Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Un héroe olvidado

2. diciembre 2010 | Por | Categoria: Insólito

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Niquita Nipone

Cuando era un chiquilín me llevó mi hermano mayor al Campamento de la Asociación Cristiana de Jóvenes en el Cerro El Toro, en Piriápolis.

Había un señor mayor que nos atendía, como una especie de padre de todos o hermano mayor, bastante mayor que todos nosotros, el que nos atendía con un afecto, una bonhomía no común.

La estadía era con dos comidas, almuerzo y cena, y siempre como plato de entrada, un plato de sopa de sémola.

Para mí al igual que Mafalda, la sopa ni de lejos, pero el tema era sopa o sopa, porque después venía el plato principal, y el día o la noche eran largas y la vieja no estaba para consentirnos con algo de nuestro paladar, eran las primeras salidas del nido materno.
El señor se llamaba de apellido Volpe y a mi me tenía alquilado, con mis tomadas de sopa, a pesar mío.

Me enteré que era el padre de Gustavo Volpe, un héroe nacional olvidado, hoy en día, se pude buscar horas en Google y no encontrar ni rastros de él y el Gustavo Volpe que aparece es un industrial paraguayo.

Qué ejemplo de entereza la del Sr. Volpe, atendernos a nosotros, jóvenes de diversas edades, y no pocos como la del hijo perdido, recientemente perdido.
Lo hacía por vocación de servicio, algo que tal vez el había inculcado fuertemente en la personalidad de su hijo.

Lo más triste es que aparece el nombre de nuestro personaje, dándole su nombre a una avenida que se extiende entre Boulevard Aparicio Saravia y Camino Leandro Gómez, atrás del Cementerio del Norte.
Cuando se abre por el nombre de Gustavo Volpe un alto porcentaje de las aperturas corresponden a hechos de sangre protagonizados por personas que se avecindan o que han ocurrido en dicha calle.

Ni Aparicio, ni Leandro, ni Gustavo, van a ser ni más ni menos héroes porque aparezcan sus nombres como referencias geográficas a hechos de sangre, pero el nomenclator urbano se debería compadecer de los héroes y que los nombres de estos no aparezcan permanentemente vinculados con dicha materia.

También hay una plazoleta, con el nombre de Gustavo Volpe, pero no se vincula con la página roja porque está ubicada en una zona por lo general no conflictiva.
Recuerdo el hecho del homicidio de Gustavo Adolfo Volpe, pero más por los comentarios de nuestros padres que por haberlo leído o escuchado en la radio.

Era un muy buen deportista, estudiante, nacido en 1932, de destacada escolaridad a todo lo largo de sus estudios, el cual estaba a punto de terminar su carrera de médico.
Cuando fue asesinado, en la noche de 21 de diciembre de 1955, después de haber dado un brillante examen, al intentar someter a un punguista que había robado la billetera, al pasajero de un transporte colectivo, se tiró del ómnibus y apretó al punga trabándose en lucha.

Dominándolo contra el suelo, pero el compañero del mismo, porque los pungas trabajaban o trabajaban de a dos, o más, le dio una puñalada en la espalda, la que lo mató.
Cuando me referí a los pungas no puse por casualidad trabajan o trabajaban, porque la sensación que tengo, personal, es que los pungas son una especie perimida, por lo menos a gran escala, dado que la delincuencia en dicho ramo, se ha vuelto más violenta y fue sustituida por la rapiña, el copamiento, etc.

El hecho produjo gran consternación en una sociedad que no estaba acostumbrada a ese tipo de hechos, si ese es el término adecuado, porque a que se apuñale por la espalda a la gente, no se puede acostumbrar ninguna persona bien nacida y que se precie de sus valores humanos y civilizados.

Fue un hecho difundido ampliamente por la prensa y aparte de la difusión y conmoción provocada en momentos no muy felices para nuestra sociedad, dado que ocurrió con poca diferencia de tiempo del homicidio del bombero por el Cacho Durán, cuando lo atropelló con el automóvil robado para ver del ruido que hacía.
El tema de los infanto juveniles estaba tomando un vuelo acorde con la gravedad de los hechos.

