Promocione su empresa por Internet

Yo tengo un sueño

23. Agosto 2013 | Por | Categoria: Los mitos y la historia

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Nico Medes

(I Have a Dream) es el nombre del popular del discurso más famoso de Martin Luther King Jr., cuando habló poderosa y elocuentemente de su deseo de un futuro en el cual la gente de tez negra y blanca pudiesen coexistir armoniosamente y como iguales.
Este discurso, del cual se cumplen cincuenta años fue pronunciado el 28 de agosto de 1963 desde las escalinatas del Monumento a Lincoln durante la Marcha en Washington por el trabajo y la libertad, fue un momento definitorio en el Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos.

martinlk2_145x170gif-fut-f2-145x170Está considerado frecuentemente como uno de los mejores discursos de la historia, y quedó en el primer puesto entre los discursos del siglo XX aclamado como una pieza maestra de la retórica, el discurso de King está considerado a un nivel similar al llamado la oración de Gettysburg que fue pronunciada con motivo de la batalla celebrada en dicho lugar, la cual duró pocos minutos, pero se llevó por delante con su erudición a oradores de la prosapia del favorito de esa velada quien pronunció un discurso de más de dos horas largas de duración y cuyo nombre en nombre de la historia nos atrevemos a no transcribir.

Ambos discursos tienden a un fin a poner fin a dos situaciones totalmente injustas como ser la discriminación racial brutal existente en EEUU y la absurda guerra de secesión que tantos miles de habitantes se llevó a la muerte por causas totalmente ajenas a los caídos.
Ambas son piezas de una retórica no común y ejemplos para la posteridad y tienen un elemento en común, que los autores de ambas piezas, fueron asesinados poco tiempo después de haberlos pronunciado, claro está que los fines propuestos en ambos se cumplieron con creces, muchísimos años después de la muerte de cada uno de los oradores.

Ninguno pudo disfrutar el triunfo, aunque de antemano, ellos sabían que estaban predestinados a perder la vida y en la brega por sus principios saldrían históricamente triunfadores.
“Hace ochenta y siete años, nuestros padres hicieron nacer en este continente una nueva nación concebida en la libertad y consagrada en el principio de que todas las personas son creadas iguales”.
La frase que antecede no es de Yo tengo un sueño, sino que pertenece a La Oración de Gettysburg.

King comienza hablando de la Proclamación de Emancipación que había sido firmada hacía cien años (1863), y de cómo todavía existía la segregación a pesar de lo que ese y otros documentos históricos de su país prometían.
Hace hincapié en que ese era el momento para hacer el cambio, y si bien aclara que la violencia no es el camino, su mensaje es poderoso y persuasivo.
Pide justicia y cambio, y afirma que es el comienzo de la lucha, aunque descarta la violencia como medio (dedica dos estrofas a prevenir esto).
Describe el padecimiento de la raza negra en ese momento con ejemplo contundentes (no poder parar en moteles, no poder votar, etc.), y les pide que sigan luchando por sus ideales.
El momento más emotivo es cuando describe -con el famoso “Yo tengo un sueño”- el país que imagina para sus hijos con su mujer: uno en el que los chicos blancos y negros convivan sin ningún tipo de prejuicio.

Despide a los asistentes diciéndoles que vuelvan tranquilos a sus lugares, que de algún modo el cambio iba a llegar.
Y termina ampliando la visión de una sociedad unida al hablar no sólo de razas que dejen de lado sus diferencias, sino también de religiones.
Y la oración de Gettysburg de Abraham Lincoln es tan breve y tan sustanciosa que uno no puede contenerse de transcribirla íntegra, porque sacarle algo sería como mutilar una obra de arte.
“Ahora estamos empeñados en una gran guerra civil que pone a prueba si esta nación, o cualquier nación así concebida y así consagrada, puede perdurar en el tiempo. Estamos reunidos en un gran campo de batalla de esa guerra. Hemos venido a consagrar una porción de ese campo como lugar de último descanso para aquellos que dieron aquí sus vidas para que esta nación pudiera vivir. Es absolutamente correcto y apropiado que hagamos tal cosa.

Pero, en un sentido más amplio, nosotros no podemos dedicar, no podemos consagrar, no podemos santificar este terreno. Los valientes hombres, vivos y muertos, que lucharon aquí ya lo han consagrado, muy por encima de lo que nuestras pobres facultades podrían añadir o restar. El mundo apenas advertirá y no recordará por mucho tiempo lo que aquí digamos, pero nunca podrá olvidar lo que ellos hicieron aquí. Somos, más bien, nosotros, los vivos, quienes debemos consagrarnos aquí a la tarea inconclusa que los que aquí lucharon hicieron avanzar tanto y tan noblemente. Somos más bien los vivos los que debemos consagrarnos aquí a la gran tarea que aún resta ante nosotros: que de estos muertos a los que honramos tomemos una devoción incrementada a la causa por la que ellos dieron la última medida colmada de celo. Que resolvamos aquí firmemente que estos muertos no habrán dado su vida en vano. Que esta nación, Dios mediante, tendrá un nuevo nacimiento de libertad. Y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparecerá de la Tierra”.

Pido las disculpas del caso, pero las fuentes son de un valor que solo pueden soportar su transcripción y les pido a los lectores disculpas por haber puesto muy poco de mi persona.

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos con tus comentarios. Gracias¡Hola! ¿Te gustó el artículo? Valoramos tus comentarios y nos ayudan. ¡Gracias!

Más artículos en esta Sección:

Un comentario
Deja tu comentario »

  1. El Dr. Martin Luther King Jr. fue asesinado por sus ideas pacifistas en pro de la igualdad de los negros, al igual que el enfermo a término Mandela estuvo más de 30 años preso a rigor por luchar por laigualdad y libertad de los negros o como los fanáticos asesinaron a Mahatma Gandhi por pacifista que destruyó un imperio sin tirar una piedra. También los luchadores por la igualdad como Malcolm X y sus black panthers y la lucha por el black power fueron asesinados y al final estos grandes muertos lograron la libertad de los pueblos más oprimidos de la tierra. Triste que nadie comente sobre el gran discurso de King en sus 50 años o por el anterior en plena guerra de secesión de Lincoln. Pareciera que quienes tanto dieron como ser el valor máximo, sus vidas, incluido el blanco Lincoln no merecen un gracias…

Deje su comentario