Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Tres asteroides que preocupan a la NASA

16. noviembre 2017 | Por | Categoria: Portada

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

La Misión Osiris-Rex en un viaje de ida y vuelta hacia una roca espacial denominada Bennu.

En uno de ellos, estaremos arribando en el 2018. Según las trayectorias y los tamaños de estas moles, hay tres posibles bólidos candidatos a los cuales los técnicos comenzaron a investigar al detalle. El Apofis, es un impresionante asteroide de 325 metros, no es tan grande como el 2009 FD que tiene 470 metros de diámetro y éste mide un poco menos que el temible Bennu, con sus 493 metros de diámetros, la misma dimensión que 5 estadios de fútbol. La Tierra, ya envió una nave que tomará contacto en un año, con el mayor de los tres.

Es obvio que cualquier impacto de una mole como estos tres asteroides sobre el planeta, además de las catástrofes que ocasionarían de forma inmediata en el suelo impactado, traería severos trastornos secundarios en el ecosistema del planeta. Por ello la NASA evalúa a los asteroides con categoría de peligrosidad.

Hay más de 400 objetos cercanos a la Tierra registrados como “con riesgo de impacto”, según NEDOyS. Se les denomina NEO (Near-Earth-Object) a los cometas y asteroides cercanos a la tierra, y se conocen como asteroides potencialmente peligrosos (PHA) aquellos cuya distancia mínima de intersección orbital es igual o menor a 0,05 UA (7.479.893 km).

NEODyS es un organismo que se dedica a estudiar y prever estos posibles impactos de riesgo. Se trata de una iniciativa de la Universidad de Pisa en la que participan muchas otras organizaciones. No es la única institución que se dedica a esta tarea, sin embargo su listado de “riesgos” diariamente actualizado es cada vez más popular.

La “mejor estimación actual” es que un impacto “suficientemente grande como para causar una catástrofe global” ocurre en promedio “cada miles de años”, afirman desde este proyecto astronómico italiano.

Asteroide Apofis
El más pequeño pero no menos dañino por sus 325 metros de diámetro es Apofis, y llegaría a mediados de 2029. Fue descubierto en 2004 y a finales de ese año los observadores creían que acabaría con el mundo en menos de tres décadas. Incluso se citaba la fecha: 2029. Y era, en efecto, la previsión en la que más cerca estaría de la Tierra, elevando las probabilidades de colisión a 2,7%.

Asteroide 2009 FD
Para elaborar su lista de objetos más peligrosos, la NASA emplea la Escala de Palermo, una medida logarítmica que mide el riesgo de impacto comparando la probabilidad potencial del objeto con el riesgo medio de otro objetivo similar a lo largo de los últimos años. Atendiendo a esta clasificación, el “enemigo” que encabeza la lista responde al nombre de 2009 FD. Descubierto en marzo de 2009, diferentes estimaciones han disminuido y aumentado su amenaza teórica en los últimos años. Sin embargo, actualmente encabeza la clasificación de Palermo con -0,40. Su peligrosidad reside en su tamaño 470 metros diámetro, y en la incertidumbre orbital que generan sus interacciones con Marte y Venus.

El impacto de 2009 FD contra la Tierra causaría grandes destrozos en una área amplia o bien ocasionaría peligrosos tsunamis. No obstante, según la NASA, 2009 FD cuenta con una probabilidad de 0,29% de impactar contra la Tierra. O lo que es lo mismo: hay un 99,71% de probabilidades de que el asteroide más peligroso detectado en este momento no se cruce finalmente en nuestro camino.

A 2009 FD, el NEODyS le concede el tercer puesto de objetos potencialmente peligrosos, tan solo por detrás de Apofis y Bennu.

Al terrible Bennu, vamos en camino
Las caprichosas órbitas de Bennu, lo pone en el segundo en la lista de riesgo de NEODyS, pues ha llegado en tres ocasiones recientes cerca de la Tierra. En los años 1999, cuando fue detectado, en 2005 y en 2011. Fue precisamente el trágico e histórico 11 de septiembre de 2011 la última vez que Bennu se aproximó más de la cuenta a nuestros dominios.

Con un diámetro 493 metros, la NASA estima en 0,037 la probabilidad de impacto de este asteroide con la Tierra. De todos modos, según estimaciones actuales, no visitará de nuevo nuestras proximidades hasta el 2037.

El 8 de setiembre del 2016, la NASA lanza la misión Osiris – Rex, que es una sonda espacial (laboratorio espacial), con el objetivo de estudiar el asteroide Bennu, tomar muestras y traerlas a la Tierra. Las sonda tomará contacto con el asteroide a mediados del 2018, terminará de tomar las muestras entre 2019 y 20120 y regresaría a la Tierra aproximadamente en setiembre del 2023. Por lo menos los humanos nos adelantamos en tomar precauciones. Los dinosaurios no tuvieron como y desaparecieron.

Bombas de agua – Prevención de incendios – Asesoramientos

El final de la sonda Dawn

La NASA capta el paso del asteroide

Final de Cassini

Nibiru o Planeta X: ¿Mito o realidad?

La NASA anuncia lluvia de Meteoritos

Alerta de la NASA

La Nasa da una nueva pista sobre descubrimiento en Marte

 

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. Muy fuerte¡?¡?¡ teoricamente iban a ir hasta el asteroide Bennu para investigar las condiciones para intentar que tome otro curso diferente al actual que no es el de la Tierra. Esto daría como contra partida a los cientificos de la Nasa el metodo para desviar objetos que puedan impactar en el futuro el planeta. Dentro de un par de años sabremos más de este tema.

Deje su comentario