Banesto.
    Por sus cargos políticos no obtuvo prebenda alguna y cuando no tuvo más actividad política terminó ejerciendo su profesión de abogado y esta carrera se la liquidó un Alzheimer que lo mató diez años después.
    Juan Carlos de Borbón, es igual que Ud. Sr. Pedro un gran cazador de elefantes atados.
    Ud. ataca a muertos indefensos poniendo en mi artículo cosas que nunca escribí.
    ¿Qué hablé mal de los catalanes?, ni siquiera nombré a nuestra poetisa Cristina Peri que la estuvieron por echar de la radio de Catalunya por no saber catalán.
    No le recomiendo, porque sería hacerlo en saco roto, que antes de vituperar a alguien por lo menos lea un par de veces el objeto de sus desvelos y no ponga en la pluma del ofensor ofendido cosas que no escribió.
    Si era para quedar bien con alguien su ataque fue asaz inescrupuloso con la verdad.
    Si el franquismo le trae recuerdos de nuestra última dictadura no es mi problema, sino que es el suyo.
    Si los pactos de Moncloa lo aproximan mentalmente a los del club Naval, tampoco es mi problema.
    No estoy comparando ni comparé nada con nada, simplemente escribí sobre un personaje histórico muerto, al cual a pesar suyo la historia lo recordará.
    Recuerdo don Pedro que los rencores no son buenos consejeros y el insulto no le da la razón a nadie.
    Tómese la pastilla, a otra cosa y con la música a otra parte.

  6. No está mal el artículo, muestra que los hombres, más allá de la ideología a la que adhieran, pueden tener cosas buenas y malas. Rompe un poco con la “hemiplegía moral” de la que hablaba Ortega, que lleva a los hombres a analizar sus asuntos en términos de blanco y negro, de izquierda o derecha o bueno o malo….

Deje su comentario