Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

EL MAGO NACIO EN DICIEMBRE

2. Diciembre 2009 | Por | Categoria: Historias de las estrellas

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

carlos_gardel_interEl 11 de diciembre de 1887 nace una de las figuras más emblemáticas del Río de La Plata. Desde la orilla del frente, dicen que ‘El Mago’ era argentino. Hay documentos que demuestran que el ‘Morocho del Abastó’ nació en el departamento de Tacuarembó. Lo cierto es que después de 122 años, Carlos Gardel sigue cantando mejor.

El nacimiento de Gardel en primer lugar genera para muchos, una gran intriga y descubriremos aspectos muy curiosos inclusive para los oriundos del departamento de Tacuarembó.

Según cuenta la historia su padre fue Don Carlos Escayola, un personaje turbulento y uno de los vecinos más importantes del lugar. Se lo recuerda como un hombre autoritario, prepotente, poseedor de mucho dinero, que utilizo para consolidar una posición dominante en el ambiente. Nunca hizo una carrera militar, pero el Presidente en aquellos días, Máximo Santos, le entregó un título de Coronel que le permitió abrirse varias puertas en su actividad pública.

Con apenas treinta y seis años ya era jefe político en Tacuarembó y fue también Coronel del Ejército y Jefe de Policía. En su patrimonio se contaban dos estancias y una mina de oro cuya administración Escayola dejó en manos de su hermano, mientras él se entregaba a algunas de sus pasiones fundamentales. Entre dichas pasiones, se destacaban su amor por el teatro y de hecho, él fue el creador del Teatro Escayola de Tacuarembó, mas tarde re – bautizado como Teatro Uruguay, un edificio de características tan inusuales que llegó a competir en su momento con el Solís de Montevideo.

A pesar de que era muy autoritario con su familia y sus semejantes, en el ámbito público dicen que Escayola se entregó en su vida privada a los libertinajes más escandalosos.
Tenía literalmente dos vidas paralelas. Hay rumores que lo retratan como un seductor empedernido que tenía a las mujeres como una de sus principales aficiones y al que se le atribuyen una gran cantidad de hijos naturales. Su cuñado, el General De Souza Neto, solía decir que el Coronel había engendrado mas de cincuenta hijos con mujeres de diferente condiciones sociales.

Tan desenfrenado era su amor hacia las mujeres, que a despecho de todo comentario Escayola se casó sucesivamente con tres hermanas todas ellas hijas del matrimonio del Cónsul de Italia en Tacuarembó un señor de apellido Oliva y de su esposa Juana Sghirla. Primero se casó con Clara Oliva; cuando Clara esta a punto de tener su segunda hija, falleció se casó con Blanca. Y poco tiempo más tarde se casó con la menos de las hermanas Oliva, una jovencita llamada María Leila.

La relación del coronel Escayola con la última de sus esposas está envuelta en otro problema. Ocurre que aún desde antes que la jovencita naciera había mucha gente que aseguraba que esa hija que iba a nacer del vientre de Juana Shhirla, no sería de su marido el Sr. Oliva sino de su amante, es decir de Escayola. El coronel pues no solo había sido esposos en forma pública y sucesiva de las tres hijas del cónsul italiano, sino que también mantuvo en secreto una relación con su esposa. Si todo esto es cierto estaríamos en presencia de una relación incestuosa entre Escayola y su propia hija María Leila.

El escándalo fue mayor aún el día que María Leila con apenas trece años de edad quedó embarazada. Cuando esto ocurrió Escayola decidió esconderla en una de sus estancias en santa Blanca, pues el embarazo ponía en riesgo su carrera militar y Política. No se volvió a hablar del asunto como si jamás hubiese ocurrido. Cuando María Leila regresó un tiempo después a Tacuarembó, lo hizo sin su hijo y sin prueba alguna de lo acontecido. De inmediato todo el pueblo entró en una situación de silencio sobre los acontecimientos, códigos de conducta muy común en una sociedad cerrada como aquella.

Hay quienes aseguran que como el coronel era masón, fueron de hecho los integrantes de esta fraternidad quienes impusieron a Escayola ocultar el problema y a su familia guardar silencio sobre la situación. Y la familia por supuesto lo hizo.

