Arzobispo Sturla: No, a la baja de la edad de imputabilidad

El pasado domingo 9 de marzo, tomó posesión del cargo de Arzobispo de Montevideo, Monseñor Daniel Sturla.

sturla4_435x326

Por Iara Bermúdez y Waldemar García

El nuevo Arzobispo tiene un discurso diferente al de su antecesor en las cuestiones que han dividido la opinión de los uruguayos en los últimos meses.

La posición de Monseñor Sturla es mucho más progresista en los temas de la homosexualidad, la ley de la marihuana, y el aborto. En cambio su posición en contra de la baja de la edad de imputabilidad es la misma que la iglesia ha venido manteniendo desde que los partidos tradicionales sacaron el tema a debate.

En el acto de toma de posesión del cargo, realizado en una abarrotada Catedral de Montevideo, que contó con la presencia de las más altas autoridades del país, estaban presentes el Presidente José Mujica, el Vicepresidente Danilo Astori, la Intendenta Ana Olivera, varios ministros, diputados, senadores, los jefes de las tres armas, así como representantes del cuerpo diplomático y representantes de otras comunidades religiosas.

En su primera homilía como Arzobispo, Monseñor Sturla no se refirió a ninguno de los temas polémicos. Su discurso estuvo inspirado en dos palabras claves: Amistad y Gracias.

Aludiendo al génesis dijo que “…una ruptura ente Dios y el hombre marcó, desde el comienzo, la marcha de la humanidad.

Toda la historia de salvación es la historia de una amistad no siempre fácil, en la que Dios toma la iniciativa, nos “primerea” como dice el Papa, pero donde el hombre, en su libertad, tiene la potestad increíble de poner un freno al Creador Todopoderoso.

Porque ser amigos es una elección y una elección mutua, una elección que de nuestra parte es frágil, y necesita siempre renovarse.” “…Amistad que es expresión de la vocación más íntima de todo hombre y que da sentido a su misteriosa aventura.

Nuestra vida es amistad…encuentro, mesa compartida, esposos que se eligen, familia reunida, también es compañía en el dolor, mano tendida al que cae, comprensión y perdón.

Lo sabemos, los amigos lo son “en las buenas y en las malas”, son los que están en las fiestas y en los velorios, los que “no nos dejan en la estacada”. Los amigos “se hacen el aguante”, como dicen los jóvenes.” Para hacer finalmente una invitación, “La iglesia es casa de puertas abiertas, mate pronto, mesa tendida.

SIGUE EN PAG. 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.