Contenidos para blogs, sitios y boletines electrónicos

Perón II

17. Marzo 2011 | Por | Categoria: Los mitos y la historia

carta_20x15 ima-twit

Síguenos ahora también en Twitter y Facebook

Por Nico Medes

Durante el primer gobierno de Perón se incorporaron a la constitución, los nuevos derechos sociales como también el voto femenino, que había sido aprobado en 1947, que reivindicaba a la mujer marginada de la vida política argentina.
La igualdad política de hombres y mujeres, se complementó con la patria potestad compartida.

En 1955 la Constitución fue derogada, y con ella la garantía de igualdad jurídica entre el hombre y la mujer.
La mujer argentina permaneció discriminada legalmente hasta que se sancionó la patria potestad compartida en 1985, durante el gobierno de Raúl Alfonsín.

Perón derogó la ley que establecía la discriminación entre hijos legítimos e ilegítimos y se desarrolló un amplio plan de viviendas para trabajadores.
Cuando Perón asumió el gobierno muy pocos periódicos lo apoyaban: Democracia, El Laborista y La Época. Pronto comenzaron las medidas más variadas para combatir a los medios opositores. En primer lugar la provisión de papel de diario, que era totalmente importado, que era distribuido por el gobierno fijando cuotas sumamente reducidas para los medios hostiles, habiéndose incluso dispuesto la expropiación de partidas de papel de propiedad de La Prensa y de La Nación.

La utilización de la prohibición de enviar determinados diarios por correo, también los procesos por desacato contra los editores y directores de periódicos críticos. Hubo asimismo clausuras de medios de prensa.

En forma paralela el gobierno fue adquiriendo en forma directa o a través de testaferros periódicos, revistas y estaciones de radio. Así, por ejemplo, compró los periódicos Democracia, La Razón, Crítica y Noticias Gráficas, el conglomerado Haynes que reunía al diario El Mundo y la radio del mismo nombre así como revistas de diverso tipo a través de Jaime Yankelevich, Oscar Nicolini, Oscar Maroglio, Miguel Miranda, Vicente Carlos Aloé (al que le atribuían una carencia total de instrucción y el anecdotario porteño se nutría de cuentos sobre sus animaladas) y Ricardo Peralta Ramos, entre otros.

La información ocultada por la prensa oficialista sólo podía tomarse de radios uruguayas (Radio Carve y Radio Colonia) y en algunos textos perdidos de La Nación o Clarín.

La oposición lideró actos terroristas y movimientos golpistas; entre ellos, los más cuestionados fueron algunos sectores de la Marina de Guerra.

En 1953 un comando antiperonista realizó un atentado terrorista en la Plaza de Mayo haciendo estallar dos bombas durante una manifestación sindical organizada por la CGT, que dejó como saldo cinco muertos y dejó más de 90 heridos.

El 16 de junio de 1955 un grupo intentó un golpe de estado que finalizó en el fracaso. En el curso del mismo, los golpistas bombardearon la Plaza de Mayo, con un saldo de trescientos sesenta y cuatro muertos y más de ochocientos heridos.
El conflicto concluyó con el derrocamiento de Perón y la instauración de la dictadura militar denominada como Revolución Libertadora, por la cual el peronismo fue proscripto y sus simpatizantes perseguidos. Uno de los casos más claro fueron los Fusilamientos de José León Suárez, que dejó como saldo final la muerte de 18 militares y 13 civiles ejecutados sin juicio previo.

El segundo gobierno peronista se caracterizó por el agotamiento de la política distributiva que caracterizó al primer gobierno. Las huelgas y los conflictos sociales se generalizaron.

El divorcio recién volvería a ser aceptado en 1987 mediante la sanción de la Ley Nº 23.515.
El 16 de septiembre de 1955 las Fuerzas Armadas derrocaron a Perón.
El presidente se las negó y se exilió temporalmente en Paraguay. Finalmente se instaló en Madrid.

Allí se casó con la bailarina María Estela Martínez de Perón, Isabelita, a quien había conocido en un cabaret de Panamá, en 1956.
En diciembre de 1964, durante el gobierno de Arturo Illia, Perón intentó regresar en avión a la Argentina.
Pero el gobierno ratificó la decisión de prohibirle su radicación en el país.
Los años cincuenta y sesenta fueron marcados por frecuentes cambios de gobierno, casi siempre frutos de golpes de Estado.

En Argentina aparecen grupos armados de izquierda y de derecha, muchos de los cuales adhieren al peronismo, aunque también cobran envergadura otras agrupaciones radicalizadas no peronistas como el PRT – ERP. Entre las organizaciones armadas peronistas se destacaron la izquierdista Montoneros, la marxista-peronista FAR, y en menor medida la FAP y la FAL.

En mayo de 1970 la organización Montoneros realiza el secuestro y ejecución del general Pedro Eugenio Aramburu, figura clave del golpe de Estado contra Perón en 1955, en el 73 ejecuta a José Rucci, secretario General de la CGT y hombre de confianza de Perón y otros secuestros y asesinatos de gran impacto en la opinión pública. Hacia finales de los sesenta y principios de los setenta, se acentuó el reclamo de los gremios por el regreso de Perón. El general Alejandro Lanusse había tomado el poder en marzo de 1971 mediante un golpe y decidió restaurar la democracia institucional en 1973.