Pero; ¿qué paso con el niño el hijo de Escayola y María Lelia?.
Según se cuenta al poco tiempo de que naciera, Escayola se puso en contacto con una planchadora francesa llamada Bertha Gardes, con quien llevo a cabo un siniestro acuerdo.
La mujer aceptó entonces cobrar tres mil pesos de la época para llevarse bien lejos al bebe y prometió darle crianza. Para disimular su identidad y poder así cruzar la frontera dijo a las autoridades que el niño era su hijo, Charles Romuald Gardes a quien en realidad había dejado en Francia. Luego Bertha, llevó consigo al hijo de Escayola a Bs. As y se instalaron juntos en el barrio El Abasto. El niño se crió allí, adaptándose con velocidad a la vida del nuevo ambiente. Los vecinos lo llamaron ‘el francecito’ y el mundo lo conocería mas adelante como Carlos Gardel.

Si el nacimiento del Morocho Del Abasto le pareció intrigante, prepárese a descubrir que hay de cierto sobre las leyendas que existen sobre la muerte del Zorzal Criollo.
Porque Gardel falleció justo en el cenit de su fama. Y su nombre era reconocido en todas partes del mundo. Poco antes de morir el cantante había llevado a cabo una gira exitosa por los Estados Unidos, especialmente en Nueva York, donde realizó conciertos y grabó películas tales como ‘Cuesta abajo’ y ’’El día que me quieras’. Con la esperanza de aprovechar al máximo las mieles del éxito enseguida se embarcó en otra gira no menos ambiciosa que la anterior, por algunas de las capitales más importantes de Centroamérica y América del Sur. Esta gira debería haber tenido como destino final el caribe y Cuba. En esos días todo su equipo estaba muy comprometido y disfrutaban el esfuerzo, pero Gardel trabajaba a destajo y muchos se asombraban al ver de que prodigiosa manera el célebre cantante lograba cumplir con tantos agotadores compromisos.

Pues bien precisamente aquel mediodía del 24 de junio de 1935, Gardel y su comitiva se encontraban en plena gira latinoamericana. El grupo había hecho escala en Medellín luego de visitar otras ciudades. Ese día fue muy propicio y el pueblo colombiano le tributó al cantante un fabuloso homenaje.
Fueron mas de veinte mil las personas que se dieron cita en el aeropuerto de la ciudad para despedirlo y por todas partes se respiraba un clima de verdadera fiesta, los medios de prensa trabajaban con dificultades apretados entre de la gente que sentía gran algarabía, pues estaban ante la presencia de una celebridad en el país.

Cuentan que Gardel estaba muy emocionado y muchas de las imágenes y fotografías que le tomaron en la pista en el momento en que se aprestaba a abordar el avión Ford 31 lo muestran sonriente y feliz.
Enorme fue la sorpresa de esa multitud al comprobar que apenas sus ruedas se alzaron unos pocos metros del suelo, el avión donde acababa de despegar tan solo minutos antes Gardel, hizo una maniobra brusca con una extraña curva y chocó inevitablemente a otro avión que esperaba pista. Aún hoy circulan diferentes versiones sobre como sucedió esta tragedia en Medellín.

¿Fue accidente qué pasó en realidad?
Hay quienes dicen por ejemplo que todo ocurrió por la negligencia de los operadores de pista y que el avión estaba sobrecargado de peso y que la comitiva llevaba una gran cantidad de valijas, razón por el cual el piloto no lo pudo dominar el avión.

Otros por el contrario cuentan que el accidente fue ocasionado por una imprudencia del dueño de la compañía. El piloto también era el propietario de ‘Aerolíneas Aéreas’ la firma del avión donde viajaba Gardel. Y esta firma a su vez tenía una vieja disputa comercial con otra firma la cual pertenecía el avión que colisionó contra el Ford 31. En el momento de partir, el hombre decidió hacer lo que podríamos llamar una maniobra de ‘toreo’ o en el lenguaje automotriz un ‘Finito’, tratando de demostrar a la otra máquina quien era el ilustre pasajero que llevaba.

Ese trágico ‘finito’ culminó con la caída del avión envuelto en llamas y fueron muy pocas las víctimas de ese siniestro que lograron salir para contarlo. Aquella terrible tragedia ocurrió exactamente a las 14 horas con 56 minutos.

Con la pista de aterrizaje aún humeante producto del trágico desastre, comenzaron a circular las primeras leyendas. Entre las mas impactantes hay una historia que asegura que la Muerte de Carlos Gardel aún cuando el accidente de todos modos se hubiera producido, el fallecimiento del Zorzal pudo haberse evitado y que esto no ocurrió de milagro.

