24 abril 2024
INSÓLITOS

Insólitos presidenciales

Tras la frase desafortunada de Mujica para con Cristina y Néstor Kirchner, otros mandatarios también vivieron momentos embarazosos
Cristina y Mujica en una nueva relación tensa, después de los problemas a las trabas de exportaciones.
El presidente de Uruguay, José “Pepe” Mujica, está envuelto en una polémica desde ayer, luego de que medios de comunicación de su país reprodujeran unas palabras en las que supuestamente se refería de manera despectiva a su par argentina, Cristina Kirchner, y al fallecido marido de ésta, el expresidente Néstor Kirchner.
“Esta vieja es peor que el tuerto”, se le escuchó decir a Mujica a través de un micrófono abierto durante una conversación con el intendente del departamento de Florida, Carlos Enciso, en la que, según la prensa local, hablaban sobre las relaciones con los gobiernos de Argentina y Brasil.

Tras desatarse la polémica, Mujica negó que se estuviera refiriendo a Cristina y a su marido: “Yo estaba hablando de Lula y de Brasil.
Públicamente nunca hablé de Argentina”.
Pese al desmentido de Mujica, en pocos minutos el comentario circuló por las redes sociales y el hashtag.
Pero el presidente uruguayo no es el primer político que causa una controversia por un micrófono traicionero o por utilizar palabras consideradas poco adecuadas.
La conversación en la que José Mujica supuestamente hablaba sobre Cristina Fernández y su difunto marido no es la primera afrenta de un mandatario uruguayo a Argentina, según rescata BBC Mundo en un informe.
En 2002, mientras era entrevistado por la cadena de noticias económicas Bloomberg, pensando que no estaba siendo grabado, el entonces presidente uruguayo Jorge Batlle, aseguró que los argentinos son “una manga de ladrones, del primero al último”.
“La situación argentina es de los argentinos, con los problemas de Argentina, una manga de ladrones del primero al último. ¿Sabe cómo se manejan las cosas en Argentina? ¿Sabe la clase de magnitud y el volumen de corrupción que hay en Argentina?”, dijo Batlle en aquel momento.

Tras la polémica desatada por sus declaraciones, a Batlle no le quedó otro remedio que viajar a Buenos Aires para pedirle disculpas al entonces presidente Eduardo Duhalde.
También en el año 2002, días antes de una Cumbre de Naciones Unidas en Monterrey, el presidente mexicano Vicente Fox recibió una carta de su par cubano, Fidel Castro, en la cual este último aceptaba la invitación al encuentro.
Fox llamó a Castro y le espetó el famoso “comes y te vas” para pedirle que acortara su estancia en el país para que no incomodara al presidente estadounidense George W. Bush.
Fidel Castro fue a la cumbre, pronunció su discurso, almorzó y se marchó, como había acordado. Una vez en Cuba, Castro sacó a la luz la grabación de la conversación en la que Fox le pedía que limitara el tiempo de su estancia en Monterrey, lo que desató un conflicto diplomático entre los dos países.

En una visita a Alemania en 2010, el presidente chileno, Sebastián Piñera, cometió un despiste que aunque no tuvo gran coste político, dejó en entredicho sus habilidades diplomáticas.
Después de visitar al entonces mandatario alemán Christian Wullf, Piñera eligió una desafortunada frase para dejar plasmada en el libro de visitas de la presidencia germana.
El presidente chileno escribió una frase que había aprendido de pequeño en un colegio alemán de Santiago, “DeutschlandüberAlles” (“Alemania por encima de todo”), sin darse cuenta de sus connotaciones políticas.
La frase daba comienzo al himno alemán durante la época del nazismo y está fuertemente asociada al movimiento iniciado por Adolfo Hitler. Tras el embarazoso momento, Piñera pidió disculpas y aseguró no ser consciente de que la frase tenía tales connotaciones.