Juan Domingo Perón - Isabel Martínez - López Rega

Desde el exilio Perón apoyó a los peronistas de militancia armada, las “formaciones especiales”: Montoneros-Fuerzas Armadas Revolucionarias-Fuerzas Armadas Peronistas, para presionar sobre el gobierno militar usurpador.
El 17 de noviembre de 1972, Perón regresó a la Argentina a bordo de un avión alquilado al efecto. Permaneció en el país solamente poco más de un mes, al cabo del cual visitó el Paraguay y luego regresó a Madrid.

Perón desde el exilio en España tomó la decisión de que Cámpora fuera el candidato para Presidente de la Argentina por el peronismo, dado que por la proscripción él no podía presentarse. El armado apuntaba a que el próximo Presidente eliminara la proscripción, para que Perón pudiera retornar al país y luego de la renuncia, se llamaran a elecciones. Cámpora era el más acorde a sus pretensiones.

El 11 de marzo de 1973, Argentina tuvo elecciones generales. Hector José Cámpora, con el visto bueno de Perón en el exilio, gana las elecciones con el 49.5% de los votos, el líder radical, Ricardo Balbín, había salido segundo con un 21,3%, y, como el FreJuLi no había obtenido más del 50% de los votos tenía que realizarse un ballotage entre la primera y segunda fuerza. Sin embargo, Balbín reconoció la victoria de Cámpora y renunció al ballotage. El delegado de Perón asumió el 25 de mayo de 1973, dándose así por finalizado el período dictatorial de la autoproclamada Revolución Libertadora.

Perón regresó al país el 20 de junio de 1973. En un hecho conocido como la Masacre de Ezeiza, la izquierda de Montoneros y el aparato de la derecha sindical de la CGT se enfrentaron por el control del palco de honor, con un saldo de trece muertos y trescientos sesenta y cinco heridos.

Cámpora renunció el 13 de julio de 1973, dejando el camino libre para que Perón se presentara en las nuevas elecciones.

En las elecciones que se celebraron Perón ganó con el 62% de los votos contra el candidato de la Unión Cívica Radical, Ricardo Balbín. Se convirtió en presidente por tercera vez en octubre de 1973 con su esposa Isabel Martínez de Perón como vicepresidente.

El tercer gobierno de Perón estuvo signado por permanentes conflictos entre sus seguidores de izquierda y derecha. Grupos parapoliciales con apoyo estatal (la Alianza Anticomunista Argentina – AAA – organizada por José López Rega “el brujo”) persiguieron y mataron a militantes de izquierda. Perón falleció el 1 de julio de 1974 y fue sucedido por su esposa. El entonces Secretario Técnico de la Presidencia de la Nación, Gustavo Caraballo, afirma que Perón le había solicitado que modificara la ley de Acefalía, para permitirle al dirigente radical Ricardo Balbín asumir como su sucesor pero eso finalmente no se concretó. En medio de la violencia política imperante, María Estela Martínez fue derrocada el 24 de marzo de 1976 y sustituida por una junta militar.
Juan Domingo Perón falleció debido a un paro cardíaco resultado del agravamiento de la cardiopatía isquémica crónica que padecía. El anuncio al país lo realizó su viuda.

Tras varios días de duelo nacional, en los que el cuerpo fue velado en el Congreso de la Nación por cientos de miles de personas, los restos fueron trasladados a una cripta en la Quinta Presidencial de Olivos. El 17 de noviembre de 1974 los restos de Evita, que habían quedado en España, fueron trasladados por el gobierno de María Estela Martínez de Perón y depositados en la misma cripta.

Con la huida de López Rega del país y la caída del gobierno de Isabel, las obras del Altar de la Patria fueron suspendidas y los restos fueron trasladados al Cementerio de la Chacarita, en Buenos Aires.

Más artículos en esta Sección:

3 comentarios
Deja tu comentario »

  1. En un acto de viejo chocho puso a Isabel de vicepresidente. La pobre era una bailarina de cabaret y no sabia un corno de politica. Lo que nadie pensó es que se fuera a morir tan pronto , y el consejero de Isabel para peor era un tranfuga , así que el tercer gobierno de Perón fue malo porque entre otras cosas trajo otro golpe militar para la Argentina.

  2. Cada vez que se le acababa la pasta a este chaval¿?&%@@!!!! volvia para ser presidente de la argentina y a juntar denuevo$%&%$¿?sin querer meterme gente en contra todos saben que le gustaba los cabaret y la noche lugar donde conocio a sus mujeres.?¡%&$@@no dgo nada mas

  3. Es notable la ignorancia que exhiben en sus valoraciones y sus comentarios, pero qué se puede esperar de un país en donde la lucha política se dirime entre un partido liberal de derecha, otro partido liberal de derecha, y un partido liberal de izquierda pero que en la práctica es de derecha, y en donde los mayores conflictos consisten en decidir cuál será la ubicación de un farol en una plaza o cuál será el destino de unas dunas de arena. Ni siquiera tienen huevos para juzgar a sus dictadores y represores, pero les gusta mirar la paja en el ojo ajeno y se desviven estudiándonos a nosotros aprovechando cada detalle para denigrarnos. El comentario de arriba dice que Perón era presidente porque le gustaba la plata. A juzgar por ese comentario es obvio que no sabe quién era Perón. Ninguno de ustedes lo sabe, salvo quizás Methol Ferré. Todos los demás uruguayos de izquierda creen que la izquierda en Argentina es la UCR, eso sí que es estar equivocado. Y eso habla muy mal del FA. Ya sé que no les va a gustar lo que digo, ¿pero qué van a hacer? ¿Un plebiscito en donde sólo se pueda votar por “no”, para que yo no opine acá?

Deje su comentario