Para aclarar esta historia es decisivo el testimonio aportado por uno de los sobrevivientes del accidente, el guitarrista José María Aguilar, quien una vez recuperado, no solo dejó saber algunos detalles macabros del accidente, como por ejemplo la manera en que un ala del otro avión de la pista se incrusto en el Ford 31 y como en un segundo, un chorro de combustible encendido en fuego bañó a todos los pasajeros. Sino que además dio una información sobre una misteriosa casualidad.

Gardel según ha trascendido tenía pánico a volar y literalmente odiaba los aviones. Por esa razón Aguilar siempre le aconsejaba que se sentara al lado suyo junto a la ventanilla, porque al estar contemplando el paisaje no estaba pensando en otra cosa y se tranquilizaba. ‘Carlitos este es su lugar’, le decía el músico. Gardel siempre aceptaba el ofrecimiento. Pero, justo ese día por alguna razón inexplicable no acepto aquel ofrecimiento y fue el guitarrista el que ocupó el asiento junto a la ventanilla salvándose milagrosamente.
Al la luz de los acontecimientos debió ser Gardel quien sobreviviera al accidente y no AGUILAR, por eso el hombre siempre recordó la catástrofe lleno de culpa.

Más impactante todavía que esta historia que contó el guitarrista que salvó su vida sentado en el lugar de Gardel, son aquellas afirmaciones que sostienen que muy a pesar de lo contundente de las evidencias, Gardel no murió en ese accidente.

Se dice que hubo grandes confusiones en esos momentos del accidente. Había que hacer de todo a un ritmo muy acelerado, los heridos que iban siendo rescatados de la pista, eran trasladados con suma urgencia en las ambulancias que iban llegando hacia los hospitales más cercanos donde podían realizar los primeros auxilios.

Eran tan grandes los esfuerzos que debieron hacerse para sofocar las llamas y era tal la gran cantidad de gente que había en las inmediaciones, que se hacía muy dificultoso el desarrollo de aquella tarea. Muchos cuerpos calcinados fueron retirados de la escena del accidente y no había tiempo para investigar su identidad y parece que esto habría pasado con el cuerpo de Gardel. El cantante totalmente desfigurado por las quemaduras fue envuelto en unos vendajes y derivado a una Institución de salud probablemente junto con otros que corrieron la misma suerte. Tiempo después, cuando por fin pudo dominar nuevamente sus sentidos el cantante se habría escapado de esa Institución en secreto. Luego de sobrellevar alguna dificultad, se alejó sin que nadie lo advirtiera de Colombia. Esta leyenda dice que Gardel regresó a Bs. As y deambuló en secreto por las calles de la capital porteña con el rostro desfigurado a causa de las quemaduras recibidas en el accidente aéreo. Deambuló años así, sin revelar jamás su verdadera identidad.

Hasta acá, es todo un enigma. Pero sin lugar a dudas la versión más extraordinaria de la muerte de Gardel y que nunca pudo del todo desmentirse DICE, que el cuerpo que se encontró ese 24 de junio entre los hierros retorcidos del avión, que creyendo que era del Zorzal Criollo, no era en realidad así. El cuerpo era de un doble de Carlos Gardel!!!

La existencia de un doble de Gardel tiene un origen muy explicable en esos días donde había muchos compromisos que se querían cumplir. Según se ha podido saber, Carlitos, participó de una gresca callejera en el año 1915 en la cual recibió un disparo de revólver en el pecho. El Mago salvó de milagro su vida, pero la bala le quedó alojada trágicamente en el pulmón. Los médicos creyeron que intentar sacar la bala del pulmón podía ser muy arriesgado y así el cantante tuvo que aprender a vivir con aquel pedazo de metal incrustado en su cuerpo.

Al principio todo parecía marchar bien pero con el pasar de los años y la incorregible afición de Gardel por el cigarrillo, hizo que aquella herida derivara en una terrible infección. Parece que los problemas respiratorios no dejaron de aquejarle y la agobiante agenda de las giras estaba amenazada a causa su salud. Fue así, que antes de emprender la nueva gira por Latinoamérica, su amigo representante y letrista Alfredo Le Pera fue al que se le ocurrió la IDEA de buscar a alguna persona que pudiera suplantarlo para las interminables fiestas, eventos y agasajos que formaban parte del desgastante itinerario de cada gira. De esta forma, Gardel se podría dedicar única y exclusivamente a cantar.

cedula_gardel_interPor supuesto la tarea de encontrar un doble de Carlos Gardel no iba a ser tan fácil. Como se trataba de una celebridad en la mira de todo el mundo, las posibilidades de advertir el engaño eran numerosas. No obstante se tuvo la oportunidad de conocer a un candidato que parecía el indicado en un viaje que la comitiva realizó a Montevideo.

