Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Un duro cumplió 80

2. junio 2010 | Por | Categoria: Espectáculos

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Oscar Alas

No quiere saber de nada con retirarse. Clint Eastwood no tiene tiempo para descansar, pensar en su legado o dormirse en los laureles de su leyenda. Tiene como frase de cabecera, la del músico Jerry Fielding: “Llegamos hasta aquí, no lo arruinemos pensando”. Hoy a sus 80 años pelea, como todos los días, por darle integridad a su larga carrera como artista.

La imagen de rostro rústico y mirada impenetrable no estaría completa si la mano no empuña un revólver que apunta a la cabeza de un forajido. El Western le debe a Clint Eastwood sus mejores horas, frases y momentos. Lo dotó de una mística insuperable. Y lo resucitó en 1992 con la oscarizada cinta Unforgiven.

Esa misma estampa debía trascender a nuestra realidad. Dignificó el género policial durante la década de los años 70 empuñando, esta vez, una Magnum 44, en nombre de una comisaría de San Francisco. Es así como nace Harry “Dirty Harry” Callahan, que gracias a Eastwood es de los gendarmes cínicos, entrañables y más temidos, aún hoy. Esa década la inició como parte de una camada de tipos rudos y egos enormes en la cinta cómica de guerra Kelly’s Heroes, con Telly Zavalas y Donald Sutherland.

Trilogía western
Clint Eastwood que nació el 31 de mayo de 1930 en San Francisco, empezó a hacerse un nombre en películas serie B al adquirir experiencia como vaquero por un espacio de siete años en la popular serie Rawhide, encarnando al vaquero ejemplar Rowdy Yates. Para 1963 le llegó una oferta de hacer un western con Sergio Leone. Muchos actores de serie B fueron considerados para el papel, entre ellos Richard Harrison, quien le sugirió a Leone que contratara a Clint Eastwood.

En la trilogía western, Leone y Eastwood encontraron un lugar en el tiempo, al que con facilidad se puede acceder y no regresar. A Fistful of Dollars (1964), For a Few Dollars More (1965) y The Good, the Bad and the Ugly (1966) son historias en las que nadie se imagina a alguien más como actor principal. Eastwood le puso un poncho y un cigarro en la comisura izquierda a sus tres personajes Joe, Monco y Blondie, y les dosificó con una presencia enigmática. Nunca sabremos qué es lo que piensan, ni qué hacen. Lo único que entendemos es que la justicia prevalece y la impone él, un personaje cuyo nombre nunca sabremos, un héroe anónimo del que acaso sabremos sólo el apodo, todos ellos inmersos en esa cualidad enigmática e hipnótica.

La trilogía es asombrosa por su narración, paisajes, el detalle a las líneas de los rostros de sus personajes, acompañadas de una banda sonora creada por Ennio Morricone.

Recio haciendo cumplir la ley
El éxito vendría con el inspector Harry Callahan en la cinta Dirty Harry (1971) y que tuvo cuatro secuelas, las tres primeras dirigidas por Don Siegel y la última por Eastwood. El discurso que Callahan les da a los asesinos antes de morir es otra marca indeleble del cine. Callahan es el estereotipo del policía rudo, cínico, que siempre manda al diablo a sus jefes, que es anárquico y no reconoce a la autoridad. Harry derriba puertas sin orden de cateo, es decir, quiebra todas las leyes conocidas por el hombre. Pero cuando empuña su Magnum se convierte en un instrumento de la justicia para capturar al asesino. Jamás se ha celebrado tanto a un antihéroe como a Harry el sucio.

Una de las escena predilectas de los seguidires de Harry el sucio

Duro como director
Pocos actores tienen la suerte de formar una relación íntima con el espectador, y muchos directores son envidiados por tener un nivel de estima aceptable por la comunidad del cine. Eastwood es dueño de ambos reconocimientos: es un actor rudo con corazón y un director que explora los sentimientos.

