Promocione su empresa por Internet

Uruguay crisol de razas

28. septiembre 2012 | Por | Categoria: COMOUSTÉ

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por COMOUSTÉ
Soy agnóstico, creo que hay un ser superior creador de todo, al que no le doy un nombre determinado.

Que quede claro que no soy ateo, ni tampoco soy judío.
Fui bautizado como a la mayoría de los de mi época en la fe cristiana, pero no comulgo con ella, no concurro a la iglesia, eso sí tuve varios curas amigos, inclusive dos obispos y cuando discutíamos con algunas beatas, por lo general estábamos de acuerdo.

Recuerdo una vez, estando en el Interior, que en una reunión había un montón de personas y uno acostumbrado a lidiar con gente del tierra adentro, sigue sus costumbres.
En la reunión estaba el Chancho, el Caballo, la Perra, entre otros y uno que le decían el Obispo.
Palabra va palabra viene y yo convencido que era un apodo como el de los otros.

Se armó una discusión sobre el casamiento por iglesia y yo discutía que si yo en mi condición de no creyente lo hacía estaba profanando el templo y por lo tanto no debía hacerlo.
Las beatas, que no, que había que casarse por iglesia de la forma que fuera, y que blah, blah. Y el Obispo en un todo de acuerdo conmigo, y seguía corriendo el whisky.
Cuando me enteré a la salida que el Obispo, era el Obispo coadjutor, por más que no comulgara con la Iglesia, me corrió un chucho por el cuerpo.

Lo que pasa es que ese Obispo era de los de verdad y no un chanta y las beatas no razonan.
Ven un cirio y se postran.
El martes a las 18.30 o 19 hrs. se comenzó a conmemorar el IomKipur, (en criollo el día del perdón), y dura hasta la caída del sol del día siguiente.
No es un día de fiesta como cree la mayoría de la gente, que cuando no sabe opina por las dudas, sino que es un día de recogimiento, que es respetado por judíos practicantes y no practicantes.

Las leyes que rigen ese día son ayuno total, o sea comprende comida y bebida, no se bañan, lo usan afeites de ninguna especie, ni siquiera se calzan con zapatos de cuero, ni tienen relaciones sexuales.

El hombre sale de la vida cotidiana y entra en un estado de profunda meditación y todas sus fuerzas están puestas en autojuzgar sus actos y discriminar lo que se hizo bien de lo que se hizo mal (de ahí el día del perdón).
El nombre del hacedor no lo pueden pronunciar, ni escribirlo, conforme tampoco utilizan imágenes.
Es una jornada de ayuno y retiro como ya quedó establecido.
En Facebook alguien publicó una imagen de judíos orando probablemente sería en el muro de los lamentos en Israel.

En este país de libertad en que vivimos, un par de mal educados, de irrespetuosos de las creencias de los demás se dedicaron a escribir estupideces en el muro que tenía esa imagen.
Pero el tema no era solo contra los judíos, sino que también lo era contra los curas, la iglesia y un montón de pavadas más.

Por supuesto que los borre, a los insultos y a ellos como participantes del Facebook.
Vamos mal, muy mal, porque mal podemos pedir que nos respeten si nosotros no respetamos un momento de recogimiento de nuestros hermanos judíos, a los cuales considero hermanos porque habitan esta tierra y al igual que nosotros trabajan y luchan para que la misma salga para adelante.

Tuvimos judíos de derecha y los tuvimos de izquierda, tanto del partido comunista como pro tupas, como alguno que apareció con un arsenal y que se hizo matar antes de develar en que andaba, pero tenía armas como para un ejército pequeño.
Sus antecedentes fueron el Zithlosky, perdónenme si me equivoco al escribir el nombre, instituto judío que en sus buenos tiempos fue de izquierda, en la calle Durazno 1484, donde tenían un teatro, que daba estupendas obras.