Con motivo de su muerte se le rindieron diversos homenajes públicos, oficiales y privados, entre los que figura el nombre dado a la plazuela y avenida referidas anteriormente.
Asimismo se creó el Movimiento Nacional Gustavo Volpe, de ayuda de los jóvenes, que ha intervenido muy activamente en materia de iniciativas, en pro de los jóvenes con problemas.
Una placita, una avenida que cada vez que se nombra en vez de enaltecer a la persona del héroe, por la falta de memoria social en materia delictiva, transforman el nombre del hombre, en un nombre más, perdiendo la vinculación con el héroe social.
Nos sentiríamos totalmente defraudados, si preguntáramos en nuestras escuelas o liceos sobre Gustavo Volpe, o sobre el Pequeño héroe del Arroyo del Oro y nos contestaran que no saben quienes fueron.

No tenemos ejemplos de héroes, sino que lo que se habla todos los días es del asalto, la rapiña, el hurto, el copamiento y no quiero nombrar los actores de tamañas monstruosidades primero porque si son menores estaría cometiendo un delito o una falta y si fueran mayores en su ambiente les estaría dando el prestigio que ellos se creen tener, para manejar su cohorte en el carcelario o en el “rioba”.
A la memoria de dos seres excepcionales Gustavo Volpe (padre) y Gustavo Volpe (hijo).

Esperemos “que todo sea para bien” parodiando a Wimpi.

Más artículos en esta Sección:

9 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Me parece muy bien recordar a los uruguayos como Volpe que hicieron heroicos actos de valentia.
    Saludos a todos

  2. Estoy esperando el 7 para rajar para hayá…una semanita por lo menos estamos en piria….despues veremos
    Saludos

  3. Es muy triste que la muerte de Gustavo Adolfo Volpe haya inspirado el profundo comentario de No. 2. Estimado Mily_dani si no es para mejorar el silencio por favor no se devane los sesos para hacer un comentario del nivel del suyo.

  4. Que mala onda tiene ramon…me entristecio de verdad….si no te gusta lo que opino no me dediques ni 3 linea…porque yo ni te dedico 2..jejejeje

  5. Escribe solamente dos líneas porque su propia estulticia no le da ni para tres y todavía se auto festeja. C’est la joie de vivre.

  6. Me parece verlo todavia a pesar de los años a Gustavo (napoleon) Volpe en la pista de Atletismo tomando miel antes de cada competencia,fue una perdida en su momento,muy sentida por todos y en especial por los que los conocimos.

  7. Agradezco a la persona que publicó algo sobre Gustavo Volpe. A la brevedad El Movimiento Nacional Gustavo Volpe contará con su sitio web e incluirá su bibliografìa.

  8. Les informo que el sepulcro de Gustavo Volpe está en el Cementerio Británico de Montevideo al igual que su padre, el segundo presidente de la Asociación Uruguaya de Basketball , Sr. Orestes Volpe.

    Arq Eduardo Montemuiño
    Gestor Cultural
    Cementerio Británico de Montevideo

  9. DEL ARTICULO DE MI AUTORIA CON EL SEUDÓNIMO DE NIQUITA NIPONE, NO SURGE EN NINGÚN MOMENTO QUE NI PADRE NI HIJO VOLPE ESTÉN SEPULTADOS EN EL CEMENTERIO DEL NORTE, COMO PARECE QUE PRETENDE CORREGIR, EL AVISO DEL CEMENTERIO BRITÁNICO, Y YO QUE TUVE EL PLACER DE CONOCER Y TRATAR, YO NIÑO Y VOLPE SR. EN LA ASOCIACION CRISTIANA, LO QUE ME DUELE PROFUNDAMENTE QUE SERÍAN MERECEDORES DE UN ESPACIO PÚBLICO PARA QUE LAS NUEVAS GENERACIONES SE INTERESARAN POR LA VIDA DE AMBOS Y NO UNA CALLE PERDIDA EN EL BARRIO APARICIO SARAVIA, LUGAR DONDE ESA POBRE GENTE, NO PUEDE SALIR POR CARENCIAS LABORALES, EDUCACIONALES, ETC.
    LOS VOLPE PADRE E HIJO SE MERECEN ALGO MUY IMPORTANTE Y NO LA PAZ DE UN SEPULCRO POR MÁS QUE SEA EN EL BRITÁNICO. TENEMOS UN PAÍS LLENO DE HEROES OLVIDADOS Y DE DELINCUENTES QUE LLENAN LA DIARIA DE LAS PRENSA ORAL, ESCRITA, TELEVISIVA Y POR QUE NO INTERNET. BUSQUE A VOLPE EN GOOGLE Y CAPAZ QUE ESTÁ, YO NO LO BUSQUE. PERDON LA MOLESTIA Y NO ME GUSTA QUE SE PUBLICITE UN CEMENTERIO CON LOS CADÁVERES QUE RECIBE.

Deje su comentario