Su carrera como realizador la inició con el documental de 12 minutos The Beguiled: The Storyteller (1971), obra que fue aclamada en Francia. A ello le seguiría su primer largometraje Play Misty For Me y cuyo trabajo le valió el respeto de la comunidad cinematográfica y de la crítica.

Para 1992 dirige y actúa en Unforgiven, y junto con su amigo entrañable Morgan Freeman dan vida a dos forajidos retirados que tratan de redimirse ante la sociedad que los recuerda como un par de asesinos. No es hasta 2003 cuando Clint Eastwood se sienta a la par de los grandes directores con la cinta Mystic River, que incluye un reparto de lujo encabezado por Sean Penn; el filme tuvo un éxito de crítica y taquilla. Pese a su trayectoria, Eastwood sigue humilde y revela que “el secreto de la vida es, realmente, nunca dejar de aprender”.

Dos años después aparece Million Dollar Baby, que fue un éxito anunciado. Interpreta a un entrenador viejo, con muchas contradicciones como instructor y como ser humano. Va a la iglesia y no cree en Dios. Eastwood respondió a esta contradicción de lo más honesto posible: “No soy uno de esos tipos que han sido terriblemente activos en las religiones organizadas. Pero no les falto el respeto. Nunca trataría de imponerle mis dudas a otra persona”.

No le bastó realizar una película sobre un momento histórico de la Segunda Guerra Mundial con The flags of our Fathers sino que realizó Letters to Iwo Yima, ambas en un espacio de 18 meses sobre el mismo evento, pero desde las dos caras de la historia.

Continúa con Gran Torino (2008), una ventana a lo que Eastwood pudo convertirse de no ser estrella de cine. En Invictus (2010) regresa a trabajar por tercera vez con Morgan Freeman. En esta ocasión, para contar la historia de Nelson Mandela y la victoria de la selección sudafricana de rugby en el estadio Invictus. Ahora, Eastwood prepara el thriller Hereafter, protagonizada por Matt Damon, y se encuentra en la fase de preproducción de película sobre el controversial ex director del FBI, J. Edgar Hoover.

Eastwood, ícono pop
Dentro de la cultura popular, Clint Eastwood ha sido objeto de varias bromas y homenajes. El más conocido es el Back to the Future III, cuando el personaje de Michael J. Fox se presenta como “Eastwood, Clint Eastwood”. Vence a su enemigo Bufford Tannen con una plancha de hierro como el personaje de Joe en A Fistfull of Dollars. Mientras que Jeremy Bulloch, quien encarna a Bobba Fett en Star Wars, basó su interpretación en un Eastwood con traje. Asimismo, el personaje de MacGarnicle en los Simpson es una parodia de Harry Callahan.

Cientos de películas con personajes que empuñan un arma recitan las líneas del inspector Callahan. Eso demuestra el peso de Clint, que a sus 80 años es una de las luminarias las que no les basta con dejar un legado sino que despierta emoción en la cinematografía mundial por lo que queda por venir.

Más artículos en esta Sección:

3 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Cortita y al pie. El video lo explica todo. Queeeee FENOMENO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. Paaa. entre porque me impresiono la trucha de clint. Que actorazo!!!!!. Y le encajaro el video que mas lo identifica…ya se lo que estas pensando…..esta es una magnun 44 la mas potente del mundo..que hijo de p….ya tengo en la cabeza a alguien para hacerle lo de harry………pero en este caso…….el revolver tiene que estar cargado……..le pego en las piernitas jejejejeje……..el padre de mi novia, mi jefe, el tarado que me habla en el ascensor, el mozo que me trae la milanesa fria, el chanta que me cagó con el celular, alarcon que no trae a carrasco…NO ME VAN ALCANSAR LAS BALAS DE LA MAGNUN???????????????????

  3. Que dejas para los pibes si con tus 80 pirulos seguis guapiiiiiisimo¡¡¡¡¡¡

Deje su comentario