Se trataba de un uruguayo nacido en el departamento de Canelones, su apellido era Tabárez y se ganaba la vida imitando en eventos públicos a Gardel. Quienes recuerdan sus actuaciones juran que Tabárez era verdaderamente idéntico al Zorzal Criollo aunque era un poco más joven y quizás un poco mas alto y estos eran los únicos rasgos que permitían diferenciarlos y lucían como atributos a la imagen de Gardel. Pero en lo otro, en lo que tenía que ver con su voz y manera de cantar se parecían mucho a la del Morocho del Abasto.

Gardel y Le Pera mientras se encontraban en Nueva York, desdieron conversar con uruguayo y trajeron a Tabárez a los EEUU. Luego de explicarle al uruguayo la idea del doble lo sumaron a la comitiva y así Tabárez viajó de incógnito en la gira por Latinoamérica. El plan se llevó a cabo con buenos resultados, a tal punto que fueron muchos los comentarios de asombro que se suscitaron en los medios de comunicación, la sorprendente y la increíble habilidad que tenía Gardel, para cumplir sus compromisos estando en varios lugares al mismo tiempo, era sorprendente en esos días.

Pues bien cuenta la leyenda, que cuando ocurrió el fatídico accidente en Colombia, fue Tabárez, el doble de Gardel y no el Zorzal criollo quien murió. Fue aquel artista canario, que de alguna forma cumplía sus sueños siendo Gardel, el que subió al avión, mientras el verdadero Gardel, que odiaba volar, en realidad se encontraba en otra parte viajando tranquilamente en un medio diferente. Sin embargo, fue tal el impacto que la tragedia produjo en el espíritu del cantante, que nunca quiso el Zorzal revelar la verdad de lo ocurrido.
El haber revelado aquella verdad hubiera sido un verdadero escándalo para aquella época. También Gardel no pudo hacerlos por otra causa, tenía que sobrellevar un hondo sentimiento y una gran culpa que lo acosaba por la tragedia. Decidió entonces retornar en secreto a Nueva York y vivir allí de incógnito y clandestino hasta el final de sus días.

Esta teoría la cual nunca pudo ser desmentida rotundamente tiene algunos huecos y algunas objeciones, pero con el paso del tiempo agrandaron más a la leyenda del Zorzal Criollo. Ocurre que cuando por fin se pudo rescatar el cuerpo de Gardel, de entre los hierros retorcidos del avió y procedieron a registrarlo surgieron varios elementos que atestiguaban incontrastablemente su identidad. Por ejemplo era obvio que las ropas que llevaba puesta eran suyas, como también sus documentos personales. Pero además se encontró una cadenita de oro que el cantante siempre llevaba consigo y que sus amigos reconocían como una especie de marca indeleble de su real identidad. Y en este punto surge una derivación una especie de traji – comedia de la misma leyenda, porque se dice que fue broma ideada por el cantante hacia los demás integrantes del equipo. Gardel según quienes lo conocieron era una persona sumamente chistosa, alegre y juguetona. Existen innumerables anécdotas muy graciosas que podrían ilustrarlo con esa personalidad y parecería que el hallazgo de la cadena de oro sería el resultado inesperado de una de esas acostumbradas bromas. Lo que pudo ocurrir es que poco antes de partir, Gardel le solicitó en secreto a Tabárez que lo suplantara. El propósito del cantante por supuesto era jugar una broma a sus amigos más cercanos para ver si éstos eran capaces de darse cuenta del cambio. Y para hacer aún más certera la jugada, le habría entregado a su doble su preciada cadenita de oro personal. Por esta razón, una vez ocurrido el accidente la cadenita de oro en el cuerpo de la víctima y llevó a que nadie dudara de que se trataba del verdadero Carlos Gardel.

Pero las leyendas que dan cuerpo al mito del Zorzal criollo no se acabaron con la supuesta muerte del cantante. Por increíble que parezca en Bs. As circulan actualmente varias leyendas más.
Una de las más populares entre los habitantes de la ciudad tiene como escenario a una vieja casona ubicada en Jean Jeaurés al 735 en el bario El Abasto donde el cantante se había criado. Hace muchos años atrás, Carlos Gardel compró esa propiedad y se fue a vivir a ella con su madre Bertha Gardes. Hay constancia que la señora Bertha siguió viviendo allí durante mucho tiempo luego de la muerte de su hijo sumida en una profunda tristeza. Dicen que la desdichada mujer se pasaba las horas escuchando los discos y viendo las películas de su hijo, no saliendo de su casa sino para visitar la tumba del cementerio de la Chacarita, donde oficialmente están sepultados los restos del Zorzal.

