Promocione su empresa por Internet

Una cucarda inesperada

16. septiembre 2011 | Por | Categoria: COMOUSTÉ

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por COMOUSTÉ
En la prensa obran dichos del entonces candidato Mujica referentes al Cr. Astori en los siguientes términos: “Me gustaría saber quién le dio el carné de cultura universal y sabiduría infinita… cuanto menos coincida con mis pequeños saberes mejor.” “Para mí era mucho más fácil hablar con Atchugarry, cuando estaba de Ministro, hasta con Bensión fui a discutir, tres o cuatro veces. Danilo es difícil…”

Conforme te digo una cosa, te digo la otra y ahora lo tengo en casa de bastón, a veces de silla de ruedas, porque siempre está en las cosas, es el primer vicepresidente de la República que está en casi todas las reuniones ministeriales de los lunes.
Soy oriental.

Que quede bien claro, no voté al Sr. Mujica.
Pero, como corresponde a todo ciudadano de este país, le debo de reconocer al Presidente de la República, como el presidente de todos nosotros por su investidura de tal y mi respeto a la Constitución de la República y a las leyes y decretos reglamentarios.

Lo cual no quiere decir que comparta todos, algunos o ninguno de sus hechos y dichos, porque uno de los principales derechos consagrados en la carta magna, es el de la libertad, así como la libertad de pensamiento y la libre expresión del mismo, con las limitaciones que le imponen las leyes y reglamentos de las mismas.
Lo mismo que a todos los uruguayos y residentes de este país nos ampara el derecho de la igualdad.

Conforme el ciudadano José Mujica le dijo a la prensa: “Me tienen podrido con el tema de la seguridad” “….a los policías siempre los estamos rescatando entre los requeches de la sociedad”.
Como ciudadano, no puedo compartir la frase transcripta precedentemente, porque el policía es un ciudadano igual que yo y que él, que manifestó el exabrupto, de la frase transcripta.

Cuando me enteré por la prensa que se había armado jaleo en la Rural, pensé para mis adentros, algún productor se paso en el néctar ambarino y con el pico caliente y el ánimo también, con el tan conversado impuesto de los veinte dólares por hectárea, para los titulares que excedan las dos mil y por año, con los calores que da el licor entre pecho y espalda, pensé que le había bajado el talero al hombre.

Menuda sorpresa me llevé, cuando en tupamaro, no se como se dice cuando dejan, pero no dejan de serlo, bueno, llamémosle en situación de retiro (aunque caliente a algún militar), le había echado la boca al Presidente de la República, al Ministro de Defensa Nacional y a la no sé como llamarla, si primera dama o suplente del vicepresidente de la República (Astori, el de la primera cita), en una palabra la Sra. Lucía Topolansky.

En los noticiarios de la televisión, se veían las caras de los custodias del Presidente o patovicas en ejercicio de la custodia (como no tienen uniforme, no puedo distinguir unos de otros) y como aves del mismo plumaje vuelan juntas porque se conocen, las caras expresaban más bien, de que lado viene el primer chumbo, que escuchar las palabras del interpelante, el que por estar en situación de retiro, puede hablar con los demás ciudadanos.

Estuvo mal en tutearlo, como va a tutear de pique a una persona con la cual se encuentra distanciado, en el momento era en el espacio y en el tiempo y le dijo: “Pepe mirame”, usando esa forma coloquial a la que nos estamos acostumbrando cada día más los uruguayos, a hablar mal, le tendría que haber dicho “mírame” y no “mirame”.

Cuando en ese momento, el Presidente salía de una reunión con las autoridades de la Asociación Rural del Uruguay, giró su cabeza y vio al interpelante, para observar de donde venían las palabras, porque la voz la tenía que recontra conocer, por los años que convivieron, luego los epítetos “Vos la Tronca y el Ñato nos entregaron en la cárcel y ahora entregas el pueblo a las multinacionales”.

Se activó el dispositivo de seguridad y el mandatario, visiblemente irritado, fue retirado de la Rural por su guardia.
Lástima, él que es tan pontificador y discurseador y de sacar conclusiones de los hechos, metieron violín en bolsa y lo borraron.

Uno siempre aprende algo y muchas veces no aprende nada.
El interpelante es la primera vez que lo siento nombrar, aunque pude haberlo sentido y no prestarle la debida atención, eso sí a partir de ese momento, la Banca de Quinielas limitó las combinaciones del 1577, que parece que era el número que utilizaba el preguntón en el Penal de Libertad y como Ud. sabe el diablo no duerme y los quinieleros no están para perder plata, de eso se encargan otras empresas lúdicas, preferentemente estatales.

Los apodos como el de Fernández Huidobro es recontra conocido, hasta hay un club con el nombre, claro que esos ñatos son los ex boxindangas, pero el que utilizó para la Primera Dama (designación que estoy utilizando mal, porque en nuestro país no existe, el cargo), ese nombrete es la primera vez que siento que se lo atribuyen.

Con tantos libros que vendieron, imprimen, reeditan y seguirán publicando mientras sea negocio, los nombres de los traidores Amodio, la Rey Morales (que la leyenda llegó hasta a matarlos en un accidente en Tokio) y Píriz Budez que vive manso y carretilludo como buey viejo, en Rivera (no escribí Santa Ana) el hombre los amplió en un montón más.

Lamanna y Mujica se encontraron de casualidad, porque ninguno de los dos tenía ningún interés en ese encuentro ni ningún otro, porque ya los habían tenido en otras circunstancias y si el Presidente lo hubiera querido lo mandaba buscar.
La policía lo ubicó a Lamanna, lo identificó documentos mediante y Lamanna se quedó con la sangre en el ojo diciendo como cierre: “Pepe, ¿te queda un poco de vergüenza a vos?”.
La política no es lo nuestro, aunque como buenos uruguayos somos todos un poco políticos y directores técnicos de fútbol, pero esta anécdota, que no pasó de eso, nos pinta a todos un poco de cuerpo entero.
Pensemos lo que pensemos uno del otro, cada cual en lo suyo y creo que estamos hablando de un par de pesos pesados.
Que la cosa no dé para más, en ningún sentido.

El presidente José Mujica en momentos que es increpado por el ex – militante Tupataro Lamanna, en la Rural del Prado

Más artículos en esta Sección:

4 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Que facil es encontrarse con mujica y tener prensa en los momentos justos, no? porqe el tipo camina igual sin guardia por la calle y se mete en un boliche a comer una piza – – Que presidente se animaba a hacer eso?

  2. Salimos a dar palo me parece? y se ve que toman el tema “pa la chacota” porque señalan que Lamanna estuvo mal en tutearlo….jajajajajaja te queda un poco de verguenza? a vooo? hab lan el mismo idioma…..
    muy bueno….Saludos

  3. Da mas redito ser opositor que no serlo y va mejor si no tienen publicidad del gobierno porque no los condiciona…eso a que alguien me trate de convencer que Lamanna vota a los blancos o a los colorados hay un abismo. Los tupas votaron al pepe o no votan nada pero a “eso cagetilla ni aííí”, asi que se putean solo por rencillas internas y por cargos de gobierno…obvio!

  4. Dicen que en el momento que los tupas decidieron dejar las armas para trabajar en política, no todos estuvieron de acuerdo y el Sr. Lamana comprueba que fue asi. Ahora el Pepe tambien esta medio acostumbrado a tener lios en la Rural, no es el primero que tiene no? Si va devuelta a la rural, le mandan a paco Casal y hacen carton lleno….
    Un saludo a todos por alli

Deje su comentario