Los judíos al igual que todos han profesado todas las corrientes políticas del país y los que vinieron en las primeras épocas inclusive eran de origen ácrata.
Tenemos los judíos gauchos, los que se radicaron en las colonias de Paysandú.
Recuerdo un judío de esos que usan sombrero de fieltro y patillas largas, que vivía frente a mi casa en el barrio Palermo y salía con un par de valijas a vender ropas o algo por el estilo por el interior del país.

Las ventas eran en cuotas y se caminaban toda la república a esos judíos les llamaban Klappers, e inclusive hay un grupo de nuestro carnaval que se llama los Klappers y que el nombre es onomatopéyico por el batir de las palmas al llegar a un lugar.
Del judío de enfrente, cuyo nombre nunca supe, porque era de los religiosos, que vivían para trabajar y salían a deshora y los viernes a la caída de la tarde con una velita practicaba las lecturas bíblicas con motivo del Shabbat, día de descanso dedicado a su hacedor.
Recuerdo que cuando murió, lo velaron en la casa, el cortejo salió y llevaron el cajón a pulso hasta doblar la esquina.

El entierro lo practican de una forma muy sentida, en los cementerios de la comunidad, se da sepultura en tierra cumpliéndose el precepto bíblico de la tierra venimos y a ella volvemos.
En el cementerio se tiene la cabeza cubierta con el kipá, ese sombrero que no nos imaginamos como no se les cae de la cabeza, cuando la sepultura, cada uno tira tres paladas de tierra en el pozo y clava la pala en la tierra de donde la toma el siguiente en proceder a dar sepultura y así sucesivamente tres paladas y se deja la pala para el siguiente.

Po supuesto nadie me preguntó si era judío o no, estaba enterrando a un hombre y me puse el kipá, porque todos lo hacían y donde fueres haz lo que vieres.
Los participantes del sepelio que tenían algún pariente bajo alguna lápida, tomaron una piedra mediana y la dejaron sobre la lápida.
No sé por qué lo hacen, pero lo he visto en la lista Schindler, aquella película y lo vi en la realidad.

Al salir del cementerio se lavan las manos para dejar todo lo impuro y lo malo en el cementerio.
Es una ceremonia impactante, estuve en un par de ellas y los entierros nuestros no tienen ninguna solemnidad al lado del judío.
Les tengo profundo respeto por ser una minoría perseguida pero que no llora ni se queja y sobrelleva sus penas con una entereza no común.

Ellos conjuntamente con turcos, sirios, libaneses, italianos de todas las provincias, españoles de todos lados, suizos, valdenses, han formado este crisol de razas que es nuestro querido país y por tal tenemos que respetar las creencias de todas y cada una.
Me crié en una escuela donde había negros, judíos, napolitanos, calabreses, sicilianos, y criollos, pero todos somos y seremos orientales.
Hermanos judíos que vuestro día de meditación haya sido como manda vuestra la ley sagrada.

Que todo sea para bien…

Más artículos en esta Sección:

2 comentarios
Deja tu comentario »

  1. Las ciencias, el arte y el mundo de los negocios son los lugares donde nadie se fija que pito tocas, de que color sos o en que creés. Los que andan por debajo de todo eso son a los que les preocupa todas esas cosas. Pero los que viven para las cosas que tienen un valor de importancia da igual quien toque el violín, actue en una buena pelicula, que haga un descubrimiento, un buen negocio, o simplemente que sepa controlar el fuego (como lo hizo el primer cavernicola)…eso lo tuvo bien claro el hombre desde los comienzos de su historia.
    Lo que quiero decir es que el ser humano promedio, no discute las habilidades, porque esas hay que tenerlas y algunas son muy necesarias, pero si discute las creencias, quieren que todos sean iguales a él. Que le vamos hacer?….

  2. Gente muy solidaria que ayudan en serio….pero entre ellos….hay que aprender de esas cosas como pais…porque promovemos todo lo extranjero. No digo que todo lo nuestro sea muy bueno, pero todo lo extranjero tampoco lo es, por ahora se salvan las frutas y la carne, porque hasta el pan ahora viene de afuera….que me dicen?

Deje su comentario