Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Top/Model de los 90 denuncia abusos sexuales

9. noviembre 2017 | Por | Categoria: Modas

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

La reconocida modelo y actriz madrileña Cristina Piaget, suma otro escándalo al mundo del espectáculo señalando a un famoso fotógrafo como acosador.

La top de los 90, que supo trabajar para prestigiosas marcas como Christian Dior, Yves Saint Laurent, Valentino, Yohi Yamamoto, Lolita Lempika, Castelbajac, etc., desvela a LOC los nombres de algunos fotógrafos que ofrecían relaciones sexuales a cambio de portadas en grandes revistas.

El escándalo del fotógrafo neoyorquino Terry Richardson (52), a quien numerosas modelos han denunciado esta semana de abuso sexual, se ha seguido con especial atención dentro de nuestra industria. Off the record, se han recordado los casos de algunas maniquíes españolas, aunque nadie haya alzado la voz para denunciar situaciones o revelar nombres. “Hay mucho miedo a perder trabajos”, aseguran a LOC. No es el caso de la top Cristina Piaget (48), que despegó internacionalmente a finales de los 80. De hecho, la madrileña cuenta sus desagradables experiencias a LOC.

Como la que sufrió en Nueva York con “unos 20 años” y “en pleno apogeo” de su carrera. “Hice el catálogo de Bloomingdale’s con una modelo que se hizo luego súper famosa y se casó con Rod Stewart, Rachel Hunter, aunque entonces no era muy conocida. El fotógrafo era un francés llamado Marc Hispard y tuvo fijación conmigo el primer día”, afirma Piaget. “A la mañana siguiente, me llamaron de la agencia Ford, que me representaba entonces, y me dijeron que Hispard me había propuesto para una portada de Vogue América y para una campaña internacional de Coca-Cola. Imagínate…

Yo con 20 años”, declara la madrileña. “Después de cenar, cuando volvíamos cada uno a nuestro bungalow, me dijo: ‘Esta noche voy a dejar mi puerta abierta’. Me extrañó mucho… Pero yo no entré. Al día siguiente, ni había opción para Vogue, ni campaña de Coca-Cola. Yo sé que si me hubiera metido en esa habitación, me hubiera colocado en una noche”, asegura Cristina. “Lo curioso es que Rachel Hunter sí hizo una portada de Vogue América… ¿Por qué Marc Hispard me iba a ayudar, si yo no era nada suyo? Él querría algo a cambio”, analiza Cristina antes de añadir: “El juego no era violento y cada uno puede hacer lo que quiera, pero yo no soy una puta, soy modelo”.

No es la única situación que relata Piaget a este suplemento: “En otra ocasión, un fotógrafo sudafricano se obsesionó conmigo en una sesión en el desierto para [la revista] Mademoiselle. Como no le hacía caso, el ambiente era muy tenso, horrible. Uno de sus ayudantes me preguntó directamente si no me gustaba el fotógrafo y si no me iba a enrollar con él, que me podría ayudar mucho en mi carrera. Es verdad que era muy importante”. Ninguna de estas experiencias es comparable con la que vivió en París, a donde viajó para unos desfiles en el Louvre.

“Lo normal es que, cuando llegabas, ibas a un apartamento y cogías una llave que te dejaban escondida. Pero esa vez no había llave y me tuve que pagar yo un hotel cutre que me costó una pasta. Al día siguiente, se disculparon en mi agencia, pero me dijeron que ya estaba todo ocupado”. La sucesión de malas coincidencias llevó a Cristina al peligro. “Cuando lo comenté en el desfile, una compañera me recomendó irme con ella, que estaba en una pedazo de mansión de un millonario. Me dejaron una habitación y hasta nos recogieron en coche con chófer”, recuerda Piaget. “Por la noche, organizaron una fiesta en la casa y me metieron algo en la ‘copa. Fui al baño, vi que tenía las pupilas dilatadas y corrí a mi habitación. A la mañana siguiente, me fui de allí.

La suerte es que yo tenía tarjeta de crédito y pude pagarme un vuelo para volverme a Madrid con mi madre. Pero, ¿y si hubiese sido una niña de un pueblo de Siberia de las que contrataban?”, se pregunta ahora Piaget, que explica a LOC por qué nadie del mundo de la moda llegó a sobrepasarse con ella: “Nunca me tocaron nada. Si me llegan a tocar el culo, le hubiera dado una bofetada y me hubiera quedado más ancha que larga. Mi carácter ha sido siempre así y conmigo no había ninguna opción”.

Vestidos de Fiestas – Nov ias – Madrinas – 15 años

La Habana, en la Semana de la Moda

El brillo de Kaia Gerber

Los diseños GuangYuYuan

Lumber-sexual: ¿La nueva moda?

El misterio de los felinos

Hija de Laura Bozzo: ¿Es conejita Playboy?

Naomi Campbell no promociona cosméticos

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. Si ahora que salga a la luz todos los cerdos que abusaron de las necesidades de las artista que por lo que se ve fueron unos cuantos y aparecen denuncias todos los dias. Para todos los que preguntan porque no las hicieron antes era porque no podian no crecian no tenian mas trabajo y eso da miedo.

Deje su comentario