Ahora bien lo curiosos del caso es que según se cuenta hoy en día ocurren en esa casa toda suerte de sucesos extraños. Manifestaciones que resisten a cualquier tipo de interpretación racional. Se escuchan ruidos pasos voces y desplazamiento de sombras extrañas. También se escuchan las risas de Gardel y hasta sus ensayos guitarras mágicas que pueblan los salones de la casa acompañada de la imitable voz del maestro del tango. Cuando algunos obreros quisieron refaccionar la casa para ponerla tal como está hoy fueron incluso testigo de los llantos quejumbrosos de una mujer vieja, que los espantó tanto que en cierto momento se negaron a continuar con los trabajos.

La casa todavía esta abierta al público y cualquier visitante tan solo con llegar al lugar y conversar de primera mano con los actuales propietarios, estaría en condiciones de conocer algunas de estas misteriosas informaciones.

Las voces callejeras de Buenos Aires, hacen referencia también a que el espectro del cantante se manifiesta comúnmente en el barrio El Abasto. Con mayor precisión esto ocurre en las instalaciones de un elegante centro comercial que se construyó en el sitio donde antes estaba ubicado un famoso mercado.

En la sala de control de este edificio desde donde se distribuye la música funcional por los altoparlantes para todo el Shopping, existen dos funcionarios encargados de operar los equipos de música. Ellos cuentan que muchas veces, sin que ellos lo hubieran provocado, en las pistas de música que se están pasando inexplicablemente se ‘cuela’ por así decirlo, algún tango de Gardel. Pero además dicen que esa grabación se deja escuchar de una manera muy extraña, suena como si la voz del Zorzal Criollo llegara de ultratumba, como una especie de confuso eco que hace interferencia con la música funcional. Otras veces las cámaras de seguridad del Shopping han captado la imagen de una sombra de un hombre de traje y sombrero. Cierta madrugada uno de los empleados de seguridad llegó a ver esa imagen espectral directamente mientras hacía una ronda, el Zorzal se le apareció y estuvo a pocos metros de él. ‘Parecía una persona segura’, recordaba el guardia del Shopping, ‘una persona común y corriente pero con la particularidad de que estaba flotando a unos centímetros del piso’. ‘Ni bien lo vi ordené que se identificara y como la imagen no lo hizo llamé por el Handy a mi compañero. Cuando este llegó quedó petrificado, ambos comprobamos’, terminó diciendo el empleado de seguridad, ‘que se trataba sin posibilidad de confusión de la figura de Carlos Gardel, que luego de permanecer unos instantes, se dio media vuelta y desapareció por arte de magia atravesando paredes y vidrios en dirección a la calle Anchorena’.

Entre las más entrañables leyendas urbanas que circulan en los fanáticos de Gardel es una que tiene que ver con el sepulcro del cantante.
La tumba de Gardel, según se sabe se encuentra entre las calles 6 y 33 del cementerio de la Chacarita, este sitio es visitado diariamente por decenas de admiradores que llegan a dejarle toda suerte de cosas flores regalos y ofrendas. En el lugar se encuentra una estatua que reproduce en tamaño natural la imagen del cantante. Y es precisamente con esta escultura es que tiene que ver una muy difundida costumbre popular.
Es como una regla ningún visitante puede abandonar el campo santo sin dejar un cigarrillo encendido en la mano derecha de esa estatua. Gardel según se recuerda el popular cantante era un fumador empedernido y el rito de ponerle un cigarrillo en la mano es una manera que ha encontrado la sabiduría de la gente para mantener encendida la llama que alimenta el mito del Zorzal Criollo.

Más artículos en esta Sección:

3 comentarios
Deja tu comentario »

  1. ¡¡¡¡¡ 100 % URUGUAYO !!!!!

  2. Lo único que es real y por demás comprobado, de todas las sandeses e incoherencias que dice esta desquiciada persona autora del artículo en cuestión, es que Gardel nació en Uruguay. Qué imaginación muñeca! Andá a pedir laburo como guionista de telenovelas! Ja, ja, ja, ja!

  3. TACUAREMBO LO LLEVO EN MI CORAZON

Deje su comentario