Durante una cena de Estado en Brasil en 1982, el entonces presidente estadounidense Ronald Reagan ofreció un brindis a los asistentes. El problema fue que el brindis lo hizo “por el pueblo de Bolivia”.
Al darse cuenta que se había equivocado de país, Reagan intentó corregirse diciendo que Bolivia sería la próxima escala de su gira, pero tampoco acertó porque debía viajar a Colombia.
De hecho, Bolivia no se encontraba en ninguna de las escalas de aquél viaje del mandatario estadounidense, del que se dice que la geografía no era su fuerte.
El presidente estadounidense volvió a meter la pata en 1984 cuando anunció, en tono de broma, la inminencia de un bombardeo contra la Unión Soviética mientras estaba efectuando una prueba de voz antes de pronunciar su discurso radiofónico semanal.
Otro célebre ejemplo de “micrófono indiscreto” tuvo como protagonista al expresidente francés Nicolás Sarkozy.
En una reunión del G20, celebrada en noviembre de 2011 en Cannes, Sarkozy tuvo una conversación con su par estadounidense, Barack Obama.

La intención era que la charla fuera privada. En ella Sarkozy calificaba al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, de “mentiroso” y afirmaba que no lo aguantaba.
“Es un mentiroso, no lo soporto”, dijo Sarkozy, a lo que Obama respondió: “Tú no lo soportas, pero yo tengo que aguantarlo mucho más a menudo que tú”.
Las declaraciones fueron especialmente desafortunadas dado el hecho de que los tres dirigentes trabajaban juntos en un intento por ejercer presión sobre Irán y su programa nuclear.
Las cámaras de televisión captaron en 2004 al expresidente del Congreso español José Bono lanzando duros improperios contra el entonces primer ministro británico Tony Blair.

Hablando con un compañero del Partido Socialista Obrero Español, Bono aseguró que “nuestro colega Blair es un gilipollas integral”, refiriéndose a la decisión del premier británico de recibir al entonces candidato del conservador Partido Popular, Mariano Rajoy. Su interlocutor sonrió ante ese comentario y dijo que Blair les había “hecho un favor”, a lo que Bono respondió: “Es un imbécil”.
En 2012 el candidato republicano a la Casa Blanca, MittRomney, vio como sus posibilidades de ganar los comicios presidenciales se esfumaban después de que se difundieran unas imágenes de un discurso que pronunció durante una cena de donantes en el que menospreciaba a los votantes demócratas.

“Hay un 47% de votantes que respaldarán al presidente pase lo que pase. Está bien, hay un 47% que está con él, que dependen del gobierno, que piensan que son víctimas y que además creen que el gobierno tiene la responsabilidad de cuidar de ellos”, dijo Romney.
El republicano aseguró que su trabajo no es preocuparse “de esta gente”. “Nunca les voy a convencer de que deberían asumir sus responsabilidades y ocuparse de sus vidas”, señaló el republicano en referencia a los votantes de Obama.
Una breve cita en español en medio de un discurso en inglés pronunciada en México puso en aprietos al príncipe Guillermo de Holanda.
Mientras hacía un llamado al uso más eficiente de la energía en un acto oficial en Ciudad de México, Guillermo acabó diciendo: “Déjenme concluir usando un proverbio mexicano: Camarón que se duerme se lo lleva la chingada”.

Las palabras del príncipe causaron sorpresa y provocaron la risa de los asistentes a la reunión. La palabra “chingada”, de uso popular, tiene una connotación vulgar en México. La frase del camarón en su versión habitual concluye diciendo: “…se lo lleva la corriente”.
El Duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabell II de Inglaterra, es conocido por sus comentarios poco apropiados. El último lo soltó el pasado febrero durante una visita al Hospital Dunstable, en Luton.

Mientras saludaba al personal médico del centro, al hallarse delante de una enfermera filipina le dijo: “Filipinas debe estar medio vacía porque están todos aquí trabajando”.
Además, durante una visita a China en 1986 le dijo a un grupo de estudiantes británicos que si se quedaban mucho tiempo en el país asiático “se les iban a rasgar a todos los ojos”.

En 1998, hablando con un estudiante que había estado haciendo montañismo por Papúa Nueva Guinea, le dijo: “¿Así que conseguiste que no te comieran?”.

Un comentario en «Insólitos presidenciales»

  • Muy bueno y hablando de presidenciables, que se sabe de el apoyo de Carlos Gardel a la lista 609? jejejeje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *